DES­PUÉS DE LA LEY TRANS

El Observador Fin de Semana - - Opinión -

La Cá­ma­ra de Dipu­tados apro­bó la ley in­te­gral pa­ra per­so­nas tran­se­xua­les en Uru­guay. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en el Se­na­do, que el pro­yec­to de ley fue apro­ba­do so­lo con vo­tos del Fren­te Am­plio (FA) y del Par­ti­do In­de­pen­dien­te (PI), en Dipu­tados con­tó con la mano al­za­da de al­gu­nos le­gis­la­do­res blan­cos, co­lo­ra­dos y de la Uni­dad Po­pu­lar.

Un de­ba­te que lo­gró el in­te­rés en la ciu­da­da­nía lle­ga­ba a su fin sig­ni­fi­can­do otro triun­fo más pa­ra los im­pul­so­res de “la nue­va agen­da de de­re­chos”. Pri­me­ro fue la ley de le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na, lue­go la del abor­to, la del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y aho­ra es­ta ini­cia­ti­va que con­tem­pla a una po­bla­ción cla­ra­men­te mi­no­ri­ta­ria.

En Uru­guay exis­ten unas 853 per­so­nas tran­se­xua­les, se­gún el cen­so rea­li­za­do en 2016. “La ma­yo­ría vi­ven po­co tiem­po. Es­to se de­be a va­rios mo­ti­vos en su más am­plio sen­ti­do”, ex­pli­có Federico Gra­ña, di­rec­tor de la di­vi­sión so­cio­cul­tu­ral del Mi­des.

En la des­crip­ción de esos mo­ti­vos se su­ce­den tes­ti­mo­nios de pros­ti­tu­ción, si­tua­ción de ca­lle, men­di­ci­dad, ma­los tra­tos, vio­len­cia, ase­si­na­tos, dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral, ma­la ali­men­ta­ción, po­bre­za ex­tre­ma y re­cha­zo por par­te de sus fa­mi­lias. En pro­me­dio es una po­bla­ción que no vi­ve más de 40 años. Una mi­no­ría vul­ne­ra­ble co­bró de pron­to gran vi­si­bi­li­dad y mu­chos de­bie­ron pre­gun­tar exac­ta­men­te qué era ser tran­se­xual pa­ra com­pren­der la dis­cu­sión.

La Real Aca­de­mia de­fi­ne la pa­la­bra tran­se­xual co­mo “di­cho de una per­so­na, que se sien­te del otro se­xo y adop­ta sus atuen­dos y com­por­ta­mien­tos” o “que me­dian­te un tra­ta­mien­to hor­mo­nal e in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca ad­quie­re los ca­rac­te­res se­xua­les del se­xo opues­to”.

El de­ba­te de es­ta ley de­jó en­se­ñan­zas. Des­de ob­ser­var a la so­cie­dad or­ga­ni­za­da ex­pre­sán­do­se pa­ra in­ci­dir so­bre el tex­to ori­gi­nal has­ta plan­teos de to­do ti­po por par­te de los par­la­men­ta­rios. Exis­tie­ron mo­vi­li­za­cio­nes a fa­vor y en con­tra. Los re­pre­sen­tan­tes re­ci­bie­ron a tran­se­xua­les, se di­fun­die­ron tes­ti­mo­nios de ca­sos –in­clu­so de arre­pen­ti­dos de ha­ber cam­bia­do su se­xo– y se cues­tio­na­ron de­fi­ni­cio­nes su­ma­men­te po­lé­mi­cas del pro­pio ar­ti­cu­la­do.

Una de las vo­ces que se le­van­tó con­tra el pro­yec­to fue el de la se­na­do­ra Ve­ró­ni­ca Alon­so, quien sos­tu­vo que la ley tie­ne una con­se­cuen­cia in­de­sea­da, una “dis­cri­mi­na­ción por ra­zón de gé­ne­ro a las pro­pias per­so­nas trans: las es­tán dis­cri­mi­nan­do, no se los tra­ta en su ca­li­dad de per­so­nas, sino por su con­di­ción se­xual, y se les otor­ga be­ne­fi­cios es­pe­cia­les sin que de­ban jus­ti­fi­car que ne­ce­si­tan ayu­da es­pe­cial”.

En lí­nea con Alon­so, el dipu­tado co­lo­ra­do Wal­ter Ve­rri sos­tu­vo que se tra­ta­ba de una “ley que no otor­ga de­re­chos, sino que da pri­vi­le­gios. De­be ha­ber res­pe­to pa­ra las per­so­nas trans, pe­ro tam­bién pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción que es he­te­ro­se­xual. Ha­ce tiem­po que es­ta­mos le­gis­lan­do pa­ra co­lec­ti­vos”, di­jo.

Aho­ra que la ley se apro­bó ca­be pre­gun­tar­se: ¿y aho­ra qué? Es un da­to no me­nor que los uru­gua­yos sin la ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción de los co­lec­ti­vos que in­flu­yen de­ci­si­va­men­te en el go­bierno y en el Mi­des ob­ser­van ca­lla­dos –y has­ta ató­ni­tos– el al­tí­si­mo per­fil de es­te ti­po de te­mas mien­tras que los pro­ble­mas de la vi­da co­ti­dia­na que real­men­te los afec­tan si­guen a la vis­ta y sin que na­die se ha­ga car­go. Son mu­chos los ejem­plos co­mo pa­ra enu­me­rar­los aquí. El Mi­des los tie­ne cla­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.