ALAN GAR­CÍA Y LAS FICHAS DEL DOMINÓ

La tur­bie­dad del La­va Ja­to lle­ga a Uru­guay co­mo un sua­ve olea­je, al me­nos por aho­ra

El Observador Fin de Semana - - El hecho de la semana - MI­GUEL ARREGUI mi­gue­la­rre­[email protected]

El ca­so La­va Ja­to, el más gran­de es­cán­da­lo de co­rrup­ción en la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na, ha lle­ga­do a Uru­guay en for­ma de olea­jes se­cun­da­rios, aho­ra por el pe­di­do de asi­lo de Alan Gar­cía, un ex­pre­si­den­te de Pe­rú.

El La­va Ja­to, una ope­ra­ción con­du­ci­da por la Po­li­cía Fe­de­ral y el juez Sér­gio Mo­ro, de Cu­ri­ti­ba, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Bra­sil co­rrió ca­si por com­ple­to el ve­lo de la im­pú­di­ca co­rrup­ción que cu­bre a ese país des­de siem­pre. En­ton­ces sur­gió una in­ter­mi­na­ble his­to­ria de fi­nan­cia­mien­to de cam­pa­ñas elec­to­ra­les y vi­das per­so­na­les con las “coimas” ob­te­ni­das a cam­bio de con­tra­tos de obras pú­bli­cas: puer­tos, puen­tes, ca­rre­te­ras, re­fi­ne­rías, es­ta­dios, cen­tra­les eléc­tri­cas, re­pre­sas, ga­so­duc­tos. En­tre 2005 y 2015 la gi­gan­tes­ca fir­ma de in­ge­nie­ría y cons­truc­ción Ode­brecht, que lle­gó a te­ner 130 mil em­plea­dos, fue li­de­ra­da por Mar­ce­lo Or­de­brecht, un prín­ci­pe de la em­pre­sa bra­si­le­ña que via­ja­ba en el mis­mo avión que los pre­si­den­tes. Sus con­tra­tos in­clu­ye­ron el par­que olím­pi­co de Río de Ja­nei­ro, el es­ta­dio Ma­ra­ca­ná, el nue­vo puer­to cu­bano de Ma­riel, vi­vien­das en Pa­na­má, el ae­ro­puer­to Si­món Bo­lí­var en Ve­ne­zue­la, o el ae­ro­puer­to prin­ci­pal de Mo­zam­bi­que. Pe­ro an­te to­do fue el prin­ci­pal con­tra­tis­ta de las obras que rea­li­za­ba la es­ta­tal Pe­tro­bras, la em­pre­sa más gran­de Bra­sil. En­tre Pe­tro­bras y Ode­brecht, ade­más, se creó la so­cie­dad Bras­kem, la sex­ta pe­tro­quí­mi­ca más gran­de del mun­do, que po­see 36 plan­tas in­dus­tria­les.

Aco­rra­la­do por el juez Sér­gio Mo­ro, el arro­gan­te Ode­brecht acep­tó ha­ber pa­ga- do más de US$ 3.000 mi­llo­nes en so­bor­nos pa­ra ob­te­ner obras pú­bli­cas en 100 pro­yec­tos en al me­nos una do­ce­na de paí­ses. Los pre­su­pues­tos se in­fla­ban has­ta cua­tro ve­ces su va­lor real, y una par­te de los ex­ce­den­tes iba a la cla­se po­lí­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na. Ode­brecht se com­pro­me­tió a pagar más de US$ 3.300 mi­llo­nes en mul­tas a los gobiernos de Es­ta­dos Uni­dos, Sui­za y Bra­sil. Fue el ma­yor arre­glo an­ti­co­rrup­ción de la his­to­ria.

Con ese acuer­do, y con las de­la­cio­nes de eje­cu­ti­vos, ban­que­ros, bu­ró­cra­tas y po­lí­ti­cos, el ca­so La­va Ja­to aca­bó con las ca­rre­ras de mu­chí­si­mos lí­de­res. Tam­bién lle­vó a la cár­cel a ex­pre­si­den­tes co­mo Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, de Bra­sil, u Ollan­ta Hu­ma­la, de Pe­rú, li­be­ra­do en abril de ma­ne­ra pro­vi­sio­nal. De he­cho, cua­tro ex­pre­si­den­tes de Pe­rú en­fren­tan pro­ble­mas con la jus­ti­cia por las de­la­cio­nes de Ode­brecht: Ale­jan­dro To­le­do, quien pre­si­dió el país en­tre 2001 y 2006; Alan Gar­cía, quien fue pre­si­den­te en dos pe­río­dos

(1985-1990 y 2006-2011); Ollan­ta Hu­ma­la, pri­mer man­da­ta­rio en­tre 2011 y 2016; y Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, quien asu­mió en

2016 y de­bió re­nun­ciar en 2018. Hu­ma­la y Kuczyns­ki tie­nen prohi­bi­do sa­lir del país, mien­tras To­le­do se re­fu­gió en Es­ta­dos Uni­dos, don­de en­fren­ta un pe­di­do de ex­tra­di­ción. Has­ta la lí­der opo­si­to­ra Kei­ko Fu­ji­mo­ri, hi­ja del ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri (1990-2000), mar­chó a la cár­cel el 31 de oc­tu­bre acu­sa­da de re­ci­bir apor­tes ile­ga­les de Ode­brecht en 2011 pa­ra su cam­pa­ña elec­to­ral. Una fi­cha ti­ra a la otra. Tam­bién es­tán ba­jo in­ves­ti­ga­ción o sos­pe­cha el ac­tual pre­si­den­te de Bra­sil, Mi­chel Te­mer, el ex­pri­mer man­da­ta­rio de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel San­tos, el ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro o el ex­pre­si­den­te de Pa­na­má, Ri­car­do Mar­ti­ne­lli, cu­yos hi­jos aca­ban de ser de­te­ni­dos en Mia­mi. El sá­ba­do pa­sa­do Alan Gar­cía se re­fu­gió en la em­ba­ja­da uru­gua­ya en Li­ma y pi­dió asi­lo, por con­si­de­rar­se un per­se­gui­do po­lí­ti­co. El go­bierno de Pe­rú en­tre­gó el mar­tes al em­ba­ja­dor de Uru­guay una no­ta en que des­ta­ca que Gar­cía no es in­ves­ti­ga­do por de­li­tos po­lí­ti­cos sino por co­rrup­ción, y que en el país ri­ge el es­ta­do de De­re­cho y la se­pa­ra­ción de po­de­res, co­sas que pa­re­cen evi­den­tes. La som­bra del La­va Ja­to lle­gó a Uru­guay en la for­ma de so­cie­da­des off sho­re pa­ra el “la­va­do” o trán­si­to de di­ne­ro, lo que in­clu­yó la pri­sión en An­do­rra en fe­bre­ro de An­drés “Be­tin­go” San­gui­net­ti, di­ri­gen­te de Pe­ña­rol y me­dio her­mano del ex­pre­si­den­te Ju­lio San­gui­net­ti. Tam­bién hay pis­tas del pa­so de di­ne­ro de Ode­brecht pro­ve­nien­te de Ar­gen­ti­na y de la in­ter­ven­ción de ban­cos, abo­ga­dos y cam­bis­tas; y se de­nun­ció trá­fi­co de in­fluen­cias pa­ra que a la em­pre­sa bra­si­le­ña OAS se le ad­ju­di­ca­ra la cons­truc­ción de la frus­tra­da plan­ta re­ga­si­fi­ca­do­ra en Pun­ta de Sa­ya­go.

Alan Gar­cía apos­tó a la tra­di­ción de asi­lo, muy apre­cia­da en Uru­guay y en ca­si to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca, que en bue­na me­di­da se crea­ron con pró­fu­gos, de he­cho o de de­re­cho. La ins­ti­tu­ción del asi­lo tie­ne lí­mi­tes, por su­pues­to, co­mo los ca­sos de te­rro­ris­mo o crí­me­nes par­ti­cu­lar­men­te es­pan­to­sos. Pe­ro al­gu­na vez en la his­to­ria es­tas cos­tas se po­bla­ron con una par­te de los per­se­gui­dos, des­con­ten­tos o me­nes­te­ro­sos del mun­do. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.