GON­ZA­LO FERREIRA

El sus­to lo des­per­tó an­tes y el FA hace lo que de­be pa­ra no per­der

El Observador Fin de Semana - - Portada - GON­ZA­LO FERREIRA twit­ter.com/gon­za_­fe­rrei­ra

El Fren­te Am­plio ga­na­rá o per­de­rá la elec­ción por el as­to­ris­mo

La iz­quier­da se dio cuen­ta de que se­guir “asus­tan­do” al cen­tro del elec­to­ra­do so­lo pue­de lle­var­la a un mal ca­mino

Lo que va a pa­sar den­tro de un año en el ba­lo­ta­je de no­viem­bre de 2019, hoy es una in­cóg­ni­ta. Nos en­fren­ta­mos a los co­mi­cios más pa­re­jos de los úl­ti­mos 20 años. Ha­brá que ver si es una elec­ción más pa­re­ci­da a la de 1994 (la fa­mo­sa de los tres ter­cios en la que cual­quie­ra po­día ga­nar) o a la de 1999, en la que hu­bo un par­ti­do des­pe­ga­do por en­ci­ma del res­to pe­ro con una se­gun­da vuel­ta muy com­pe­ti­ti­va y de re­sul­ta­do in­cier­to.

El Fren­te Am­plio vie­ne acos­tum­bra­do a ser la pri­me­ra fuer­za por le­jos pe­ro es­ta vez, se­gún to­das las en­cues­tas, ese pre­do­mi­nio es­tá en du­da. Si has­ta hace un tiem­po pa­re­cía no dar­se por en­te­ra­do de esa reali­dad, las ac­cio­nes de la úl­ti­ma se­ma­na de­mues­tran que el “sus­to” –al de­cir de Lu­cía To­po­lansky en la pa­sa­da elec­ción– es­ta vez es pal­pa­ble más tem­prano.

El con­gre­so del Fren­te Am­plio del fin de se­ma­na pa­sa­do y las ne­go­cia­cio­nes pa­ra el Ple­na­rio del pró­xi­mo sá­ba­do 15 tie­nen ese as­pec­to co­mo pun­to en co­mún. El par­ti­do de go­bierno em­pe­zó a apli­car to­das las re­ce­tas que cual­quier ana­lis­ta ex­terno le re­co­men­da­ría pa­ra no se­guir ca­yen­do en las en­cues­tas y arries­gar de­fi­ni­ti­va­men­te la elec­ción.

En ma­te­ria pro­gra­má­ti­ca acor­dó un plan muy la­va­do, que sir­ve pa­ra de­jar­le las ma­nos li­bres a cual­quie­ra de los pre­can­di­da­tos que re­sul­te elec­to en ju­nio, pe­ro que so­bre to­do fre­na ra­di­ca­lis­mos que pue­den se­guir ale­jan­do al par­ti­do de go­bierno de la cla­se me­dia y del cen­tro del elec­to­ra­do.

El Fren­te Am­plio ga­na­rá o per­de­rá la elec­ción por el as­to­ris­mo. Los vo­tos que el mi­nis­tro de Eco­no­mía tu­vo, y que cla­ra­men­te ya no tie­ne ase­gu­ra­dos, son cla­ves. Y pa­re­ce que el res­to de los sec­to­res se dio cuen­ta de eso. No pue­den se­guir bom­bar­dean­do a Da­ni­lo As­to­ri ni a sus vo­tan­tes. Da­niel Mar­tí­nez pa­re­ce muy con­cen­tra­do en lle­gar a ese gru­po de elec­to­res.

El MPP ju­gó un rol cla­ve en el con­gre­so del FA. Ese pun­to da pa­ra ana­li­zar­lo al detalle, pe­ro re­sul­ta evi­den­te que el sec­tor de José Mu­ji­ca in­cli­nó la ba­lan­za en va­rios de­ba­tes que po­dían ser se­ña­les la­pi­da­rias pa­ra ese sec­tor del elec­to­ra­do que en el úl­ti­mo tiem­po la iz­quier­da des­cui­dó.

Por ejem­plo, en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les no apo­yó al­gu­nas mo­cio­nes de los co­mu­nis­tas y de Ca­sa Gran­de ( gru­po li­de­ra­do por Cons­tan­za Mo­rei­ra), que ata­ban de ma­nos a un pró­xi­mo go­bierno en la firma de tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, por­que im­pli­ca­ban re­cha­zar las lis­tas ne­ga­ti­vas.

En ma­te­ria tri­bu­ta­ria, las ba­ses con el apo­yo cla­ro de los de­le­ga­dos co­mu­nis­tas y del MPP ha­bían im­pues­to el sá­ba­do a la no­che una mo­ción en la co­mi­sión de pro­gra­ma que im­pli­ca­ba re­ver la ta­sa del Im­pues­to a las Ren­tas de las Ac­ti­vi­da­des Eco­nó­mi­cas (IRAE) pa­ra las gran­des em­pre­sas y au­men­tar el Im­pues­to a las Ren­tas de las Per­so­nas Fí­si­cas “al ca­pi­tal”.

El do­min­go en­tre los tí­tu­los prin­ci­pa­les de ca­si to­dos los me­dios es­ta­ba el de esa mo­ción, por ser una no­ti­cia más que re­le­van­te: la iz­quier­da dis­cu­tía más au­men­tos de im­pues­tos. Y en el MPP, en la ma­ña­na de ese día, sur­gie­ron vo­ces que aler­ta­ron so­bre las reac­cio­nes que po­día ge­ne­rar una de­ci­sión de ese ti­po. Ca­mu­fla­do en­tre crí­ti­cas a los me­dios, el in­ten­den­te de Ca­ne­lo­nes, Ya­man­dú Or­si, aler­tó so­bre el “sus­to” a las cla­ses me­dias que po­dría im­pli­car una me­di­da así. Lo mis­mo ha­bía he­cho el dipu­tado de Asam­blea Uru­guay, Al­fre­do As­ti.

Ese mis­mo do­min­go de ma­ña­na, du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes re­ser­va­das que se desa­rro­lla­ron en el ga­ra­je y los ves­tua­rios del Pa­la­cio Pe­ña­rol, los de­le­ga­dos fren­team­plis­tas ter­mi­na­ron acep­tan­do los re­pa­ros as­to­ris­tas (y de los de­le­ga­dos cer­ca­nos a Da­niel Mar­tí­nez) a la suba de im­pues­tos. Al ca­pí­tu­lo de im­pues­tos le pu­sie­ron va­rios li­tros de agua pa­ra sua­vi­zar­lo.

El Fren­te Am­plio se dio cuen­ta de que se­guir “asus­tan­do” al cen­tro del elec­to­ra­do so­lo pue­de lle­var­lo a un mal ca­mino. Le­jos que­da­ron las con­sig­nas de “gi­ro a la iz­quier­da” im­pul­sa­das du­ran­te la cam­pa­ña que lle­vó a José Mu­ji­ca a la Pre­si­den­cia.

Una ex­cep­ción pa­re­ce ser la se­gu­ri­dad, prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de la ciu­da­da­nía y un te­ma en el que, ade­más de apli­car la mis­ma re­ce­ta que ya plan­teó en otros pro­gra­mas de go­bierno, de la mano de Fa­bia­na Go­ye­ne­che agre­gó una pro­pues­ta que sí mo- les­ta a ese “cen­tro”: bo­rrar los an­te­ce­den­tes de los me­no­res una vez cum­plan la ma­yo­ría de edad.

Tam­bién en otros pla­nos, co­mo el de la éti­ca, el Fren­te Am­plio em­pe­zó a dar se­ña­les. Has­ta hace po­co tiem­po los fa­llos del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Política (TCP) eran ab­so­lu­ta­men­te re­ser­va­dos. Era im­po­si­ble pen­sar que la pren­sa po­dría con­se­guir­los an­tes que se tra­ta­ran en un ple­na­rio. La ex­cep­ción se dio hace un año, cuan­do se tra­tó el ca­so de Raúl Sen­dic.

Es­ta se­ma­na se co­no­cie­ron los 14 fa­llos del TCP pen­dien­tes y en es­pe­cial el que juz­ga la ac­ti­tud del se­na­dor de la Lis­ta 711 (ex­pre­si­den­te de ALUR) Leo­nar­do de León.

¿Qué es lo que pa­sa? Si bien aún es­tá en pro­ce­so de ne­go­cia­ción, la gran ma­yo­ría de los sec­to­res del Fren­te Am­plio es­tán dis­pues­tos a cor­tar­les la ca­be­za a Sen­dic y a su mano de­re­cha en el Ple­na­rio del sá­ba­do 15.

La se­ñal es cla­ra: la iz­quier­da no quie­re car­gar con el las­tre del ex­vi­ce­pre­si­den­te. Si le per­mi­te se­guir ha­cien­do cam­pa­ña por el Fren­te Am­plio le res­ta mu­chí­si­mo al par­ti­do. Si lo sa­ca ahora, en cam­bio, le da un mé­ri­to que la opo­si­ción (por el ca­so del in­ten­den­te de So­riano Agus­tín Bas­cou, por ejem­plo) no pue­de os­ten­tar.

La iz­quier­da lle­va me­ses pos­ter­gan­do es­ta de­ci­sión, pe­ro el sus­to que le da ver las en­cues­tas le hace apli­car la re­ce­ta ob­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.