La ra­zón apa­sio­na­da

El Observador Fin de Semana - - Opinión - Es­ti­ma­do Les­lie:

An­tes que na­da, qui­sie­ra ex­pre­sar­le mi agra­de­ci­mien­to. Sus car­tas ge­ne­ran una ex­plo­sión de si­nap­sis neu­ro­na­les que me in­cen­ti­van a pen­sar. Por eso, no de­be dis­cul­par­se por di­sen­tir con­mi­go o con cual­quie­ra de los au­to­res que nos acom­pa­ñan en es­te in­ter­cam­bio epis­to­lar. La ex­pe­rien­cia me ha en­se­ña­do que es po­bre el pen­sa­mien­to allí don­de pre­do­mi­na el con­sen­so.

De to­das for­mas, sos­pe­cho que su di­sen­sión con Spi­no­za se de­be más a ra­zo­nes de or­den se­mán­ti­co –o eti­mo­ló­gi­co- que pro­pia­men­te fi­lo­só­fi­co. Fí­je­se que en el pen­sa­mien­to spi­no­ziano el sen­ti­do asig­na­do a la no­ción de arre­pen­ti­mien­to pro­ce­de de la eti­mo­lo­gía del ver­bo arre­pen­tir­se, del la­tín “re­pae­ni­te­re”, que sig­ni­fi­ca reite­ra­ción o vuel­ta atrás (re) a la pe­num­bra o in­sa­tis­fac­ción (pae­ni­te­re). Así, el ar­gu­men­to de Spi­no­za es que no pue­de ser ra­zo­na­ble con­ce­bir la re­caí­da en la aflic­ción co­mo una vir­tud ¿Qué ser, mí­ni­ma­men­te ra­cio­nal, en­con­tra­ría el bien re­in­ci­dien­do en el do­lor o dis­gus­to? Lo más sen­sa­to, por el con­tra­rio, es con­ce­bir la co­ncien­cia del mal co­me­ti­do co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra el cam­bio, una trans­for­ma­ción que inau­gu­ra ese “tur­ning point” ha­cia la con­se­cu­ción de lo bueno. Pien­so que és­te es el ca­so en la pa­rá­bo­la del hi­jo pró­di­go: al ha­cer­se cons­cien­te de su error, el hi­jo pu­do em­pren­der el ca­mino de vuel­ta a ca­sa con la ale­gría de sa­ber­se trans­for­ma­do –y no con las lá­gri­mas pro­pias de la re­caí­da en la in­sa­tis­fac­ción de vi­vir ali­men­tán­do­se de “be­llo­tas de cer­do”–.

Pa­ra Spi­no­za, el bien y el mal son mo­dos de pen­sar. Es por es­to que só­lo no­so­tros –ani­ma­les ra­cio­na­les- juz­ga­mos las ac­cio­nes y los he­chos co­mo bue­nos o ma­los. Su­je­tos a la de­ter­mi­na­ción de los im­pul­sos ins­tin­ti­vos, los ani­ma­les sien­ten y reac­cio­nan. Pe­ro im­pe­li­do a la bús­que­da de sen­ti­do, el hom­bre in­ter­pre­ta lo que sien­te y di­ri­ge su ac­ción con­for­me a su cri­te­rio.

Cla­ro que el pla­cer de sen­tir ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go pue­de ser tam­bién, co­mo en An­na Ka­re­ni­na, un po­de­ro­so con­duc­tor. ¡Qué des­tino trá­gi­co el de es­ta mu­jer pre­sa de un co­ra­zón par­ti­do! Tan­to que no pu­do en­con­trar en el abis­mo de su in­sa­tis­fac­ción una oca­sión pa­ra ver­se re­di­mi­da y re­cu­pe­ra­da. An­na nau­fra­gó en el pié­la­go de la pa­sión tris­te que la arras­tró ha­cia la muer­te. Su tra­ge­dia re­po­sa so­bre ese sen­ti­men­ta­lis­mo exa­cer­ba­do que aho­ga al en­ten­di­mien­to. Al no de­jar de re-sen­tir su pe­na, An­na su­cum­bió en la pe­num­bra de su pa­sa­do, tan arre­pen­ti­da co­mo huér­fa­na de ra­zo­na­bi­li­dad. A di­fe­ren­cia del hi­jo pró­di­go, An­na no pu­do pen­sar.

Es­pe­ro no con­fun­dir­lo de­ma­sia­do con mis lu­cu­bra­cio­nes, pe­ro me gus­ta­ría com­par­tir con us­ted un ha­llaz­go fi­lo­só­fi­co es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo. Su­ce­dió ha­ce mu­chos años mien­tras leía el mi­to de Gé­ne­sis en el An­ti­guo Tes­ta­men­to. Siem­pre me im­pre­sio­nó la desobe­dien­cia de Eva, quien se vio ten­ta­da a pro­bar el fru­to prohi­bi­do del ár­bol de la cien­cia del bien y el mal. Pe­ro en­ton­ces com­pren­dí que en su trans­gre­sión, con la que nos con­de­nó a pa­de­cer el mal y bus­car su sen­ti­do, se ex­pre­sa un fer­vo­ro­so amor por el co­no­ci­mien­to. En­tien­do que mi in­ter­pre­ta­ción es bien con­tro­ver­ti­da –es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llos que con­ci­ben el pro­ce­der de Eva co­mo una vio­la­ción per­ti­naz del man­da­to di­vino- pe­ro, ho­nes­ta­men­te Les­lie, yo no veo en su ges­to ves­ti­gio al­guno de de­bi­li­dad o mal­dad, sino una ma­ni­fes­ta­ción vi­vaz de la tan hu­ma­na pa­sión por la ver­dad.

De­sea­mos el bien, es ver­dad, pe­ro Eva nos en­se­ña que, co­mo hu­ma­nos, no en­con­tra­mos la glo­ria allí don­de el pa­raí­so nos fuer­za a la re­nun­cia de la li­ber­tad pa­ra pen­sar: no en vano su nom­bre sig­ni­fi­ca “da­do­ra de vi­da”. En la co­ne­xión con nues­tra in­he­ren­te hu­ma­ni­dad en­con­tra­mos esa ra­zón apa­sio­na­da, que ga­ran­ti­za y am­pa­ra la au­to­no­mía pa­ra ha­cer el bien y rehu­sar el mal.

No pue­do ima­gi­nar a Eva arre­pen­ti­da. No só­lo por­que pue­do com­pren­der la fuer­za de su de­seo, sino por­que a tra­vés de su trans­gre­sión, ella nos con­ce­dió el don de la au­to-co­ncien­cia, li­be­rán­do­nos de un de­ter­mi­nis­mo in­cons­cien­te y su­mi­so.

Ya le con­ta­ré más ace­ra de mi víncu­lo con la “ma­dre de los vi­vien­tes”, cuán­to me ha ins­pi­ra­do co­mo mu­jer, fi­ló­so­fa y psi­có­lo­ga. Pe­ro per­mí­ta­me ade­lan­tar­le que, se­gún mi in­ter­pre­ta­ción, la fi­gu­ra mí­ti­ca de Eva fue crea­da por una per­so­na con una in­tui­ción hon­da y pers­pi­caz de la con­di­ción fe­me­ni­na.

De Mag­da­le­na Re­yes Puig pa­ra Les­lie Ford, del Tri­nity Co­lle­ge, en Ox­ford

“Quien vi­ve sin pen­sar, no pue­de de­cir que vi­ve” Cal­de­rón de la Bar­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.