El des­em­bar­co de los mi­llar­da­rios

Una nue­va reali­dad gol­pea a la po­lí­ti­ca mien­tras se pe­lea por mi­nu­cias

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - OS­CAR A. BOTTINELLI www.fac­tum.uy

En oc­tu­bre de 1993, ape­nas pro­du­ci­da la caí­da de la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca Ita­lia­na y cin­co me­ses pa­ra la ce­le­bra­ción de las pri­me­ra elec­cio­nes de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, apa­re­ce en la es­ce­na po­lí­ti­ca un mi­llar­da­rio, Sil­vio Ber­lus­co­ni, que ama­só una for­tu­na en la cons­truc­ción, creó una de las más im­por­tan­tes em­pre­sas de in­ver­sión fi­nan­cie­ra y ese mis­mo año cons­tru­ye el em­po­rio mul­ti­me­dia Me­dia­set, que aca­pa­ra la mi­tad de la au­dien­cia te­le­vi­si­va del país. Il Ca­va­lie­re, co­mo se le co­no­ce, no so­lo ju­gó con la ba­se de una in­men­sa for­tu­na, sino con su ca­li­dad de ver­da­de­ro ge­nio de la co­mu­ni­ca­ción (re­co­no­ci­do por sus más acé­rri­mos enemi­gos), gran crea­ti­vo, ex­cep­cio­nal or­ga­ni­za­dor y un ca­ris­ma sin­gu­lar que lo lle­vó a ga­nar tres elec­cio­nes, has­ta que una pros­crip­ción -le­van­ta­da ape­nas pa­sa­das las úl­ti­mas elec­cio­nes- le im­pi­dió par­ti­ci­par. Con­ju­gó las fuer­zas del di­ne­ro, de una or­ga­ni­za­ción fi­nan­cie­ra de pe­ne­tra­ción ca­pi­lar en la so­cie­dad que ju­gó co­mo es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca, de una gran can­ti­dad de par­la­men­ta­rios y di­ri­gen­tes na­cio­na­les, re­gio­na­les, pro­vin­cia­les y co­mu­na­les pro­ve­nien­tes de su par­ti­do, el im­plo­sio­na­do Par­ti­do So­cia­lis­ta, a lo que au­nó su ca­pa­ci­dad co­mu­ni­ca­cio­nal y un gri­to po­pu­lar, For­za Ita­lia (que equi­va­le a de­cir aquí “Arri­ba Uru­guay” o “Va­mos Uru­guay”).

Es el des­em­bar­co de los mi­llar­da­rios en la po­lí­ti­ca del pri­mer mun­do. An­tes ha­bían apa­re­ci­do en Su­da­mé­ri­ca, co­mo los ca­sos de un cer­ve­ce­ro bo­li­viano o un ban­que­ro ecua­to­riano, dos de una lar­ga ris­tra. La pa­la­bra mi­llar­da­rio es bas­tan­te nue­va en es­pa­ñol -vie­ja en fran­cés e ita­liano- que sur­ge cuan­do la pér­di­da de va­lor de las mo­ne­das lle­va al agre­ga­do de mu­chos ce­ros (un mi­llar­do equi­va­le a mil mi­llo­nes).

Aho­ra des­em­bar­ca en Uru­guay un ex­tra­ño uru­gua­yo, Juan Sar­to­ri, yerno del mag­na­te ru­so Dmi­tri Ry­bo­ló­vlev, de­te­ni­do por la po­li­cía del Prin­ci­pa­do de Mó­na­co ba­jo acu­sa­ción de co­rrup­ción y trá­fi­co de in­fluen­cias. Na­ci­do en Montevideo, de 37 años, es­tá ra­di­ca­do fue­ra del Uru­guay des­de los 12 años de edad. Pre­ten­de ser can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca por uno de los dos par­ti­dos ca­si bi­cen­te­na­rios del país, el Par­ti­do Na­cio­nal. En es­ta tie­rra los úni­cos dos re­qui­si­tos pa­ra ser pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca son te­ner 35 años cum­pli­dos de edad y ser ciu­da­dano na­tu­ral, va­le de­cir, na­ci­do en el te­rri­to­rio de la Re­pú­bli­ca o hi­jo de pa­dre o de ma­dre que fue­sen ciu­da­da­nos na­tu­ra­les uru­gua­yos. No se re­quie­re re­si­den­cia. So­lo se exi­ge pa­ra car­gos los ciu­da­da­nos legales o pa­ra car­gos de­par­ta­men­ta­les, siem­pre y cuan­do no fue­ren na­ci­dos en el de­par­ta­men­to. Lo que más se re­quie­re son vo­tos, mu­chos.

Obs­ta­cu­li­za­da su can­di­da­tu­ra por la fal­ta de an­te­ce­den­tes co­mo blanco, sin mi­li­tan­cia co­no­ci­da, apa­re­ce pro­mo­vi­da por una agru­pa­ción na­cio­na­lis­ta ex­tin­gui­da que es re­vi­vi­da apa­ren­te­men­te a es­tos efec­tos. Un al­to di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta lo acu­só de ha­ber com­pra­do la agru­pa­ción.

El af­fai­re Sar­to­ri es una grue­sa pie­dra, más bien un cas­co­te, en los pies del Par­ti­do Na­cio­nal, que no le ha­ce gra­cia a nin­guno ni de aden­tro ni de afue­ra. Ese es un te­ma, que se ve­rá có­mo lo re­suel­ve el na­cio­na­lis­mo.

Pe­ro más allá de Juan Sar­to­ri y del Par­ti­do Na­cio­nal, lo que se ha en­cen­di­do es una luz na­ran­ja, una luz de aler­ta na­ran­ja, an­te la apa­ri­ción en la po­lí­ti­ca de di­ne­ros pro­ve­nien­tes de ne­go­cios ru­sos co­mo pu­die­ren ve­nir del nar­co­trá­fi­co. Es que pa­ra la di­men­sión del Uru­guay, cual­quier pe­que­ña for­tu­na a es­ca­la mun­dial -uno di­ría cual­quier Py­me de ma­fias, de nar­cos o de ne­go­cios opa­cos- es una in­men­si­dad en es­ta tie­rra. Con po­co di­ne­ro en ni­ve­les pla­ne­ta­rios se pue­de as­pi­rar a com­prar par­ti­dos, can­di­da­tu­ras, car­gos, par­la­men­tos, pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Y aquí vie­ne có­mo el sis­te­ma po­lí­ti­co se ha dor­mi­do en la re­gu­la­ción del fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca, del fi­nan­cia­mien­to de los par­ti­dos, sus frac­cio­nes y sus agru­pa­cio­nes, del fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Por­que lo que se ha vis­to que po­lí­ti­cos y gran­des me­dios es­tán más preo­cu­pa­dos en las ga­nan­cias y pér­di­das de ca­da quien pa­ra el año que vie­ne -ga­nan­cias de almacén de ba­rrio y pér­di­das de quios­que­ro que en bus­car un mar­co tras­pa­ren­te, equi­ta­ti­vo pa­ra to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos. En 1924-25 un gru­po de di­ri­gen­tes, le­gis­la­do­res to­dos, tu­vie­ron la vi­sión de crear un mo­de­lo de le­gis­la­ción elec­to­ral y cí­vi­ca que per­mi­tie­se al Uru­guay di­ri­mir el di­sen­so me­dian­te el vo­to y de­jar de­fi­ni­ti­va­men­te atrás di­ri­mir el di­sen­so me­dian­te las ar­mas. Sin un es­pí­ri­tu de ese vue­lo, sin esa pers­pec­ti­va es­tra­té­gi­ca, sin esa pro­fun­di­dad, es ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble cons­truir na­da de lar­go pla­zo. Y aquí ya no so­lo se tra­ta de cons­truir, sino de le­van­tar ba­rre­ras a em­bes­ti­das que tar­de o tem­prano se iban a dar, pe­ro que to­man a to­dos por sor­pre­sa.

El te­ma no es so­lo de los ac­to­res po­lí­ti­co par­ti­da­rios, tam­bién de ac­to­res so­cia­les, ana­lis­tas, co­mu­ni­ca­do­res. So­bre el te­ma del fi­nan­cia­mien­to po­lí­ti­co se han di­cho mu­chas co­sas con po­ca sa­ga­ci­dad y con es­ca­so co­no­ci­mien­to del mun­do real. Y so­bre to­do, sin se­pa­rar el da­ño que ha­ce un ras­gu­ño de los ries­gos de da­ño le­tal.

Tam­bién hay que sa­ber di­men­sio­nar las co­sas. Hay for­mi­da­bles en­fren­ta­mien­tos y tran­ca­zos por la dis­tri­bu­ción en­tre los agen­tes po­lí­ti­cos por mi­nu­tos en tan­das pu­bli­ci­ta­rias que ca­da vez ve me­nos gen­te. Y se sal­tean que las reales inequi­da­des no se pro­du­cen en la pu­bli­ci­dad sino en la in­for­ma­ción.

Las elec­cio­nes de 2019 es­tán ahí a la vuelta y una nue­va ley de fi­nan­cia­mien­to po­lí­ti­co ya no agre­ga mu­cho. Pa­re­ce­ría el tiem­po de des­ti­nar los es­fuer­zos, des­de aho­ra has­ta no más allá de fi­nes del 2020, pa­ra le­gis­lar ha­cia el fu­tu­ro. Y ha­cer­lo en par­te pa­ra 2024, sin nú­me­ros a la vis­ta, y si en al­gún ca­so los nú­me­ros com­pli­can, ha­cer­lo pa­ra 2029. Sue­na utó­pi­co. No lo es. Es­te mis­mo plan­teo fue he­cho por es­te ana­lis­ta en 1996, y se le di­jo que ha­cer nor­mas pa­ra tan le­jos co­mo 2004 o 2009 era irreal, de­ma­sia­do tiem­po. Pa­só 2004, 2009, 2014, lle­ga 2019, y se si­gue ahí. Es ho­ra de ha­cer las co­sas an­tes de que se lle­gue de­ma­sia­do tar­de. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.