El Uru­guay “en obra”: gran­des pla­nes pa­ra 2019

La in­ci­den­cia en un año elec­to­ral de la cons­truc­ción de ru­tas, es­cue­las, li­ceos, jar­di­nes, po­los de­por­ti­vos, CAIF, lo­ca­les de UTU, puentes, via­duc­to, ca­lles…

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - NEL­SON FER­NÁN­DEZ Especial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Al go­bierno de Ta­ba­ré Váz­quez, y al Fren­te Am­plio co­mo par­ti­do po­lí­ti­co, le lle­ga­rá a tiem­po el shock de obras pú­bli­cas que se vie­ne pa­ra los pró­xi­mos me­ses, co­mo pa­ra re­ver­tir el pe­si­mis­mo eco­nó­mi­co de los uru­gua­yos?

Ki­ló­me­tros de ru­tas en to­do el país, es­cue­las, li­ceos, jar­di­nes pa­ra prees­co­la­res, cen­tros de ca­pa­ci­ta­ción de ofi­cios, lo­ca­les de apo­yo a in­fan­cia, polideportivos, fe­rro­ca­rril y obras co­ne­xas, puer­to nue­vo y otro mue­lle, un via­duc­to de gran mag­ni­tud, de­ce­nas de ca­lles, in­fraes­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, de­ce­nas de puentes; to­do eso ten­drá im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la de­man­da de mano de obra, en el ni­vel de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y po­si­ble­men­te en el áni­mo de mu­chas fa­mi­lias.

No fal­ta­rá el que acu­se al go­bierno de ha­ber de­ja­do to­das esas obras pa­ra el fi­nal, co­mo pa­ra que justo arran­quen en tiem­pos en que la gen­te de­fi­ne su vo­to, y los in­de­ci­sos o los que di­cen que vo­ta­rían en blanco, de­ban lle­gar a una de­ci­sión per­so­nal: ¿con­ti­nui­dad o cam­bio?

La reali­dad mues­tra otra co­sa: tan­tas obras que­dan con­cen­tra­das pa­ra el pró­xi­mo año, por­que se de­mo­ra­ron de­ma­sia­do, no por in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca sino por una con­jun­ción de bu­ro­cra­cia, pro­ble­mas de ges­tión y di­fi­cul­ta­des pro­pias de pro­ce­sos com­ple­jos de in­ver­sión.

El go­bierno qui­so –y de­bió– ha­ber co­men­za­do an­tes con to­do eso. Lo pre­ci­sa­ba pa­ra que la de­man­da de obre­ros se die­ra en pla­zo más pro­lon­ga­do y amor­ti­gua­ra los pro­ble­mas que se dan en el mer­ca­do, co­mo ha que­da­do ex­pues­to es­te jue­ves con la en­cues­ta de ho­ga­res.

Pa­ra el go­bierno era me­jor, mu­cho me­jor, ha­ber te­ni­do obras an­tes y po­der cor­tar cin­tas de inau­gu­ra­cio­nes en el año que vie­ne, y no de­jar to­do eso pa­ra la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción.

Los uru­gua­yos trans­mi­ten una do­ble in­se­gu­ri­dad: una vin­cu­la­da al te­mor de ser víc­ti­mas de de­li­tos, y otra de ti­po eco­nó­mi­co, so­bre el pues­to de tra­ba­jo e in­di­rec­ta­men­te el em­pleo.

Los que no tie­nen tra­ba­jo, su­fren por no con­se­guir­lo, y mu­chos que lo tie­nen, te­men per­der­lo o ter­mi­nar acep­tan­do re­ba­jas sa­la­ria­les o de be­ne­fi­cios pa­ra con­ser­var­lo.

No hay cri­sis y no hay re­ce­sión ge­ne­ra­li­za­da, pe­ro hay va­rios sec­to­res afec­ta­dos en pro­duc­ción o ven­tas, y eso se no­ta.

No lle­gan a dos per­so­nas de ca­da diez los que creen que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es “bue­na” o “muy bue­na”, y aun­que el go­bierno tie­ne me­di­cio­nes de opi­nión pú­bli­ca que así lo mues­tran, las au­to­ri­da­des no leen bien esos nú­me­ros.

Ade­más, la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na en el ofi­cia­lis­mo de­ri­va en pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción ha­cia la gen­te.

Co­mo ejem­plo, el dipu­tado Ós­car Gro­ba (de es­pa­cio 609; MPP y alia­dos), ce­le­bró en re­des so­cia­les el dato de in­fla­ción de oc­tu­bre, di­cien­do que la ta­sa anual “ba­jó por ter­cer mes” y agre­gó: “Pe­ro pa­ra los blan­cos la eco­no­mía es­tá mal!”

No es “pa­ra los blan­cos” que “la eco­no­mía es­tá mal”; es pa­ra la gen­te.

Los que creen que la eco­no­mía es­tá “mal” o “muy mal” se ubi­ca en ca­si 50%, mien­tras que los que ven que es­tá “bien” o “muy bien” no lle­gan su­ma­dos a 20%.

El Ín­di­ce de Con­fian­za del Con­su­mi­dor que se ha­ce con en­cues­tas de Equi­pos Con­sul­to­res y otros in­di­ca­do­res de esa na­tu­ra­le­za que ma­ne­ja el pro­pio go­bierno, con­clu­yen con con­tun­den­cia que los uru­gua­yos es­tán en “pe­si­mis­mo”, tan­to por la vi­sión de lo que es­tá pa­san­do, co­mo por lo que es­pe­ran pa­ra pró­xi­mos me­ses.

O sea, que no só­lo hay una eva­lua­ción ne­ga­ti­va de la gen­te so­bre la ges­tión gu­ber­na­men­tal, sino que hay es­ca­sa con­fian­za de que se pue­da re­ver­tir la si­tua­ción an­tes de las elec­cio­nes.

Sin em­bar­go, en ma­te­ria de ru­tas na­cio­na­les el pró­xi­mo año se de­be­rá es­tar inau­gu­ran­do el pri­mer pa­que­te de un por­ta­fo­lio de ca­rre­te­ras e ini­cian­do al me­nos cua­tro de seis pro­yec­tos.

A eso se su­ma el co­mien­zo de obras de los pro­yec­tos de in­fraes­truc­tu­ra edu­ca­ti­va: (i) 44 Jar­di­nes pres­co­la­res, y 15 CAIF; (ii) 23 es­cue­las, 9 po­los, 10 polideportivos, (iii) 27 cen­tros CAIF y 15 es­cue­las y (iv) 42 li­ceos y 16 UTU.

El úl­ti­mo tra­mo de esos cen­tros edu­ca­ti­vos, el de li­ceos y lo­ca­les de UTU, es por unos US$ 130 mi­llo­nes, pe­ro es pro­ba­ble que no ha­ya tiem­po pa­ra arran­car en 2019.

El pro­yec­to del fe­rro­ca­rril cen­tral im­pli­ca una in­ver­sión de US$ 1.000 mi­llo­nes, y tie­ne una mag­ni­tud tal, de lo que no hay mu­chos an­te­ce­den­tes.

Los nue­vos ac­ce­sos al Puer­to de Montevideo, con un gran via­duc­to, la ter­mi­nal por­tua­ria pa­ra la ex­por­ta­ción de ce­lu­lo­sa a pro­du­cir en el cen­tro del país, otras obras por­tua­rias, ca­si me­dio cen­te­nar de puentes en el in­te­rior y gran can­ti­dad de obras via­les en la ca­pi­tal, im­pli­can un shock pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción.

Y en el equi­po eco­nó­mi­co es­ti­man que –sin in­cluir las obras de la IMM– el con­jun­to de pla­nes an­tes men­cio­na­dos (los que po­drán con­cre­tar­se) “de­be­rían con­tri­buir apro­xi­ma­da­men­te en 0,3% adi­cio­nal al cre­ci­mien­to del PIB el año que vie­ne”.

Es­ta se­ma­na se co­no­cie­ron dos da­tos que re­fuer­zan la idea de preo­cu­pa­ción eco­nó­mi­ca: la Ta­sa de Em­pleo vol­vió a ba­jar y la ten­den­cia mues­tra un pro­ble­ma. Di­cho ni­vel de ocu­pa­ción, en pro­me­dios anua­les, ha­bía lle­ga­do a 60,4% en el 2014, pe­ro lue­go fue en ba­ja: 59% en 2015, 58,4% en 2016, 57,9%% en 2017 y el pro­me­dio de ene­ro- se­tiem­bre de es­te año da 56.9% (el úl­ti­mo dato men­sual dio 56,4% en se­tiem­bre).

Ade­más, el dato de In­gre­so de los Ho­ga­res mos­tró que el pro­me­dio de fa­mi­lias uru­gua­yas tu­vo una pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo im­por­tan­te en ju­lio­se­tiem­bre, y en lo que va del año, la ba­ja es de 1,2%.

La cons­truc­ción ge­ne­ra tra­ba­jo, di­na­mi­za a otros sec­to­res que es­tán vin­cu­la­dos a esa ac­ti­vi­dad, y de­rra­ma efec­tos en co­mer­cios y ser­vi­cios. El im­pac­to de esos pla­nes se ve­rá en par­te en 2019, lo que po­drá me­jo­rar la apro­ba­ción de go­bierno y el hu­mor eco­nó­mi­co de mu­chas fa­mi­lias.

¿Lle­ga­rá a tiem­po y se­rá su­fi­cien­te pa­ra re­ver­tir tendencias de opi­nión ne­ga­ti­va ha­cia el go­bierno? Só­lo el tiem­po tie­ne res­pues­tas pa­ra esa pre­gun­ta, aun­que la mi­ra­da pe­si­mis­ta es­tá ins­ta­la­da ha­ce ya tres años. l

M. CERCHIARI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.