OB­JE­TI­VOS AR­MA­DOS

CA­DA VEZ CON MA­YOR FRE­CUEN­CIA LOS PO­LI­CÍAS SON VÍC­TI­MAS DE LOS CRI­MI­NA­LES QUE IN­TEN­TAN COM­BA­TIR; SU EQUI­PA­MIEN­TO, EN PAR­TI­CU­LAR AR­MAS Y CHA­LE­COS, ES UN BIEN CO­DI­CIA­DO POR LOS DE­LIN­CUEN­TES

El Observador Fin de Semana - - Portada - LEO­NAR­DO HA­BER­KORN Especial pa­ra El Observador

Ru­ben Bar­bo­za, ca­bo de la po­li­cía, iba en su au­to cuan­do fue in­ter­cep­ta­do por dos mo­to­ci­clis­tas. Que­rían ro­bar­le. Le dis­pa­ra­ron. Lo ma­ta­ron. Fue el vier­nes 9 de no­viem­bre.

Dos días an­tes ha­bían ro­ba­do un vehícu­lo del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Tres días des­pués, el lu­nes 12 a la ho­ra 13, el agen­te Fe­de­ri­co Frat­ti­ni sa­lía de un al­ma­cén, en Te­nien­te Ga­leano es­qui­na 20 Me- tros. Tres hom­bres con pa­sa­mon­ta­ñas lo ro­dea­ron, lo ti­ra­ron al sue­lo y le ro­ba­ron su ar­ma de re­gla­men­to –una pis­to­la Glock–, su cha­le­co an­ti­ba­las y $ 4.000.

Los ro­bos y las ra­pi­ñas a po­li­cías y de­pen­den­cias del Mi­nis­te­rio del In­te­rior se su­ce­den se­ma­na a se­ma­na. La po­li­cía es­tá pa­ra evi­tar que la gen­te sea ro­ba­da o ata­ca­da, pe­ro la reali­dad es que hoy los pro­pios agen­tes son víc­ti­mas re­cu­rren­tes de los la­dro­nes.

En al­gu­nos ca­sos, pa­re­ce que los de­lin­cuen­tes no sa­ben que es­tán ata­can­do a un po­li­cía, que el asal­to es fru­to de la ca­sua­li­dad, de te­ner ma­la suer­te en la ru­le­ta del de­li­to que gi­ra to­dos los días. Tal pa­re­ce –por ejem­plo– el ca­so de los

“Es un desas­tre. Cuan­do la de­lin­cuen­cia se ani­ma a ra­pi­ñar a un po­li­cía es que se per­die­ron to­dos los lí­mi­tes. Qué que­da pa­ra el ciu­da­dano co­mún des­ar­ma­do y sin en­tre­na­mien­to. Es muy gra­ve” Guillermo Ma­ciel ANA­LIS­TA EN TE­MAS DE SE­GU­RI­DAD DEL PAR­TI­DO CO­LO­RA­DO

la­dro­nes que en agos­to en­tra­ron a sa­quear la ca­sa del sub­je­fe de po­li­cía de Flo­ri­da. O el re­cien­te ro­bo al je­fe de Po­li­cía de Mon­te­vi­deo.

Pe­ro en la ma­yor par­te de las ve­ces es­tá cla­ro que los de­lin­cuen­tes bus­can a los agen­tes pa­ra apro­piar­se de sus ar­mas de fue­go y su equi­pa­mien­to po­li­cial. Y por lo ge­ne­ral, lo con­si­guen.

El Mi­nis­te­rio del In­te­rior no in­for­ma del nú­me­ro de ro­bos y ra­pi­ñas a su per­so­nal o a sus lo­ca­les y de­pen­den­cias. Un pe­di­do de in­for­mes del se­na­dor Javier García al mi­nis­tro del In­te­rior, Eduardo Bo­no­mi, so­bre can­ti­dad de ro­bos y asal­tos a las fuer­zas del or­den es­pe­ra res­pues­ta des­de ju­nio. García reite­ró el pe­di­do en oc­tu­bre, sin re­sul­ta­dos aún.

Una con­sul­ta de El Observador a Uni­com, el de­par­ta­men­to de co­mu­ni­ca­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, tam­po­co fue con­tes­ta­da.

Tam­po­co res­pon­dió el di­rec­tor de Po­li­cía, Ma­rio La­ye­ra.

Es­ta­dís­ti­ca ocul­ta

Si uno se guía por los ca­sos con­sig­na­dos en la pren­sa, po­dría es­ta­ble­cer­se que des­de ene­ro a lo que va de no­viem­bre, cuan­do to­da­vía el año no ha com­ple­ta­do 11 me­ses, han ha­bi­do cer­ca de 30 ro­bos y ra­pi­ñas a agen­tes y asal­tos en lo­ca­les po­li­cia­les. Si se su­man al­gu­nos in­ten­tos de hur­to frus­tra­dos y otros ata­ques por mo­ti­vos no del to­do cla­ros, el nú­me­ro se

apro­xi­ma a los 40.

Pe­ro la ci­fra es se­gu­ra­men­te mu­cho ma­yor, por­que mu­chos ro­bos no son pu­bli­ci­ta­dos y por­que los ca­sos que ocu­rren en el in­te­rior pocas ve­ces lle­gan a Mon­te­vi­deo. Pa­ra es­te in­for­me, fun­cio­na­rios y sin­di­ca­tos po­li­cia­les con­sul­ta­dos de­nun­cia­ron al me­nos dos ro­bos en Ro­cha, dos en Du­razno y dos en Ar­ti­gas, no in­for­ma­dos en la ca­pi­tal.

En Mon­te­vi­deo, la pren­sa ha con­sig­na­do más de 20 ca­sos de ra­pi­ñas y ro­bos a los agen­tes. Les han ro­ba­do di­ne­ro, ce­lu­la­res y mo­chi­las, pe­ro so­bre to­do cha­le­cos an­ti­ba­las, mu­ni­cio­nes, re­vól­ve­res y pis­to­las.

A va­rios agen­tes les ro­ba­ron tam­bién las es­po­sas, pe­ro en una opor­tu­ni­dad los la­dro­nes usa­ron las es­po­sas del po­li­cía pa­ra de­jar­lo en­ca­de­na­do a una re­ja.

Mu­chos ro­bos fue­ron en la ca­lle. Los po­li­cías han si­do víc­ti­mas de los de­lin­cuen­tes con y sin uni­for­me. Los han asal­ta­do mien­tras tra­ba­ja­ban co­mo po­li­cías o ha­cien­do chan­gas en otras ta­reas, al­gu­nos fue­ron abor­da­dos por los la­dro­nes mien­tras es­pe­ra­ban el óm­ni­bus o cuan­do iban por la ca­lle, en la puer­ta de sus ca­sas, den­tro de ellas, yen­do en mo­to o en au­to.

Una po­li­cía de 30 años, con un con­tra­to even­tual, fue asal­ta­da den­tro de una po­li­clí­ni­ca. Fue en el ba­rrio Con­ci­lia­ción, en el cen­tro de sa­lud ubi­ca­do en la es­qui­na de Pi­ca­flor y Car­de­nal. “Da­me el cha­le­co y el ar­ma o te que­ma­mos”, le di­je­ron los la­dro­nes que lle­ga­ron en mo­to. Se­gún El País, la agen­te te­nía lá­gri­mas en los ojos al re­la­tar el epi­so­dio.

Du­ran­te es­tos asal­tos los agen­tes fue­ron ame­na­za­dos con ar­mas de fue­go y tam­bién ata­ca­dos con pa­los, ma­che­tes, a las pi­ñas. En fe­bre­ro, un fun­cio­na­rio fue gol­pea­do en la ca­be­za con la cu­la­ta del re­vól­ver que le aca­ba­ban de ro­bar. Al agen­te Ale­jan­dro No­vo, que es­pe­ra­ba un óm­ni­bus en Man­ga, le ro­ba­ron el ar­ma de re­gla­men­to y lue­go le pe­ga­ron un ba­la­zo en una pier­na. Lo mis­mo le pa­só a una mu­jer po­li­cía. Y tu­vie­ron suer­te por­que so­bre­vi­vie­ron: seis de sus co­le­gas han si­do ase­si­na­dos en lo que va de 2018.

Comisarías y des­ta­ca­men­tos

Des­de sec­to­res aje­nos al go­bierno y la ad­mi­nis­tra­ción po­li­cial el te­ma es vis­to con alar­ma.

“Es un desas­tre. Cuan­do la de­lin­cuen­cia se ani­ma a ra­pi­ñar a un po­li­cía es que se per­die­ron to­dos los lí­mi­tes. ¿Qué que­da pa­ra el ciu­da­dano co­mún des­ar­ma­do y sin en­tre­na­mien­to? Es muy gra­ve”, di­jo Guillermo Ma­ciel, ana­lis­ta en te­mas de se­gu­ri­dad, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Se­gu­ri­dad de la Fun­da­ción Pro­pues­tas (Fun­da­pro).

El fe­nó­meno ha lle­ga­do al pun­to de que hay días con más de un ca­so.

El 22 de mar­zo dos agen­tes fue­ron asal­ta­dos en la mis­ma noche, en epi­so­dios di­fe­ren­tes. Un asal­to ocu­rrió en Lean­dro Gó­mez y Ba­zán, don­de a un po­li­cía le ro­ba­ron la mo­to, el ar­ma de re­gla­men­to y su mo­chi­la. Tres ho­ras más tar­de una po­li­cía fue en­ca­ño­na­da en Ins­truc­cio­nes y Pe­dro Men­do­za y le ro­ba­ron su ar­ma.

Tam­bién el 13 de abril hu­bo dos ra­pi­ñas en una mis­ma noche. En am­bos asal­tos los la­dro­nes se lle­va­ron las pis­to­las 9 mi­lí­me­tros de los agen­tes; en uno de ellos tam­bién los car­ga­do­res y las es­po­sas del fun­cio­na­rio.

En la noche del 18 de se­tiem­bre tres po­li­cías fue­ron ra­pi­ña­dos en el área me­tro­po­li­ta­na. En las tres oca­sio­nes los de­lin­cuen­tes se lle­va­ron la res­pec­ti­va ar­ma de re­gla­men­to. Uno de los ro­bos es sig­ni­fi­ca­ti­vo por la osa­día de los asal­tan­tes. Se­gún re­la­tó la pren­sa, ocu­rrió en To­le­do, de ma­dru­ga­da. Una mu­jer po­li­cía dor­mía en su ca­sa jun­to a sus dos hi­jas. Dos hom­bres rom­pie­ron una ven­ta­na, en­tra­ron y – cuan­do ella des­per­tó– la ame­na­za­ron y le exi­gie­ron que en­tre­ga­ra su pis­to­la y su cha­le­co an­ti­ba­las.

Se­gún de­cla­ró Ri­char Fe­rrei­ra, di­ri­gen­te sin­di­cal po­li­cial de Ro­cha, a un po­li­cía de Cas­ti­llos tam­bién le ro­ba­ron el re­vól­ver de den­tro de su ca­sa (aun­que el agen­te lo lo­gró re­cu­pe­rar lue­go). Y a otro po­li­cía en el Chuy, le sus­tra­je­ron su ar­ma de la guantera de su au­to.

Los de­lin­cuen­tes tam­po­co han te­ni­do re­pa­ros en in­gre­sar a los pro­pios lo­ca­les po­li­cia­les a ro­bar. En lo que va del año ha ha­bi­do una de­ce­na de ro­bos de es­te ti­po. De las comisarías, los la­dro­nes se han lle­va­do ar­mas lar­gas, cha­le­cos an­ti­ba­las, mu­ni­cio­nes, ob­je­tos per­so­na­les. De la co­mi­sa­ría de Atlán­ti­da se ro­ba­ron una mo­to. La fal­ta inex­pli­ca­ble de una su­bame­tra­lla­do­ra pro­vo­có la re­mo­ción del je­fe de Zo­na III de Po­li­cía de Mon­te­vi­deo. Un co­mi­sa­rio de­nun­ció que le ro­ba­ron su ar­ma en la pro­pia je­fa­tu­ra de Salto, se­gún na­rró el por­tal lo­cal Ce­ro Es­trés. En esa mis­ma de­pen­den­cia, el miér­co­les 14, se de­nun­ció la des­apa­ri­ción de una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro y otros ob­je­tos en cus­to­dia.

Tam­bién ro­ba­ron el des­ta­ca­men­to de Bom­be­ros de Du­razno, otra de­pen­den­cia del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

El 1° de ju­nio un hom­bre con an­te­ce­den­tes pe­na­les en­tró en­fu­re­ci­do a la sec­cio­nal 17 de Ca­sa­va­lle, en Aparicio Sa­ra­via y San Martín, y le exi­gió a las dos be­ca­rias que lo aten­die­ron que le en­tre­ga­ran un ar­ma de fue­go. Lue­go le pe­gó un pi­ña­zo a un agen­te que se acer­có a in­ter­ce­der y va­rias pa­ta­das en la ca­be­za. El agen­te per­dió el co­no­ci­mien­to.

Po­cos días des­pués, un la­drón que no fue vis­to in­gre­só a una co­mi­sa­ría de Ro­cha –se­de del ac­cio­nar del PA­DO en la re­gión– y ro­bó una es­co­pe­ta, un cha­le­co an­ti­ba­las y una cam­pe­ra. Fue el ter­cer ro­bo a una sec­cio­nal po­li­cial en Ro­cha en me­nos de un año.

El ca­so se acla­ró cua­tro me­ses más tar­de. Se­gún in­for­mó Su

bra­ya­do y con­fir­ma­ron fuentes sin­di­ca­les, el la­drón fue un de­lin­cuen­te a quien un juez le ha­bía im­pues­to co­mo pe­na al­ter­na­ti­va de pre­sen­tar­se a dia­rio en esa co­mi­sa­ría. Apro­ve­chan­do un des­cui­do, se ha­bía lle­va­do la es­co­pe­ta y el res­to de su bo­tín.

Más osa­dos aun fue­ron dos jó­ve­nes que lle­ga­ron el 14 de julio a la co­mi­sa­ría mó­vil de San Martín y Te­nien­te Ri­nal­di y, tras ame­na­zar con un re­vól­ver a un agen­te que vol­vía del ba­ño quí­mi­co,le qui­ta­ron el ar­ma de re­gla­men­to.

Los de­lin­cuen­tes que pro­ta­go­ni­za­ron un asal­to y co­pa­mien­to en se­tiem­bre en Ace­guá hu­ye­ron en un vehícu­lo de la pro­pia po­li­cía.

Tan po­co res­pe­to hay por los lo­ca­les po­li­cia­les, que en Young dos hom­bres en­tra­ron a la co­mi­sa­ría pa­ra ro­bar un cu­chi­llo y un par de cham­pio­nes. En es­te ca­so, fue­ron apre­sa­dos cuan­do in­ten­ta­ban huir.

Re­pa­so una vez por año

Al­gu­nos in­ten­tos de ra­pi­ña fue­ron re­pe­li­dos por los pro­pios po­li­cías. En julio, un agen­te que es- pe­ra­ba el óm­ni­bus en Co­lón hi­rió de un ba­la­zo al la­drón que qui­so ra­pi­ñar­lo.

En Salto, dos per­so­nas qui­sie­ron asal­tar la co­mi­sa­ría del pue­blo San Antonio, pe­ro el úni­co fun­cio­na­rio pre­sen­te lo­gró re­pe­ler­los a ti­ros.

En se­tiem­bre, en el ba­rrio El Mo­nar­ca, un agen­te de par­ti­cu­lar ma­tó a uno de los dos “mo­to­cho­rros” que le ha­bían ro­ba­do la bi­ci­cle­ta y el ce­lu­lar ins­tan­tes an­tes. Un mes des­pués, en Ma­ro­ñas, otro po­li­cía ma­tó a dos de los la­dro­nes que in­ten­ta­ban ra­pi­ñar­le su mo­to.

Sin em­bar­go, en la am­plia ma­yo­ría de los ca­sos los de­lin­cuen­tes se sa­len con la su­ya.

En Ar­ti­gas, por ejem­plo, dos po­li­cías fue­ron ra­pi­ña­dos, ame­na­za­dos con ar­mas de fue­go. En los dos ca­sos les lle­va­ron su ar­ma de re­gla­men­to. Dar­do Ribeiro, di­ri­gen­te del sin­di­ca­to po­li­cial de ese de­par­ta­men­to, di­jo que un agen­te fue ra­pi­ña­do en la ca­lle y una mu­jer po­li­cía en la ca­be­ce­ra del puente in­ter­na­cio­nal que une esa ciu­dad con la bra­si­le­ña de Qua­raí.

Se­gún Ribeiro, la al­ta ta­sa de ro­bos y ra­pi­ñas a po­li­cías en to­do el país se po­ten­cia por la ma­la ca­pa­ci­ta­ción de los agen­tes.

“No se ca­pa­ci­ta co­mo se de­be a la po­li­cía, ni en lo teó­ri­co, ni en lo prác­ti­co”, di­jo. “Acá se ha­ce una cla­se de re­pa­so una vez por año. En cua­tro ho­ras re­pa­sás la ley de pro­ce­di­mien­to po­li­cial, la ley or­gá­ni­ca, los ar­tícu­los más im­por­tan­tes del nue­vo có­di­go, vio­len­cia do­més­ti­ca y de gé­ne­ro”.

Se­gún Ribeiro, los po­li­cías no tie­nen prác­ti­ca­men­te nin­gu­na for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca que les per­mi­ta re­sis­tir una ra­pi­ña. “Cuan­do in­gre­sás a la Es­cue­la de Po­li­cía, te en­se­ñan de­fen­sa per­so­nal, pe­ro des­pués na­da más. Una so­la vez por año hacemos una prác­ti­ca de ti­ro en la que rea­li­zás 20 dis­pa­ros. Es­ta­mos muy le­jos de la reali­dad”.

Se­gún el di­ri­gen­te gre­mial po­li­cial nor­te­ño, los po­li­cías uru­gua­yos du­dan res­pec­to a có­mo pro­ce­der en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia por­que no se sien­ten se­gu­ros en el co­no­ci­mien­to de las nor­mas. Sus co­le­gas bra­si­le­ños al otro la­do de la fron­te­ra siem­pre que de­tie­nen a al­guien –re­la­tó– le ci­tan el ar­tícu­lo del có­di­go pe­nal por el cual lo es­tán de­te­nien­do.

Fue im­po­si­ble te­ner la pa­la­bra de un po­li­cía ra­pi­ña­do o ro­ba­do. Con­tac­ta­dos a tra­vés de los sin­di­ca­tos, to­dos los con­sul­ta­dos se ne­ga­ron a ha­blar, ni si­quie­ra en for­ma anó­ni­ma.

De acuer­do a las di­rec­ti­vas de las ac­tua­les au­to­ri­da­des del mi­nis­te­rio, los agen­tes no es­tán au­to­ri­za­dos a ha­blar con la pren­sa.

“No se ca­pa­ci­ta co­mo se de­be a la po­li­cía, ni en lo teó­ri­co, ni en lo prác­ti­co... Acá se ha­ce una cla­se de re­pa­so una vez por año. En cua­tro ho­ras re­pa­sás la ley de pro­ce­di­mien­to po­li­cial, la ley or­gá­ni­ca, los ar­tícu­los más im­por­tan­tes del nue­vo có­di­go, vio­len­cia do­més­ti­ca y de gé­ne­ro” Dar­do Ribeiro DI­RI­GEN­TE DEL SIN­DI­CA­TO PO­LI­CIAL DE AR­TI­GAS

D. BATTISTE

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.