“En el ex­te­rior tra­ba­jan per­fec­to, pe­ro Uru­guay es co­mo una krip­to­ni­ta”

El ex­per­to es­pa­ñol ase­gu­ra que el país po­see ca­pa­ci­da­des pa­ra ser muy exi­to­so, pe­ro tie­ne un pro­ble­ma de pro­duc­ti­vi­dad en­dé­mi­co y un Es­ta­do de­ma­sia­do gran­de

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - G. FERREIRA Y A. OYHENARD @gon­za_­fe­rrei­ra y @an­dre­soy31

El aná­li­sis so­bre los uru­gua­yos que pue­de ha­cer Luis Ma­ría Ca­lle­ja tie­ne una gran ven­ta­ja: ade­más de ser un pres­ti­gio­so do­cen­te es­pa­ñol, por es­tar ca­sa­do con una uru­gua­ya vie­ne du­ran­te al me­nos dos me­ses por año a Uru­guay y es­tá en con­tac­to con de­ce­nas de em­pre­sa­rios, sin­di­ca­lis­tas y man­dos me­dios de com­pa­ñías uru­gua­yas al dar cla­ses de Po­lí­ti­ca de Em­pre­sa en el IEEM.

Lo que si­gue es el re­su­men de una en­tre­vis­ta con El Ob­ser­va­dor.

¿Có­mo ve a las em­pre­sas y a los em­pre­sa­rios uru­gua­yos?

De 170 mil em­pre­sas que hay en Uru­guay, la gran ma­yo­ría son muy pe­que­ñas y bas­tan­te jó­ve­nes. A pe­sar de es­to, es­tán sa­lien­do afue­ra ca­da vez más y lo es­tán ha­cien­do muy bien. Los em­pre­sa­rios, mu­chos de ellos, es­tán en pri­me­ra ge­ne­ra­ción aún. De tal ma­ne­ra que son los mo­to­res de las em­pre­sas y mu­chas ve­ces son los fre­nos de las em­pre­sas. Ya de­be­rían echar­se un po­co al cos­ta­do pa­ra de­jar en­trar a ges­to­res. Por­que el que fun­da la em­pre­sa sue­le te­ner una se­rie de de­fec­tos, que son igua­les en to­do el mun­do: ex­ce­so de día a día, se que­da muy li­ga­do a las pro­me­sas he­chas a los pri­me­ros co­la­bo­ra­do­res y por otra par­te no se atre­ve a me­ter­se con nue­vas “re­la­cio­nes po­lí­ti­cas”. Tra­ba­jan mu­chas ve­ces, en ex­ce­so, en la chi­qui­ta.

Po­drían pen­sar en más gran­de, ¿pe­ro por qué no lo ha­cen?

En Uru­guay hay un par de fac­to­res com­ple­jos. Uno es el pe­si­mis­mo y otro es que son un po­co des­con­fia­dos. Esas co­sas ha­cen que no se plan­teen gran­des cre­ci­mien­tos. Aho­ra es­tá cam­bian­do. Las nue­va ge­ne­ra­ción de em­pre­sa­rios ya es más nor­mal, más equi­pa­ra­ble in­ter­na­cio­nal­men­te, tie­ne más au­da­cia, sa­le más. Em­pie­za a sa­ber me­jor có­mo ges­tio­nar una em­pre­sa ma­yor. Un pro­ble­ma que hay es que les cues­ta cre­cer y los pro­ble­mas de cre­ci­mien­to que tie­nen mu­chas ve­ces son per­so­na­les. “No quie­ro cre­cer por­que a mi ya me va bien”. O, “no quie­ro cre­cer por­que si me­to más gen­te ten­go más pro­ble­mas con el sin­di­ca­to”. O se pre­gun­tan: “Si es­toy tra­ba­jan­do 60 ho­ras a la se­ma­na y crez­co el do­ble, ¿voy a tra­ba­jar 120 ho­ras?”. No sa­ben de­le­gar por­que hay esas des­con­fian­za. Por sim­pli­fi­car: es­tá me­jor que ha­ce 20 años.

¿Eso lo ve en las em­pre­sas fa­mi­lia­res o no so­lo?

No so­lo. En Uru­guay las em­pre­sas fa­mi­lia­res son más só­li­das que en otros paí­ses. Pe­ro son más pe­que­ña, no dan el pa­so. Las em­pre­sas es­ta­ta­les son muy gran­des y eso no es­tá dan­do muy buen ejem­plo al res­to de la ciu­da­da­nía.

¿En el ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to pue­de ha­ber cier­to freno? ¿Hay in­ci­den­cia de que no exis­ta un mer­ca­do de va­lo­res desa­rro­lla­do?

Sin du­das. Pe­ro el fi­nan­cia­mien­to no es el pro­ble­ma prin­ci­pal de las em­pre­sas uru­gua­yas. Los cue­llos de bo­te­lla son más por pro­ble­mas de men­ta­li­dad de los di­ri­gen­tes. Es por­que es­tán bien así, o por­que son muy ma­yo­res. Que no ha­ya un mer­ca­do de va­lo­res di­fi­cul­ta que se ten­ga ac­ce­so a de­ter­mi­na­do ti­po de fi­nan­cia­ción. Pe­ro an­tes que eso, se­ría con­ve­nien­te que exis­tie­se un mer­ca­do lo­cal de so­cios. Sa­ber tra­ba­jar con so­cios. Te­ner el so­cio ade­cua­do, por­que no pa­ra cual­quier ne­go­cio sir­ve cual­quier so­cio. Si el ne­go­cio cam­bia, pro­ba­ble­men­te ten­gan que cam­biar los so­cios. Hay muy po­ca per­mea­bi­li­dad, es muy os­cu­ro el mer­ca­do. Hay po­co mer­ca­do de so­cio. Pe­ro tra­di­cio­nal­men­te, ha­ce mu­chos años en Uru­guay, me co­men­ta­ban que sí lo ha­bía. Una que­ja que se ha­ce es: “no so­mos ren­ta­bles por­que so­mos pe­que­ños”. No, us­ted es pe­que­ño por­que no es ren­ta­ble. Hay que sa­ber ser ren­ta­ble a los ta­ma­ños que se pue­de. El pro­ble­ma en úl­ti­ma ins­tan­cia siem­pre aca­ba pa­san­do por per­so­nas. Por ca­pa­ci­dad pa­ra di­ri­gir, por ga­nas.

¿El mie­do al fra­ca­so tie­ne que ver?

Sí, aquí se es muy du­ro. Hay mie­do al fra­ca­so, pe­ro hay gen­te muy pre­pa­ra­da. De los alum­nos del IEEM, los del más­ter aho­ra to­dos los años van a Chi­na, o Es­lo­ve­nia, o In­gla­te­rra o Mé­xi­co. Y siem­pre que­dan en­tre los me­jo­res del mun­do de las es­cue­las que van allí.

¿Y qué pa­sa cuan­do vuel­ve aquí?

Hay una bur­bu­ja cul­tu­ral que se di­fi­cul­ta. Tra­di­cio­nal­men­te si tu tie­nes éxi­to en Uru­guay al­guien te po­ne la ta­pa en­se­gui­da. Es una co­sa ex­tra­ña. Y si tie­nes un fra­ca­so ya eres el ‘pe­la­do de miér­co­les’ que no va­le pa­ra na­da. Se es muy cruel.

En la po­lí­ti­ca uru­gua­ya los ma­yo­res ta­po­nean y los de aba­jo no pre­sio­nan tan­to pa­ra sa­car a los de arri­ba. ¿En las em­pre­sas lo ve igual?

Me­nos que en el mun­do pú­bli­co, pe­ro sí. Es­to no es efec­to del ac­tual par­ti­do en el go­bierno, es his­tó­ri­co de Uru­guay. His­tó­ri­co pe­ro no siem­pre fue así. El am­bien­te de tra- ba­jo de aquí, los con­di­cio­na­mien­tos so­cio­po­lí­ti­cos, las cos­tum­bres, ha­cen que sea di­fí­cil tra­ba­jar bien. Hay un de­fec­to de pro­duc­ti­vi­dad en­dé­mi­co en el país. En­ton­ces qué pa­sa: un di­ri­gen­te de em­pre­sa, si pa­ra ha­cer que fun­cio­ne la dia­ria tie­ne que es­for­zar­se tan­tí­si­mo por­que no pue­de de­le­gar fá­cil­men­te, de­ja de pen­sar en te­mas de fu­tu­ro, en te­mas ex­cep­cio­na­les y éti­cos. En­ton­ces es la sar­di­na que se muer­de la co­la. Es un círcu­lo vi­cio­so.

Us­ted de­cía que a los uru­gua­yos cuan­do es­tán afue­ra les va bien. ¿Pe­ro qué pa­sa cuan­do vuel­ven?

Hay uru­gua­yos que es­tán tra­ba­jan­do afue­ra y lo ha­cen per­fec­ta­men­te, pe­ro que cuan­do vie­nen acá se achan­chan. ¿Eso por qué es? Y me res­pon­día uno: “Es que Mon­te­vi­deo es co­mo una krip­to­ni­ta”. Se aflo­jan, no hay am­bien­te de tra­ba­jar bien, no hay gus­to ni or­gu­llo. Es al­go de los úl­ti­mos 30 años. Tam­bién es que cuan­do uno sa­le afue­ra, si tie­ne ne­ce­si­dad, tra­ba­ja muy bien. Aquí la gen­te tra­ba­ja es­pec­ta­cu­lar­men­te mal, co­mo si ya tu­vie­se to­do re­suel­to. Y no lo tie­ne to­do re­suel­to. La ro­ta­ción y el au­sen­tis­mo en las em­pre­sas son muy al­tos en Uru­guay. Veo ven­de­do­res o gen­te que tra­ba­ja a co­mi­sión y es co­mo si fue­ran ri­cos. No tra­ba­jan me­jor con un in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co. Es una si­tua­ción anó­ma­la la de Uru­guay.

¿Eso no lo ve en otras par­tes del mun­do?

No tan cla­ro co­mo acá. La for­ma de ha­cer el va­go acá es muy dis­tin­ta a la de Ar­gen­ti­na, por ejem­plo. En Ar­gen­ti­na es­tá to­do el mun­do mo­vién­do­se, de aquí pa­ra allá. Se mue­ven. No ha­ce na­da, pe­ro cuan­do le pre­gun­tas, te res­pon­den: “Es que ten­go un qui­lom­bo’. Siem­pre tie­nen un qui­lom­bo, pe­ro no ha­cen na­da. Aquí no es así. Son más dis­cre­tos. Pa­re­ce que es­tá to­do nor­mal, que es­tán tra­ba­jan­do, pe­ro no. Y lue­go la gen­te no tie­ne or­gu­llo por ter­mi­nar las co­sas bien. Tal vez sea una co­sa ge­ne­ra­cio­nal, hay que ana­li­zar­lo. Pe­ro la gen­te ga­na igual si lo ha­ce bien que si lo ha­ce mal. Lo ma­lo de es­to es que si les di­ces: “Si lo ha­ces bien te pa­go más”. Pe­ro ya no reac­cio­nan a es­tos es­tí­mu­los.

¿En qué se pue­den apo­yar los cam­bios?

¿Qué vir­tu­des tie­ne el uru­gua­yo me­dio? Sen­ti­do pa­ra la Jus­ti­cia y es un ti­po tem­pla­do. Es gen­te tran­qui­la, no es un bo­rra­cho. Apo­yán­do­se en la jus­ti­cia y la tem­plan­za, ha­brá que me­jo­rar la for­ta­le­za y la pru­den­cia que se ne­ce­si­tan pa­ra tra­ba­jar. Pe­ro hay que cam­biar cuan­to an­tes. Las opor­tu­ni­da­des que tie­ne Uru­guay pa­ra cam­biar son enor­mes. Tie­ne sus ven­ta­jas país: el uru­gua­yo no des­pier­ta nin­gu­na re­ti­cen­cia ne­ga­ti­va, es pre­fe­ri­do y tra­ba­jan­do afue­ra es es­pec­ta­cu­lar.

El au­sen­tis­mo, de­cía que es un pro­ble­ma pa­ra Uru­guay. ¿Có­mo es­ta­mos com­pa­ra­ti­va­men­te?

Otros paí­ses es­tán peor, pe­ro lo de Uru­guay es cho­can­te por­que tie­ne una for­ma­ción y una cul­tu­ra muy bue­na. Aun­que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­té ca­yen­do en pi­ca­da, pe­ro eso lo no­ta­re­mos den­tro de 20 años. Por­que lo que mar­ca el rit­mo de aho­ra, es la gen­te que es­tá por en­ci­ma de 40 años. En otras co­sas, la gen­te jo­ven es mu­cho me­jor que la gen­te jo­ven de ha­ce 30 años. No llo­ra tan­to, an­tes era muy llo­ro­na y aho­ra al con­tra­rio, no se que­ja. No exi­ge. Com­pa­ra­ti­va­men­te, ¿qué pa­sa?: Uru­guay es un país que no

es “nue­vo ri­co”, es “nue­vo po­bre”. Tie­ne un or­gu­llo… No le gus­ta ser­vir a la gen­te. La gen­te no tra­ba­ja y has­ta los sin­di­ca­tos es­tán asom­bra­dos. Di­ri­gi­rir es “ha­cer, ha­cer” –ha­cer que otros ha­gan– “dar que ha­cer” – de­cir qué co­sas tie­nen que ha­cer– y “de­jar ha­cer”. ¿Qué es lo que nos fa­lla acá? Los tres. De­jar ha­cer no se pue­de aho­ra mis­mo por­que uno es des­con­fia­do y a la vez tie­ne mo­ti­vos. Dar qué ha­cer, re­par­tir las ta­reas, no se ha­ce muy bien pe­ro no se ha­ce mal. Y “ha­cer que otros ha­gan” es com­pli­ca­do acá, ago­ta­dor. A un ti­po que quie­ra tra­ba­jar, que los hay, otros le di­cen: “Che pa­ra­la, ¿qué ha­cés bo? Te va a dar un in­far­to”. O, “nos es­tás de­jan­do fa­tal”.

¿Cuál es el con­se­jo más im­por­tan­te que le da­ría al em­pre­sa­rio uru­gua­yo?

Tie­ne que dar ejem­plo per­so­nal a los em­plea­dos y a la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial. Y en se­gun­do lu­gar que cuan­to an­tes tie­ne que em­pe­zar a de­le­gar.

¿Por qué les cues­ta de­le­gar?

No se fía del to­do. A ve­ces con ra­zón, por­que la gen­te no quie­re tra­ba­jar. Y tam­bién hay un po­co de au­da­cia. Tie­nen que con­fiar­se, y pa­ra con­fiar­se hay que ba­jar la guar­dia.

De­jar que te pe­guen

De­jar que te pe­guen, por­que al­gu­na te van a dar y tú vas a dar tam­bién. Hay que asu­mir ries­gos. Si no arries­gas no ga­nas. Aho­ra si arries­gas mu­cho te la das, y si no arries­gas na­da, no ha­ces na­da. Al em­pre­sa­rio hay que ha­cer­le cons­cien­te que pue­de tra­ba­jar más or­de­na­da­men­te. Po­ner­le un po­co de mé­to­do y pre­vi­si­bi­li­dad a las co­sas. Uru­guay en ese sen­ti­do es un país de pri­vi­le­gios. ¿Qué pa­sa? Que tie­ne que ha­ber cam­bios po­lí­ti­cos, pe­ro so­bre to­do cam­bios cul­tu­ra­les de la gen­te, y eso cues­ta tiem­po.

Es­tá en con­tac­tos con man­dos me­dios de Uru­guay. ¿Qué les re­co­mien­da pa­ra me­jo­rar?

Le co­rres­pon­de al man­do me­dio tra­tar di­rec­ta­men­te con los tra­ba­ja­do­res. Por lo tan­to, hay una cues­tión que es muy pe­sa­da, que es te­ner que es­tar con­ti­nua­men­te arri­ba de la gen­te. Si te das la vuel­ta, ya no tra­ba­ja. Yo no di­go de cam­biar el país, pe­ro en la em­pre­sa ha­cer que ese pe­que­ño equi­po tra­ba­je bien a ba­se de co­rre­gir, de lla­mar la aten­ción, en ba­se a en­se­ñar. El man­do me­dio es sa­gra­do. Na­da del cam­bio es­tra­té­gi­co de una em­pre­sa se ha­ce sin pa­sar por el man­do me­dio. De­ben ser más res­pon­sa­bles y dar el ejem­plo y sa­ber tra­tar con dos mun­dos: con los pro­pie­ta­rios arri­ba y con los de aba­jo. Con los de arri­ba sig­ni­fi­ca en­ten­der cuál es el ne­go­cio y en qué con­sis­te su ne­go­cio. Las em­pre­sas son muy pe­que­ñas y la ven­ta­ja que tie­ne un man­do me­dio en una em­pre­sa chi­ca es que tie­nen que ha­cer de to­do. El asun­to es que re­sis­ta más en la em­pre­sa y que sea ca­paz, lle­ga­do el mo­men­to, de ser un can­di­da­to pa­ra que el fun­da­dor de la em­pre­sa di­ga: “me he­cho a un la­do y ve­nís vos a ha­cer­lo”.

¿Que tan gra­ve ve el te­ma de la ro­ta­ción en Uru­guay?

La gra­ve­dad es que si tie­nes una ro­ta­ción del 50%, sig­ni­fi­ca que ca­da año la mi­tad de tu gen­te es nue­va, por lo tan­to, tie­nes que en­se­ñar­le. Pe­ro pa­ra en­se­ñar­les tie­nes que de­di­car­te a en­se­ñar­les y no a es­tar ha­cien­do que tra­ba­jen. Tie­nes que de­di­car­te a eso en ex­ce­so. Y si te de­di­cas a eso, de­jan de con­si­de­rar el fu­tu­ro de la em­pre­sa. Pro­ba­ble­men­te ha­ya al­go ge­ne­ra­cio­nal. La gen­te más jo­ven­ci­ta se can­sa an­tes, no quie­re te­ner je­fes por en­ci­ma, es de­ma­sia­do in­di­vi­dua­lis­ta.

He­mos ha­bla­do de las em­pre­sas pri­va­das. ¿Có­mo ve a las em­pre­sas que tie­ne el Es­ta­do en Uru­guay?

Uru­guay co­mo es un país es­ta­tis­ta, el pe­so del Es­ta­do es enor­me. Y no siem­pre fun­cio­nó mal. Aquí se en­tien­de el prin­ci­pio de sub­si­dia­rie­dad al re­vés. La ló­gi­ca es que si yo no pue­do ha­cer una co­sa, tie­ne de­re­cho el su­pe­rior a in­ter­ve­nir y ha­cer­lo. Sin em­bar­go, en Uru­guay hay una vi­sión so­cial­de­mó­cra­ta que es exac­ta­men­te al re­vés. Si el Es­ta­do no pue­de, en­ton­ces tie­nen que ve­nir el pri­va­do. Eso es gra­ve. Las em­pre­sas (es­ta­ta­les) son muy gran­des y es­tán ha­cien­do co­sas que no son pro­pias por el pres­ti­gio que tie­ne el Es­ta­do en Uru­guay. La gen­te es muy es­ta­tis­ta y no so­la­men­te la del Fren­te Am­plio, sino tam­bién los blan­cos, los co­lo­ra­dos, to­dos. ¿Qué su­ce­de? Cuan­do un bar­co va muy car­ga­do, va mal car­ga­do. En­ton­ces un Es­ta­do co­mo el uru­gua­yo que es­tá hi­per­car­ga­do, es­tá mal car­ga­do. Es di­fi­ci­lí­si­mo ha­cer to­do bien. Tie­nes un Es­ta­do muy pe­li­gro­so en ese sen­ti­do. Lo que di­je pa­ra las pri­va­das lo di­go pa­ra las pú­bli­cas. Pe­ro em­pre­sa pú­bli­ca, a pe­sar de los pe­sa­res, es­tá mu­cho me­jor ges­tio­na­da que go­ber­na­da. Es más, los ges­to­res de las em­pre­sas pú­bli­cas es­tán es­pe- ran­do que el po­lí­ti­co de arri­ba lo de­je tra­ba­jar bien. La me­jor gen­te del país es­tá me­ti­da ahí.

¿Se de­be­ría cam­biar el per­fil po­lí­ti­co de los di­rec­to­res de las em­pre­sas pú­bli­cas?

No es ma­lo que sean di­rec­to­res po­lí­ti­cos. El pro­ble­ma es que no sean pro­fe­sio­na­les. Hay que de­jar que tra­ba­jen y de­jar de ha­cer que el Es­ta­do se me­ta en tan­tas co­sas que no tie­ne por qué me­ter­se. El Uru­guay ya cuen­ta con fuer­zas au­tó­no­mas su­fi­cien­tes. Lo que pa­sa es que el Es­ta­do tie­ne un pres­ti­gio enor­me. La gen­te tie­ne una fe cua­si re­li­gio­sa en el Es­ta­do. Lo que pa­sa aho­ra es que se les es­tá cor­tan­do la fe. La gen­te di­ce: ¿có­mo es que el Es­ta­do me va fa­llar? Pe­ro es que es­tá me­ti­do en to­do. Aho­ra, en las em­pre­sas del Es­ta­do, sim­ple­men­te con me­jo­rar la di­rec­ción del Di­rec­to­rio pa­ra ver el fu­tu­ro y ver en qué co­sas se tie­ne que me­ter y en cuá­les no. Por tan­to, se­ría más con­ve­nien­te de­di­car­se a co­sas más es­pe­cí­fi­cas y más pro­pias de un Es­ta­do. Y lue­go te­ner una co­sa nor­mal pa­ra las em­pre­sas uru­gua­yas pri­va­das: cuan­do una in­no­vas con un pro­ce­di­mien­to y no fun­cio­na: ¿qué ha­ces? Se cam­bia. Es­to no su­ce­de en lo pú­bli­co por cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas. Nin­gu­na em­pre­sa que va­ya bien es de­mo­crá­ti­ca. La de­mo­cra­cia es­tá pa­ra lle­gar al po­der y lue­go pa­ra con­tro­lar­la. Yo com­pren­do que la em­pre­sa pú­bli­ca uru­gua­ya es­tá de­ma­sia­do de­mo­cra­ti­za­da. ¿Qué sig­ni­fi­ca? Que se to­ma de­ci­sio­nes de cuál es la me­jor ma­de­ra por es­ta me­sa por vo­ta­ción. No. ¿Quién sa­be de ma­de­ra? Juan­chi­to. Bueno, ¿qué ma­de­ra po­ne­mos?: que­bra­cho. Lo que no se pue­de es de­ci­dir por cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas, ese es un fa­llo muy gor­do. Bue­na par­te de las cau­sas de esa fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad en el país, es­tá en que el Es­ta­do te da y te di­ce “no te preo­cu­pes”. La gen­te ne­ce­si­ta re­sol­ver­se sus pro­pios pro­ble­mas. A un ni­ño pe­que­ño sí tie­nes que re­sol­ver­le los pro­ble­mas, pe­ro a me­di­da que va cre­cien­do tie­ne que re­sol­ver­se sus pro­pios pro­ble­mas. Si se los re­suel­ves es un con­sen­ti­do, un ti­po blan­di­to, in­fan­til. Es­to creo que pa­sa en la so­cie­dad uru­gua­ya y se no­ta en las em­pre­sas es­ta­ta­les y en la con­cep­ción es­ta­tis­ta.

Úl­ti­ma­men­te hay una mo­da de la cul­tu­ra em­pren­de­do­ra. ¿Es­tá bueno que su­ce­da?

Hay que te­ner de eso. Pe­ro lo que va a re­sol­ver el pro­ble­ma del des­em­pleo y eco­nó­mi­co del Uru­guay no son los nue­vos em­pren­di­mien­tos, son las em­pre­sas chi­cas que tie­nen que cre­cer. Tie­ne que ha­ber em­pre­sas nue­vas, pe­ro la mor­ta­li­dad de las em­pre­sas nue­vas es muy al­ta, ló­gi­ca­men­te. Pe­ro pa­ra au­men­tar el país la ri­que­za del país es so­bre el te­ji­do que ya es­tá y tra­tar de cre­cer.

“La gen­te no tra­ba­ja y has­ta en los sin­di­ca­tos es­tán asom­bra­dos. Al que quie­re tra­ba­jar, que los hay, los otros le di­cen: ‘Che pa­ra­la, ¿qué ha­cés bo? Te va a dar un in­far­to’”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.