Lo fue­ron a bus­car por ame­na­zar a la nie­ta de Bo­no­mi y se atrin­che­ró

Se des­ple­gó un me­ga­ope­ra­ti­vo pa­ra de­te­ner al hom­bre, que hi­rió a dos po­li­cías

El Observador Fin de Semana - - Actualidad -

Los ve­ci­nos lo co­no­cían co­mo “el que ven­día po­rro” en el ba­rrio. Veían al jo­ven de 28 años ha­cer sus ne­go­cios ilí­ci­tos to­dos los días con quie­nes se acer­ca­ban a su ca­sa en el ba­rrio Goes a com­prar­le ma­rihua­na. Lo que no es­pe­ra­ban era que se re­sis­tie­ra a un alla­na­mien­to, se atrin­che­ra­ra en un cuar­to du­ran­te cua­tro ho­ras, ba­lea­ra a dos po­li­cías y ge­ne­ra­ra un ope­ra­ti­vo en el que tra­ba­jó la Guar­dia Re­pu­bli­ca­na, la uni­dad an­ti­te­rro­ris­ta de In­te­li­gen­cia, el GEO, un ne­go­cia­dor del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, Po­li­cía Cien­tí­fi­ca, efec­ti­vos en he­li­cóp­te­ro y un dro­ne.

So­bre la ho­ra 8.30, la po­li­cía gol­peó la puer­ta de quie­nes vi­ven en Con­cep­ción Are­nal y Ra­món del Va­lle In­clán y les pi­dió que no sa­lie­ran de sus ca­sas por­que se iba a rea­li­zar un ope­ra­ti­vo. El ob­je­ti­vo era alla­nar la ca­sa pa­ra de­te­ner al hom­bre por ha­ber ame­na­za­do a las em­ba­ja­das de Gran Bre­ta­ña y de Ar­gen­ti­na, así co­mo a la nie­ta del mi­nis­tro del In­te­rior, Eduardo Bo­no­mi, se­gún in­di­có en un co­mu­ni­ca­do de la Uni­dad de Co­mu­ni­ca­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

La in­ves­ti­ga­ción es­ta­ba a car­go del fis­cal de Fla­gran­cia de 6° Turno, Pa­blo Ri­vas, jun­to con la Di­rec­ción Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia, que bus­ca­ba in­cau­tar los equi­pos elec­tró­ni­cos des­de los que es­cri­bió las ame­na­zas. Cuan­do los po­li­cías en­tra­ron a la ca­sa, el ope­ra­ti­vo ini­cial cam­bió ro­tun­da­men­te. Tres efec­ti­vos se en­con­tra­ron en un pa­si­llo con el hom­bre que les dis­pa­ró con una es­co­pe­ta e hi­rió a uno, quien fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal Po­li­cial y no es­tá gra­ve. Ade­más, lo­gró ha­cer­se del ar­ma del efec­ti­vo he­ri­do.

Lue­go de esos dis­pa­ros, los po­li­cías de­bie­ron re­ti­rar­se de la ca­sa y pe­dir re­fuer­zos a la Re­pu­bli­ca­na y GEO. Al po­co tiem­po lle­gó un ne­go­cia­dor del Mi­nis­te­rio del In­te­rior pa­ra con­ven­cer­lo de que se en­tre­ga­ra.

El hom­bre se re­clu­yó en un cuar­to y, de tan­to en tan­to, se es- cu­cha­ron ti­ros des­de den­tro de la ca­sa. “Sa­be­mos que es­tá las­ti­ma­do. Que­re­mos dia­lo­gar. Le pe­di­mos que sal­ga”, le de­cía el ne­go­cia­dor por un me­gá­fono.

Du­ran­te el ope­ra­ti­vo tam­bién se le anun­ció por al­to­par­lan­te que iban a dis­pa­rar­le a la puer­ta de su ca­sa. Así lo hi­cie­ron va­rias ve­ces, pe­ro se­guían sin po­der en­trar.

Un ve­cino que no es­ta­ba en­te­ra­do de lo su­ce­di­do qui­so sa­lir a sa­car la ba­su­ra y la po­li­cía tu­vo que ro­dear­lo por los dis­pa­ros. Mien­tras tan­to, otros po­li­cías am­plia­ban el pe­rí­me­tro en el que es­ta­ban tra­ba- jan­do e im­pe­dían a quie­nes cir­cu­la­ban pa­sar por la zo­na. Unas dos man­za­nas es­ta­ban blo­quea­das por cin­tas ama­ri­llas y pa­tru­lle­ros.

Si bien la ten­sión era evi­den­te, va­rias per­so­nas cu­rio­sas se acer­ca­ron a la zo­na. Has­ta que des­pués de un dis­pa­ro, el am­bien­te se vol­vió más ten­so. “Hi­rie­ron a un po­li­cía. Aca­bo de ver­lo. Lo hi­rie­ron”, gri­tó un hom­bre que ob­ser­va­ba lo que su­ce­día a una cua­dra de dis­tan­cia. “¡Se re­ti­ran to­dos! Se van”, or­de­nó un po­li­cía. Las si­re­nas de una am­bu­lan­cia que se acer­có a la ca­sa con­fir­ma­ron que otro po­li­cía ha­bía si­do ba­lea­do. Ho­ras más tar­de, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior in­for­mó que, al igual que su com­pa­ñe­ro, es­tá fue­ra de pe­li­gro.

El pe­rí­me­tro de tra­ba­jo au­men­tó aun más. Una ca­mio­ne­ta del GEO subía y ba­ja­ba de la ve­re­da don­de es­tá la ca­sa. Los ti­ros de la po­li­cía iban ha­cia la puer­ta. La po­li­cía or­de­nó a los cu­rio­sos des­pe­jar com­ple­ta­men­te la zo­na. La ten­sión iba en au­men­to.

Has­ta que so­bre la ho­ra 12:30 lo­gra­ron en­trar. Des­de la ca­lle Car­los Rey­les se po­día ver có­mo cua­tro po­li­cías sa­ca­ban al hom­bre aga­rra­do de los bra­zos y las pier­nas y lo subían a una am­bu­lan­cia. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior con­fir­mó que es­ta­ba he­ri­do y que fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal Es­pa­ñol con cus­to­dia po­li­cial. No es­tá gra­ve y ape­nas le den el al­ta mé­di­ca se­rá con­du­ci­do an­te la Jus­ti­cia. Una vez que pu­die­ron de­te­ner al hom­bre co­men­zó el tra­ba­jo de Po­li­cía Cien­tí­fi­ca y los efec­ti­vos de la Re­pu­bli­ca­na em­pe­za­ron a re­ti­rar­se de a po­co.

El fu­sil

Se­gún di­jo una fuen­te de la in­ves­ti­ga­ción a El Ob­ser­va­dor, el hom­bre lla­mó el pa­sa­do 21 de no­viem­bre a la em­ba­ja­da de Ar­gen­ti­na en la ma­dru­ga­da y di­jo co­no­cer la ubi­ca­ción de una bom­ba ubi­ca­da en al­gún pun­to del país, al tiem­po que pi­dió, a cam­bio de dar esa in­for­ma­ción, que le en­via­ran un fu­sil a su vi­vien­da de la ca­lle Ra­món del Va­lle In­clán y Con­cep­ción Are­nal. Ade­más, en el men­sa­je que que­dó gra­ba­do en una con­tes­ta­do­ra di­jo que el pre­si­den­te ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri, de­bía mo­rir. Más tar­de lla­mó a la em­ba­ja­da de Gran Bre­ta­ña y se re- fi­rió al con­flic­to por las Mal­vi­nas. Di­jo que si no le man­da­ban un fu­sil los uru­gua­yos se man­ten­drían neu­tra­les en el con­flic­to en­tre am­bos paí­ses. “Tal vez po­dría­mos ha­cer una unión”, su­gi­rió el hom­bre.

Otra ame­na­za por la que fue de­nun­cia­do apun­ta­ba con­tra la nie­ta del mi­nis­tro del In­te­rior, Eduardo Bo­no­mi. Se­gún con­ta­ron fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, el hom­bre pu­bli­có una fo­to de la hi­ja del je­rar­ca, jun­to a su ma­ri­do y la me­nor, jun­to al men­sa­je: “Cui­den a la ni­ña”. l

@MI_UNICOM

El me­ga­ope­ra­ti­vo se des­ple­gó des­de la ho­ra 8:30 has­ta las 12:30

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.