LO DI­JO

“Es cier­to que ha­ce más de 20 años que (Bol­so­na­ro) es dipu­tado por su es­ta­do, lo que quie­re de­cir que te­nía una ba­se. Pe­ro esa ba­se se mul­ti­pli­có y se am­plió en mu­chos mi­llo­nes gra­cias a las re­des”

El Observador Fin de Semana - - Actualidad -

Si uno se guia­ra por lo que ve en las ca­lles de Rivera- Livramento cree­ría que las elec­cio­nes bra­si­le­ñas no le im­por­tan a ca­si na­die. En Rivera no hay bal­co­ne­ras ni pin­ta­das elec­to­ra­les, a pe­sar de que se es­ti­ma que 9.000 de sus 103.493 ha­bi­tan­tes vo­tan en Bra­sil. Po­cos au­tos lle­van cal­co­ma­nías de los can­di­da­tos.

Del otro la­do del lí­mi­te in­ter­na­cio­nal, el mo­vi­mien­to po­lí­ti­co ob­via­men­te es ma­yor, pe­ro aun así es­ca­so. Un gru­po de mi­li­tan­tes del PT re­par­te fo­lle­tos en una ca­lle cén­tri­ca. Sus ca­ras evi­den­cian que las pers­pec­ti­vas no son alen­ta­do­ras.

Hay unos cuan­tos au­tos con ad­he­si­vos – en ge­ne­ral de Bol­so­na­ro– pe­ro la ma­yo­ría no tie­ne nin­gún ti­po de pro­pa­gan­da.

Sin em­bar­go, la apa­ren­te apa­tía no es real. Cuan­do uno con­ver­sa con la gen­te a am­bos la­dos de la fron­te­ra, per­ci­be que la con­tien­da in­tere­sa y mu­cho. No hay na­die que no ten­ga al­go que de­cir –a fa­vor o en con­tra– de Jair Bol­so­na­ro.

“Hoy to­da la cam­pa­ña es­tá acá”, di­ce Pau­lo Hen­ri­que Ro­dri­gues y mues­tra su ce­lu­lar. Dos años atrás muy po­cos en Bra­sil co­no­cían al dipu­tado Bol­so­na­ro, pe­ro la re­pro­duc­ción de sus di­chos y vi­deos a tra­vés de What­sApp y Fa­ce­book hi­zo cre­cer su po­pu­la­ri­dad a rit­mo de vér­ti­go.

Ro­dri­gues, un mé­di­co con am­bas na­cio­na­li­da­des que vi­ve en Rivera, tra­ba­ja en Livramento y vo­ta en los dos paí­ses, co­no­ció a Bol­so­na­ro a tra­vés de in­ter­net y aho­ra se apres­ta a vo­tar­lo por pri­me­ra vez.

“La gran cam­pa­ña de Bol­so­na­ro fue en las re­des so­cia­les”, re­la­ta Ru­ben­son Sil­va, mi­li­tan­te del Fren­te Am­plio, dipu­tado de la coa­li­ción en­tre 2005 y 2015, y tam­bién mi­li­tan­te del PT, ya que tie­ne las dos na­cio­na­li­da­des. “Bol­so­na­ro exis­tió y cre­ció en fun­ción de las re­des. Es cier­to que ha­ce más de 20 años que es dipu­tado por su es­ta­do, lo que quie­re de­cir que te­nía una ba­se. Pe­ro esa ba­se se mul­ti­pli­có y se am­plió en mu­chos mi­llo­nes gra­cias a las re­des”.

Una en­cues­ta Da­ta­fol­ha mos­tró que los elec­to­res de Bol­so­na­ro son los que más se in­for­man so­bre po­lí­ti­ca a tra­vés de las re­des: 61% usan Fa­ce­book con es­te fin y 57% em­plea What­sApp. En­tre los ad­he­ren­tes de Fer­nan­do Had­dad, el can­di­da­to del PT, es­tos por­cen­ta- Los pas­to­res evan­gé­li­cos es­tán del la­do de Bol­so­na­ro. jes caen a 40% y 38%.

Ho­ra­cio Dá­vi­la, un uru­gua­yo­bra­si­le­ño que preside la filial del PT en Livramento, se vio sor­pren­di­do por una con­tien­da elec­to­ral que trans­cu­rre de ce­lu­lar a ce­lu­lar.

“Es una cam­pa­ña muy di­fe­ren­te a otras que he vi­vi­do en la fron­te­ra, don­de ha­bía mu­chas más ban­de­ras y gen­te en las ca­lles”, afir­ma Dá­vi­la. “Las co­sas cam­bia­ron y lo es­ta­mos ana­li­zan­do y de­ba­tien­do”.

Una com­pe­ten­cia po­lí­ti­ca con­cen­tra­da en gru­pos de What­sApp y Fa­ce­book, con dos can­di­da­tos an­ta­gó­ni­cos, ge­ne­ró mu­chos cho­ques en­tre ami­gos y pa­rien­tes.

“To­das las fa­mi­lias tie­nen gen­te que vo­ta a uno o vo­ta al otro”, cuen­ta el mé­di­co Ro­dri­gues.

Sa­mia Ab­boud – una “do­ble cha­pa” licenciada en comunicación en Por­to Ale­gre y fun­cio­na­ria de la In­ten­den­cia de Rivera– ha asis­ti­do a mu­chas dis­cu­sio­nes en las re­des. En la pri­me­ra vuel­ta vo­tó al cen­tris­ta Ge­ral­do Alck­min, pe­ro el do­min­go 28 apo­ya­rá a Bol­so­na­ro.

“¡Hay mu­chas pe­leas por Fa­ce­book, y no te pue­de de­cir lo que son! To­dos los gru­pos fa­mi­lia­res es­tán que ar­den, es­ta fron­te­ra es­tá co­mo si se fue­ra a ar­mar una gue­rra. Hay tan­ta ten­sión que mu­cha gen­te op­ta por sa­lir­se de los gru­pos”.

Ab­boud tie­ne una tía que le di­jo que no la vi­si­ta­ría más has­ta tan­to no pa­sen las elec­cio­nes. “No en­tien­de que yo vo­te a Bol­so­na­ro, te­nien­do tres hi­jas. Ella es muy PT. No cree que ha­yan ro­ba­do, no cree na­da”.

El ex­dipu­tado del Fren­te Am­plio Ru­ben­son Sil­va de­ci­dió aban­do­nar al­gu­nos gru­pos de What­sApp “pa­ra no per­der ami­gos” que pe­li­gra­ban por la sa­ña de la dis­cu­sión po­lí­ti­ca. “Tam­bién he da­do de ba­ja a al­gu­nos con­tac­tos en Fa­ce­book por­que es­ta­ban muy agre­si­vos y hay que tra­tar de man­te­ner el equi­li­brio y evi­tar fo­men­tar el odio”.

Pro­me­sa má­xi­ma

A pe­sar de es­ta vi­ru­len­cia, una cam­pa­ña cen­tra­da en los men­sa­jes de ce­lu­la­res tie­ne una vir­tud: el si­len­cio. No se irra­dian jin­gles por me­gá­fo­nos ni pa­san au­tos pro­pa­lan­do con­sig­nas o ex­hor­ta­cio­nes al vo­to.

Sin em­bar­go, el si­len­cio de Rivera sí es in­te­rrum­pi­do por un vehícu­lo con al­to­par­lan­tes que no so­lo pro­me­te me­jo­rar la eco­no­mía y aca­bar con la po­bre­za, sino to­do eso y mu­cho más. No son pro­me­sas de Had­dad ni de Bol­so­na­ro, sino del obis­po Cel­so Zor­ze­non. Es­te pas­tor ase­gu­ra que pue­de “dar un fin a TO­DOS los pro­ble­mas que es­tán en su vi­da: en­fer­me­da­des, de­pre­sión, mi­se­ria, vi­cios, en­vi­dia, bru­je­ría, des­em­pleo, fra­ca­sos, pe­leas en la fa­mi­lia, se­pa­ra­ción...”

Zor­ze­non es obis­po de la Igle­sia Uni­ver­sal del Reino de Dios, más co­no­ci­da co­mo Pa­re de su­frir, que apo­ya a Bol­so­na­ro.

Mu­chos creen que el es­pal­da­ra­zo de los cre­dos evan­gé­li­cos fue cla­ve pa­ra el as­cen­so del dipu­tado ul­tra­de­re­chis­ta.

La úl­ti­ma en­cues­ta de Da­ta­Fol­ha mues­tra que en­tre el elec­to­ra­do evan­gé­li­co, Bol­so­na­ro tie­ne el 69% de las pre­fe­ren­cias de los que efec­ti­va­men­te vo­ta­rán por un can­di­da­to. Y Had­dad so­lo el 31%. En­tre los ca­tó­li­cos la ven­ta­ja se re­du­ce a un exi­guo 51% con­tra 49%.

“Bol­so­na­ro es cre­yen­te y lo­gró al­go que nun­ca se ha­bía vis­to en Bra­sil: que to­das las igle­sias lo apo­yen. Los pa­dres ca­tó­li­cos, los pas­to­res evan­gé­li­cos, to­dos lo apo­yan. Y es­te fe­nó­meno se ex­pli­ca por­que él va­lo­ri­za la fa­mi­lia, la mo­ral, las bue­nas cos­tum­bres. Quie­re for­ta­le­cer a la fa­mi­lia co­mo la ba­se de la so­cie­dad”, di­ce Air­ton Cos­ta Lei­tes, prin­ci­pal en Livramento del PSL, el par­ti­do de Bol­so­na­ro. La Jus­ti­cia elec­to­ral de Bra­sil abrió una in­ves­ti­ga­ción a pe­di­do del PT des­pués de que el dia­rio Fol­ha de S.Pau­lo re­ve­la­ra que va­rias em­pre­sas fi­nan­cia­ron el en­vío de cien­tos de mi­llo­nes de men­sa­jes con­tra Had­dad an­tes de la pri­me­ra vuel­ta del 7 de oc­tu­bre.

Ho­ra­cio Dá­vi­la

URU­GUA­YO QUE PRESIDE LA FILIAL DEL PT EN LIVRAMENTO

“¡Hay mu­chas pe­leas por Fa­ce­book, y no te pue­do de­cir lo que son! To­dos los gru­pos fa­mi­lia­res es­tán que ar­den, es­ta fron­te­ra es­tá co­mo si se fue­ra a ar­mar una gue­rra”

Sa­mia Ab­boud

LICENCIADA EN COMUNICACIÓN Y FUN­CIO­NA­RIA DE LA IN­TEN­DEN­CIA DE RIVERA

In­ves­ti­ga­ción

Cos­ta Lei­tes tam­bién tie­ne las dos na­cio­na­li­da­des. En Uru­guay es vo­tan­te co­lo­ra­do.

Del la­do del PT, la in­fluen­cia re­li­gio­sa no es mi­ra­da con sim­pa­tía.

“Las igle­sias evan­gé­li­cas tu­vie­ron un pa­pel fun­da­men­tal en el éxi­to de Bol­so­na­ro. Mí­ni­mo el 40% de la po­bla­ción es evan­gé­li­ca y es­tán en to­dos la­dos”, di­ce Ru­ben­son Sil­va, el ex­dipu­tado “do­ble cha­pa” del Fren­te Am­plio.

Dá­vi­la, el pre­si­den­te del PT en la fron­te­ra, sos­tie­ne que la si­tua­ción es in­só­li­ta: “Real­men­te lo es­tán apo­yan­do. Cris­tia­nos apo­yan­do la tor­tu­ra, la muer­te, la dis­cri­mi­na­ción con­tra los ne­gros, los LGBT, in­clu­so las mu­je­res”.

Sil­va agre­ga que las igle­sias evan­gé­li­cas tam­bién son muy fuer­tes del la­do uru­gua­yo.

Es vier­nes 19 de oc­tu­bre y la ave­ni­da Sa­ran­dí, la prin­ci­pal de Rivera, re­ci­be un des­fi­le de ban­das mu­si­ca­les ju­ve­ni­les. Es una “mar­cha por la vi­da”, cu­yo ob­je­to es con­cien­ti­zar so­bre la se­gu­ri­dad vial.

Las cua­tro ban­das son en­ca­be­za­das por bas­to­ne­ras y en to­do –uni­for­mes, ins­tru­men­tos y re­per­to­rio– re­mi­te a las ban­das mu­si­ca­les mi­li­ta­res. So­lo que es­tas es­tán for­ma­das por ni­ños y ado­les­cen­tes.

Des­fi­lan cua­tro agru­pa­cio­nes. Una es de un club. Otra es de un li­ceo. Y las dos res­tan­tes, las que en­ca­be­zan el des­fi­le y pa­re­cen más nu­me­ro­sas, son de igle­sias evan­gé­li­cas.

Por la mis­ma ave­ni­da, cuan­do ha­ya ce­sa­do la mú­si­ca, vol­ve­rá a oír­se el al­to­par­lan­te del obis­po Zor­ze­non, el que cu­ra y so­lu­cio­na to­dos los ma­les. l

I. GUIMARAENS

Twit­ter.com/leoha­ber­korn

LEONARDO HABERKORN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.