La caí­da de Val­dez en bo­ca de sus enemi­gos

La fis­cal en­ten­dió que no hu­bo ex­tor­sión y ce­rró el ca­so, pe­ro re­la­tó los de­ta­lles de la ma­nio­bra

El Observador Fin de Semana - - Portada -

El lo­bis­ta Wal­ter Al­cán­ta­ra, el ex­pre­si­den­te de Da­nu­bio Ar­tu­ro del Cam­po y el pre­si­den­te de Li­ver­pool, Jo­sé Luis Pal­ma, que­rían que Wil­mar Val­dez de­ja­ra de ser el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fút­bol (AUF). Ca­da uno de ellos te­nía sus pro­pias mo­ti­va­cio­nes. En el ca­so de Al­cán­ta­ra – quien gra­bó los au­dios de la po­lé­mi­ca–, ha­bía un en­cono per­so­nal y áni­mos de ven­gan­za. Del Cam­po lo que­ría des­pla­zar en la ca­rre­ra elec­to­ral ha­cia el trono de la AUF pa­ra ser él pre­si­den­te y Pal­ma –un “acé­rri­mo opo­si­tor” de Val­dez se­gún la fis­cal Silvia Pe­rez–, se ali­neó con la can­di­da­tu­ra del ex­pre­si­den­te de Da­nu­bio.

Sin em­bar­go, a pe­sar de cons­ta­tar un con­jun­to de ma­nio­bras in­di­vi­dua­les e “in­di­cios en cuan­to a un po­si­ble plan con­cer­ta­do en dis­tin­tas eta­pas” pa­ra pre­sio­nar a Val­dez y que Pal­ma le dio $ 10 mil a Al­cán­ta­ra “en un con­tex­to de di­fí­cil ex­pli­ca­ción”, la Fis­ca­lía no en­con­tró “la evi­den­cia fun­da­men­tal” pa­ra con­cluir que los tres hu­bie­ran “con­flui­do in­ten­cio­nal­men­te sus con­duc­tas” pa­ra que Val­dez re­nun­cia­ra.

Ya sea de for­ma or­ga­ni­za­da por obra de una men­te bri­llan­te ex­ter­na o co­mo fru­to del azar, los tres lo­gra­ron fun­cio­nar co­mo una or­ques­ta sin maes­tro ni par­ti­tu­ra. Lo­gra­ron su ob­je­ti­vo – con al­gu­nos da­ños co­la­te­ra­les– y no que­dó ras­tro al­guno de una ma­nio­bra co­lec­ti­va.

En su dic­ta­men, la fis­cal ase­gu­ró que las con­duc­tas de Al­cán­ta­ra, Del Cam­po y del pe­rio­dis­ta Ju­lio Ríos – que tam­bién par­ti­ci­pó de las ma­nio­bras– no con­fi­gu­ran de­li­to de vio­len­cia pri­va­da, te­nien­do en cuen­ta que de­be de­mos­trar­se el do­lo. El de­li­to de vio­len­cia pri­va­da su­po­ne el em­pleo de vio­len­cia o ame­na­zas a los efec­tos de obli­gar a la víc­ti­ma a ha­cer al­go, en es­te ca­so re­nun­ciar a la can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de la AUF.

Val­dez de­nun­ció en agos­to que fue víc­ti­ma de una ex­tor­sión que bus­ca­ba su sa­li­da de la AUF, un he­cho que ter­mi­nó ocu­rrien­do lue­go que to­ma­ra co­no­ci­mien­to de una gra­ba­cio­nes rea­li­za­das por Al­cán­ta­ra que lo com­pro­me­tían. En las gra­ba­cio­nes apa­re­cía Val­dez di­cien­do que la se­lec­ción de la em­pre­sa que ter­mi­nó su­mi­nis­tran­do las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad pa­ra el fút­bol es­tu­vo di­gi­ta­da por el go­bierno. Al co­no­cer esas gra­ba­cio­nes, Val­dez hi­zo ofi­cial su re­nun­cia no so­lo a la can­di­da­tu­ra sino a la pre­si­den­cia de la AUF en una en­tre­vis­ta te­le­vi­sa­da con el pe­rio­dis­ta Ríos.

No obs­tan­te, Pa­blo Ga­lain, abo­ga­do de Val­dez, afir­mó que pa­ra él sí hay prue­bas de de­li­to y “po­si­ble­men­te” pi­da la re­vi­sión del ca­so y agre­gó que si se da esa si­tua­ción de­be­ría cam­biar la fis­cal.

Plan or­ques­ta­do

Pe­se a de­cir que no hu­bo de­li­to, la fis­cal Pé­rez hi­zo en su dic­ta­men de 16 pá­gi­nas un de­ta­lla­do re­la­to del “plan or­ques­ta­do” por los in­da­ga­dos pa­ra cum­plir con su ob­je­ti­vo de sa­car a Val­dez de la AUF.

Al­cán­ta­ra re­co­no­ció ha­ber gra­ba­do en­cuen­tros con Val­dez des­de el año 2016, y ofre­cér­ce­los a Del Cam­po “pa­ra que en la cam­pa­ña elec­to­ral tu­vie­ra ‘un as en la man­ga’, ani­ma­do por el ren­cor que sen­tía por­que Val­dez “no le con­tes­ta­ba ni leía sus men­sa­jes, a pe­sar de en­fer­me­da­des fa­mi­lia­res y an­gus­tias eco­nó­mi­cas que le re­la­ta­ba”, se­gún de­cla­ró.

La fis­cal agre­gó que Del Cam­po, lue­go de es­cu­char al­gu­nos au­dios, le di­jo que “te­nía co­sas im­por­tan­tes” y le pi­dió que le edi­ta­ra los más com­pro­me­te­do­res

En ese con­tex­to, Pé­rez ci­tó una con­ver­sa­ción de Del Cam­po con uno de sus her­ma­nos en la que ha­ce re­fe­ren­cia a “que hay que sa­car a Wil­mar … gor­do de mier­da co­rrup­to ... de­ja­te de jo­der, nos com­pro­me­tió a to­dos”.

En otra de las con­ver­sa­cio­nes man­te­ni­das por Al­cán­ta­ra con su hi­ja, ha­bla­ba del ob­je­ti­vo de que “no ga­ne el enano, eso es lo im­por­tan­te, más na­da, ta!” y re­la­ta­ba que ha­bía co­bra­do los $ 10 mil de par­te de Pal­ma: “An­tes de ir­se me di­jo que si no me ofen­día pa­ra dar­me una ma­ni­to, me da­ba 10.000 pe­sos [...], así que nos de­jó diez mil pe­sos quie­ras o no, ya ga­né diez mil pe­sos, al­go es al­go” .

En otra con­ver­sa­ción de Al­cán­ta­ra con su her­mano, afir­mó que “se es­tá bus­can­do una ex­cu­sa (en­tre no­so­tros tam­bién, eh!) pa­ra que se va­ya un po­co más lim­pio, que se va­ya co­mo un ca­gón y no co­mo un co­rrup­to. Me to­có, siem­pre di­je y vos es­ta­bas pre­sen­te, Val­dez es pre­si­den­te has­ta el día que yo quie­ra, ano­che a las 9 de la no­che de­ci­dí que no era más pre­si­den­te y Pal­ma me di­jo ‘es­tá lis­to’, así que es­toy su­per­or­gu­llo­so con lo que hi­ce”.

Tam­bién men­cio­nó que de las pa­la­bras de Del Cam­po sur­ge que su ob­je­ti­vo era “re­ve­lar en­tra­ma­dos tur­bios y ha­cer jus­ti­cia”, y lo­grar el ob­je­ti­vo de ba­jar­lo de la can­di­da­tu­ra: “Que­da­te tran­qui­lo, es­to lo va­mos a ha­cer, co­mo hay que ha­cer muy de­te­ni­da­men­te y muy cau­to, te man­do un gran abra­zo y con­fiá en mí, que la úni­ca ma­ne­ra de ha­cer es­to es pa­si­to a pa­si­to”.

No hay de­li­to

La fis­cal afir­mó que más allá de los “re­pro­ches mo­ra­les” que le pue­den caer a Al­cán­ta­ra, no co­me­tió de­li­to por­que no se pro­bó que in­ci­die­ra ac­ti­va­men­te en la vo­lun­tad de Val­dez pa­ra obli­gar­lo a re­nun­ciar. Aún así se­ña­ló que “te­nía a su dis­po­si­ción el me­dio pa­ra lo­grar­lo”, “se lo pro­ve­yó a Del Cam­po”, “elu­cu­bró con Pal­ma so­bre el asun­to” pe­ro lue­go el plan fue con­du­ci­do “por Ríos y Del Cam­po”.

Tam­bién se­ña­ló co­mo ele­men­tos que exi­men de san­ción pe­nal a Al­cán­ta­ra que los in­da­ga­dos no asu­mie­ron un com­pro­mi­so “ex­plí­ci­to” o “im­plí­ci­to” de no di­vul­gar los au­dios, y que los men­sa­jes ame­na­zan­tes y has­ta ex­tor­sio­nan­tes ja­más fue­ron es­cu­cha­dos por Val­dez, por en­de no pu­die­ron nun­ca sur­tir al­gún efec­to en la vo­lun­tad de aquel.

Con res­pec­to a Pal­ma, si bien se pro­bó que se reunió con Al­cán­ta­ra, man­tu­vie­ron dis­tin­tas char­las so­bre los au­dios y has­ta le dio una su­ma de di­ne­ro ($ 10 mil) en un con­tex­to de di­fí­cil ex­pli­ca­ción; man­tu­vo con­tac­to con Ríos an­tes y des­pués de la re­nun­cia de Vál­dez, no sur­ge que ha­ya pres­ta­do su con­for­mi­dad pa­ra que Ríos y Del Cam­po ex­hi­bie­ran los au­dios.

En el ca­so de los cua­tro in­da­ga­dos tu­vo en cuen­ta que son pri­ma­rios, por lo que de­ci­dió pres­cin­dir “de ejer­cer la ac­ción pú­bli­ca” por el mo­men­to, acla­ró. l

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.