Por “no pe­gar en el pi­so”, aho­ra no pue­den za­far de Sen­dic

El Fren­te Am­plio se en­re­da con el ex­vi­ce­pre­si­den­te y, sin te­ner vo­tos se­gu­ros pa­ra un sa­cri­fi­cio po­lí­ti­co, aguar­da nue­vo re­nun­cia­mien­to

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - NEL­SON FER­NÁN­DEZ Especial pa­ra El Observador

Ha­ce cua­tro años, una en­cues­ta si­mul­tá­nea a las elec­cio­nes na­cio­na­les so­bre a quién veían los uru­gua­yos co­mo fa­vo­ri­to pa­ra los co­mi­cios de 2019, con­cluía que Raúl Sen­dic era la fi­gu­ra po­lí­ti­ca con ma­yor pro­yec­ción.

Ade­más, las en­cues­tas pe­rió­di­cas coin­ci­dían en un al­to ni­vel de sim­pa­tía po­pu­lar ha­cia Sen­dic, y la lista 711 lo­gra­ba muy bue­na vo­ta­ción, pe­se a ser un sec­tor sin tra­di­ción: era el re­sul­ta­do del imán de Sen­dic.

Pa­sa­do el tiem­po, aquel lí­der emer­gen­te se ha con­ver­ti­do en un pa­sa­je­ro mo­les­to pa­ra el par­ti­do de go­bierno, que no en­cuen­tra la for­ma de ba­jar­lo del óm­ni­bus.

Es­ta se­ma­na, la pre­si­den­cia del Fren­te Am­plio en­ca­ró in­ten­sas ges­tio­nes pa­ra lo­grar una pre­sión fuer­te so­bre Sen­dic y su gru­po, Com­pro­mi­so Fren­team­plis­ta-Lista 711, pa­ra una sa­li­da con su re­nun­cia­mien­to a la cam­pa­ña elec­to­ral.

¿Por qué otra vez el Fren­te en­re­da­do en esas vuel­tas?

¿Por qué nue­va­men­te se ape­la a Pe­pe Mu­ji­ca, men­tor y pa­drino po­lí­ti­co de Raúl, pa­ra que lo con­ven­za de “dar un pa­so al cos­ta­do”?

La res­pues­ta es­tá den­tro del Fren­te, es­tá en su com­ple­jo es­ta­tu­to de coa­li­ción y mo­vi­mien­to, pe­ro so­bre to­do en una cri­sis de li­de­raz­go cen­tral y de li­de­raz­gos sec­to­ria­les.

Las re­glas y las ma­yo­rías exi­gi­das pa­ra re­so­lu­cio­nes du­ras son di­fí­ci­les de lo­grar, pe­ro el ca­so es que no hay una fi­gu­ra po­lí­ti­ca de pe­so tal co­mo pa­ra con­ven­cer a la or­ga­ni­za­ción de to­mar de­ter­mi­na­do rum­bo y asu­mir tal de­ci­sión.

Con Ta­ba­ré Váz­quez, el Fren­te tu­vo un lí­der que se im­po­nía has­ta su pri­mer go­bierno; lue­go una troi­ca de és­te con Da­ni­lo As­to­ri y José Mu­ji­ca, pe­ro aho­ra se ha que­da­do sin di­ri­gen­tes de un pe­so tal co­mo pa­ra lo­grar in­ci­den­cia pu­ra y du­ra.

Ade­más, las cua­tro gran­des co­rrien­tes que com­po­nen el Fren­te Am­plio, so­cia­lis­tas (PS), co­mu­nis­tas (PCU), tu­pa­ma­ros (MLN-T con MPP) y “so­cial­de­mó­cra­tas” (FLS), es­tán con sus pro­pias lí­neas in­ter­nas, pe­ro sin un lí­der con “man­do” pro­pio. El pre­si­den­te del Fren­te Am­plio, Javier Mi­ran­da, ha­ce equi­li­brio en­tre unos 30 gru­pos y en­tre esa re­la­ción de cua­tro fuer­zas pre­do­mi­nan­tes, pe­ro no tie­ne pe­so pro­pio y acu­sa des­gas­te por to­do es­te pro­ce­so y otros asun­tos con­tro­ver­sia­les.

La idea de una ges­tión de Mu­ji­ca y el se­na­dor Juan Cas­ti­llo (se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCU), pa­ra con­ver­sar con Sen­dic y lo­grar un re­nun­cia­mien­to, tu­vo re­sul­ta­do nu­lo y re­du­jo al par­ti­do de go­bierno a una fór­mu­la in­con­ve­nien­te an­te la opi­nión pú­bli­ca: pin­za de co­mu­nis­tas y tu­pa­ma­ros.

Pa­ra mu­chos sec­to­res del ofi­cia­lis­mo, más que una san­ción a Sen­dic im­por­ta que no sea can­di­da­to por la 711, o sea que “no man­che” la ofer­ta elec­to­ral del Fren­te

Erra­ron en el cálcu­lo, y enoja­dos con Raúl y su gen­te, aho­ra mu­chos re­cla­man san­gre, un sa­cri­fi­cio en pú­bli­co en aras del fin su­pre­mo: el “cuar­to go­bierno”

Los pro­ble­mas mal re­suel­tos ter­mi­nan por arras­trar cos­tos en for­ma pro­lon­ga­da y se en­re­dan en líos fu­tu­ros y eso le pa­só al Fren­te Am­plio cuan­do en 2017 no pu­so pun­to fi­nal al ca­so Sen­dic.

Ha­bía he­cho una ne­go­cia­ción pa­ra que el Ple­na­rio Na­cio­nal lo san­cio­na­ra, pe­ro el ali­vio por su re­nun­cia al car­go de vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de­jó de la­do aquel pro­nun­cia­mien­to.

La di­ri­gen­cia del Fren­te se mo­les­ta­ba con la pren­sa que le mar­ca­ba esa fa­lla, que al te­ner un in­for­me de su Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca, no ha­bía to­ma­do re­so­lu­ción y reac­cio­na­ba con una res­pues­ta có­mo­da: no ha­bía na­da más fuer­te que esa re­nun­cia.

Pa­sa­do un año, se dan cuen­ta de aquel error.

Pa­ra mu­chos sec­to­res del ofi­cia­lis­mo, más que una san­ción a Sen­dic im­por­ta que no sea can­di­da­to por la 711, o sea que “no man­che” la ofer­ta elec­to­ral del Fren­te. En­ton­ces más que san­ción lo que quie­ren es que “se ba­je” de la pos­tu­la­ción.

Su­bes­ti­ma­ron el pro­ble­ma por­que cre­ye­ron que Raúl no iba a te­ner áni­mo de pos­tu­lar­se, y que la 711 que­da­ría muy cas­co­tea­da co­mo pa­ra se­guir con vo­lun­tad de pre­sen­tar lis­tas.

Por “no pe­gar en el pi­so” de­ja­ron el pro­ble­ma abier­to y aho­ra no sa­ben có­mo ce­rrar­lo.

Erra­ron en el cálcu­lo y, enoja­dos con Raúl y su gen­te, aho­ra mu­chos re­cla­man san­gre, un sa­cri­fi­cio en pú­bli­co en aras del fin su­pre­mo: el “cuar­to go­bierno”.

La jus­ti­cia po­dría “so­lu­cio­nar” el pro­ble­ma si una con­de­na fir­me ra­ti­fi­ca la impu­tación de de­li­to a Sen­dic y eso lo in­ha­bi­li­ta a re­gis­trar­se en la Cor­te Elec­to­ral, pe­ro na­die sa­be cuán­do pa­sa­ría eso.

Y mien­tras al­gu­nos con­fían en que la pre­sión de de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas obli­ga­rá a Sen­dic a ba­jar los bra­zos, otros ha­cen cálcu­los so­bre vo­tos en el Ple­na­rio pa­ra una mo­ción du­ra.

Eso com­pren­de el ca­so del se­na­dor Leo­nar­do de León, so­bre el que se pro­nun­ció el tri­bu­nal de con­duc­ta, pe­ro su so­bre si­gue ce­rra­do a la es­pe­ra de tra­ta­mien­to. No fue pro­ce­sa­do pe­nal­men­te por­que ALUR es una so­cie­dad anó­ni­ma y no un en­te del Es­ta­do, pe­ro pa­ra la con­si­de­ra­ción de éti­ca, su ma­ne­jo de tar­je­ta ban­ca­ria es si­mi­lar al de Sen­dic.

Pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y otros di­ri­gen­tes han re­cla­ma­do pú­bli­ca­men­te que el Ple­na­rio con­si­de­re los 14 in­for­mes so­bre éti­ca y san­cio­ne a los que apar­ta­ron de la con­duc­ta exi­gi­da pa­ra un car­go pú­bli­co. Más que pe­dir una san­ción, es­pe­ran un sa­cri­fi­cio: que ha­ya “san­gre”, po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do. No es­tá cla­ro si hay vo­tos pa­ra “los cua­tro quin­tos” y por lo tan­to asu­men un ries­go no menor en un Ple­na­rio de fu­tu­ro in­cier­to so­bre ma­yo­ría pa­ra san­ción ejem­pla­ri­zan­te. El Fren­te ya ha pa­ga­do un cos­to po­lí­ti­co del “ca­so Sen­dic” pe­ro aho­ra aso­man cos­tos adi­cio­na­les, que más que por Raúl, son por ma­la pra­xis po­lí­ti­ca en re­sol­ver pro­ble­mas in­ter­nos. Por­que el ca­so no se­rá de fá­cil re­so­lu­ción, pe­ro el ar­te de la po­lí­ti­ca jus­ta­men­te es pa­ra que los ca­sos de re­so­lu­ción com­ple­ja, se abor­den con efi­ca­cia y re­sul­ta­do con­cre­to. Y a tiem­po.

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.