El ami­go de Mar­tí­nez que apun­ta­la su ca­rre­ra

Ex­lí­der de AEBU y del PS, es­ta­ba por aban­do­nar el mun­di­llo po­lí­ti­co pe­ro se que­dó pa­ra acom­pa­ñar la aven­tu­ra elec­to­ral de quien bus­ca la Pre­si­den­cia

El Observador Fin de Semana - - Perfil - EDUAR­DO FERNÁNDEZ GONZALO CHARQUERO gchar­que­[email protected]­ser­va­dor.com.uy

Se lla­ma Eduar­do Fernández pe­ro en el Fren­te Am­plio y en ca­da lu­gar al que va to­dos lo lla­man La­lo. Em­plea­do de ca­rre­ra del Ban­co Re­pú­bli­ca, don­de em­pe­zó co­mo lim­pia­dor, vi­ve des­de 1988 en una coope­ra­ti­va de la zo­na de Sa­ya­go, aun­que es­pe­ra ca­da ve­rano pa­ra pa­sar unos días en el bal­nea­rio An­to­nió­po­lis, en Ro­cha.

Co­mo tan­tas otras ve­ces, has­ta allí lle­gó Da­niel Mar­tí­nez un me­dio­día de enero de 2015 jun­to a su es­po­sa, Lau­ra Mot­ta. El plan era al­mor­zar. Fernández se ha­bía ju­bi­la­do del ban­co y en su ca­be­za te­nía to­do pron­to pa­ra ins­ta­lar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en la cos­ta atlán­ti­ca.

To­do iba co­mo de cos­tum­bre has­ta que Mot­ta pro­vo­có a Mar­tí­nez: “De­ci­le”, le di­jo al Pe­la­do, re­la­tó Fernández a El Ob­ser­va­dor. “En­ton­ces Da­niel me pi­dió si po­día ve­nir a ayu­dar a coor­di­nar su gru­po de cam­pa­ña pa­ra las mu­ni­ci­pa­les. A los 15 días es­ta­ba en el lo­cal de la ca­lle San Jo­sé”, re­cor­dó. Lue­go coor­di­nó la tran­si­ción con la ges­tión de Ana Oli­ve­ra y se que­dó.

Afi­lia­do al Par­ti­do So­cia­lis­ta (PS) en 1972, en los tiem­pos elec­to­ra­les que co­rren es uno de los prin­ci­pa­les ase­so­res y ope­ra­do­res po­lí­ti­cos del pre­can­di­da­to fren­team­plis­ta Mar­tí­nez en cues­tio­nes de es­tra­te­gia y pa­ra sen­tar­se a ha­blar con los gru­pos del ofi­cia­lis­mo que lo apo­yan y tam­bién con los que no.

En­tra­dor en cual­quier ron­da de con­ver­sa­ción pe­ro du­ro pa­ra ne­go­ciar, quie­nes lo co­no­cen ase­gu­ran que tam­po­co ol­vi­da a quien sien­te que lo trai­cio­nó. Él se re­co­no­ce por mo­men­tos gri­tón pe­ro, an­te to­do, afir­ma que apren­dió del his­tó­ri­co lí­der sin­di­cal Jo­sé D’Elía que “nun­ca hay que cor­tar los puen­tes”.

“Yo soy con­ci­lia­dor pe­ro soy pro­fun­da­men­te dis­cu­ti­dor y pe­lea­dor. Soy du­ro. Soy du­ro y me doy cuen­ta des­pués de que pa­sa­ron las co­sas que a ve­ces cuan­do ha­blo, ha­blo muy fuer­te. Lo que pa­sa es que siem­pre uno dis­cu­te y pe­lea pe­ro hay que lle­gar a una con­clu­sión. Si no, ¿pa­ra qué sir­ve?”, di­jo Fernández.

Del sin­di­ca­to a la fa­mi­lia

La ex­pli­ca­ción del víncu­lo en­tre Mar­tí­nez y Fernández tie­ne va­rias ra­zo­nes más allá de com­par­tir la pa­sión por el club De­fen­sor.

La re­la­ción, que em­pe­zó sien­do sin­di­cal en tiem­pos de dic­ta­du­ra (1973-1985), es des­de ha­ce va­rios años de amis­tad fa­mi­liar e in­clu­ye en­tre otras co­sas di­bu­jos que las hi­jas de Mar­tí­nez le ha­cían de chi­cas al se­ñor de bar­ba que veían mu­cho jun­to a su pa­dre.

“Con Da­niel (Mar­tí­nez) nos en­con­tra­mos por el 1981. Ellos en la Fe­de­ra­ción An­cap (Fan­cap) es­ta­ban en un pro­ce­so dis­tin­to. Que­rían con­for­mar un sin­di­ca­to clan­des­tino y em­pe­za­ron a ve­nir a AEBU a ver có­mo po­día­mos apo­yar­los. Ahí nos co­no­ci­mos con él y con Hu­go de Me­lo. Yo sa­bía que uno de ellos era so­cia­lis­ta pe­ro no sa­bía quién. La anéc­do­ta es que yo pen­sa­ba que el so­cia­lis­ta era De Me­lo y el del PVP era Da­niel Mar­tí­nez”, con­tó.

Des­pués de más de 30 años de mi­li­tan­cia pa­ra­le­la, y tras el re­vol­cón de 2010 cuan­do Mar­tí­nez bus­có ser can­di­da­to a la in­ten­den­cia pe­ro el FA pro­cla­mó co­mo pos­tu­lan­te úni­ca a Ana Oli­ve­ra, el aho­ra pre­can­di­da­to pre­si­den­cial fue a bus­car en 2015 a su an­ti­guo com­pa­ñe­ro por la re­van­cha.

Tres años y me­dio des­pués, Fernández usa un pa­re­le­lis­mo fut­bo­le­ro pa­ra de­fi­nir su rol po­li­fun­cio­nal en el equi­po del in­ten­den­te. “Soy una es­pe­cie de (Die­go) La­xalt. Soy la­te­ral pe­ro jue­go de vo­lan­te”, con­ti­nuó.

El ex­dipu­tado so­cia­lis­ta y tam­bién ex­di­ri­gen­te de AEBU, Gus­ta­vo Ber­ni­ni, afir­mó que los dos tie­nen una re­la­ción de tan­tos años que con­si­de­ró “na­tu­ral” que Fernández lo acom­pa­ñe y que le con­fíe los prin­ci­pa­les te­mas. “La­lo es­tá en to­do lo im­por­tan­te”, di­jo.

Aho­ra, rum­bo a las in­ter­nas pre­si­den­cia­les, sue­le apa­re­cer de­trás de Mar­tí­nez en ca­da ac­to y al la­do en ca­da reunión. Aun­que

Fernández tie­ne una hi­ja, va­rios nie­tos, le gus­ta leer so­bre el pos­fran­quis­mo y, aun­que no es “co­ci­ne­ro de li­bro”, le gus­ta “me­ter co­sas en el wok o en el horno” pa­ra “in­ven­tar”

po­cas ve­ces se lo es­cu­cha ha­blar en pú­bli­co, en el círcu­lo de con­fian­za del pre­can­di­da­to nin­guno du­da de su re­le­van­cia.

La vi­da sin­di­cal

Hi­jo de un obre­ro de la zo­na de Co­lón, Fernández in­gre­só co­mo fun­cio­na­rio al ban­co es­ta­tal en

1968 y des­de el ini­cio se afi­lió a AEBU. Des­ti­tui­do y pre­so por tres me­ses en 1980 du­ran­te la dic­ta­du­ra, fue la mi­li­tan­cia sin­di­cal la que lo acer­có por pri­me­ra vez a Da­niel Mar­tí­nez, quien era un re­fe­ren­te de la Fe­de­ra­ción An­cap.

Mar­tí­nez y Fernández mi­li­ta­ron en el equi­po sin­di­cal del PS y co­men­za­ron a ga­nar con­fian­za.

“Hoy en día la mi­li­tan­cia y la for­ma son dis­tin­tas. En los 1970 te­nía­mos la vi­sión del so­cia­lis­mo real co­mo al­go muy fuer­te en el mun­do. Aho­ra hay di­fe­ren­cias. El Fren­te tie­ne que ela­bo­rar mu­cho más a par­tir de su pro­pia ex­pe­rien­cia”, re­fle­xio­nó en la dis­tan­cia.

Co­mo pre­si­den­te del sin­di­ca­to de ban­ca­rios des­de 1985 y du­ran­te

20 años, Fernández li­de­ró una lí­nea mo­de­ra­da en el PIT-CNT que nu­cleó dis­tin­tos di­ri­gen­tes den­tro de la lis­ta 98. Uno de los que lo acom­pa­ña­ron en ese ca­mino fue Ma­nuel Ne­gro, ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de AEBU, quien con­tó “la gran fa­ci­li­dad” que te­nía Fernández pa­ra lle­gar a un lu­gar y a los 15 mi­nu­tos “te­ner a to­do el mun­do al­re­de­dor de él”.

Ha­bía pen­sa­do de­jar la di­rec­ción de AEBU en 2001 pe­ro cuan­do ex­plo­tó la cri­sis so­cial y fi­nan­cie­ra se que­dó. Ne­gro re­cor­dó que en el equi­po de di­rec­ción de AEBU Fernández “re­co­rría las tu­bu­la­res”, por­que ha­bla­ba con to­dos.

El gol­pe de Ta­ba­ré

Tras de­jar fi­nal­men­te AEBU, en 2006 Fernández fue elec­to se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PS por un vo­to y así des­pla­zó al ala or­to­do­xa de la di­rec­ción par­ti­da­ria que por años ha­bía es­ta­do li­de­ra­da por el fa­lle­ci­do Rei­nal­do Gar­gano. Tam­bién ofi­ció co­mo su­plen­te de Mar­tí­nez en el Se­na­do. Así avan­za­ron y si­guie­ron pa­san­do los años.

Du­ran­te su pa­so por la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PS en­fren­tó la re­nun­cia al sec­tor de Ta­ba­ré Váz­quez, que se ale­jó lue­go de que un Con­gre­so del PS ob­je­ta­ra en 2008 el ve­to del Po­der Eje­cu­ti­vo en­ca­be­za­do por Váz­quez a la ley de Sa­lud Se­xual y Re­pro­duc­ti­va que des­pe­na­li­za­ba el abor­to. “Lo vi­ví muy mal. Ta­ba­ré no me lla­mó por te­lé­fono, me man­dó una no­ta”, di­jo. “La­men­ta­ble­men­te yo creo que Ta­ba­ré es­ta­ba muy equi­vo­ca­do. Se lo di­je en aquel mo­men­to”. “Me do­lió mu­cho por­que an­tes que re­nun­cia­ra me hu­bie­ra gus­ta­do dis­cu­tir­lo”, agre­gó so­bre ese epi­so­dio con el pre­si­den­te.

La frus­tra­da cam­pa­ña de Mar­tí­nez a la in­ten­den­cia en 2010 fue otro te­ma que lo mar­có. El ase­sor del so­cia­lis­ta sos­tu­vo que en esa épo­ca de­bía ha­ber­se pues­to fir­me en la in­ter­na del Fren­te Am­plio pa­ra que se abrie­ran las can­di­da­tu­ras múl­ti­ples. “Si de al­go me arre­pien­to es de no ha­ber me­ti­do más en ese mo­men­to”, con­fe­só.

“Creo que los re­vol­co­nes no son pa­ra sen­tir­se de­rro­ta­dos sino pa­ra apren­der. ¿Y qué apren­di­mos? A sa­ber es­pe­rar”, di­jo a la dis­tan­cia del he­cho de 2010, mien­tras au­gu­ra que las ur­nas le per­mi­tan se­guir to­da­vía un po­co más.

So­bre el fi­nal de la char­la, re­ve­ló su acuer­do con Mar­tí­nez. “Te­ne­mos con­fian­za pe­ro siem­pre hay que es­tar re­no­ván­do­la. Por lo tan­to yo tra­to de dar to­do has­ta don­de lle­ga y si hay al­gún mo­men­to en que Da­niel pre­ci­sa de otra co­sa tie­ne que ser sin­ce­ro y de­cir­lo. Eso lo te­ne­mos acor­da­do en­tre los dos”, ase­gu­ró. l

“En el equi­po es­toy don­de ha­ga fal­ta. Soy una es­pe­cie de La­xalt. Soy la­te­ral pe­ro jue­go de vo­lan­te” Eduar­do Fernández ASE­SOR DE DA­NIEL MAR­TÍ­NEZ

C. PAZOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.