Cam­bios con­ta­bles

El Observador Fin de Semana - - Tema -

y el go­bierno, ya es­ta­ble­cen me­tas con­cre­tas que se de­ben cum­plir. El je­rar­ca agre­gó que es­to se ha­ce des­de 2015.

En el en­ten­di­do de que es el Po­der Eje­cu­ti­vo el en­car­ga­do de lle­var ade­lan­te las po­lí­ti­cas a desa­rro­llar, mien­tras que la em­pre­sa de­be te­ner a su car­go la eje­cu­ción, el rol que cum­plen los ór­ga­nos re­gu­la­do­res – co­mo pue­de ser la Uni­dad Re­gu­la­do­ra de Ser­vi­cios de Ener­gía y Agua (Ur­sea)– de­mues­tra la de­bi­li­dad y fal­ta de desa­rro­llo ins­ti­tu­cio­nal en es­te as­pec­to, se­gún ex­pli­ca­ron los es­pe­cia­lis­tas.

En es­te sen­ti­do, el do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les Lean­dro Zi­pi­tría in­ter­pre­tó que los sec­to­res en que ope­ran las em­pre­sas es­ta­ta­les son en general mer­ca­dos muy con­cen­tra­dos y con ca­rac­te­rís­ti­cas de mo­no­po­lio na­tu­ral –da­do por las es­ca­las y los cos­tos aso­cia­dos–, mien­tras que la teo­ría que es­tu­dia co­mo aten­der el pro­ble­ma de los mo­no­po­lios es bas­tan­te re­cien­te, de 30 años co­mo mu­cho, ex­pli­có.

“El pro­ble­ma es que al re­sol­ver có­mo se con­tro­la­rían es­te ti­po de em­pre­sas (UTE, OSE, An­cap) no ha­bía ins­ti­tu­cio­na­li­dad ni co­no­ci­mien­to pa­ra ha­cer­lo. Mu­chos paí­ses lo hi­cie­ron de una for­ma, mien­tras que Uru­guay lo hi­zo crean­do em­pre­sas pú­bli­cas. Si uno mi­ra a las em­pre­sas pú­bli­cas uru­gua­yas no se to­mó en cuen­ta ni la idea si­quie­ra de que pue­da ha­ber un re­gu­la­dor. Son con­tro­la­dos por la OPP o el mi­nis­te­rio de turno. Los re­gu­la­do­res son al­go nue­vo que to­da­vía no tie­nen he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra in­ser­tar­se. Hay un rol le­gal, pe­ro muy aco­ta­do. No tie­nen com­pe­ten­cia pa­ra re­vi­sar pre­cios, ges­tio­nes efi­cien­tes y pro­fe­sio­na­les que se re­fle­jen en ta­ri­fas acor­des”, apun­tó Zi­pi­tría.

So­bre es­to úl­ti­mo, du­ran­te el man­da­to de Jo­sé Mu­ji­ca la ley de pre­su­pues­to les qui­tó po­der tan­to a la Ur­sea co­mo a la Ur­sec (Uni­dad Re­gu­la­do­ra de Ser­vi­cios de Co­mu­ni­ca­cio­nes), reasu­mien­do el Po­der Eje­cu­ti­vo la po­tes­tad de di­se­ñar las po­lí­ti­cas ener­gé­ti­cas y de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes que se ha­bían de­le­ga­do a los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res, de­jan­do so­lo la fun­ción de con­tra­lo­res, mien­tras es el Eje­cu­ti­vo el que tie­ne la com­pe­ten­cia de fi­jar los pre­cios. Eso ad­ju­di­ca dis­cre­cio­na­li­dad al go­bierno pa­ra usar a las em­pre­sas pú­bli­cas co­mo agen­tes re­cau­da­do­res, sin ne­ce­si­dad de exi­gir que sus es­truc­tu­ra ta­ri­fa­ria es­té ali­nea­da a los cos­tos de los ser­vi­cios que brin­dan.

En re­la­ción, Zi­pi­tría aña­dió que cuan­do no hay mu­chas em­pre­sas o no hay com­pe­ten­cia que ge­ne­re los in­cen­ti­vos ne­ce­sa­rios, la fun­ción del re­gu­la­dor de­be ser la de re­gu­lar La OPP tra­ba­ja en un in­for­me que bus­ca dis­cu­tir las re­glas de jue­go con­ta­bles de la in­ver­sión pú­bli­ca, que en la ac­tua­li­dad se rea­li­za con cri­te­rio de “ca­ja”, lo que im­pli­ca que cuan­do se rea­li­za una in­ver­sión im­pac­ta en su to­ta­li­dad en el mo­men­to que se eje­cu­ta, mien­tras que en el ca­so de la con­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas pri­va­das el im­pac­to de in­ver­sión de dis­tri­bu­ye a lo lar­go del tiem­po. Es­to, creen des­de la OPP, in­ci­de e im­pli­ca un pro­ble­ma en las de­ci­sio­nes de in­ver­sión pú­bli­ca. los pre­cios y la ca­li­dad del ser­vi­cio brin­da­do, rol que en Uru­guay asu­me el go­bierno, que a la vez es ac­cio­nis­ta de la em­pre­sa.

Od­do­ne, por su par­te, agre­gó en la mis­ma lí­nea que se tra­ta de un te­ma que no es­tá su­fi­cien­te­men­te es­tu­dia­do y el ám­bi­to po­lí­ti­co tam­po­co tie­ne un diag­nós­ti­co cla­ro, lo que desem­bo­ca en que no sea una cues­tión de­bi­da­men­te je­rar­qui­za­da en el de­ba­te pú­bli­co.

En tan­to, el vi­ce­pre­si­den­te de la Ur­sea, Ge­rar­do Triun­fo, di­jo a El Ob­ser­va­dor que la ins­ti­tu­ción tie­ne bas­tan­te in­ci­den­cia, ya que se si­gue el pro­ce­so que ha­ce por ejem­plo UTE pa­ra au­men­tar las ta­ri­fas a fin de año. “La Ur­sea tie­nes bue­nos téc­ni­cos y se brin­dan in­for­mes al Po­der Eje­cu­ti­vo. Pe­ro siem­pre ter­mi­na ha­bien­do una de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía re­la­cio­na­da al Pre­su­pues­to na­cio­nal. Tam­bién es cier­to que el mun­do va ca­mino a que las em­pre­sas re­gu­la­do­ras ten­gan más in­de­pen­den­cia téc­ni­ca”, in­di­có Triun­fo.

Su­ma­do a es­to, otra de las pro­ble­má­ti­cas iden­ti­fi­ca­das son los de­ma­sia­dos ob­je­ti­vos tra­za­dos pa­ra las em­pre­sas pú­bli­cas, pre­ten­dien­do se re­cau­de y vuel­que a Ren­tas Ge­ne­ra­les, que ha­ya ta­ri­fas com­pe­ti­ti­vas y lo más ba­jas po­si­bles, a la vez que se pa­guen bue­nos sa­la­rios y se brin­den me­jo­res ser­vi­cios. “Es­te com­bo es im­po­si­ble. Hay que ele­gir. Ha si­do un re­cur­so his­tó­ri­ca­men­te muy uti­li­za­do el de au­men­tar ta­ri­fas cuan­do se tie­ne pro­ble­mas de ca­ja, lo que va en con­tra de fi­jar pre­cios que per­mi­tan ser com­pe­ti­ti­vos al país y re­fle­jen los cos­tos”, co­men­tó a El Ob­ser­va­dor el director del Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra el Desa­rro­llo, Her­nán Bo­ni­lla.

El eco­no­mis­ta en­tien­de que de­be­ría ha­ber una se­pa­ra­ción en­tre el ma­ne­jo de las em­pre­sas pú­bli­cas y la po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca del país: “Las ta­ri­fas no de­be­rían ser una va­ria­ble de ajus­te de la po­lí­ti­ca fis­cal”, afir­mó.

La ta­ri­fa co­mo re­cur­so

A con­tra­mano de lo ex­pre­sa­do por Bo­ni­lla, el mi­nis­tro de Eco­no­mía y Fi­nan­zas, Da­ni­lo As­to­ri, se ha en­car­ga­do de de­jar en cla­ro en los 13 años des­de que li­de­ra la con­duc­ción eco­nó­mi­ca del país, que las em­pre­sas pú­bli­cas son un ins­tru­men­to más de la po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca.

En el pa­sa­do ejer­ci­cio, los en­tes es­ta­ta­les trans­fi­rie­ron una ci­fra su­pe­rior a los US$ 531 mi­llo­nes a Ren­tas Ge­ne­ra­les – se­gún da­tos de la OPP–, da­do el ele­va­do dé­fi­cit fis­cal (3,9% del PIB en los 12 me­ses ce­rra­dos a se­tiem­bre) y la in­ca­pa­ci­dad del go­bierno pa­ra cum­plir con su me­ta pre­su­pues­tal da­da la ri­gi­dez de un gas­to cre­cien­te.

Eso im­pli­ca que mien­tras las em­pre­sas pú­bli­cas res­pon­dan a los di­ver­sos in­tere­ses en­tre je­rar­cas de los en­tes o ser­vi­cios des­cen­tra­li­za­dos ver­sus los de los mi­nis­te­rios – que pue­den es­tar ali­nea­dos o no–, al­gu­nos pla­nes de in­ver­sión pue­den ser can­ce­la­dos an­te la ne­ce­si­dad fis­cal.

Des­de el pun­to de vis­ta de Zi­pi­tría, hay un error en la com­pre­sión del rol de las em­pre­sas pú­bli­cas y de có­mo fun­cio­nan en el mar­co de las re­glas de jue­go que hay en Uru­guay. A en­ten­der del pro­fe­sio­nal, al ser pú­bli­cas, “son par­te de los ins­tru­men­tos que tie­ne el go­bierno pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que ten­ga ve­ni­do el ca­so”.

“No hay tal di­co­to­mía. En el mar­co ins­ti­tu­cio­nal que hoy se tie­ne la so­lu­ción que se tie­ne es esa. Si ne­ce­si­tas ca­ja y es po­lí­ti­ca­men­te in­via­ble apro­bar un au­men­to de im­pues­tos vas a ape­lar a in­cre­men­tar la re­cau­da­ción vía ta­ri­fas pú­bli­cas, que es par­te de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca. Mien­tras sean em­pre­sas pú­bli­cas te van a ser­vir pa­ra los dos in­tere­ses, co­mo vehícu­lo de desa­rro­llo pa­ra el país y co­mo ins­tru­men­to que tie­ne el go­bierno pa­ra arre­glar su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Mien­tras las ten­gas las vas a usar, to­dos los gobiernos lo hi­cie­ron”, se­ña­ló el aca­dé­mi­co.

El ro­jo en las cuen­tas pú­bli­cas con que el go­bierno va a lle­gar a fi­na­les del 2018, ha­cen pre­su­po­ner que el apor­te de re­cur­sos a las ar­cas del Es­ta­do se­rá un ele­men­to cla­ve pa­ra pa­liar el ac­tual dé­fi­cit fis­cal a par­tir de un ajus­te en las ta­ri­fas pú­bli­cas a par­tir de enero de 2019, pe­ro es­to no ne­ce­sa­ria­men­te siem­pre fue así.

In­clu­so, en eta­pas en que la in­fla­ción apre­mia­ba el MEF no du­dó y los pre­cios de los prin­ci­pa­les ser­vi­cios esen­cia­les brin­da­dos por el Es­ta­do se con­ge­la­ron o ajus­ta­ron por de­ba­jo de su evo­lu­ción de cos­tos pa­ra evi­tar que el ín­di­ce de pre­cios pa­sa­ra el um­bral de los dos dí­gi­tos.

Acuer­dos po­lí­ti­cos

Una de las crí­ti­cas más ge­ne­ra­li­za­das por los téc­ni­cos con­sul­ta­dos, fue di­ri­gi­da ha­cia las prác­ti­cas de go­bierno cor­po­ra­ti­vo de las em­pre­sas del Es­ta­do uru­gua­yo, que no es­tán en lí­nea con las bue­nas prác­ti­cas con­sen­sua­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

En es­te sen­ti­do, el director del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas, Die­go Aboal, in­di­có que si no se pien­sa en una es­truc­tu­ra de ges­tión y con­tro­les ade­cua­dos pa­ra el fun­cio­na­mien­to de es­tas em­pre­sas, “pue­den ser uti­li­za­das con fi­nes más es­pu­rios to­da­vía”. La ase­ve­ra­ción del eco­no­mis­ta, res­pon­de a la po­ten­cial uti­li­za­ción de los car­gos je­rár­qui­cos de las em­pre­sas pú­bli­cas y los re­cur­sos (pu­bli­ci­dad, in­ver­sio­nes o in­ter­ac­cio­nes con di­fe­ren­tes ac­to­res so­cia­les) a dis­po­si­ción que im­pli­ca co­mo tram­po­lín de fi­nes po­lí­ti­cos par­ti­da­rios. “Ha exis­ti­do des­de la fun­da­ción de es­tas em­pre­sas la pro­mo­ción e in­clu­so el pa­go de pre­mios con­sue­lo con car­gos di­rec­ti­vos a po­lí­ti­cos que no les fue bien en las elec­cio­nes”, re­cor­dó Aboal.

En es­ta lí­nea, Bo­ni­lla re­cla­mó por in­cen­ti­vos ins­ti­tu­cio­na­les que res­pon­dan a los in­tere­ses de la so­cie­dad uru­gua­ya. “Los di­rec­to­res son se­res hu­ma­nos co­mo cual­quie­ra de no­so­tros, por lo que se de­ben es­ta­ble­cer in­cen­ti­vos ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra ha­cer obras me­nos vi­si­bles, pe­ro ca­paz más im­por­tan­tes. Que se res­pon­da a los in­tere­ses de la so­cie­dad uru­gua­ya y no a los per­so­na­les”, re­cla­mó. l

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.