Eje­cu­ti­vos que ha­cen ca­rre­ra en Pa­ra­guay

Man­dos me­dios y ge­ren­tes op­ta­ron por ir­se del país atraí­dos por me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les y ca­li­dad de vi­da

El Observador Fin de Semana - - Portada - MAXIMILIANO MONTAUTTI twit­ter.com/ma­xi­mon­taut­ti

Man­dos me­dios en Uru­guay o ge­ren­tes de em­pre­sas lo­ca­les de­ci­die­ron en los úl­ti­mos años ra­di­car­se en Pa­ra­guay. Al­gu­nas ve­ces por me­jor re­mu­ne­ra­ción o in­clu­so por el mis­mo suel­do. Quie­nes lo hi­cie­ron cuen­tan que ese país les ofre­ció ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo y una me­jor ca­li­dad de vi­da. Son pro­fe­sio­na­les jó­ve­nes, en el en­torno de los 30 años, que lo­gra­ron adap­tar­se a una so­cie­dad con una idio­sin­cra­sia di­fe­ren­te, pe­ro que los re­ci­bió de bue­na ma­ne­ra.

Va­rios se co­no­cen en­tre ellos y man­tie­nen un se­llo ca­rac­te­rís­ti­co de los uru­gua­yos: se jun­tan pa­ra ha­cer asa­dos. Otro as­pec­to dis­tin­ti­vo es que for­ma­ron un equi­po de fút­bol al que, en ho­me­na­je al he­cho his­tó­ri­co y la si­mi­li­tud con su pre­sen­te, le pu­sie­ron La Re­do­ta.

Tiem­po atrás. Pa­ra­guay se con­vir­tió en una opor­tu­ni­dad de ne­go­cios pa­ra la agri­cul­tu­ra y ac­tual­men­te pa­ra in­ver­tir en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Pe­ro tam­bién en­tró en el ma­pa de man­dos me­dios o ge­ren­tes uru­gua­yos que se sin­tie­ron atraí­dos por as­pec­tos la­bo­ra­les o cos­to de vi­da.

Ha­ce dos años y me­dio Car­los Mag­no­ne se fue a ese país. Tie­ne 35 años y tra­ba­ja en la agencia de pu­bli­ci­dad uru­gua­ya Wild FI que tie­ne 10 años de tra­yec­to­ria y ha­ce seis que ins­ta­ló su ofi­ci­na en Pa­ra­guay. En ella es el country ma­na­ger. “Cuan­do me lo ofre­cie­ron me dio un po­co de mie­do, por­que ge­ne­ral­men­te se co­men­tan las co­sas ma­las, pe­ro cuan­do lle­gás te das cuen­ta de que Asun­ción es muy lin­da y el pa­ra­gua­yo es bue­na gen­te y re­cep­ti­vo con los ex­tran­je­ros”, di­jo a El Ob­ser­va­dor.

Hay va­rios as­pec­tos que pa­ra él son fa­vo­ra­bles. “El suel­do te rin­de más. Lle­nás un ca­rro de su­per­mer­ca­do con un ter­cio de lo que te cues­ta en Uru­guay; no hay in­se­gu­ri­dad y eso se no­ta mu­chí­si­mo; vi­vís tran­qui­lo”, con­tó.

Otro ele­men­to es la vi­vien­da. “Los al­qui­le­res son más ba­jos; se ac­ce­de a una ca­sa con pis­ci­na por el mis­mo pre­cio de un apar­ta­men­to en Uru­guay”, con­ti­nuó. Por ese mo­ti­vo, se­ña­ló que al­gu­nos que ya te­nían car­gos ge­ren­cia­les en em­pre­sas lo­ca­les op­ta­ron por Pa­ra­guay por el mis­mo sa­la­rio, an­te la op­ción de du­pli­car la ca­pa­ci­dad de aho­rro.

Tam­bién las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal son otras. “Hay más pues­tos de tra­ba­jo de to­ma de de­ci­sio­nes; en Uru­guay son muy po­cos esos pues­tos y hay mu­chos ne­nes pa­ra el mis­mo trom­po”, ex­pu­so.

Fe­li­pe Váz­quez era em­plea­do en una agencia de car­ga ma­rí­ti­ma en Mon­te­vi­deo. Se fue a ca­pa­ci­tar a Eu­ro­pa y vol­vió en 2015. Otra com­pa­ñía del mis­mo ru­bro le ofre­ció for­mar par­te de un nue­vo pro­yec­to y abrir una ofi­ci­na en Pa­ra­guay. Allá mar­chó con so­lo una va­li­ja. “En Uru­guay tra­ba­ja­ba en un de­par­ta­men­to co­mer­cial; es­to era una ge­ren­cia ge­ne­ral y

to­mé la ofer­ta por­que era un sal­to gran­de”, re­cor­dó. Cuan­do esa ofi­ci­na co­men­zó a fun­cio­nar eran tres per­so­nas; aho­ra son 12.

La em­pre­sa se lla­ma Car­goPack, fun­cio­na co­mo agen­te de car­gas ofre­cien­do fle­tes pa­ra co­mer­cio ex­te­rior y ser­vi­cios de lo­gís­ti­ca y em­ba­la­je. Váz­quez te­nía no­via en Mon­te­vi­deo, se ca­sa­ron y es­tán los dos vi­vien­do en Pa­ra- guay. Ha­ce dos me­ses tu­vie­ron un hi­jo. “Mi se­ño­ra es es­cri­ba­na, te­nía dos tra­ba­jos, apar­ta­men­to y au­to y me acom­pa­ñó en es­te pro­yec­to; cuan­do mi­ro pa­ra atrás me acuer­do que vi­ne con una so­la va­li­ja; aho­ra ten­go una fa­mi­lia”, di­jo.

Re­cuer­da que cuan­do lle­gó su in­ten­ción era vol­ver­se an­tes de cum­plir 30 años, jus­ta­men­te la edad que tie­ne aho­ra. “Mi plan de vi­da no es que­dar­me pa­ra siem­pre en Pa­ra­guay, pe­ro en el cor­to pla­zo ni lo­co pien­so en vol­ver, me es­tá yen­do bien y ade­más uno mi­ra a Uru­guay y no le cie­rra vol­ver aho­ra”, sos­tu­vo.

Mar­tín Ra­mí­rez tra­ba­ja­ba en Fá­bri­cas Na­cio­na­les de Cer­ve­za (FNC). Ha­ce dos años la mul­ti­na­cio­nal a la que per­te­ne­ce FNC –AB InBev– le ofre­ció el car­go de je­fe de me­dios y even­tos en Cer­ve­par, la fi­lial gua­ra­ní.

Si com­pa­ra lo que ga­na­ba en Uru­guay con lo que per­ci­be aho­ra no hay de­ma­sia­da di­fe­ren­cia. “Lo que pa­sa es que la pla­ta te rin­de 30% más y la ca­li­dad de vi­da es tres ve­ces su­pe­rior”, se­ña­ló. Aho­ra tie­ne 30 años y es­tá ca­sa­do. Al año tu­vo una pro­pues­ta pa­ra vol­ver a Uru­guay pe­ro no la to­mó. “Me qui­se que­dar acá, es­ta­mos muy con­ten­tos, no so­lo con las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les gi­gan­tes­cas que hay; tam­bién con la vi­da que lle­va­mos y con los gru­pos de gen­te que for­ma­mos; es muy di­fí­cil ir­se”, ma­ni­fes­tó.

Joa­quín Tos­ca­ni­ni es­ta­ba en Dia­geo en Uru­guay y ha­ce seis años fue a Pa­ra­guay pa­ra for­mar par­te de la fi­lial de la em­pre­sa. Tie­ne 33 años y ha­ce seis me­ses de­ci­dió abrir una nue­va em­pre­sa, Signs­to­re, con un so­cio. Brin­dan ser­vi­cios de ima­gen y co­mu­ni­ca­ción pa­ra di­fe­ren­tes mar­cas, co­mo la con­fec­ción e ins­ta­la­ción de ex­hi­bi­do­res o car­te­le­ría de di­fe­ren­tes pro­duc­tos. Ex­pli­có que la de­ci­sión de ani­mar­se a ha­cer al­go por cuen­ta pro­pia res­pon­dió a va­rias co­sas. “Por un la­do la can­ti­dad de opor­tu­ni­da­des que ha­bía y hay en Pa­ra­guay; otra es que me ca­sé ha­ce seis me­ses con una pa­ra­gua­ya, lo cual me ha­ce pro­yec­tar una vi­da en el país por mu­chos años”, re­la­tó a El Ob­ser­va­dor.

“Me la ju­gué, pe­ro fue con las ga­nas de em­pren­der al­go pro­pio; el he­cho de ca­sar­me me emu­jó a to­mar la de­ci­sión de sa­lir de un tra­ba­jo se­gu­ro pe­ro de­pen­dien­te y pa­sar a te­ner al­go pro­pio”, aña­dió.

To­dos coin­ci­den en que los pri­me­ros me­ses en un país di­fe­ren­te fue­ron di­fí­ci­les y les cos­tó la adap­ta­ción. Se en­fren­ta­ron a cos­tum­bres y reali­da­des so­cia­les di­fe­ren­tes, pe­ro con el tiem­po lo­gra­ron aco­mo­dar­se. Aho­ra, con el tran­ce su­pe­ra­do, se jun­tan, ha­cen asa­dos y has­ta des­pun­tan el vi­cio de­fen­dien­do en las can­chas la ca­mi­se­ta del equi­po de fút­bol que fun­da­ron en tie­rra gua­ra­ní. l

LO DI­JO “Hay mu­chos uru­gua­yos tra­ba­jan­do en Pa­ra­guay, es un fe­nó­meno que de­jó de ser al­go pun­tual”

Car­los Mag­no­ne COUNTRY MA­NA­GER DE WILD FI

J.C. ME­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.