Las lec­cio­nes del Ro­ma

El periodismo que de­fen­día Clau­dio Ro­ma­noff y su le­ga­do pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción

El Observador Fin de Semana - - Portada - GONZALO FERREIRA

Es­te es el es­pa­cio en blan­co más di­fí­cil de lle­nar que me to­có en ca­si 15 años de periodismo. Aquí, en es­ta mis­ma pá­gi­na, Clau­dio Ro­ma­noff ana­li­za­ba con pre­ci­sión to­dos los fi­nes de se­ma­na la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca.

El 20 de no­viem­bre mu­rió y a mu­chos nos que­da un va­cío gi­gan­te. En los días tris­tes que pa­sa­ron des­de el mar­tes, los que lo que­ría­mos y re­cor­da­mos leí­mos un mon­tón de anéc­do­tas que lo pin­ta­ban de cuer­po en­te­ro.

Clau­dio era un ser ex­cep­cio­nal: di­ver­ti­do, iró­ni­co, in­te­li­gen­te y muy prác­ti­co. So­bre to­do, era de esas per­so­nas que de­jó al­go en ca­da una de las per­so­nas con quie­nes tu­vo re­la­ción.

En mo­men­tos que son cru­cia­les pa­ra el periodismo por un mon­tón de fac­to­res, pre­fie­ro re­cor­dar al Ro­ma por to­do lo que le de­jó a es­ta pro­fe­sión que tan­to ama­ba y es­pe­cial­men­te a una ge­ne­ra­ción de la que soy par­te.

Ha­ce exac­ta­men­te un año nos to­có ir jun­tos a un cur­so so­bre Me­dio Orien­te, in­vi­ta­dos por la em­ba­ja­da de Is­rael y con pe­rio­dis­tas de to­da la re­gión. Co­mo era ló­gi­co, al ter­mi­nar las tres se­ma­nas el gru­po lo eli­gió pa­ra que die­ra el dis­cur­so de fin de cur­so en nom­bre de los es­tu­dian­tes. Pa­ra mí fue una nue­va cla­se de periodismo, co­mo ca­da una de esas que me dio en es­ta mis­ma re­dac­ción des­de el 2006, cuan­do me con­vo­có a dar mis pri­me­ros pa­sos en el periodismo po­lí­ti­co.

Es­te miér­co­les el director del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal pa­ra el Li­de- raz­go de la His­ta­drut, Ser­gio Gryn, se en­te­ró de la muer­te, me lla­mó y re­me­mo­ró ese dis­cur­so. Ayer lo bus­qué en los ar­chi­vos del gru­po y me pa­re­ció que la me­jor for­ma de ho­me­na­jear­lo era com­par­tir esas re­fle­xio­nes pe­rio­dís­ti­cas con sus lec­to­res:

“Acá tra­ji­mos ideas y nos lle­va­mos otras. En al­gu­nos as­pec­tos to­dos cam­bia­mos nues­tro pen­sa­mien­to, en mu­cho o en po­co.

¿Es­to quie­re de­cir que cam­bia­mos de ban­do? ¿Re­sul­ta que ve­nía­mos apo­yan­do una cau­sa y aho­ra apo­ya­mos otra? ¿O que nos re­afir­ma­mos en el apo­yo a una cau­sa que te­nía­mos se­gún los jui­cios o pre­jui­cios que ya traía­mos?

Bueno, fren­te a eso yo me río. Creo que la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos no en­tien­de la res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta. Por­que no­so­tros so­mos pe­rio­dis­tas pro­fe­sio­na­les. Nues­tra mi­sión es in­for­mar. In­for­mar y es­cla­re­cer des­de la in­for­ma­ción, val­ga la re­dun­dan­cia, aun cuan­do es­ta­mos ana­li­zan­do y opi­nan­do.

To­do es­to lo di­go por­que las cau­sas no van con no­so­tros. No van con los pe­rio­dis­tas pro­fe­sio­na­les. El po­der no va con no­so­tros. Lo que sí va con no­so­tros es el man­tra que re­co­mien­do to­dos los días en las re­dac­cio­nes, que son los prin­ci­pios bá­si­cos de la pro­fe­sión que es­tán ba­sa­dos en tres pa­la­bras: ri­gor, equi­li­brio e in­de­pen­den­cia. Ri­gor, equi­li­brio e in­de­pen­den­cia. Es así la co­sa.

¿Qué es lo que nos lle­va­mos pa­ra ca­sa? Ade­más de un li­bro de claves o un ca­jón de he­rra­mien­tas. Se­gu­ra­men­te hay al­go más: no­so­tros te­ne­mos una ba­lan­za in­ter­na. Y nos lle­va­mos ar­gu­men­tos pa­ra un la­do y pa­ra el otro, nos lle­va­mos mu­chas pe­sas pa­ra po­ner en los pla­ti­llos. Pa­ra po­ner, pa­ra sa­car. Pa­ra pro­bar que el fiel de la ba­lan­za es­té en el cen­tro, bien cen­tra­do. El cen­tro bien cen­tra­do es la po­si­ción des­de la cual no­so­tros par­ti­mos, con la ma­yor ho­nes­ti­dad po­si­ble. Con nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas, nues­tra di­ver­si­dad y nues­tros pun­tos de vis­ta, pa­ra una ta­rea que no­so­tros nos he­mos ju­ra­men­ta­do, que es el de­re­cho del pú­bli­co a es­tar in­for­ma­do. A ese de­ber nos ju­ra­men­ta­mos y es un de­ber pa­ra no­so­tros irre­nun­cia­ble. Pe­ro siem­pre a la luz de las tres pa­la­bras claves: el ri­gor, el equi­li­brio y la in­de­pen­den­cia”.

Des­de es­tas pá­gi­nas, el com­pro­mi­so de hon­rar ese le­ga­do de Clau­dio es­tá más vi­vo que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.