Ba­ta­llas por la opi­nión pú­bli­ca

La opo­si­ción pa­re­ce ca­paz de ven­cer, pe­ro el ofi­cia­lis­mo aún no se lan­zó de lleno a la lu­cha

El Observador Fin de Semana - - Portada - MI­GUEL ARREGUI

El pre­si­den­te Váz­quez di­ce que las co­sas an­dan bien, el mi­nis­tro As­to­ri afir­ma al­go pa­re­ci­do, las en­cues­tas re­ve­lan que el ofi­cia­lis­mo se ha de­bi­li­ta­do, la opo­si­ción se agran­da, y to­dos se alis­tan pa­ra una in­ci­pien­te cam­pa­ña elec­to­ral que se­rá im­pla­ca­ble.

Has­ta el úl­ti­mo día de es­te año que mue­re, en los com­ba­tes por ga­nar­se a la opi­nión pú­bli­ca, ca­da par­te tra­ta de mos­trar su me­jor per­fil.

El miér­co­les, Ta­ba­ré Váz­quez di­jo an­te cen­te­na­res de em­pre­sa­rios: “No acep­ta­mos que se di­ga que es­te go­bierno va a en­tre­gar un país en cri­sis”. El pre­si­den­te mos­tró ca­da faz ba­jo una luz fa­vo­ra­ble, y re­cor­dó que la eco­no­mía uru­gua­ya cre­ce sin ce­sar des­de 2003.

Al día si­guien­te, en ra­dio Sa­ran­dí, el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri, in­sis­tió: “No so­lo no hay cri­sis sino que Uru­guay es el úni­co país en la re­gión que fue ca­paz de na­ve­gar por aguas tur­bu­len­tas sin de­jar en nin­gún mo­men­to de cre­cer, y sin de­te­rio­rar las con­quis­tas que se lo­gra­ron en ma­te­ria so­cial. ¿Que hay una dis­mi­nu­ción de rit­mo? Sí, lo hay. (Pe­ro) Uru­guay lo­gró di­fe­ren­ciar­se en la re­gión, con un des­aco­ple del ci­clo eco­nó­mi­co del ve­cin­da­rio”.

As­to­ri des­car­tó que el Fren­te Am­plio en el go­bierno ten­ga un “mo­de­lo” dog­má­ti­co, re­pre­sen­ta­do por él mis­mo, sal­vo el de la res­pon­sa­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca. El “mo­de­lo” en­ton­ces no pue­de ago­tar­se, co­mo su­gie­ren al­gu­nos, pues acep­ta to­das las co­rrec­cio­nes que sean ne­ce­sa­rias. Pe­ro ad­vir­tió que se­rá inevi­ta­ble una re­for­ma del sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial, “sí o sí y lo an­tes po­si­ble”, pues va rum­bo a un des­fi­nan­cia­mien­to gra­ve.

Un nue­vo sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial de­be­ría ser una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, pro­pu­so As­to­ri: re­que­ri­rá acuer­dos en­tre par­ti­dos po­lí­ti­cos di­ver­sos, pues di­fí­cil­men­te se re­pi­tan las ma­yo­rías ab­so­lu­tas en el Par­la­men­to.

Hay una ex­ten­di­da con­vic­ción en­tre los opo­si­to­res, par­ti­cu­lar­men­te en­tre los blan­cos, de que el ci­clo de la iz­quier­da en el go­bierno se ha ago­ta­do. “Más que ga­nar la opo­si­ción, el ofi­cia­lis­mo pier­de las elec­cio­nes”, opi­nó un vie­jo di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta.

Las en­cues­tas de in­ten­ción de vo­to mues­tran que la opo­si­ción po­dría de­rro­tar al Fren­te Am­plio en un ba­lo­ta­je, por pri­me­ra vez en dos dé­ca­das.

Pe­ro el río aún flu­ye. El ofi­cia­lis­mo no ha lan­za­do aún sus me­jo­res di­vi­sio­nes al com­ba­te, de­trás de un can­di­da­to co­mún. Las en­cues­tas tam­bién pa­re­cen en­cu­brir una “ma­yo­ría si­len­cio­sa”, un “vo­to ofi­cia­lis­ta ver­gon­zan­te” que pue­de emer­ger en cual­quier mo­men­to. Es pro­ba­ble que el Fren­te Am­plio se ha­ya de­bi­li­ta­do, pe­ro no tan­to co­mo pa­ra caer del 48% de los su­fra­gios que ob­tu­vo en la pri­me­ra vuel­ta de 2014 al 30% que se le ad­ju­di­can hoy.

Las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de la po­bla­ción son la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca por el de­li­to, y la de­bi­li­dad del em­pleo por la pro­nun­cia­da re­duc­ción de la in­ver­sión pri­va­da. Tam­bién hay ma­les­tar por la ba­ja o nu­la ren­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas, par­ti­cu­lar­men­te las uni­per­so­na­les y las pe­que­ñas, y por el de­cre­cien­te rit­mo de la eco­no­mía.

El año que vie­ne se pon­drá mu­cho di­ne­ro a cir­cu­lar en obras pú­bli­cas, em­pe­zan­do por el fe­rro­ca­rril cen­tral. Tam­bién de­be­rían re­cu­pe­rar­se las co­se­chas agrí­co­las, en par­ti­cu­lar la de so­ja. Pe­ro la eco­no­mía se es­tan­ca, el Es­ta­do mar­cha ha­cia una cri­sis fis­cal y la deu­da cre­ce sin pau­sas des­de 2014.

Tam­bién hay ma­les­tar o desa­zón por otros fra­ca­sos o abu­sos: la men­di­ci­dad cre­cien­te, la im­pu­ni­dad de los sin­di­ca­tos, el aco­mo­do ma­si­vo de mi­li­tan­tes de iz­quier­da en el apa­ra­to es­ta­tal.

El ex­vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic, que de al­gu­na for­ma re­pre­sen­ta mu­chas de las li­mi­ta­cio­nes del Fren­te Am­plio, el lu­nes 17 se sin­tió li­be­ra­do pa­ra asom­brar­se: “To­do el mun­do (en la iz­quier­da) se cru­zó pa­ra la fi­la de la ges­tión del Es­ta­do y son ejér­ci­tos de gen­te que se ha aco­mo­da­do. En la Ofi­ci­na de Pla­nea­mien­to y Pre­su­pues­to, en los mi­nis­te­rios; con­tra­tos, fa­mi­lia­res, com­pa­ñe­ros, to­dos ren­ta­dos (…). To­do el apa­ra­to de los par­ti­dos de la iz­quier­da se sus­ten­ta” en el sec­tor pú­bli­co.

Po­drá ar­gu­men­tar­se que siem­pre fue igual en la his­to­ria de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca uru­gua­ya; pe­ro ocu­rre que mu­cha gen­te vo­tó al Fren­te Am­plio pa­ra que las co­sas, por fin, se hi­cie­ran en for­ma di­fe­ren­te. Y sien­ten que, si es­to es lo me­jor que pue­de ha­cer la iz­quier­da en el go­bierno, ha si­do de­ma­sia­do po­co. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.