Co­mer­cios aban­do­nan el MAM por cos­tos al­tos

Pro­pie­ta­rios se que­jan por las subas en el al­qui­ler y “des­alo­jos in­jus­tos”

El Observador Fin de Semana - - Portada - AGUS­TÍN HERRERO twit­ter.com/ahe­rre­ro­mu­rad

Cor­ti­nas ba­jas, pa­ne­les que ta­pan lo­ca­les va­cíos y has­ta una fra­se pin­ta­da en la vi­drie­ra de lo que en su mo­men­to fue el lo­cal de Bian­co de­co­ra­cio­nes: “¡Nos va­mos!”. En el Mer­ca­do Agrí­co­la de Mon­te­vi­deo (MAM) la si­tua­ción es com­ple­ja. Así co­mo Bian­co, tam­bién ce­rra­ron en los úl­ti­mos me­ses la em­pre­sa de se­gu­ri­dad Gam­ma, el Al­ma­cén del Ce­lía­co, la mer­ce­ría Du­vlex, la con­fi­te­ría bou­ti­que D’li y el lo­cal fo­res­tal in­dí­ge­na El Tem­be­ta­rí.

En­tre me­dio de un gru­po de tu­ris­tas bra­si­le­ños que es­tán de vi­si­ta en el mer­ca­do, pa­san ca­mi­nan­do dos se­ño­ras con acen­to lo­cal. “Se fue otro co­mer­cio ahí en la es­qui­na, ¿ vis­te?” le di­ce una a la otra que res­pon­de con dis­gus­to: “¡Qué bár­ba­ro!”.

Es la mis­ma reac­ción de otros que pa­san por los lo­ca­les va­cíos. Al­gu­nos de los que ce­rra­ron di­si­mu­lan con las cor­ti­nas ba­jas y el car­tel del cen­tro co­mer­cial, o co­mo en el ca­so del es­pa­cio que su­po ocu­par El Tem­be­ta­rí, aho­ra hay cua­tro cua­dros con imá­ge­nes del mer­ca­do.

“Los cos­tos nos es­tán ma­tan­do” di­ce la em­plea­da de un co­mer­cio, que co­mo la ma­yo­ría de em­plea­dos y pro­pie­ta­rios que ha­bla­ron con El Ob­ser­va­dor pre­fi­rie­ron no re­ve­lar su iden­ti­dad por te­mor a ser per­ju­di­ca­dos.

Ase­gu­ran que el al­qui­ler a quie­nes ins­ta­lan sus co­mer­cios au­men­tó unos $ 5.000 más por mes, y que a eso se le su­ma un 5% so­bre las ven­tas. Uno de los em­plea­dos ase­gu­ra que es­te año las ven­tas ba­ja­ron a la mi­tad, y que el cie­rre de va­rios lo­ca­les afec­ta al res­to.

La ma­yo­ría de los em­plea­dos y pro­pie­ta­rios con­sul­ta­dos cuen­tan lo mis­mo. Los cos­tos de al­qui­ler, las co­mi­sio­nes por las ven­tas, la gen­te que no com­pra y que vi­si­ta me­nos el mer­ca­do son las ra­zo­nes que dan pa­ra ex­pli­car por qué la si­tua­ción se agra­va y va­rios ya han op­ta­do por ir­se.

Pro­pie­ta­rios de los lo­ca­les que se fue­ron han cri­ti­ca­do la si­tua­ción en sus per­fi­les de Fa­ce­book y ex­pu­sie­ron la si­tua­ción que los lle­vó a to­mar esa de­ci­sión, que coin­ci­de con la vi­sión que die­ron al­gu­nos de los que aún per­ma­ne­cen en el cen­tro co­mer­cial.

Pe­ro ade­más, al­gu­nos ase­gu­ran que no han lo­gra­do re­unir­se con la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra in­ten­tar bus­car al­ter­na­ti­vas.

Ni­co­lás Cas­ta­ño ase­gu­ra ser otra “víc­ti­ma” de es­ta “ma­la ges­tión”, co­mo re­pi­te una y otra vez

“Los co­mer­cian­tes que en­tra­ron al prin­ci­pio se vieron muy fa­vo­re­ci­dos por­que los va­lo­res eran muy ba­jos , pe­ro a par­tir del mes 25 te­nían que em­pe­zar a pa­gar un por­cen­ta­je de ven­tas que es­ta­ba es­ti­pu­la­do muy cla­ra­men­te en los con­tra­tos” Ma­ría Eli­sa Areán DI­REC­TO­RA DEL MAM

en con­ver­sa­ción con El Ob­ser­va­dor. Jun­to a su es­po­sa lle­va­ron ade­lan­te D’li, una ca­fe­te­ría y con­fi­te­ría en el Mer­ca­do Agrí­co­la, has­ta que tu­vie­ron que ce­rrar con deu­das. Aun­que ad­mi­te que el pro­yec­to no fun­cio­nó por­que no era ren­ta­ble, acu­sa a la di­rec­ción del cen­tro co­mer­cial de no es­cu­char los re­cla­mos, de “per­se­cu­ción” an­te su ne­go­cio, de men­tir al de­cir que el Mer­ca­do tie­ne un pro­me­dio de 10 mil per­so­nas que lo vi­si­tan dia­ria­men­te y de no pre­sen­tar una ren­di­ción de cuen­tas que jus­ti­fi­que los gas­tos co­mu­nes.

Ma­ria Eli­sa Areán, di­rec­to­ra del Mer­ca­do Agrí­co­la, di­jo a El Ob­ser­va­dor que las co­sas que crí-

ti­can los em­pre­sa­rios “for­man par­te del con­tra­to que fir­ma­ron” y que “al prin­ci­pio pe­dían un ma­yor por­cen­ta­je de sub­si­dios, pe­ro a me­di­da que pa­sa el tiem­po ese sub­si­dio va de­cre­cien­do”.

“Los co­mer­cian­tes que en­tra­ron al prin­ci­pio se vieron muy fa­vo­re­ci­dos por­que los va­lo­res eran muy ba­jos, pe­ro a par­tir del mes 25, te­nían que em­pe­zar a pa­gar un por­cen­ta­je de ven­tas que es­ta­ba es­ti­pu­la­do muy cla­ra­men­te en los con­tra­tos”, agre­gó la je­rar­ca.

Des­alo­jo y con­tra­dic­cio­nes

Al­gu­nos de los co­mer­cian­tes no eli­gie­ron ir­se por su cuen­ta, sino que los des­alo­ja­ron. Es el ca­so

de El Tem­be­ta­rí, una bou­ti­que fo­res­tal que di­vul­ga­ba el mon­te na­ti­vo na­cio­nal has­ta el mar­tes

23 de oc­tu­bre cuan­do su pro­pie­ta­rio, Da­niel Páez, en­tre­gó las lla­ves en el juz­ga­do. Pe­ro des­de

2016 Páez vie­ne re­cla­man­do lo que con­si­de­ra una in­jus­ti­cia.

To­do co­men­zó en la me­dia­no­che del 16 de abril de 2016, cuan­do los lo­ca­les es­ta­ban ce­rra­dos y el mer­ca­do va­cío. Las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad re­gis­tra­ron la lle­ga­da a su lo­cal de la di­rec­to­ra Ma­ría Eli­sa Areán y un gru­po de fun­cio­na­rios. Páez ase­gu­ra que in­ten­ta­ron en­trar pa­ra des­alo­jar­lo sin or­den ju­di­cial y rom­pien­do el can­da­do.

Cuan­do los fun­cio­na­rios in- ten­ta­ron in­gre­sar al lo­cal, las lu­ces se pren­die­ron por­que Páez los es­ta­ba es­pe­ran­do. El pro­pie­ta­rio di­ce que ha­bía sos­pe­cha­do du­ran­te el día que eso iba a ocu­rrir, por lo que le di­jo al hi­jo con el que tra­ba­ja que se fue­ra y ce­rra­ra to­do, que él ha­bía de­ci­di­do es­pe­rar­los aden­tro.

“Qué bo­ni­to... in­gre­san­do a un lo­cal pri­va­do sin au­to­ri­za­ción le­gal”, re­cuer­da Páez que les di­jo iró­ni­ca­men­te a los fun­cio­na­rios en aquel mo­men­to. Lla­mó a la po­li­cía y al otro día el juez le per­mi­tió se­guir tra­ba­jan­do has­ta que hu­bie­ra una or­den ju­di­cial.

Des­de ese día col­gó un car­tel en su lo­cal con un re­cla­mo di­rec­to a Da­niel Mar­tí­nez: “Se­ñor in­ten­den­te, ¿us­ted sa­bía que la di­rec­to­ra del MAM (Ma­ría Eli­sa Areán) jun­to con la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo (CND) nos des­alo­ja­rá a pe­sar de ser el úni­co lo­cal co­mer­cial del país de­di­ca­do a di­vul­gar el mon­te in­dí­ge­na, ser ex­ce­len­tes pa­ga­do­res y ser re­co­no­ci­dos por com­pa­trio­tas y ex­tran­je­ros co­mo uno de los lo­ca­les más in­tere­san­tes del Mer­ca­do?”.

La ra­zón por la que que­rían des­alo­jar­lo, se­gún di­ce Páez, era por­que su lo­cal no era eco­nó­mi­ca­men­te re­di­tua­ble. Ar­gu­men­ta­ban que su con­tra­to de un año ha­bía ter­mi­na­do y no que­rían re­no­vár­se­lo. Se­gún el pro­pie­ta­rio, su con­tra­to era a un año con op­ción a cin­co, y co­mo él era un buen pa­ga­dor, su lo­cal era úni­co en el país y pro­mo­vía el mon­te in­dí­ge­na, con­si­de­ra que el des­alo­jo es una in­jus­ti­cia.

Sin em­bar­go, la di­rec­to­ra del mer­ca­do di­jo que no fue­ron a des­alo­jar­lo sino a co­rro­bo­rar por qué el pro­pie­ta­rio aún no ha­bía sa­li­do del cen­tro co­mer­cial, ya que los guar­dias no lo ha­bían vis­to sa­lir, aun­que las per­sia­nas es­ta­ban ce­rra­das.

Al­gu­nos em­plea­dos de los co­mer­cios del mer­ca­do re­cuer­dan esa po­lé­mi­ca con la­men­to. Creen que en el mo­men­to en el que su­ce­dió el in­ci­den­te con Páez de­bie­ron ha­ber pro­tes­ta­do con un pa­ro. Pe­ro al ser em­plea­dos te­mie­ron por su tra­ba­jo y no se ani­ma­ron a dar ese pa­so. l

FO­TOS: L. CARREÑO FO­TOS: LEO­NAR­DO CARREÑO

Las cor­ti­nas ba­jas mues­tran la re­ti­ra­da de al­gu­nos de los co­mer­cian­tes.

Los arren­da­do­res se que­jan de los cos­tos que de­ben pa­gar pa­ra es­tar en el mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.