De eso (por aho­ra) no se ha­bla

Tar­de o tem­prano ha­brá que no te­ner mie­do a ha­blar de la in­mi­gra­ción

El Observador Fin de Semana - - Portada - OSCAR A. BOTTINELLI

Uru­guay es un país esen­cial­men­te po­bla­do por gen­te oriun­da de otras tie­rras. Hay una po­bla­ción de la Ban­da Orien­tal que se con­for­ma por es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses ve­ni­dos en el pro­ce­so co­lo­ni­za­dor, de ne­gros traí­dos a la fuer­za des­de Áfri­ca, de unos y otros mez­cla­dos con po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas; unos y otros lle­ga­dos di­rec­ta­men­te, o pre­vio pa­sa­je por la otra ori­lla del Pla­ta o des­de el te­rri­to­rio bra­si­le­ño. Lue­go apa­re­cen di­ver­sos em­pu­jes mi­gra­to­rios ha­cia la re­cién cons­ti­tui­da re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te.

El año 1870 es un pun­to de in­fle­xión en la so­cie­dad de es­ta mar­ca, con el fin de la Gue­rra de la Tri­ple Alian­za, el in­gre­so de ca­pi­ta­les y tec­no­lo­gía eu­ro­pea (ba­si­ca­men­te bri­tá­ni­ca), la mo­der­ni­za­ción de la eco­no­mía y el ini­cio de un pro­ce­so de mi­gra­ción ma­si­va. Con eta­pas de al­tas y ba­jas, es un pro­ce­so que co­mien­za en esos años se­ten­ta del si­glo XVIII y se apa­ga a la mi­tad de los años cin­cuen­ta del si­glo XX; al­go más de ocho dé­ca­das. Lle­ga­ron di­rec­ta­men­te de Eu­ro­pa o lo hi­cie­ron pre­vio pa­sa­je por Ar­gen­ti­na y en me­nor gra­do por Bra­sil. De esa gran olea­da pro­vie­nen -en for­ma to­tal o par­cial (aun­que do­mi­nan­te)- sie­te de ca­da diez uru­gua­yos; los cua­les son en pro­me­dio en­tre nie­tos y bis­nie­tos de in­mi­gran­tes, es de­cir, sus abue­los o sus bi­sa­bue­los na­cie­ron en Eu­ro­pa.

Esa in­mi­gra­ción fue que­ri­da, al me­nos por la éli­te do­mi­nan­te. Fue pro­duc­to de un di­se­ño es­pe­cí­fi­co de lo que se que­ría: qué ti­po de po­bla­ción, de dón­de, con qué for­ma­ción y pa­ra qué. Así se per­fec­cio­nó ese plan con la ley de 1890. Ese pro­gra­ma se pue­de com­par­tir o no, pue­de ser ca­li­fi­ca­do de ra­cis­ta (sin du­da lo fue, cuan­do dis­cri­mi­na en for­ma ex­plí­ci­ta a asiá­ti­cos, afri­ca­nos y des­cen­dien­tes de in­dí­ge­nas). Pe­ro ra­cis­ta o no, de­no­ta una idea cla­ra de ob­je­ti­vos.

Des­pués Uru­guay gi­ra ve­loz­men­te 180 gra­dos y pa­sa a ser un país de emi­gra­ción. Es de la dé­ca­da del se­sen­ta del si­glo pa­sa­do cuan­do apa­re­ce la iro­nía, que se ubi­ca en un real o pre­sun­to car­tel en el Ae­ro­puer­to de Ca­rras­co: “El úl­ti­mo que se va­ya, que apa­gue la luz”. Es de­cir, a me­nos de una dé­ca­da de ago­ta­da la ola in­mi­gra­to­ria, es­ta­ba en au­ge la ola emi­gra­to­ria. De los dis­tin­tos em­pu­jes de emi­gra­ción eco­nó­mi­ca más el gran em­pu­je de exi­lio po­lí­ti­co es que sur­ge la dis­cu­sión en bo­ga que par­te aguas: los uru­gua­yos en el ex­te­rior, su vo­to y su ciu­da­da­nía.

Aho­ra, ha­ce muy po­co, ape­nas unos mi­nu­tos en los tiem­pos his­tó­ri­cos, el país vi­ve un fe­nó­meno de re­la­ti­va ola in­mi­gra­to­ria, ca­si to­da ella la­ti­noa­me­ri­ca­na, un re- vi­val con di­fe­ren­te len­gua y co­lor. Lle­gan a es­tas tie­rras ve­ne­zo­la­nos, do­mi­ni­ca­nos, cu­ba­nos, co­mo an­tes pe­rua­nos; y por su­pues­to, bra­si­le­ños. La po­lí­ti­ca ofi­cial ha si­do abrir las puer­tas, fa­ci­li­tar los trá­mi­tes (al pun­to del ab­sur­do de te­ner dos ofi­ci­nas de mi­gra­ción en dos mi­nis­te­rios di­fe­ren­tes, se­gún se pro­ven­ga de Una­sur o de fue­ra de Una­sur), fa­ci­li­tar la re­vá­li­da de tí­tu­los (y en ver­dad no mu­cho más).

Así es que la po­bla­ción se en­cuen­tra, y reac­cio­na de ma­ne­ra di­fe­ren­te y has­ta opues­ta, con per­so­nas con fi­so­no­mía di­fe­ren­te, pe­ro so­bre to­do con ha­bla di­fe­ren­te. Se en­cuen­tran en los óm­ni­bus, los ta­xis, los uber, la pa­na­de­ría, el su­per­mer­ca­do; tam­bién en las po­li­clí­ni­cas. Co­mo pa­sa con la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes vo­lun­ta­rios, con cier­ta in­de­pen­den­cia de lu­gar y tiem­po, bus­can nue­vos ho­ri­zon­tes; lle­gan con ga­nas de tra­ba­jar y mu­cho, de ha­cer­se un fu­tu­ro.

Es­ta in­mi­gra­ción no es pro- duc­to de nin­gún es­tu­dio ni de nin­gún pro­gra­ma. Fue el abrir las puer­tas, con una mez­cla de ar­gu­men­tos de­mo­grá­fi­cos (Uru­guay tie­ne po­ca po­bla­ción, y ade­más en­ve­je­ci­da) y de ar­gu­men­tos hu­ma­ni­ta­rios. Y pun­to. Se di­ga o no se di­ga, no son po­cos los que ven lo que han vis­to an­tes en la Amé­ri­ca del Nor­te sa­jo­na o en Eu­ro­pa: lle­ga gen­te con ga­nas de tra­ba­jar mu­cho y de exi­gir po­co, pa­ra ha­cer ta­reas que no gus­ta ha­cer a los na­ti­vos. Co­mo ha pa­sa­do tam­bién en esa Amé­ri­ca del Nor­te sa­jo­na y en Eu­ro­pa, esa in­mi­gra­ción pa­sa inad­ver­ti­da mien­tras es es­ca­sa y en tiem­pos de pros­pe­ri­dad.

Más allá de sen­ti­mien­tos po­lí­ti­cos o re­li­gio­sos, de los im­pul­sos por la fra­ter­ni­dad hu­ma­na, la his­to­ria es lo su­fi­cien­te­men­te cruel co­mo pa­ra mos­trar que la fra­ter­ni­dad y el hu­ma­ni­ta­ris­mo no re­sis­ten las épo­cas de cri­sis. Y esa fra­ter­ni­dad y ese hu­ma­ni­ta­ris­mo co­mien­za a dis­mi­nuir a me­di­da que los cin­tu­ro­nes se aprie­tan.

Uru­guay es un país po­bla­cio­nal­men­te in­sig­ni­fi­can­te, co­mo que es me­nos de la mi­tad del uno por mil de los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta; si du­pli­ca la po­bla­ción con al­gu­na hol­gu­ra, pue­de lle­gar a ser el uno por mil. No es chi­co en su­per­fi­cie, por lo que tie­ne una den­si­dad muy ba­ja. En­ton­ces, ca­be mu­cha gen­te. Pe­ro la po­ca que hay no to­da vi­ve bien, ni es­tá fue­ra de la po­bre­za o no es­tá li­bre de vol­ver a la po­bre­za. Hay po­ca gen­te pe­ro hay bas­tan­tes de­socu­pa­dos. Tam­po­co hay de ma­ne­ra os­ten­si­ble fal­ta de pro­duc­ción por ca­ren­cia de tra­ba­ja­do­res. Hay sí un gran en­ve­je­ci­mien­to y por tan­to una com­pli­ca­da ta­sa de rem­pla­zo. La co­sa es com­pli­ca­da.

En un país que se ve a sí mis­mo co­mo to­le­ran­te y fra­terno cues­ta mu­cho dis­cu­tir un te­ma co­mo el in­mi­gra­to­rio, que tie­ne olor a ra­cis­mo y a xe­no­fo­bia. En­ton­ces, por aho­ra, se adop­ta la con­duc­ta del “de eso no se ha­bla”. El te­ma es que los procesos his­tó­ri­cos no se de­tie­nen por­que se mi­re pa­ra el cos­ta­do, y tar­de o tem­prano las reali­da­des gol­pean; cuan­to más tar­de, con ma­yor fuer­za y des­agra­do. En­ton­ces, an­tes que sea tar­de, más va­le ini­ciar una dis­cu­sión en pro­fun­di­dad, sin car­gas emo­cio­na­les ( por su­pues­to des­pués del ci­clo elec­to­ral) so­bre qué quie­re la so­cie­dad uru­gua­ya -y en par­ti­cu­lar sus éli­tes po­lí­ti­ca, so­cial, eco­nó­mi­ca- en ma­te­ria de­mo­grá­fi­ca. A qué ta­ma­ño de so­cie­dad se as­pi­ra, qué ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción pue­de ha­ber; qué in­mi­gra­ción, de dón­de, con qué com­po­si­ción so­cial; pa­ra qué, có­mo y cuán­do. Es re­to­mar la dis­cu­sión de fi­nes del si­glo XIX con pa­rá­me­tros del si­glo XXI, que son muy di­fe­ren­tes. Pe­ro re­to­mar la dis­cu­sión y no mi­rar pa­ra el cos­ta­do. l

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.