En­vi­drio, ne­gri­tud y so­li­da­ri­dad

Uru­guay en el pa­sa­do exal­tó la so­li­da­ri­dad, la fra­ter­ni­dad, la mi­li­tan­cia

El Observador Fin de Semana - - Opinión - OS­CAR A. BOT­TI­NE­LLI www.fac­tum.uy

Con los chis­po­rre­teos pro­pios de una cam­pa­ña elec­to­ral que va ca­mino a ser la más bé­li­ca de las úl­ti­mas dé­ca­das (en tér­mi­nos uru­gua­yos), sur­ge una dis­cu­sión en torno al tra­ba­jo gra­tui­to rea­li­za­do por de­pen­dien­tes de la em­pre­sa coo­pe­ra­ti­va En­vi­drio a fin de ha­cer man­te­ni­mien­to en la plan­ta pa­ra­li­za­da. Y sur­gen dos vi­sio­nes: la de los acu­sa­do­res, des­de un sec­tor na­cio­na­lis­ta, de que se tra­ta de tra­ba­jo en ne­gro; la de los de­fen­so­res, em­plea­dos de la coo­pe­ra­ti­va, par­la­men­ta­rio del MPP y di­ri­gen­cia del PIT- CNT, de que se tra­ta de una ac­ción mi­li­tan­te o de vo­lun­ta­ria­do. Es de­cir, la dis­cu­sión es si los he­chos - que no se con­tro­vier­ten- es­tán en el plano de la ne­gri­tud o de la so­li­da­ri­dad

Es­ta es una dis­cu­sión que no hu­bie­se exis­ti­do dé­ca­da y me­dia atrás ¿ Por qué? Por­que a lo lar­go de su his­to­ria, pe­ro en par­ti­cu­lar a lo lar­go de to­do el si­glo XX y exac­ta­men­te has­ta el año 2005 (con un pri­mer avi­so, po­co ad­ver­ti­do, ha­cia fi­na­les de 1989), Uru­guay co­mo país y co­mo so­cie­dad exal­tó el es­fuer­zo rea­li­za­do en for­ma vo­lun­ta­ria. Que pre­sen­ta dis­tin­tos nom­bres, di­ver­sas for­mas y tam­bién di­fe­ren­tes fuentes ideo­ló­gi­cas. Se le ha lla­ma­do mi­li­tan­cia, coo­pe­ra­ción, so­li­da­ri­dad, fra­ter­ni­dad, gau­cha­da y más mo­der­na­men­te vo­lun­ta­ria­do.

Las for­mas pue­den ser de ca­rác­ter co­lec­ti­vo, más o me­nos ma­si­vo, co­mo la mi­li­tan­cia o apor­te fí­si­co per­so­nal a un par­ti­do po­lí­ti­co, un sin­di­ca­to, una co­mi­sión de fo­men­to, una en­ti­dad so­cial o lo que más mo­der­na­men­te ad­quie­re la de­no­mi­na­ción de ONG. Las for­mas pue­den ser más in­di­vi­dual, fa­mi­liar, ve­ci­nal, co­mo la so­li­da­ri­dad ha­cia un ve­cino. El ejem­plo más clá­si­co fue la vie­ja gau­cha­da de ve­ci­nos y ami­gos apor­tan­do su es­fuer­zo per­so­nal pa­ra ha­cer la plan­cha­da de la ca­sa del ve­cino, en me­dio de asa­do y vino. La iz­quier­da po­lí­ti­ca y sin­di­cal, du­ran­te mu­cho tiem­po con es­ca­sez de me­dios fi­nan­cie­ros, lo com­pen­só con el for­mi­da­ble apor­te de sus mi­li­tan­tes, que die­ron ho­ras de sue­ño y de des­can­so en pro de las cau­sas que con­si­de­ra­ban jus­tas. Hay que agre­gar las or­ga­ni­za­cio­nes que re­cau­da­ban fon­dos pa­ra re­par­tir ali­men­tos y ro­pa a las per­so­nas ca­ren­cia­das; ha­ce años, esa so­li­da­ri­dad lla­ma­da fi­lan­tro­pía tu­vo sus de­trac­to­res por­que sig­ni­fi­ca­ba dá­di­vas o li­mos­nas pa­ra per­pe­tuar un or­den so­cial in­jus­to. Sin du­da cho­ca­ba y mu­cho ese dar sin con­tra­pres­ta­ción al­gu­na, que he­ría el or­gu­llo del re­cep­tor (es­to da a otro aná­li­sis: la con­cep­tua­li­za­ción de una par­te de las po­lí­ti­cas so­cia­les que en vie­jo len­gua­je tie­nen for­mas y sus­tan­cia de fi­lan­tro­pía).

Las fuentes ideo­ló­gi­cas se en­cuen­tran en el mar­xis­mo y el anar­co sin­di­ca­lis­mo, en el cris­tia­nis­mo, en el ju­daís­mo, en el li­be­ra­lis­mo fi­lo­só­fi­co, pa­ra men­cio­nar aqué­llas que en ma­yor o menor gra­do im­pac­ta­ron en es­ta so­cie­dad.

Has­ta que lle­gó el año 2005, en que el Fren­te Am­plio reali­zó un ines­pe­ra­do gi­ro ideo­ló­gi­co, jamás de­ba­ti­do (co­mo nun­ca de­ba­tió otras co­sas sus­tan­cia­les en que reali­zó gi­ros más for­mi­da­bles aun, co­mo su po­lí­ti­ca de alian­za de cla­ses). Ese gi­ro, ins­pi­ra­do des­de el Ban­co de Previsión So­cial, su­pu­so con­si­de­rar que to­da ac­ción de tra­ba­jo vo­lun­ta­rio es de por sí tra­ba­jo en ne­gro, con la ex­cep­ción del tra­ba­jo vo­lun­ta­rio que sea li­mi­ta­do, por pocas ho­ras, pre­vio trá­mi­te bu­ro­crá­ti­co y au­to­ri­za­ción de las au­to­ri­da­des. Co­mo quien di­ce, se es­ta­ti­zó la so­li­da­ri­dad y el vo­lun­ta­ria­do.

To­da ac­ti­vi­dad mi­li­tan­te, com­por­ta­mien­to fra­ter­nal, ac­ti­tud coo­pe­ra­ti­va o gau­cha­da tie­ne la pre­sun­ción de tra­ba­jo en ne­gro y de eva­sión tri­bu­ta­ria, has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio.

Es­te gi­ro ideo­ló­gi­co en la iz­quier­da es un re­cha­zo de los clá­si­cos va­lo­res de la iz­quier­da, co­mo en el cris­tia­nis­mo es un re­cha­zo a va­lo­res esen­cia­les del cris­tia­nis­mo, co­mo en el li­be­ra­lis­mo fi­lo­só­fi­co es un re­cha­zo al con­cep­to de fra­ter­ni­dad.

Es in­tere­san­te que co­mo es­te gi­ro ideo­ló­gi­co par­te des­de el BPS, re­sul­ta mu­cho más com­ba­ti­do y ca­si prohi­bi­do el apor­te fí­si­co per­so­nal, y en cam­bio - co­mo la otra vi­sión tie­ne co­mo fuen­te ad­mi­nis­tra­ti­va a la DGI­ca­si no so­lo no ha su­fri­do cor­ta­pi­sas sino que se ha es­ti­mu­la­do la so­li­da­ri­dad que no re­quie­re apor­te fí­si­co y cu­yo apor­te es ma­te­rial, en di­ne­ro o en es­pe­cie. Es de­cir, se pue­de dar ali­men­tos, ro­pa o di­ne­ro, pe­ro no tra­ba­jo pro­pio. En ver­dad no es­tá prohi­bi­do, se pue­de ha­cer, siem­pre que no se su­peren mu­chas ho­ras, en ac­ti­vi­da­des de­ter­mi­na­das, pre­vio trá­mi­te an­te el BPS y el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y se ob­ser­ven to­das las ins­pec­cio­nes co­rres­pon­dien­tes.

El avi­so de es­te gi­ro ocu­rrió en di­ciem­bre de 1989. Y no fue ad­ver­ti­do. Des­de 1971 el Fren­te Am­plio mar­có co­mo un ele­men­to di­fe­ren­cial a im­pri­mir en la ges­tión del go­bierno de­par­ta­men­tal de Mon­te­vi­deo, el apor­te mi­li­tan­te de los ve­ci­nos en ha­cer co­sas por sí mis­mos: re­fu­gios en pa­ra­das de óm­ni­bus, ban­cos en las pla­zas, lim­pie­zas de ca­lles, pla­zas, par­ques y pla­yas, re­co­gi­da de ba­su­ra. Y lo ejem­pli­fi­có en una for­mi­da­ble jor­na­da del 6 y 7 de no­viem­bre de 1971. Cuan­do Ta­ba­ré Váz­quez es ele­gi­do in­ten­den­te, anun­cia –a pe­di­do de una Adeom con­tro­la­da por el vie­jo Par­ti­do Co­mu­nis­ta– que la par­ti­ci­pa­ción sig­ni­fi­ca dis­cu­tir las ne­ce­si­da­des, fi­jar las prio­ri­da­des y con­tro­lar la eje­cu­ción; la eje­cu­ción que­da­ba fue­ra de la mi­li­tan­cia, re­ser­va­da a los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les. Ese fue el pri­mer avi­so del cam­bio ideo­ló­gi­co que se con­sa­gra­rá en 2005.

Ca­be re­cor­dar que cuan­do un tor­na­do de­vas­tó la ciu­dad de Do­lo­res, la gen­te se lan­zó sin dor­mir y has­ta que­dar ex­haus­ta a pres­tar so­li­da­ri­dad en las po­li­clí­ni­cas, en las ca­sas de los ve­ci­nos, a ba­rrer es­com­bros. Des­de el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo la preo­cu­pa­ción que fue que la gen­te no es­tu­vie­se en pla­ni­lla. En­tre los do­lo­re­ños y la au­to­ri­dad se mar­có la dis­tan­cia en­tre la fra­ter­ni­dad y el bu­ro­cra­tis­mo que po­ne la re­cau­da­ción co­mo un fin en sí mis­mo.

Mu­chas ve­ces se ob­ser­van en­ro­ques en la po­lí­ti­ca. Los tra­ba­ja­do­res de En­vi­drio, los in­vo­lu­cra­dos del MPP, el PIT- CNT vuel­ven a las vie­jas te­sis en­fren­ta­dos a la te­sis Mu­rro, a la cual ad­hie­re el sec­tor na­cio­na­lis­ta que for­mu­la la de­nun­cia. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.