El tra­ba­jo tan an­he­la­do

El Observador Fin de Semana - - El hecho de la semana -

El jo­ven sa­lía de la fa­cul­tad, de don­de siem­pre se va en óm­ni­bus, pe­ro al lle­gar a la puer­ta se dio cuen­ta de que la llu­via era de­ma­sia­do in­ten­sa co­mo pa­ra lle­gar a la pa­ra­da más o me­nos se­co. Lue­go de cla­ses, siem­pre se va al tra­ba­jo por­que tie­ne los ho­ra­rios pe­ga­dos. De­bi­do al im­pe­di­men­to cli­má­ti­co, de­ci­dió pe­dir un au­to a tra­vés de una apli­ca­ción de trans­por­te. Al lle­gar, quien ma­ne­ja­ba, pa­re­cía un po­co en­tra­do en edad. A me­di­da que co­men­zó el tra­yec­to, la char­la se hi­zo flui­da has­ta que so­nó el ce­lu­lar del con­duc­tor. Es­te fre­nó, y le pre­gun­tó al pa­sa­je­ro si no te­nía in­con­ve­nien­te en que aten­die­ra de­bi­do a que era una pro­pues­ta de tra­ba­jo. El chi­co acep­tó y al hom­bre le die­ron el tra­ba­jo, que­dan­do tan con­ten­to que co­mo for­ma de agra­de­ci­mien­to no le co­bró el via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.