MI­GUEL ARREGUI ARREGU

Reunión del G20: po­ca amor­ti­gua­ción y mu­cho ca­careo

El Observador Fin de Semana - - Portada - MI­GUEL ARREGUI mi­gue­la­rre­[email protected]

La fies­ta d de al la­do pa­re­ce bro­ma

El tan­go Los co­sos de al lao, que una pá­gi­na web de can­cio­nes en in­glés tra­du­ce, ma­ra­vi­llo­sa­men­te, co­mo The peo­ple next door, ha­bla de una fies­ta que se ce­le­bra en una ca­sa de un ba­rrio por­te­ño.

De pron­to se es­cu­cha el ru­mor de una or­ques­ta, es que es­tán de fies­ta los co­sos de al lao.

Bue­nos Ai­res, la ciu­dad de los gran­des con­tras­tes, la ca­pi­tal de un im­pe­rio que no exis­tió ja­más, al de­cir del no­ve­lis­ta fran­cés An­dré Mal­raux, hoy es­tá de fies­ta. Hay reunión de zo­rros: los co­sos de al lao.

El G20 es una so­cie­dad de los paí­ses más po­de­ro­sos del mun­do, en­tre ellos los dos ve­ci­nos de Uru­guay, que jun­tos re­pre­sen­tan la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción y de la pro­duc­ción del pla­ne­ta. Es un es­pa­cio de coor­di­na­ción, amor­ti­gua­ción de ri­va­li­da­des y de pa­vo­neo, de efi­ca­cia har­to du­do­sa, pe­ro me­jor que na­da. Tie­ne un rea­lis­mo po­lí­ti­co del que ca­re­cen otras or­ga­ni­za­cio­nes, co­mo ONU u OEA, por ejem­plo, lo que lo ha­ce más sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Los per­so­na­jes sa­lien­tes del gran bai­le es­ta vez se­rán el es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump, el chino Xi Jin­ping y el ru­so Vla­dí­mir Pu­tin. Al­gu­nos de los cla­vos sa­lien­tes son la gue­rra co­mer­cial que Trump le de­cla­ró a Chi­na, que pa­re­ce ir per­dien­do y que em­bro­lla al mun­do; su re­cha­zo a cual­quier acuer­do so­bre cam­bio cli­má­ti­co; y la ofen­si­va que Pu­tin lle­va con­tra Ucra­nia, a la que ha ampu­tado Cri­mea y otras zo­nas, y aho­ra el mar de Azov.

Se su­po­ne que el 1º de enero Es­ta­dos Uni­dos im­pon­drá más aran­ce­les a mu- chas im­por­ta­cio­nes que pro­vie­nen de Chi­na, con la es­pe­ran­za de re­du­cir­las. La me­di­da pro­vo­ca­rá re­pre­sa­lias de Pe­kín y mie­do en el res­to del mun­do por un even­tual fin de la lar­ga bo­nan­za in­ter­na­cio­nal, tras su­pe­rar­se la cri­sis de 2008.

El miér­co­les la Re­ser­va Fe­de­ral (ban­co cen­tral) de Es­ta­dos Uni­dos ad­vir­tió que una “gue­rra co­mer­cial” y las ten­sio­nes geo­po­lí­ti­cas po­drían afec­tar la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra glo­bal, asus­tar a los in­ver­so­res y pro­vo­car una he­ca­tom­be en las bol­sas.

Al­gu­nos creen que un “nue­vo multilateralismo”, ba­sa­do en el tra­to di­rec­to en­tre gran­des lí­de­res par­ti­cu­lar­men­te arro­gan­tes o egó­la­tras, po­drá re­du­cir las ten­sio­nes y lle­var a un “ce­se el fue­go” co­mer­cial.

La cum­bre por­te­ña tam­bién sir­ve pa­ra que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos fir­me un nue­vo acuer­do co­mer­cial con Mé­xi­co y Ca­na­dá, en sus­ti­tu­ción del más am­plio Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (Tclan), que ri­gió du­ran­te 24 años, has­ta la lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca. El Mer­co­sur ten­drá mu­cho me­nos pa­ra fes­te­jar, sal­vo al­gu­na ven­ta­ja in­di­rec­ta que tal vez pro­vo­que la gue­rra de los aran­ce­les. La Unión Eu­ro­pea no es­tá lis­ta pa­ra fir­mar un acuer­do de li­bre co­mer­cio con el Mer­co­sur, di­jo el fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron. Van 20 años de ne­go­cia­cio­nes y to­do in­di­ca que so­lo ha­brá un “acuer­di­to”. El pro­tec­cio­nis­mo agro­pe­cua­rio de Fran­cia es pro­ver­bial, el Mer­co­sur ex­por­ta bá­si­ca­men­te bie­nes pri­ma­rios, y ade­más na­die sa­be qué quie­re Jair Bol­so­na­ro.

Al pre­si­den­te ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri, co­rres­pon­de pre­si­dir for­mal­men­te la reunión. Es un ho­nor per­so­nal, sin du­das, pe­ro no ten­drá pa­ra ex­hi­bir mu- cho más que eso. “La eco­no­mía ar­gen­ti­na no des­pe­ga, los pro­ble­mas de em­pleo no se so­lu­cio­nan, la po­bre­za y la in­se­gu­ri­dad azo­tan la ima­gen del go­bierno, una si­tua­ción agra­va­da en los úl­ti­mos días por el bo­chorno de la sus­pen­sión de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res por he­chos de vio­len­cia”, se­ña­ló el jue­ves una no­ta de la agen­cia Fran­ce-Pres­se.

Las mi­ra­das tam­bién re­caen so­bre el prín­ci­pe he­re­de­ro de Ara­bia Sau­di­ta, Mohá­med bin Sal­mán. Se sa­be que la des­apa­ri­ción del pe­rio­dis­ta di­si­den­te Ja­mal Khas­hog­gi en el con­su­la­do sau­di­ta en Es­tam­bul fue un cri­men es­pan­to­so or­de­na­do des­de muy arri­ba, pre­sun­ta­men­te se­gui­do por des­cuar­ti­za­mien­to y di­so­lu­ción en áci­do; pe­ro mu­chos pre­fie­ren ha­cer­se los idio­tas. El pe­tró­leo de Ara­bia Sau­di­ta, ma­ne­ja­do por una au­to­cra­cia alia­da de Was­hing­ton y po­ten­cias eu­ro­peas, es un fac­tor equi­li­bra­dor muy apre­cia­do en el vo­lá­til Me­dio Orien­te.

El via­je de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, a Ar­gen­ti­na es un buen sín­to­ma de he­ri­das que cie­rran. Nin­gún lí­der bri­tá­ni­co ha­bía vi­si­ta­do el país des­pués de la gue­rra de las Mal­vi­nas de 1982.

Es­te ti­po de cum­bres, que son un sím­bo­lo y tie­nen mu­cha pren­sa, tam­bién atraen to­da cla­se de ac­ti­vis­tas y pro­tes­tas. Bue­nos Ai­res, una ciu­dad vio­len­ta y de­sigual, la pri­me­ra de Amé­ri­ca del Sur en ser­vir de se­de pa­ra el G20, no es la ex­cep­ción.

Un lí­der pi­que­te­ro pro­pu­so una mo­vi­li­za­ción ma­si­va y no vio­len­ta. “Eso tie­ne más efi­ca­cia que los pe­que­ños fo­cos de bom­bas mo­lo­tov y pie­dras, que no ras­gu­ñan al po­der de nin­gu­na ma­ne­ra. No por un te­ma éti­co, sino tác­ti­co”.

Es­ta es una era mag­ní­fi­ca. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.