OTRA RE­FUN­DA­CIÓN DE BRA­SIL

El gran­do­te del nor­te se re­vuel­ve: cri­sis y opor­tu­ni­da­des

El Observador Fin de Semana - - El Hecho De La Semana - MI­GUEL ARREGUI mi­gue­la­rre­gui@yahoo.com

Es otro gran es­pé­ci­men de la ola ul­tra­con­ser­va­do­ra que re­co­rre el mun­do, des­de Fi­li­pi­nas a Es­ta­dos Uni­dos, pa­san­do por Ru­sia, Tur­quía o Ita­lia, aun­que al mo­do bra­si­le­ño: co­lo­ri­do y tea­tral. Es una re­be­lión con­tra la co­rrup­ción sis­té­mi­ca, la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, la in­se­gu­ri­dad, la glo­ba­li­za­ción, la frag­men­ta­ción so­cial y la li­be­ra­li­za­ción de las cos­tum­bres. Ha­brá que ver có­mo in­ten­ta vol­ver atrás el re­loj.

La cam­pa­ña elec­to­ral de la iz­quier­da fue pe­no­sa. Mos­tró una su­fi­cien­cia frí­vo­la, una so­ber­bia que, en reali­dad, en­cu­brió au­to­in­dul­gen­cia. Co­mo ya ha­bía ocu­rri­do con Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos, lle­gó un mo­men­to en que los ata­ques del ti­po #EleNão so­lo con­tri­bu­ye­ron a agran­dar­le el pe­des­tal.

El de­seo de una pues­ta en or­den au­to­ri­ta­ria sue­le ges­tar­se en me­dio de lar­gas de­pre­sio­nes eco­nó­mi­cas, con su se­cue­la de des­em­pleo y mi­se­ria, o tras gran­des va­cíos mo­ra­les, de­rro­tas y hu­mi­lla­cio­nes. De al­gu­na for­ma, Bra­sil pa­de­ce to­dos esos ma­les. Aho­ra vie­ne un tiem­po sim­bo­li­za­do por la ban­de­ra ver­de-ama­re­la y la Bi­blia. Las pro­me­sas de re­den­ción ca­si siem­pre se vis­ten co­mo una re­pe­ti­ción de un pa­sa­do he­roi­co o ideal que, en reali­dad, nun­ca exis­tió.

Bol­so­na­ro pro­me­te “desatar Bra­sil”. Esos sue­ños de gran­de­za, que se men­cio­nan has­ta en el himno na­cio­nal, es­tán en la ba­se del áni­mo bra­si­le­ño y de los gra­ves ex­pe­ri­men­tos de su his­to­ria.

A pe­sar de los pla­nes gran­dio­sos, los ele­fan­tes blan­cos, los “mi­la­gros eco­nó­mi­cos” co­mo los de 1969-1973 o 2003-2014, Bra­sil si­gue sien­do una eco­no­mía re­la­ti­va­men­te atra­sa­da, con un mo­des­to desa­rro­llo hu­mano y gran­des de­sigual­da­des.

Bol­so­na­ro se apo­ya­rá en los mi­li­ta­res, so­bre to­do pa­ra con­du­cir las em­pre­sas pú­bli­cas, y en tec­nó­cra­tas y em­pre­sa­rios afi­nes. For­za­rá ma­yo­rías en el Con­gre­so, muy frag­men­ta­do, pa­ra pe­na­li­zar las pro­tes­tas vio­len­tas y las ocu­pa­cio­nes, la pro­pa­gan­da de iz­quier­da o li­be­ral en los cen­tros de en­se­ñan­za, y pa­ra fre­nar la “agen­da de de­re­chos” de ins­pi­ra­ción li­be­ral y eu­ro­pea. Los “mar­gi­na­les ro­jos se­rán des­te­rra­dos de nues­tra pa­tria”, pro­me­tió rum­bo al ba­lo­ta­je.

In­ten­ta­rá re­du­cir el ta­ma­ño del Es­ta­do, que ha cre­ci­do con fer­vor tro­pi­cal; me­jo­rar sus ser­vi­cios, cu­ya ba­ja ca­li­dad en­fu­re­ce a los bra­si­le­ños; y ex­pul­sar del tem­plo a los cua­dros mi­li­tan­tes del PT y sus alia­dos, aco­mo­da­dos co­mo fun­cio­na­rios.

Se re­do­bla­rá el com­ba­te a la co­rrup­ción y el cri­men or­ga­ni­za­do tras la pis­to­la humean­te del ex­juez Sér­gio Mo­ro, un hé­roe pa­ra mu­chos bra­si­le­ños des­pués que en­car­ce­ló a Ode­brecht y a Lu­la, que sin em­bar­go aho­ra pier­de su au­reo­la de in­de­pen­den­cia.

Se vie­ne un gran ajus­te fis­cal. El dé­fi­cit, que su­pe­ra­ba el 10% del PIB cuan­do la des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­seff, to­da­vía es muy al­to, y se fi­nan­cia con una deu­da pú­bli­ca si­de­ral que con­du­ce a la quie­bra. La ma­dre del bo­rre­go es el sis­te­ma ju­bi­la­to­rio (Pre­vi­dên­cia). Res­pon- de a una de­mo­gra­fía muy jo­ven, que ya no exis­te; dis­pen­sa enor­mes pri­vi­le­gios pa­ra al­gu­nos sec­to­res de fun­cio­na­rios, co­mo los mi­li­ta­res, jue­ces, pre­fec­tos o par­la­men­ta­rios; y con­tri­bu­ye a per­pe­tuar la de­sigual­dad. El gas­to en ju­bi­la­cio­nes pa­só del 3,4% del PIB en 1988 a 14,5% en 2017. Los téc­ni­cos de Bol­so­na­ro pro­po­nen au­men­tar gra­dual­men­te la edad de re­ti­ro has­ta 65 años, y crear un sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción, co­mo las AFAP de Uru­guay, que con­vi­va con el de re­par­to.

Pau­lo Gue­des, eco­no­mis­ta ideó­lo­go de Bol­so­na­ro, cree que el Mer­co­sur ha si­do un éxi­to po­lí­ti­co y un fra­ca­so eco­nó­mi­co. Des­pués de ca­si tres dé­ca­das, los paí­ses no es­tán mu­cho más in­te­gra­dos que an­tes, sal­vo, en par­te, la in­dus­tria au­to­mo­triz. Gue­des tam­po­co desea pe­dir per­mi­so al Mer­co­sur pa­ra fir­mar acuer­dos bi­la­te­ra­les: con Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa o na­cio­nes del Pa­cí­fi­co. Pe­ro una ma­yor apertura al mun­do pro­vo­ca gran re­sis­ten­cia en­tre los in­dus­tria­les bra­si­le­ños, muy de­pen­dien­tes del lobby y la pro­tec­ción aran­ce­la­ria.

Un re­di­se­ño del Mer­co­sur pue­de re­pre­sen­tar una opor­tu­ni­dad pa­ra que Uru­guay rom­pa los fé­rreos lí­mi­tes de la re­gión. De he­cho, el TLC con Es­ta­dos Uni­dos que Ta­ba­ré Váz­quez y Da­ni­lo As­to­ri in­ten­ta­ron en 2006 se frus­tró por las di­fe­ren­cias in­ter­nas en el Fren­te Am­plio y tam­bién por el ve­to de Lu­la y Nés­tor Kirch­ner. Al­go si­mi­lar ocu­rrió con la pro­pues­ta de 2016 de un TLC con Chi­na, co­mo ya tie­nen Chi­le, Pe­rú o Cos­ta Ri­ca. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.