Un fren­te li­be­ral avan­za des­de el nor­te

Las elec­cio­nes en Bra­sil, que tie­nen la aten­ción de to­da la re­gión, no de­be­rían preo­cu­par­nos tan­to, siem­pre y cuan­do quien sea el pre­si­den­te del ve­cino país ten­ga re­per­cu­sio­nes po­si­ti­vas pa­ra Uru­guay

El Observador Fin de Semana - - Opinión -

Es­te do­min­go se de­fi­ne la Pre­si­den­cia de Bra­sil y las pa­sio­nes se agi­tan, tan­to en el país nor­te­ño co­mo en el ex­te­rior. Las tres se­ma­nas des­de el shock de la pri­me­ra vuel­ta han si­do fre­né­ti­cas. Des­de las com­pa­ra­cio­nes con Hitler, has­ta el pro­nós­ti­co del fin de la de­mo­cra­cia en Bra­sil han pa­sa­do mu­chas co­sas. El jue­ves The Eco­no­mist, que ha­bía si­do muy du­ro con Bol­so­na­ro, apor­tó un po­co de sen­sa­tez. Se­ña­ló la ne­ce­si­dad de que fun­cio­nen bien las ins­ti­tu­cio­nes –el Parlamento y la Jus­ti­cia– pa­ra co­rre­gir cual­quier even­tual au­to­ri­ta­ris­mo. En ello no hay no­ve­dad pues es lo pro­pio de un es­ta­do de de­re­cho, don­de ri­ge la se­pa­ra­ción de po­de­res y una jus­ti­cia in­de­pen­dien­tes co­mo ga­ran­tías de es­ta­bi­li­dad (por cier­to, es bueno re­cor­dar que no es lo que ocu­rre en Ve­ne­zue­la ni en Ni­ca­ra­gua, paí­ses que ge­ne­ran me­nos de­nun­cias y te­mor que Bol­so­na­ro). Y aña­día la re­vis­ta bri­tá­ni­ca que tam­bién ha­bía es­pe­ran­zas en el cam­po eco­nó­mi­co a par­tir de cier­tas pro­me­sas del can­di­da­to de PSL y de su even­tual mi­nis­tro de Eco­no­mía, Pa­blo Gue­des.

En la re­gión, es­tas ideas eco­nó­mi­cas no caen na­da bien. Co­mo es sa­bi­do, po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas sen­sa­tas no go­zan de bue­na acep­ta­ción por­que li­mi­tan los de­seos y las fan­ta­sías po­pu­lis­tas de mu­chos sec­to­res po­lí­ti­cos. Y tam­po­co caen bien ideas de aper­tu­ra co­mer­cial.

Con ba­se en ello y a que Bol­so­na­ro lla­mó por te­lé­fono a los pre­si­den­tes de Ar­gen­ti­na, de Pa­ra­guay y de Chi­le, y pro­me­tió fo­men­tar bue­nas re­la­cio­nes, es que aho­ra se ha ar­ma­do la teo­ría de que a par­tir del (even­tual) triun­fo de Bol­so­na­ro ha­brá un fren­te li­be­ral en el Mer­co­sur o en la re­gión. Un fren­te que nos ha­rá mu­cho da­ño, su­pues­ta­men­te.

Pe­ro vea­mos de qué se com­pon­dría el su­pues­to ma­lé­fi­co fren­te, o gru­po, o paí­ses con cier­ta afi­ni­dad eco­nó­mi­ca.

Allí es­ta­ría Chi­le que es una eco­no­mía só­li­da, con cre­ci­mien­to cons­tan­te en las úl­ti­mas dé­ca­das, y que li­de­ra Amé­ri­ca La­ti­na. Y po­lí­ti­ca­men­te só­li­da.

Es­tá tam­bién Pa­ra­guay, que lo­gró co­lo­car es­ta se­ma­na deu­da en mo­ne­da lo­cal a 10 años al

7,6%. Si bien el mon­to es re­du­ci­do

(30.000 mi­llo­nes de gua­ra­níes o US$ 5 mi­llo­nes) ello fi­ja una ta­sa de re­fe­ren­cia pa­ra pro­yec­tos de in­ver­sión a me­diano pla­zo. Pa­ra­guay no tie­ne gra­do in­ver­sor aun­que es­tá pró­xi­mo a lo­grar­lo, qui­zá pa­ra 2020. Ello se de­be a un pro­li­jo ma­ne­jo de su eco­no­mía:

4% de in­fla­ción, 1,5% del PIB de dé­fi­cit fiscal y deu­da pú­bli­ca so­bre PIB del 25%. El cre­ci­mien­to del PIB, que en 2017 ha­bía si­do de 0,8%, es­te año se­rá de 4%, vol­vien­do al rit­mo de 2016 y de los años an­te­rio­res. Real­men­te una eco­no­mía pu­jan­te y des­tino atrac­ti­vo de in­ver­sio­nes.

Es­tá Ar­gen­ti­na, su­mi­da en un caos ins­ti­tu­cio­nal que no le per­mi­te desa­rro­llar to­do su po­ten­cial y ade­más con re­cu­rren­tes cri­sis eco­nó­mi­cas. Que fes­te­ja los de­faults de la deu­da y que ca­da

10 años tro­pie­za con la mis­ma pie­dra.

Y es­tá Bra­sil, con otro enor­me po­ten­cial, con una de­mo­cra­cia jo­ven que no ter­mi­na de asen­tar­se, con ni­ve­les iné­di­tos de co­rrup­ción, con un sis­te­ma de par­ti­dos po­lí­ti­cos muy en­de­ble, y en el fon­do con una enor­me fra- gi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal pa­ra ope­rar. De he­cho en 30 años ha ha­bi­do im­peach­ment a dos pre­si­den­tes: de­ma­sia­do pa­ra cual­quier país con pre­ten­sio­nes de pros­pe­rar.

Li­be­ral, lo más pa­re­ci­do a li­be­ral, es el go­bierno de Pi­ñe­ra. Ma­cri es un desa­rro­llis­ta que al la­do de Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner pa­re­ce Adam Smith aun­que es­tá su­mi­do en una pro­fun­da cri­sis pro­duc­to de lo que he­re­dó y de los erro­res que co­me­tió. Ma­rio Ab­dó es­tá co­men­zan­do su pre­si­den­cia y no ha­ce más que man­te­ner la ca­sa en or­den (lo cual ya es mu­cho de­cir). Y Bra­sil es­tá en un caos po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co del cual no le se­rá fá­cil sa­lir. Con lim­piar la co­rrup­ción y me­jo­rar la se­gu­ri­dad, ya se­ría un gran avan­ce.

Ha­blar pues de un “fren­te li­be­ral” es al­go muy apre­su­ra­do. Lo que sí se pue­de ha­blar es de go­bier­nos que no le han pe­ga­do a Bol­so­na­ro por la ca­be­za an­tes y des­pués de la pri­me­ra vuel­ta co­mo ocu­rrió con el uru­gua­yo. Es ver­dad que el pre­si­den­te Váz­quez no se su­mó al co­ro de al­gu­nos de sus mi­nis­tros, pe­ro tam­bién es cier­to que el da­ño es­ta­ba he­cho cuan­do pi­dió si­len­cio has­ta la se­gun­da vuel­ta. Y que ade­más al co­ro de las crí­ti­cas al can­di­da­to bra­si­le­ño se su­ma­ron im­por­tan­tes fi­gu­ras de su par­ti­do.

De ahí que más que “fren­te li­be­ral” es un fren­te de paí­ses que tra­tan con res­pe­to a los go­bier­nos o pro­ba­bles go­bier­nos de otros paí­ses. Es que lo que Uru­guay di­ce que ha­ce con Ve­ne­zue­la, a pe­sar de que un or­ga­nis­mo tan res­pe­ta­ble co­mo Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal di­ce que hu­bo 8.000 eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les.

Por de­más, si a Ar­gen­ti­na y a Bra­sil les va bien eco­nó­mi­ca­men­te, a no­so­tros va a re­per­cu­tir­nos pa­ra bien. Y si ello es pro­duc­to de un fren­te li­be­ral, no nos de­be­ría preo­cu­par. Co­mo de­cía Deng Xiao Ping, no im­por­ta si los ga­tos son blan­cos o ne­gros sino que ca­cen ra­to­nes. Por otra par­te, Chi­na es nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial y na­die se preo­cu­pa por qué le pa­só re­cien­te­men­te al je­fe de In­ter­pol mun­dial en ese país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.