“El prin­ci­pal desafío mé­di­co es el alz­héi­mer y es­ta­mos muy le­jos de cu­rar­lo”

El cui­da­do de­be­ría ser la úl­ti­ma he­rra­mien­ta pa­ra los an­cia­nos, an­tes hay que es­ti­mu­lar el en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble, pa­ra que la ex­pec­ta­ti­va de sa­lud y la de vi­da lle­guen lo más jun­tas po­si­ble, ad­vier­te el cien­tí­fi­co

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - A twit­ter.com/Ga­brielh­pe­rey­ra

Ra­fael Radi es pro­fe­sor ti­tu­lar del de­par­ta­men­to de bio­quí­mi­ca de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na. Bá­si­ca­men­te, es­tá al fren­te de unos 35 do­cen­tes que en­se­ñan a es­tu­dian­tes de la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca, de Cien­cias, de In­ge­nie­ría. Es di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­mé­di­cas (Cein­bio), que reúne a in­ves­ti­ga­do­res de la Ude­lar, el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­ló­gi­cas Cle­men­te Es­ta­ble y el Ins­ti­tu­to Pas­teur en di­ver­sas áreas. Es el pri­mer uru­gua­yo en in­gre­sar a la cen­te­na­ria y pres­ti­gio­sa Na­tio­nal Aca­demy of Scien­ces (NAS). Se ha es­pe­cia­li­za­do en el es­tu­dio de los lla­ma­dos ra­di­ca­les li­bres, un asun­to que ha si­do abor­da­do mun­dial­men­te des­de un en­fo­que mé­di­co co­mo es­té­ti­co. Es­te es un re­su­men de la en­tre­vis­ta que El Ob­ser­va­dor man­tu­vo con Radi.

¿Qué ha­ce el Cein­bio?

Es uno de los lu­ga­res más ac­ti­vos de bio­mé­di­ca del país. De­sa­rro­lla­mos pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción que tie­nen que ver con las ba­ses mo­le­cu­la­res y te­ne­mos que ir a la mo­lé­cu­la por­que no­so­tros ha­ce­mos bio­quí­mi­ca del desa­rro­llo de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas e in­fla­ma­to­rias. Lo ha­ce­mos con un en­fo­que bio­quí­mi­co, mo­le­cu­lar y tam­bién bas­tan­te in­ter­dis­ci­pli­na­rio por­que acá en el cen­tro con­ver­gen bió­lo­gos ce­lu­la­res, bio­pa­tó­lo­gos, far­ma­có­lo­gos, mé­di­cos in­ten­si­vis­tas, neo­na­tó­lo­gos.

A ni­vel de equi­pa­mien­to, ¿Uru- guay es­tá ac­tua­li­za­do?

Re­la­ti­va­men­te ac­tua­li­za­do. He­mos he­cho un es­fuer­zo gi­gan­te en los úl­ti­mos 25 años pa­ra man­te­ner el par­que de equi­pa­mien­tos más o me­nos al día a un ni­vel ra­zo­na­ble­men­te com­pe­ti­ti­vo con la re­gión y con el mun­do. Acá hay equi­pos que lle­gan a va­ler más de me­dio mi­llón de dó­la­res, otros de 20, 50 o 100 mil dó­la­res.

¿ Me di­ce que so­mos bas­tan­te com­pe­ti­ti­vos a ni­vel re­gio­nal y mun­dial?

A ve­ces sue­na pa­ra­dó­ji­co. En ge­ne­ral en Uru­guay hay una co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca que es só­li­da en cuan­to a su per­so­nal y que ha lo­gra­do con mu­cho tra­ba­jo coo­pe­ra­ti­vo y si­nér­gi­co in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal te­ner equi­pa­mien­to bá­si­co que mu­chas ve­ces se com­par­te. Así co­mo los au­tos en­ve­je­cen rá­pi­do, los equi­pos tam­bién. Te­nés un equi­po de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pe­ro en cin­co años pier­de pres­ta­ción por­que la fa­bri­ca­ción de nue­vos equi­pos y el au­men­to de la sen­si­bi­li­dad y es­pe­ci­fi­ci­dad es tre­men­da. No­so­tros no nos po­de­mos man­te­ner to­do el tiem­po a to­pe pe­ro Uru­guay cuen­ta tan­to por la pro­pia Ude­lar co­mo por la ANII, con pro­gra­mas que son lla­ma­dos anua­les a equi­pa­mien­to. No dan mu­cho por año, es­ta­mos ha­blan­do de equi­pa­mien­tos que es­tán en el or­den de 50 a 500 mil dó­la­res. Son pro­yec­tos com­pe­ti­ti­vos, vos te pre­sen­tás an­te la ne­ce­si­dad de un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res que ne­ce­si­tan tal equi­pa­mien­to y si te va bien se te dan los equi­pos. No­so­tros te­ne­mos va­rios que he­mos ga­na­do de esa for­ma.

Si los cien­tí­fi­cos se quejan por lo que se des­ti­na del PIB a in­ves­ti­ga­ción, pe­ro so­mos com­pe­ti­ti­vos, ¿en qué área es­ta­mos ca­ren­tes en la in­ves­ti­ga­ción?

En la fi­nan­cia­ción de los pro­yec­tos pro­pia­men­te di­chos. Esa es una de las par­tes que es­ta­mos mal. Lo que se­ría la cuen­ta co­rrien­te. Te­nés el au­to mu­chas ve­ces pe­ro te fal­ta la naf­ta o la re­pa­ra­ción por­que a no­so­tros se nos rom­pe un equi­po de US$ 400 mil y te­nés que ha­cer un arre­glo de US$ 30 mil ¿dón­de lo con­se­guís? Ahí se pre­sen­ta un pro­ble­ma gra­ví­si­mo, tí­pi­co en los paí­ses en vías de desa­rro­llo que mu­chas ve­ces ha­cen lla­ma­dos a equi­pa­mien­to, lle­ga y des­pués es di­fí­cil man­te­ner­lo por­que no hay pro­gra­mas a lar­go pla­zo. Es el ta­lón de Aqui­les, en la par­te de fun­cio­na­mien­to y de re­cur­sos hu- ma­nos so­bre to­do. Has­ta el ni­vel doc­tor Uru­guay tie­ne he­rra­mien­tas pa­ra que la gen­te se man­ten­ga, por­que hay be­cas de doc­to­ra­do, pe­ro cuan­do el ti­po ter­mi­na el doc­to­ra­do que es al­guien con 26, 27, 28 años y es­tá en su me­jor mo­men­to por­que tie­ne la mez­cla de ex­pe­rien­cia, de co­mien­zo de su in­de­pen­den­cia y ju­ven­tud, me­nos ataduras fa­mi­lia­res o so­cia­les, en ese mo­men­to de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, Uru­guay tie­ne una enor­me di­fi­cul­tad pa­ra re­te­ner­los.

¿Por qué se van, ya que no es­ta­mos tan mal?

La ma­yo­ría se va por­que no te­ne­mos lu­ga­res pa­ra ofre­cer­les con po­si­cio­nes es­ta­bles de in­ves­ti­ga­dor con suel­dos dig­nos. Si a un mu­cha­cho de 28 años le ofre­cés un car­go

re­la­ti­va­men­te

digno, nor­mal­men­te se que­da más allá de lo cual pue­den ir a ha­cer pa­san­tías cor­tas y vol­ver.

En ese mar­gen de 25-35 años, ¿cuál es la di­fe­ren­cia sa­la­rial en­tre ir a EEUU o que­dar­se acá?

Al­guien de 25, 35 años, don­de yo es­toy, po­dría as­pi­rar des­pués de un con­cur­so a un gra­do dos ti­tu­lar full ti­me –eso se­ría el to­pe– a ga­nar en la mano $ 45 mil y en el ex­te­rior de­be ga­nar en­tre 50% y 100% más. Con un cos­to de vi­da no tan dis­tin­to. Igual si hay con­di­cio­nes de re­torno a la gen­te ge­ne­ral­men­te le gus­ta vol­ver.

¿Cuál es la im­por­tan­cia de una in­ver­sión por en­ci­ma del 1% del PIB pa­ra in­ves­ti­ga­ción?

Hoy par­ti­mos de un va­lor que es­tá en el 0,35 del PIB más o me­nos y en los paí­ses desa­rro­lla­dos es­tá en la zo­na del 3% has­ta el 6%. ¿Por qué hay que au­men­tar el por­cen­ta­je del PIB? Ahí hay múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des, por un la­do los pro­gra­mas de re­ten­ción son fun­da­men­ta­les, la gen­te que for­mas­te si no ge­ne­rás po­si­bi­li­da­des de fi­nan­cia­mien­to se te va y vos ahí te­nés una ven­ta­na que son tres años. Si se va, si se que­da más de tres años, di­fí­cil­men­te vuel­va. La vi­da se le or­ga­ni­zó, em­pie­za a te­ner hi­jos… En­ton­ces por un la­do es­tá la re­ten­ción. Y por otro, pa­ra que los pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción ten­gan cuen­ta co­rrien­te por­que hoy mu­chas ve­ces en Uru­guay se pro­du­ce la pa­ra­do­ja de cien­tí­fi­cos for­ma­dos, ins­ti­tu­cio­nes y equi­pa­mien­to de al­to te­nor y te fal­ta la mo­ne­da co­rrien­te de to­dos los días. Los pro­yec­tos tie­nen muy po­qui­ta fi­nan­cia­ción en Uru­guay.

¿ Por qué la cla­se po­lí­ti­ca no asu­me es­to?

Lo in­creí­ble es que en el dis­cur­so pú­bli­co hay co­mo una­ni­mi­dad de to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos so­bre su re­le­van­cia. Na­die di­ce: “Yo en es­to no creo”. En la mi­tad de la dé­ca­da de 1980 sí hu­bo al­gu­nos en­fren­ta­mien­tos en­tre la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca y el go­bierno de turno por­que en par­ti­cu­lar (Ju­lio) San­gui­net­ti no te­nía una vi­sión de­ma­sia­do fa­vo­ra­ble a cons­truir una co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca só­li­da, y fue Ro­ber­to Cal­dey­ro Bar­cia, mé­di­co, pri­mer pre­si­den­te del Pe­de­ci­ba (Pro­gra­ma de Desa­rro­llo de las Cien­cias Bá­si­cas), que en in­ten­sas dis­cu­sio­nes con San­gui­net­ti lo­gró que apo­ya­ra el na­ci­mien­to del Pe­de­ci­ba. Con Ta­ba­ré Váz­quez to­das las ve­ces que nos he­mos reuni­do siem­pre ha es­ta­do pro­cli­ve al apo­yo y él tam­bién par­ti­ci­pó de lo que fue el lan­za­mien­to de la ANII que en el pri­mer pe­rio­do del go­bierno del Fren­te Am­plio fue una he­rra­mien­ta muy im­por­tan­te, pe­ro de he­cho es­tá cos­tan­do un mon­to­na­zo.

“Uru­guay tie­ne una enor­me di­fi­cul­tad pa­ra re­te­ner a los cien­tí­fi­cos en su mo­men­to de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad”

¿Por qué?

No sé si es la co­yun­tu­ra, las reali­da­des, lo que nos trans­mi­tió el mi­nis­tro de Eco­no­mía en es­te pe­rio­do fue que efec­ti­va­men­te el com­pro­mi­so del 1% no se iba a cum­plir, que se ha­bían en­con­tra­do con una si­tua­ción con­cre­ta mu­cho más com­ple­ja de la que creían an­tes de fir­mar el com­pro­mi­so pe­ro que se­guían cre­yen­do en la apues­ta a lo que era el desa­rro­llo cien­tí­fi­co tec­no­ló­gi­co. El año pa­sa­do en el tea­tro Solís me to­có par­ti­ci­par por la ce­le­bra­ción de los 10 años de la ANII con un tea­tro lleno. El pre­si­den­te ex­pre­só que esa po­lí­ti­ca se­guía sien­do im­pul­sa­da pe­ro a los efec­tos del pre­su­pues­to no se ha ex­pan­di­do. Ahí te­ne­mos un pro­ble­ma muy gran­de. Aho­ra se creó la se­cre­ta­ría de Cien­cia y tec­no­lo­gía y la li­de­ra un cien­tí­fi­co muy im­por­tan­te que es Eduar­do Man­ta. Fun­cio­na en la ór­bi­ta de la Pre-

si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Eso fue una se­ñal des­de el pun­to de vis­ta ins­ti­tu­cio­nal in­tere­san­te pe­ro si­gue sin ex­pan­dir­se el pre­su­pues­to y ahí hay co­sas pa­ra co­rre­gir.

¿Qué se pier­de con es­to?

Per­dés una per­so­na que pue­de en­tre­nar a otros y en­se­ñar­les y per­dés una per­so­na que po­ten­cial­men­te pue­de rea­li­zar des­cu­bri­mien­tos e in­no­va­cio­nes que pue­dan te­ner un im­pac­to edu­ca­ti­vo, so­cial y pro­duc­ti­vo. Y per­dés tra­ma de gen­te del má­xi­mo ni­vel de for­ma­ción. Per­dés in­ser­ción in­ter­na­cio­nal. El is­rae­lí Yu­val Noah Ha­ra­ri, en su li­bro Sa

piens, di­ce que en el año 2100 va­mos a ven­cer a la muer­te. Hay to­da una ten­den­cia en ese as­pec­to. Hay in­clu­si­ve al­gu­nos au­to­res que ha­blan de la in­mor­ta­li­dad fu­tu­ra de la es­pe­cie. Yo creo que an­tes que eso lo que es evi­den­te y lo que nos es­tá mos­tran­do el desa­rro­llo de la cien­cia mé­di­ca in­ter­na­cio­nal es que hay un au­men­to cons­tan­te de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da y pre­su­mi­ble­men­te tam­bién, pe­ro eso no es­tá de­mos­tra­do, que ade­más el lí­mi­te má­xi­mo de vi­da que hoy es­tá en 125 años tam­bién se va a mo­ver ha­cia arri­ba. Es­to úl­ti­mo no es­tá do­cu­men­ta­do, no ha ocu­rri­do aún. Lo que sí es­tá do­cu­men­ta­do es que no­so­tros ca­da 10 años au­men­ta­mos la ex­pec­ta­ti­va de vi­da unos 2, 2 años y me­dio. El au­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da es­ta­ba de­mos­tra­do y es­tá ocu­rrien­do en to­do el mun­do. No ha pa­ra­do.

¿Po­dría pa­rar en al­gún mo­men­to?

Esa es una dis­cu­sión de los bio­de­mó­gra­fos. Es­tos au­men­tos con­sis­ten­tes vie­nen ocu­rrien­do ha­ce 50 o 60 años, el au­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da. Has­ta el si­glo 20 no ha­bía cam­bia­do mu­cho en re­la­ción a to­das las ge­ne­ra­cio­nes pre­vias, a los cua­tro mil años pre­vios, se ha­bía que­da­do cons­tan­te en la zo­na de 40 años. A par­tir de fi­nes del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, con la po­ta­bi­li­dad del agua, las me­di­das de sa­lud pú­bli­ca, la apa­ri­ción de los an­ti­bió­ti­cos, em­pie­za a apa­re­cer un au­men­to cons­tan­te y con­sis­ten­te de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da. Pe­ro el lí­mi­te su­pe­rior que es­tá do­cu­men­ta­do por­que hay una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal que tie­ne has­ta dón­de se ha po­di­do do­cu­men­tar la fe­cha de muer­te, esos va­lo­res no se han mo­vi­do ya des­de ha­ce co­mo unos 10 o 15 años. Es­tá en 122 pa­ra los hom­bres y 125 pa­ra las mu­je­res, pe­ro ese lí­mi­te má­xi­mo es­tá desafia­do hoy y pro­ba­ble­men­te con el de­ve­nir de las téc­ni­cas de te­ra­pia gé­ni­cas y bio­lo­gía mo­le­cu­lar y me­di­ci­na per­so­na­li­za­da y de pre­ci­sión es pro­ba­ble que eso se pue­da mo­ver.

¿Por qué se de­di­có a los ra­di­ca­les li­bres?

A fi­nes de la dé­ca­da de 1950 vino un

En 1995, a Wi­lliam Uter­moh­len, pin­tor nor­te­ame­ri­cano, le diag­nos­ti­ca­ron alz­héi­mer. “A par­tir de ese mo­men­to, tra­tó de en­ten­der­lo pin­tán­do­se a sí mis­mo”, di­jo su es­po­sa cuan­do el ar­tis­ta mu­rió en 2007. Los au­to­rre­tra­tos que Uter­moh­len fue ha­cien­do año a año, a me­di­da que avan­za­ba su en­fer­me­dad, sue­len ser ex­hi­bi­dos y son un ícono de los en­cuen­tros mé­di­cos que tra­tan el alz­héi­mer.

in­ves­ti­ga­dor nor­te­ame­ri­cano, tra­ba­jó dos años acá y de­jó mon­ta­da el área de ra­di­ca­les li­bres y oxi­da­cio­nes bio­ló­gi­cas en un mo­men­to don­de ni si­quie­ra se sa­bía si eso era im­por­tan­te o era so­la­men­te re­la­cio­na­do al efec­to de las ra­dia­cio­nes. Eso acá lo con­ti­nuó quien fue mi di­rec­tor de te­sis, el pro­fe­sor Eu­ge­nio Pro­da­nov, con quien ge­ne­ra­mos el gru­po 2.0, lo re­cons­trui­mos con él que ya era un in­ves­ti­ga­dor se­nior y yo que era un es­tu­dian­te de me­di­ci­na que re­cién arran­ca­ba. Me me­tí y me fas­ci­nó lo que ha­cía. Pro­da­nov era muy bá­si­co, tra­ba­ja­ba en la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres por pro­teí­nas, y yo tra­té de dar­le un ses­go ca­da vez más bio­ló­gi­co en re­la­ción a la pa­to­lo­gía hu­ma­na.

Al­gu­na gen­te lo co­no­ció más por un con­cep­to es­té­ti­co que de sa­lud. ¿Qué son los ra­di­ca­les li­bres y su oxi­da­ción?

Los ra­di­ca­les li­bres son sus­tan­cias, mu­chas ve­ces mo­lé­cu­las pe­que­ñas que tie­nen una reac­ti­vi­dad quí­mi­ca par­ti­cu­lar, son ge­ne­ral­men­te mo­lé­cu­las muy agre­si­vas que tien­den a oxi­dar y da­ñar com­po­nen­tes de la cé­lu­la: pro­teí­nas, lí­pi­dos, ma­te­rial ge­né­ti­co. Se for­man to­do el tiem­po en to­do el cuer­po, es un pro­duc­to de la vi­da ae­ró­bi­ca, no­so­tros con­su­mi­mos oxí­geno y el con­su­mo de oxí­geno que lle­ga a nues­tros te­ji­dos se uti­li­za pa­ra la pro­duc­ción de ener­gía. El oxí­geno per­mi­te la com­bus­tión de los nu­trien­tes pa­ra ge­ne­rar ener­gía. Cuan­do co­me­mos car­bohi­dra­tos o gra­sas o pro­teí­nas pa­ra pro­ce­sar­los y ge­ne­rar ener­gía, pre­ci­sás oxí­geno así co­mo cuan­do pren­dés un fue­go ne­ce­si­tás la chis­pa, pe­ro tam­bién oxí­geno. El oxí­geno es muy im­por­tan­te pa­ra la ge­ne­ra­ción de ener­gía pe­ro tie­ne aso­cia­do un da­ño co­la­te­ral per­ma­nen­te que es que una pe­que­ña frac­ción del oxí­geno ge­ne­ra ra­di­ca­les li­bres y eso nos acom­pa­ña du­ran­te to­da la vi­da y tie­ne que ver con los pro­ce­sos de en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro eso es un área que tie­ne que ver con la fi­sio­lo­gía.

Por eso es­tán vin­cu­la­dos a la es­té­ti­ca.

Por eso se po­nen cre­mas que tie­nen sus­tan­cias que tie­nen ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te, por­que de al­gu­na for­ma neu­tra­li­zan el efec­to pro oxi­dan­te que tie­ne la luz UV. Y tam­bién du­ran­te la pa­to­lo­gía, por ejem­plo cuan­do a uno se le ta­pa una ar­te­ria con lí­pi­dos, esos lí­pi­dos es­tán oxi­da­dos, los lí­pi­dos oxi­da­dos son los que tien­den a ta­par ar­te­rias y ge­ne­rar las le­sio­nes que tie­nen que ver con el in­far­to, hi­per­ten­sión. En pro­ce­sos de­ge­ne­ra­ti­vos co­mo alz­héi­mer, pár­kin­son, las neu­ro­nas se oxi­dan rá­pi­da­men­te, hay oxi­da- ción del ce­re­bro y en­ton­ces uno de los te­mas que tra­ba­ja­mos es có­mo lo­grar que el ce­re­bro se man­ten­ga lo más sano po­si­ble y que esos pro­ce­sos de oxi­da­ción neu­ro­nal y de­ge­ne­ra­ción neu­ro­nal va­yan más len­to pa­ra pre­ve­nir la pa­to­lo­gía, pa­ra pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral.

¿Có­mo se evi­ta ese en­ve­je­ci­mien­to?

A eso es a lo que no­so­tros nos de­di­ca­mos. Por un la­do te­nés sis­te­mas que se lla­man an­ti­oxi­dan­tes pro­pios que los po­de­mos me­jo­rar con dro­gas, con una bue­na ali­men­ta­ción, con ejer­ci­cio. Hay dis­tin­tas for­mas de lo­grar que nues­tros sis­te­mas an­ti­oxi­dan­tes es­tén en me­jor es­ta­do y neu­tra­li­cen la par­te tó­xi­ca.

Hay un te­mor so­cial a la ve­jez. Es­to de que to­dos que­re­mos pa­re­cer jó­ve­nes. Hay con­de­na so­cial, ¿esa con­de­na ha im­pac­ta­do de al­gu­na ma­ne­ra en la me­di­ci­na y en la in­ves­ti­ga­ción?

Creo que una cla­ve es el en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble y con dig­ni­dad. Creo que a ve­ces hay una lu­cha que es­tá per­di­da des­de el ini­cio de no que­rer en­ve­je­cer. ¿Por qué me quie­ro sa­car años me­tién­do­me ci­ru­gía es­té­ti­ca? Es al­go que a mi jui­cio lle­va a la me­di­ci­na a lí­mi­tes que in­clu­so son éti­cos. No hay na­da de qué aver­gon­zar­se si se tu­vo una vi­da ple­na y sa­lu­da­ble. Eso po­si­cio­na­ría a la me­di­ci­na en el plano de co­la­bo­rar con el en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble y te­ne­mos que en­ten­der bien cuá­les son nues­tros ór­ga­nos y sis­te­mas que clau­di­can y có­mo po­de­mos evi­tar que esa clau­di­ca­ción ocu­rra en eta­pas tem­pra­nas.

¿Cuál des­ta­ca­ría co­mo el úl­ti­mo gran des­cu­bri­mien­to de la me­di­ci­na?

Es di­fí­cil ci­tar uno. Creo que se es­tán ha­cien­do enor­mes avan­ces en el en­ten­di­mien­to de tra­ta­mien­to del cán­cer con to­do lo que son las in­mu­no­te­ra­pias.

Pa­ra us­ted, ¿cuál es el prin­ci­pal desafío de la me­di­ci­na hoy?

Pa­ra mí el prin­ci­pal desafío mé­di­co es la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer. No­so­tros par­ti­ci­pa­mos en un con­sor­cio in­ter­na­cio­nal so­bre in­ves­ti­ga­ción del alz­héi­mer, son tres gru­pos eu­ro­peos y tres la­ti­noa­me­ri­ca­nos, hay un gru­po en Chi­le, Ar­gen­ti­na y no­so­tros. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en ese con­sor­cio pa­ra en­ten­der los me­ca­nis­mos de pro­gre­sión del alz­héi­mer y que co­sas po­de­mos ha­cer des­de la ali­men­ta­ción, no pa­ra im­pe­dir la en­fer­me­dad sino pa­ra fre­nar en aque­llos que lo pa­de­cen. En in­di­vi­duos de más de 80 años la in­ci­den­cia pue­de lle­gar a ser de 15% o 20%. Es una en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va don­de se pro­du­ce la muer­te de las neu­ro­nas y el de­pó­si­to de sus­tan­cia ami­loi­dea que re­em­pla­za neu­ro­nas y bá­si­ca­men­te son zo­nas que que­dan sin neu­ro­trans­mi­sión. La pér­di­da de me­mo­ria es de los pri­me­ros sig­nos del mal de Alz­hei­mer. Y es una en­fer­me­dad que hoy la so­cie­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra el es­tu­dio del alz­héi­mer nos ha di­cho a los cien­tí­fi­cos: el ob­je­ti­vo hoy no es cu­rar la en­fer­me­dad, es en­len­te­cer su pro­gre­sión. Es­ta­mos tan le­jos de la cu­ra que he­mos apren­di­do a ser más hu­mil­des y de­cir, ya que to­da­vía no te­ne­mos idea ( por­que to­dos los mo­de­los ex­pe­ri­men­ta­les ani­ma­les fun­cio­nan bien pe­ro cuan­do los tra­ta­mos de lle­var a los pa­cien­tes no nos es­tá yen­do bien), el ob­je­ti­vo te­ra­péu­ti­co in­me­dia­to hoy es en­len­te­cer su pro­gre­sión.

¿Por qué es­tá le­jos la cu­ra?

Es una en­fer­me­dad mul­ti­fac­to­rial, las neu­ro­nas son cé­lu­las que no se re­em­pla­zan, na­cés con un cier­to ca­pi­tal neu­ro­nal y a me­di­da que trans­cu­rre la vi­da vas a per­der un cier­to nú­me­ro de neu­ro­nas que no se re­em­pla­zan ni se re­pro­du­cen.

Ade­más tie­ne un im­pac­to so­cial im­por­tan­te.

Ma­yúscu­lo. Y ade­más un pro­ble­ma que te pue­de acom­pa­ñar una de­ce­na de años. Es un te­ma con un im­pac­to per­so­nal, fa­mi­liar y sa­ni­ta­rio im­pre­sio­nan­te. Y es­to en el con­tex­to de una po­bla­ción que au­men­ta su ex­pec­ta­ti­va de vi­da. Es una en­fer­me­dad del vie­jo, y cuan­to más vie­jos hay, hay más alz­héi­mer.

“He­mos apren­di­do a ser más hu­mil­des y de­cir que el ob­je­ti­vo te­ra­péu­ti­co in­me­dia­to es en­len­te­cer la pro­gre­sión del alz­héi­mer”

“El au­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da es­ta­ba de­mos­tra­do y es­tá ocu­rrien­do. No ha pa­ra­do”

GA­BRIEL PEREYRA

L. CA­RRE­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.