OS­CAR A. BOTTINELLI

Si el Fren­te Am­plio no des­pier­ta

El Observador Fin de Semana - - Portada - OS­CAR A. BOTTINELLI www.fac­tum.uy

En Bra­sil el do­min­go pa­sa­do (oc­tu­bre 28) se pro­du­jo un hu­ra­cán po­lí­ti­co y va­le la pe­na ana­li­zar lo que im­pac­ta en el com­por­ta­mien­to po­lí­ti­co y elec­to­ral de los uru­gua­yos. An­te to­do hay que pre­ci­sar los da­tos de lo ocu­rri­do.

En pri­mer tér­mino, el swing elec­to­ral en el ba­lo­ta­je des­de la iz­quier­da a la de­re­cha fue im­por­tan­te, pe­ro no ex­tra­or­di­na­rio: 6 pun­tos por­cen­tua­les; en­ten­di­do por iz­quier­da lo que en 2014 vo­tó a Dil­ma Rou­seff y en 2018 a Fer­nan­do Had­dad, y por de­re­cha lo que en 2014 vo­tó a Aé­cio Ne­ves y en 2018 a Jair Bol­so­na­ro. En se­gun­do lu­gar, el ver­da­de­ro hu­ra­cán se pro­du­jo a ni­vel pre­si­den­cial en el es­pa­cio que va des­de el cen­tro a la ex­tre­ma de­re­cha, don­de que­dan mi­ni­mi­za­dos tan­to el cen­tro de­re­cha co­mo la de­re­cha mo­de­ra­da, y ven des­pla­zar la abru­ma­do­ra ma­yo­ría de su elec­to­ra­do ha­cia la ex­tre­ma de­re­cha.

El be­ne­fi­cia­rio es Jair Bol­so­na­ro, un hom­bre que no es ni de­mó­cra­ta ni res­pe­tuo­so de los de­re­chos hu­ma­nos, que de­fien­de la dic­ta­du­ra mi­li­tar en Bra­sil (y las de­más del Cono Sur), exal­ta la tor­tu­ra y el ase­si­na­to po­lí­ti­co, pro­mue­ve el ga­ti­llo fá­cil y el rom­per­le la cabeza a los ro­jos, ex­hi­be cla­ro ma­chis­mo, mi­so­gi­nia, ho­mo­fo­bia, ra­cis­mo. La des­crip­ción no es na­da exa­ge­ra­da. Y es im­por­tan­te pa­ra mar­car que ex­hi­be las ca­rac­te­rís­ti­cas opues­tas a los va­lo­res exal­ta­dos en el mun­do oc­ci­den­tal con cla­ri­dad a lo lar­go de tres dé­ca­das, más o me­nos des­de me­dia­dos de los años ochen­ta del si­glo XX has­ta me­dia­dos de la dé­ca­da pre­sen­te.

Un ele­men­to cla­ve de es­te fe­nó­meno ha si­do la per­cep­ción de un seg­men­to de la so­cie­dad so­bre la exis­ten­cia de una pro­fun­da co­rrup­ción en el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res o en los go­bier­nos li­de­ra­dos por el PT. Im­pac­to que fue mi­ti­ga­do por la otra per­cep­ción: que hu­bo una cam­pa­ña me­diá­ti­ca con­tra la co­rrup­ción en torno al PT pe­ro no en torno a di­ri­gen­tes del otro la­do y que el ele­men­to más re­le­van­te des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co y elec­to­ral, la pros­crip­ción de Lu­la, fue par­te de un pro­ce­so ju­di­cial po­li­ti­za­do pa­ra in­ci­dir en las elec­cio­nes.

A pe­sar de es­tos fre­nos el 6% del elec­to­ra­do bra­si­le­ño gi­ró en con­tra del PT, y lo hi­zo ha­cia un re­fe­ren­te ideo­ló­gi­co de los va­lo­res ex­tre­mos des­cri­tos. Lo cla­ve, des­de el pun­to de vis­ta del re­sul­ta­do pre­si­den­cial fi­nal, son pre­ci­sa­men­te esos vo­tan­tes del PT (de Dil­ma) que gi­ra­ron ha­cia Bol­so­na­ro; los que aban­do­na­ron la iz­quier­da.

En tér­mi­nos uru­gua­yos sur­ge una di­fe­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va. Quien quie­ra aban­do­nar el Fren­te Am­plio no tie­ne que tra­gar­se el sa­po de un ex­tre­mis­ta de las ca­rac­te­rís­ti­cas de Bol­so­na­ro. Cual­quier candidato pre­si­den­cial en es­te país tie­ne cla­ras cre­den­cia­les de ad­he­sión a la de­mo­cra­cia en la for­ma y en la sus­tan­cia de es­te país. Ni de La­ca­lle Pou, La­rra­ña­ga o An­tía en­tre los blan­cos, ni de San­gui­net­ti, Tal­vi o Amo­rín en­tre los co­lo­ra­dos se pue­de du­dar de sus con­vic­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y de ad­he­sión a los va­lo­res de los de­re­chos hu­ma­nos. Pue­de ha­ber des­de la iz­quier­da las ma­yo­res apren­sio­nes so­bre sus ideas po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, fi­lo­só­fi­cas, pe­ro no hay sa­pos a tra­gar del ti­po Bol­so­na­ro. Por tan­to, el swing elec­to­ral no re­quie­re de un salto mor­tal, sino de un des­li­za­mien­to.

Ade­más, de la jus­ti­cia bra­si­le­ña se pue­de du­dar: so­lo el

27% de lo bra­si­le­ños con­fía en el Po­der Ju­di­cial y es muy al­ta la des­con­fian­za in­ter­na y ex­ter­na en la pros­crip­ción de Lu­la. De la Jus­ti­cia uru­gua­ya na­die du­da de su in­de­pen­den­cia en te­mas po­lí­ti­cos; por tan­to, un pro­ce­sa­mien­to es un pro­ce­sa­mien­to, sin más.

La per­cep­ción de co­rrup­ción, cuan­do exis­te, gol­pea más a la iz­quier­da que a la de­re­cha ¿Por qué? Pri­me­ro por­que vie­ne de re­le­vo, y lo que vie­ne de re­le­vo lle­ga con una ima­gen de ma­yor pu­re­za que quie­nes es­tán lar­go tiem­po en el po­der. Lo se­gun­do es por­que las iz­quier­das en ge­ne­ral, has­ta no ha­ce mu­cho, go­za­ban de lo que Ra­fael Bay­ce lla­mó un “au­ra de san­ti­dad”, aún pa­ra bue­na par­te de los aje­nos, so­bre to­do en lo re­fe­ri­do a “me­ter la mano en la la­ta”. Es­to era con­si­de­ra­do al­go ab­so­lu­ta­men­te im­pen­sa­ble pa­ra los pro­pios. Cuan­do ocu­rre, en­ton­ces, cuan­do se con­si­de­ra que se vio­lan prin­ci­pios éti­cos, la de­silu­sión es mu­cho más fuer­te, la con­de­na so­cial es más gra­ve.

Lo de Bra­sil de­mues­tra que no se re­quie­re que to­dos los iz­quier­dis­tas cam­bien de op­ción po­lí­ti­ca cuan­do se de­silu­sio­nan por la co­rrup­ción, ni si­quie­ra la ma­yo­ría, tam­po­co una sig­ni­fi­ca­ti­va mi­no­ría, tan so­lo ne­ce­si­tó que fue­se el 6% del elec­to­ra­do, el

12% de los su­yos. En Uru­guay las ci­fras son pa­re­ci­das.

Bol­so­na­ro ha he­cho so­nar la alar­ma en el Fren­te Am­plio. Ya no hay de­ma­sia­do tiem­po pa­ra que una par­te de la di­ri­gen­cia del Fren­te Am­plio, en par­ti­cu­lar sus ór­ga­nos di­ri­gen­tes, si­gan mi­ran­do pa­ra el cos­ta­do y ba­rrien­do ba­jo la al­fom­bra. Hay dos pro­nun­cia­mien­tos cla­ve del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca en que lo más gra­ve de to­do es que han si­do ocul­ta­dos a los pro­pios fren­team­plis­tas. Se pre­su­me lo que di­cen pe­ro no se sa­be. Y no se dis­cu­te so­bre ellos. Mu­cho me­nos se vo­ta so­bre ello.

En el úl­ti­mo año y al­gu­nos me­ses se ha ido pro­du­cien­do un vi­ra­je sus­tan­ti­vo, des­de aque­lla una­ni­mi­dad ex­pre­sa­da en la ban­ca­da se­na­to­rial y en el Ple­na­rio Na­cio­nal en de­fen­sa de Sen­dic y de la ges­tión de An­cap. Ya na­die ape­la a po­le­mi­zar con blan­cos y co­lo­ra­dos, por­que sa­ben que el pro­ble­ma del Fren­te Am­plio no es con ellos, sino con­si­go mis­mo, con los fren­team­plis­tas de­silu­sio­na­dos. Ya ca­da vez más son más los que pi­den pro­nun­cia­mien­tos cla­ros. Es allí don­de se jue­ga la elec­ción, don­de el Fren­te Am­plio ga­na o pier­de, y si no pier­de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca al me­nos pier­de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria.

No es bueno pa­ra esos fren­team­plis­tas de­silu­sio­na­dos que as­pi­ran­tes a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial –no to­dos– o no ha­blen del te­ma o no lo ha­gan en for­ma ca­te­gó­ri­ca. Hay mo­men­tos en que no ca­ben los eu­fe­mis­mos ni los cir­cun­lo­quios.

Pa­re­ce­ría que pa­ra ese seg­men­to dis­con­for­me no bas­ta con de­cir “Si yo fue­ra us­ted, yo me bo­rra­ría”. Las es­ti­ma­cio­nes in­di­can que en es­te te­ma el Fren­te Am­plio jue­ga una par­te de su suer­te de aquí a fin de año. Des­pués, pa­re­ce­ría que no le da el tiem­po.

C. LEBRATO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.