De­sa­fío pa­ra­le­lo

El Observador Fin de Semana - - Actualidad - ANA MATYSZCZYK twit­ter.com/ana­lia­maty

Su­sa­na tu­vo que acep­tar que su vi­da cam­bia­ría pa­ra siem­pre el día en que se en­te­ró que su hi­ja su­fría una en­fer­me­dad men­tal. Ami­gar­se con esa idea no le re­sul­tó na­da fá­cil: tu­vo que apren­der a con­vi­vir con la an­gus­tia que mos­tra­ba Ca­mi­la ca­si to­dos los días, con re­cu­rren­tes in­ten­tos de sui­ci­dio y epi­so­dios in­ten­sos de tris­te­za.

Ade­más de to­do eso Su­sa­na (su nom­bre y el de su hi­ja son di­fe­ren­tes) asu­mió que pa­ra es­ta­bi­li­zar esas cri­sis de­bía fi­nan­ciar pres­ta­cio­nes que cues­tan co­mo mí­ni­mo $ 50 mil al mes y co­mo má­xi­mo $ 200 mil. Son tra­ta­mien­tos que, se­gún la nor­ma­ti­va del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca (MSP), las mu­tua­lis­tas es­tán exen­tas de ofre­cer, pe­ro los afi­lia­dos igual­men­te los ne­ce­si­tan.

Ca­mi­la su­fre un tras­torno de per­so­na­li­dad ti­po lí­mi­te, tam­bién co­no­ci­do co­mo bor­der­li­ne. Es un diag­nós­ti­co cró­ni­co que se ma­ni­fies­ta por pri­me­ra vez en la ado­les­cen­cia, desata­do, ge­ne­ral­men­te, por dra­mas fa­mi­lia­res no re­suel­tos. Y se ca­rac­te­ri­za por la idea cons­tan­te de au­to­eli­mi­na­ción. Es un ti­po de su­fri­mien­to que no per­mi­te re­gu­lar las emo­cio­nes. Los pa­cien­tes sue­len te­ner au­to­es­ti­ma ba­ja e in­to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y adop­tan per­so­na­jes di­sí­mi­les de­pen­dien­do de la si­tua­ción que atra­vie­san. Sue­len ser in­di­vi­duos frá­gi­les, im­pul­si­vos, ma­ni­pu­la­do­res y con di­fi­cul­ta­des de in­ter­ac­ción so­cial.

“En el úl­ti­mo año Ca­mi­la tu­vo ocho in­ten­tos de au­to­eli­mi­na­ción. Unas ve­ces se cor­tó con ta­jos muy pro­fun­dos y otras to­mó mu­cha me­di­ca­ción jun­ta”, di­jo la ma­dre. Un día la hi­ja lle­gó a in­ge­rir más de se­ten­ta pas­ti­llas de anal­gé­si­cos al mis­mo tiem­po. No aga­rró los psi­co­fár­ma­cos por­que Su­sa­na los te­nía es­con­di­dos. Pe­ro otro día, la ado­les­cen­te los en­con­tró y se to­mó de un tra­go quin­ce an­ti­psi­có­ti­cos en­ce­rra­da en el ba­ño. Se sal­vó por­que la ma­dre la des­cu­brió a tiem­po y le hi­cie­ron un la­va­do de es­tó­ma­go an­tes de que fue­ra de­ma­sia­do tar­de.

Es­ce­nas co­mo es­tas hu­bo tan­tas que Su­sa­na ya no dis­tin­gue una de la otra. Y el pro­to­co­lo siem­pre fue el mis­mo: in­ter­na­ción en el sa­na­to­rio de la mu­tua­lis­ta y a los dos o tres días, Ca­mi­la es­ta­ba afue­ra por­que le da­ban el al­ta mé­di­ca “de­ma­sia­do rá­pi­do”, se­gún la ma­dre. Y una vez en ca­sa apa­re­cían de nue­vo los in­ten­tos de sui­ci­dio.

Su­sa­na re­cuer­da que no po­día con­tro­lar so­la tal si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad. A Ca­mi­la, in­clu­so, le hi­cie­ron seis se­sio­nes de Las ca­sas de me­dio ca­mino no fi­gu­ran en­tre los ser­vi­cios que ofre­cen las mu­tua­lis­tas. El psi­quia­tra Adrián Cur­be­lo, in­te­gran­te de la SUP, in­di­có que ade­más de au­men­tar el nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos pa­ra la reha­bil­ta­ción psi­quiá­tri­ca agu­da, el Es­ta­do uru­gua­yo de­be ge­ne­rar me­ca­nis­mos que ase­gu­ren que las ca­sas de me­dio ca­mino no apli­ca­rán la ló­gi­ca del ma­ni­co­mio a es­ca­la me­nor.

“Hay que ga­ran­ti­zar que es­tos sis­te­mas no re­pro­duz­can los pro­ble­mas que exis­ten a ni­vel ma­cro, pe­ro a ni­vel mi­cro”, dis­tin­guió.

elec­tros­hock que no evi­den­cia­ron nin­gún re­sul­ta­do po­si­ti­vo. Y el ci­clo, en­ton­ces, se re­pe­tía: de nue­vo a la hos­pi­ta­li­za­ción y a los días, el al­ta.

El pro­ble­ma es que la in­ter­na­ción psi­quiá­tri­ca que ofre­cen las mu­tua­lis­tas so­lo am­pa­ra a los cua­dros clí­ni­cos agu­dos, que co­rres­pon­den a esos mo­men­tos de cri­sis má­xi­ma que atra­vie­sa un pa­cien­te y no su­pera los po­cos días de hos­pi­ta­li­za­ción. El ser­vi­cio con­sis­te en es­ta­bi­li­zar al usua­rio y, pos­te­rior­men­te, dar­le el al­ta. No con­tem­pla, en­ton­ces, la aten­ción a pa­to­lo­gías cró­ni­cas. Se­gún los mé­di­cos, pa­ra que Ca­mi­la se sien­ta con­te­ni­da de for­ma per­ma­nen­te y se reha­bi­li­te, lo ideal es que se alo­je en una ca­sa de me­dio ca­mino, que es una pro­pues­ta in­ter­me­dia en­tre la au­to­no­mía to-

tal del pa­cien­te y el se­gui­mien­to mé­di­co-psi­co­ló­gi­co re­gu­lar.

“No es re­co­men­da­ble pro­lon­gar de­ma­sia­do las in­ter­na­cio­nes por­que el pa­cien­te se con­fun­de ca­da vez más. Por eso que la hos­pi­ta­li­za­ción a lar­go pla­zo de­be rea­li­zar­se en ca­sas de me­dio ca­mino y no en un sa­na­to­rio de agu­dos, por­que son es­pa­cios con ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes a las de un sa­na­to­rio psi­quiá­tri­co co­mo es­te”, di­fe­ren­ció el psi­quia­tra Freedy Pag­nus­sat, uno de los car­gos de al­ta de­di­ca­ción que tra­ba­ja en el sa­na­to­rio mu­tual don­de Ca­mi­la es­tu­vo in­ter­na­da reite­ra­das ve­ces.

“Son dos ins­tan­cias bien dis­tin­tas. Si la fa­mi­lia no pue­de dar un sos­tén per­ma­nen­te o el pa­cien­te tie­ne con­duc­tas in­con­tro­la­bles en la ca­sa, el usua­rio de­be­ría re­cu­rrir a una ca­sa de me­dio ca­mino”, coin­ci­dió la psi­quia­tra Ma­ría Mau­to­ne, mé­di­ca de Ca­mi­la.

Pa­ra el que pue­de

Pag­nus­sat des­ta­có que en Uru­guay to­da­vía no exis­te una red de reha­bi­li­ta­ción a ni­vel ma­si­vo que con­tem­ple el ti­po de pres­ta­ción que, por ejem­plo, ne­ce­si­tan los pa­cien­tes co­mo Ca­mi­la. “Me re­fie­ro a la pro­pues­ta que le si­gue a la in­ter­na­ción agu­da, que son to­dos esos es­ca­lo­nes pos­te­rio­res has­ta lle­gar a la au­to­no­mía to­tal del pa­cien­te”, apun­tó el psi­quia­tra.

Una vez que se es­ta­bi­li­za al usua­rio, in­sis­tió el mé­di­co, lo co­rrec­to es des­hos­pi­ta­li­zar­lo lo an­tes po­si­ble. Por­que si se que­da ro­dea­do de gen­te des­com­pen­sa­da ac­tual­men­te la nue­va ley de Sa­lud Men­tal, que se en­cuen­tra en es­ta­do de re­gla­men­ta­ción.

La pri­me­ra in­ter­na­ción fue­ra de la mu­tua­lis­ta que pa­gó Su­sa­na fue en una clí­ni­ca pri­va­da del ba­rrio Par­que Batlle que cos­ta­ba $ 50 mil más la te­ra­pia mé­di­ca y far­ma­co­ló­gi­ca apar­te, que dis­pa­ra­ba el nú­me­ro has­ta más de $ 65 mil. La ma­dre pu­do abo­nar­lo con la ayu­da de sus fa­mi­lia­res. “To­dos co­la­bo­ran con es­to por­que si no, o la lle­vo al Vi­lar­de­bó o se que­da sin asis­ten­cia”, apun­tó.

A ni­vel pú­bli­co, di­jo Cur­be­lo, hay más can­ti­dad de ca­sas de me­dio ca­mino que en el ám­bi­to pri­va­do, pe­ro igual­men­te son ex­pe­rien­cias “muy ais­la­das”. De he­cho so­bran los de­dos de una mano pa­ra con­tar­las, y ade­más sue­len te­ner los cu­pos lle­nos. “Fal­ta mu­cho por re­gla­men­tar so­bre la nue­va ley y la idea es avan­zar en es­te sen­ti­do: que los pa­cien­tes cró­ni­cos se reha­bi­li­ten in­ser­ta­dos en el me­dio y no asi­la­dos de la so­cie­dad. Eso es el me­dio ca­mino”, in­di­có el psi­quia­tra.

Si bien el diag­nós­ti­co de Ca­mi­la es cró­ni­co, di­jo su ma­dre,

C.PAZOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.