Ge­ne­ra­les, co­ro­ne­les y te­nien­tes en la ba­ta­lla elec­to­ral

A un año de las elec­cio­nes na­cio­na­les, los par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mien­zan a de­fi­nir las can­di­da­tu­ras y el re­le­vo o reali­nea­mien­to de li­de­raz­gos

El Observador Fin de Semana - - Portada - NELSON FERNÁNDEZ

Pa­ra ga­nar una ba­ta­lla tras­cen­den­te se pre­ci­sa un buen ejér­ci­to, que es­té bien en­tre­na­do, que cuen­te con man­dos con li­de­raz­go, una es­tra­te­gia bien pen­sa­da y una eje­cu­ción del plan que es­té ali­nea­da al ob­je­ti­vo prin­ci­pal, sin dis­trac­cio­nes. A un año exac­to de las elec­cio­nes na­cio­na­les, ¿có­mo van los ba­ta­llo­nes par­ti­da­rios?

An­tes de la me­ta del 27 de oc­tu­bre de 2019, es­tá el mo­jón de las in­ter­nas de ju­nio, en las que no só­lo se de­fi­ni­rán can­di­da­tu­ras úni­cas de ca­da le­ma y con­ven­cio­nes, sino tam­bién se ga­na­rán “ga­lo­nes” pa­ra la con­for­ma­ción de li­de­raz­gos.

El sis­te­ma po­lí­ti­co es­tá en un pro­ce­so de re­for­mu­la­ción par­ti­da­ria. El Par­ti­do Na­cio­nal tie­ne dos lí­de­res. Un “ge­ne­ral” es Luis La­ca­lle Pou de To­dos Ha­cia Ade­lan­te que agru­pa a su sec­tor Ai­re Fres­co, al tron­co his­tó­ri­co del He­rre­ris­mo y a la lis­ta 40 de Ja­vier Gar­cía, más agru­pa­cio­nes del in­te­rior por aho­ra no ali­nea­das, co­mo la del in­ten­den­te de Flo­ri­da.

El otro “ge­ne­ral” es Jor­ge La­rra­ña­ga al fren­te de su sec­tor Alian­za Na­cio­nal que se vio afec­ta­do por la pér­di­da de di­ri­gen­tes, una se­na­do­ra, los in­ten­den­tes que hi­cie­ron su co­rrien­te (Me­jor país) y el que se fue con La­ca­lle (el de Ar­ti­gas), pe­ro que mos­tró ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­rar­se con su cam­pa­ña por la se­gu­ri­dad.

Unos “co­ro­ne­les” in­ten­tan ar­mar un es­pa­cio des­de el in­te­rior, pe­ro sin un con­duc­tor de ese re­gi­mien­to. An­tía (Mal­do­na­do) y Da Ro­sa (Ta­cua­rem­bó) tie­nen re­elec­ción co­mo in­ten­den­tes, mien­tras Bo­ta­na (Ce­rro Lar­go) no pue­de y pre­ci­sa nue­vo pues­to: pue­de ase­gu­rar­se una ban­ca de dipu­tado, pe­ro as­pi­ra al Se­na­do, por lo que pre­ci­sa que to­dos re­men pa­ra él y aún así no es fá­cil. ¿Sur­gi­rá un ge­ne­ral de ese es­pa­cio?

Ve­ró­ni­ca Alon­so dio un pa­so al fren­te, desafian­te, y su apues­ta es a la ima­gen con res­pues­ta de opi­nión pú­bli­ca, por­que su­ma po­cos sol­da­dos.

¿Có­mo van los blan­cos en­ton­ces? La­ca­lle Pou era el fa­vo­ri­to pa­ra la in­ter­na al ini­cio del pe­río­do y con la dis­per­sión de la otra co­rrien­te eso se re­for­zó, pe­ro La­rra­ña­ga man­tie­ne un li­de­raz­go que no se pue­de sub­es­ti­mar.

El Par­ti­do Co­lo­ra­do ha­bía que­da­do sin un man­do cla­ro, cuan­do Bor­da­berry anun­ció su “pa­se a re­ti­ro”.

El eco­no­mis­ta Er­nes­to Tal­vi vio el es­pa­cio y qui­so co­men­zar con “ba­ta­llón” nue­vo, pe­ro sin con­tar con que un Co­man­dan­te en Je­fe ya re­ti­ra­do, se iba a po­ner de nue­vo las ga­las del uni­for­me. San­gui­net­ti se ins­ta­ló en es­ce­na pa­ra co­man­dar las ne­go­cia­cio­nes pro coa­li­ción opo­si­to­ra, mien­tras de­ja du­das de si se­rá pre­can­di­da­to o se pon­drá al cos­ta­do de al­guien pa­ra ese rol. Pe­ro mues­tra que va por la Co­man­dan­cia.

Amo­rín Batlle es otro co­ro­nel con an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res y

Mar­tí­nez y La­ca­lle Pou apa­re­cen con cier­ta ven­ta­ja pa­ra ali­near tro­pas. Pe­ro eso, es so­la­men­te el pun­to de par­ti­da de la ca­rre­ra

ape­lli­do de pe­so, que cuen­ta con al­gu­nos ba­ta­llo­nes es­tra­té­gi­cos, co­mo la alian­za con Cou­tin­ho en Sal­to y otros “te­nien­tes” de va­rias ciu­da­des.

¿En­ton­ces? Tal­vi, que emer­ge co­mo re­no­va­ción, tie­ne un en­re­do no me­nor en la in­ter­na y la comunicación en­tre sus equi­pos, lo que se ex­pre­só en una eva­lua­ción que hi­cie­ron so­bre la mar­cha de la cam­pa­ña. No se tra­ta so­lo de ha­ber pro­vo­ca­do a San­gui­net­ti pa­ra que sa­lie­ra al rue­do, sino que los “te­nien­tes” per­ci­ben que el man­do les trans­mi­te in­for­ma­ción con­fu­sa o muy par­cial.

Ma­yo se­rá cla­ve pa­ra con­duc­ción de cor­to pla­zo y oc­tu­bre de­fi­ni­rá los gra­dos de una fuer­za que bus­ca vol­ver al go­bierno, co­mo un so­cio me­nor pe­ro re­le­van­te. San­gui­net­ti se eri­ge en lí­der, pe­ro ten­drá 84 años cuan­do co­mien­ce el nue­vo pe­río­do.

El Fren­te Am­plio vie­ne con una jun­ta de ge­ne­ra­les que se apro­xi­ma al re­le­vo, aun­que no ha­ya pla­zo pa­ra ello. Váz­quez pa­re­ce sa­lir del rue­do tras en­tre­gar la ban­da, pe­ro As­to­ri y Mu­ji­ca pro­yec­tan con­ti­nuar en ac­ti­vi­dad. Eso lle­va a que en la iz­quier­da aho­ra la ba­ta­lla sea por can­di­da­tu­ras, sin que su­pon­ga fi­jar li­de­raz­gos.

En­tre los co­ro­ne­les, Mar­tí­nez co­rre con ven­ta­ja por dos ra­zo­nes: pri­me­ro por­que es el de ma­yor po­pu­la­ri­dad; y se­gun­do, por­que reúne el apo­yo de los sec­to­res “so­cial­de­mó­cra­tas” y del “so­cia­lis­mo de­mo­crá­ti­co”. Mien­tras que el es­pa­cio “so­cia­lis­ta-co­mu­nis­ta-li­be­ra­ción na­cio­nal” se di­vi­de en dos pos­tu­la­cio­nes: Cos­se y An­dra­de (ca­rac­te­ri­za­cio­nes con ries­go de sim­pli­fi­car).

Mu­ji­ca, que se de­mo­ró, se en­tre­ve­ró y se le fue el tiem­po, quie­re mez­clar las car­tas y su­mar a Mar­tí­nez al en­re­do, ha­cien­do pa­sar una in­vi­ta­ción por una ne­go­cia­ción. El in­ten­den­te sa­lió a des­ba­ra­tar esa ope­ra­ción, una de las tan­tas que ha in­ten­ta­do el ve­te­rano y po­pu­lar tu­pa­ma­ro, y acla­ró que no quie­re acuer­dos de cú­pu­las pa­ra ba­jar a otros, co­mo le hi­cie­ron a él en el pa­sa­do.

Ber­ga­ra va por el li­de­raz­go del ala “se­reg­nis­ta-as­to­ris­ta”, lo que no es fá­cil a cor­to pla­zo por tres ra­zo­nes: por­que As­to­ri si­gue ahí, por­que en esos gru­pos (FLS) lo ven con cier­ta an­ti­pa­tía, y por­que pa­ra pre­can­di­da­to tie­ne apo­yo de só­lo un par de sec­to­res sin asien­to en el Ple­na­rio Na­cio­nal. Pe­ro, al igual que el “Bo­ca” An­dra­de, su dis­cur­so atrae en los co­mi­tés de ba­se.

Aun­que el re­le­vo de lí­de­res no se­rá fá­cil en la iz­quier­da, el re­sul­ta­do que ob­ten­gan los pre­can­di­da­tos se­rá fun­da­men­tal pa­ra el reor­de­na­mien­to del Fren­te. Los li­de­raz­gos se ve­rán bas­tan­te tiem­po des­pués.

En los otros par­ti­dos, Mie­res no tie­ne desafian­te en el Par­ti­do In­de­pen­dien­te, Ru­bio es la fi­gu­ra más vi­si­ble en la Uni­dad Po­pu­lar y No­vick es si­nó­ni­mo de su par­ti­do.

¿Quié­nes son los prin­ci­pa­les ge­ne­ra­les? ¿Cuán­tos co­ro­ne­les de pri­me­ra lí­nea tie­nen ca­da uno? ¿Có­mo es­tán los re­gi­mien­tos y có­mo vie­ne la es­tra­te­gia?

El desa­rro­llo de cam­pa­ña da­rá res­pues­tas a esas in­te­rro­gan­tes, pe­ro a un año de la elec­ción y des­pe­jan­do a los tres ge­ne­ra­les que pre­do­mi­na­ron en po­pu­la­ri­dad en los úl­ti­mos años, Mar­tí­nez y La­ca­lle Pou apa­re­cen con cier­ta ven­ta­ja pa­ra ali­near tro­pas. Pe­ro eso, es so­la­men­te el pun­to de par­ti­da de la ca­rre­ra. l

D.BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.