POR AMOR A LA BAN­DE­RA

Na­cie­ron en otros paí­ses pe­ro se plan­tea­ron al­can­zar el cua­dro de ho­nor de su ge­ne­ra­ción en la es­cue­la pú­bli­ca pa­ra lle­var los pa­be­llo­nes de su país de adop­ción

El Observador Fin de Semana - - Portada - AGUSTÍN HERRERO twit­ter.com/ahe­rre­ro­mu­rad

Orien­ta­les, la pa­tria o la tum­ba, li­ber­tad o con glo­ria mo­rir”, can­ta con acen­to ca­ri­be­ño Lau­ra Co­li­na, una ni­ña ve­ne­zo­la­na que lle­gó a Uru­guay el año pa­sa­do, sen­ta­da en un sa­lón de la es­cue­la no 53. Can­ta en­tu­sias­ma­da pe­ro ner­vio­sa, ti­tu­bea al­gu­nas ora­cio­nes y acier­ta en otras. Quie­re de­mos­trar que sa­be el himno del país que la adop­tó aun­que aún le fal­ta apren­dér­se­lo del to­do. Lo can­ta en el sa­lón y lo vol­ve­rá a can­tar cin­co días des­pués, en el ac­to de fin de año, an­tes de con­ver­tir­se en la nue­va es­col­ta de la ban­de­ra de Ar­ti­gas del cen­tro edu­ca­ti­vo.

“Es el vo­to que el al­ma pro­nun­cia y que he­roi­cos sa­bre­mos cum­plir”, en­to­na otra ni­ña que tam­bién es ve­ne­zo­la­na pe­ro es­tu­dia en la es­cue­la no 20. Can­ta el himno en el gim­na­sio de la es­cue­la, re­ple­to de tú­ni­cas blan­cas, mo­ñas azu­les y pa­dres or­gu­llo­sos por el año que cul­mi­na. Lo can­ta an­tes de que por los par­lan­tes se es­cu­che “pri­me­ra es­col­ta del Pa­be­llón Na­cio­nal en­tran­te, Va­le­ria Gran­ja” y ella en­tre a es­ce­na con una son­ri­sa es­ti­mu­la­da por el aplau­so de to­dos.

“Li­ber­tad, li­ber­tad, orien­ta­les, es­te gri­to a la Pa­tria sal­vó”, re­ci­ta Lu­ca Vi­go, un ni­ño es­pa­ñol de 11 años que no tie­ne acen­to cas­te­llano y que se vino jun­to a su ma­dre ha­ce tres años des­de Ma­llor­ca. En­to­na el himno mi­nu­tos an­tes de que, des­pués de días de en­sa­yos y ex­pec­ta­ti­vas, lo lla­ma­ran ofi­cial- men­te co­mo el nue­vo por­ta­dor de la ban­de­ra de Ar­ti­gas de la es­cue­la no 94.

Lau­ra, Va­le­ria y Lu­ca in­te­gran el “equi­po de ho­nor” de sus es­cue­las por­que es­tu­vie­ron en­tre los 12 con me­jo­res no­tas de sus res­pec­ti­vas cla­ses y lue­go fue­ron ele­gi­dos por sus com­pa­ñe­ros me­dian­te una vo­ta­ción.

Va­le­ria quie­re ser ac­triz de pe­lí­cu­las y, a juz­gar por su sol­tu­ra a la ho­ra de abor­dar la char­la con un pe­rio­dis­ta, cuen­ta con el po­ten­cial pa­ra ser­lo. No tie­ne pro­ble­ma en de­cir que en la pri­me­ra es­cue­la a la que fue cuan­do lle­gó a Uru­guay le ha­cían bull­ying y la dis­cri­mi­na­ban por ser ex­tran­je­ra. Era la úni­ca en to­do el cen­tro edu­ca­ti­vo.

Aho­ra en la es­cue­la San­gui­net­ti (no 20) la si­tua­ción es di­fe­ren­te por el en­torno. Es una es­cue­la en la que mu­chos de los es­tu­dian­tes sa­ben lo que es mi­grar en bus­ca de un me­jor fu­tu­ro. “El año pa­sa­do, en 4o, em­pe­cé en es­ta es­cue­la y me tra­tan bien to­dos los maes­tros y com­pa­ñe­ros”, di­ce sen­ta­da en la sa­la de la di­rec­ción jun­to a su maes­tra y su ma­dre.

Lau­ra es­tu­dió en la mis­ma es­cue­la de su abue­la. Su fa­mi­lia por par­te de ma­dre es uru­gua­ya, pe­ro ella na­ció y se crió –al igual que su pa­dre– en Ve­ne­zue­la. “Aho­ra me sien­to más uru­gua­ya”, di­ce. Se jac­ta de es­tar per­dien­do el acen­to ve­ne­zo­lano y de lo­grar de­cir “ya” co­mo bue­na rio­pla­ten­se.

A Va­le­ria y Lau­ra lo que más les gus­ta de Uru­guay es su gen­te. “Son bue­nas per­so­nas, so­cia­bi­li­zan bas­tan­te, te pre­gun­tan las co­sas: a mí me pre­gun­ta­ban de dón­de ve­nía, pa­la­bras que se de­cían di­fe­ren­te”, di­ce Va­le­ria y nom­bra al­gu­nos tér­mi­nos que son di­fe­ren­tes en Ve­ne­zue­la y Uru­guay. “A la ba­na­na le de­ci­mos cam­bur, a la cam­pe­ra le de­ci­mos cha­que­ta, a los cham­pio­nes les de­ci­mos

za­pa­tos de go­ma. A ve­ces se me en­tre­ve­ra­ban las pa­la­bras y te­nía que co­rre­gir ra­pi­dí­si­mo pa­ra que me en­ten­die­ran”, cuen­ta lue­go de ex­pli­car que ma­ne­jar­se con los nue­vos vo­ca­blos fue lo que más le cos­tó.

En ese sen­ti­do, Lau­ra agre­ga que “a la go­ma en Ve­ne­zue­la le di­cen bo­rra­dor” y usan muy se­gui­do el tér­mino na­gua­rá”, que se uti­li­za pa­ra dar­le én­fa­sis a una ex­pre­sión de sor­pre­sa.

El cli­ma y el ho­ra­rio tam­bién cons­ti­tu­ye­ron desafíos pa­ra la adap­ta­ción de Va­le­ria. El frío del in­vierno uru­gua­yo fue du­ro de so­por­tar pa­ra ella –al igual que pa­ra la ma­yo­ría de ve­ne­zo­la­nos mi­gran­tes– por­que en la ma­yor par­te del te­rri­to­rio del país ca­ri­be­ño es­tán adap­ta­dos a tem­pe­ra­tu­ras anua­les de en­tre 18o y 28o. El ho­ra­rio es­co­lar tam­bién fue otra com­pli­ca­ción por­que en Ve­ne­zue­la Va­le­ria iba a la es­cue­la des­de la ho­ra 7 has­ta las 12 y acá va de 8.30 a 16. “Al prin­ci­pio me pa­re­cía can­sa­dor”, re­cuer­da.

Lu­ca quie­re ser di­rec­tor de ci­ne. “Cuan­do era chi­co me gus­ta­ban las pe­lí­cu­las y siem­pre me ha­cía la idea de que yo po­día ha­cer una”, di­ce. Cuan­do lle­gó a Uru­guay la pri­me­ra es­ce­na de la pe­lí­cu­la que le to­có vi­vir fue en Flo­ri­da, don­de re­si­dió el pri­mer año. En la se­gun­da es­ce­na le to­có mu­dar­se a Mon­te­vi­deo. En una es­cue­la en Ba­rrio Sur se acos­tum­bró a los nue­vos ro­les. “Me adap­té rá­pi­do por­que en­se­gui­da me ami­gué con mu­chos com­pa­ñe­ros”, di­ce.

Lo que más le gus­ta a Lu­ca de la es­cue­la son “los com­pa­ñe­ros, las maes­tras y los tra­ba­jos”, siem­pre y cuan­do sean de ma­te­má­ti­cas. El ma­yor cam­bio al que se en­fren­tó –aun­que lo amor­ti­guó por­que sus dos pa­dres son uru­gua­yos– fue el idio­ma, por­que en los cen­tros edu­ca­ti­vos de Ma­llor­ca, en las is­las Ba­lea­res, se ha­bla y es­cri­be en ca­ta­lán. “For­mat­ge es que­so, mon es mun­do, pe­tit es pe­que­ño, gros es gran­de”, cuen­ta ex­pli­can­do las di­fe­ren­cias.

Vo­tos, com­pa­ñe­ris­mo y ale­gría

Va­le­ria no es­ca­ti­ma de­ta­lles al con­tar có­mo fue el día de la vo­ta­ción de aban­de­ra­dos y es­col­tas. “Es­tu­ve to­do el tiem­po emo­cio­na­da y muy ac­ti­va, es­tu­ve to­do el ra­to con mis com­pa­ñe­ros mo­vién­do­me co­mo muy ner­vio­sa”, di­ce y ha­ce ges­tos imi­tan­do lo que sen­tía en aquel mo­men­to. “Es­toy emo­cio­na­da, muy fe­liz y agra­de­ci­da por ser una de las po­cas ex­tran­je­ras que pu­do lo­grar al me­nos lle­gar a ser es­col­ta de una ban­de­ra tan her­mo­sa e im­por­tan­te”, sos­tie­ne.

Tam­bién cuen­ta que el he­cho de es­tar en el cua­dro de ho­nor de la es­cue­la era un de­seo que ella tu­vo des­de el mo­men­to que co­no­ció que esa prác­ti­ca exis­tía en Uru­guay. “Cuan­do en ter­ce­ro me en­te­ré que exis­tían, di­je: quie­ro ser aban­de­ra­da o es­col­ta. Me pro­pu­se eso y lo lo­gré. To­do de­pen­de de cuán­to te es­fuer­ces en tus es­tu­dios”, di­ce.

Pe­ro sa­be que no es so­lo una cues­tión de no­tas. Sus com­pa­ñe­ros la eli­gie­ron, la vo­ta­ron y se ale­gra­ron cuan­do fi­nal­men­te fue ele­gi­da. “Cuan­do di­je­ron que era

“Cuan­do me en­te­ré de que ha­bía sa­li­do, al prin­ci­pio no lo creía mu­cho” Lau­ra Co­li­na ESTUDIANTE

“Me pro­pu­se eso y lo lo­gré. To­do de­pen­de de cuán­to te es­fuer­ces en tus es­tu­dios” Va­le­ria Gran­ja ESTUDIANTE

es­col­ta to­dos mis com­pa­ñe­ros me abra­za­ron y gri­ta­ban mi nom­bre, el rui­do era im­pre­sio­nan­te”, cuen­ta.

Lau­ra tam­bién lo ex­pli­ca: “Uno es­tá jun­to a la ban­de­ra por­que se es­for­zó pe­ro tam­bién por­que sus com­pa­ñe­ros lo apo­ya­ron”. Al igual que Va­le­ria, que­ría es­tar en el cua­dro de ho­nor y lo lo­gró. “Cuan­do me en­te­ré de que ha­bía sa­li­do, al prin­ci­pio no lo creía mu­cho. No lo po­día creer has­ta que me avi­só la di­rec­to­ra”, re­cuer­da.

Lu­ca di­ce que ade­más de po­ner­lo fe­liz, le “im­pac­tó” co­no­cer la no­ti­cia de que el se­ría el nue­vo por­ta­dor de la ban­de­ra de Ar­ti­gas. “Pa­ra mí es un ho­nor, es co­mo ra­ro ve­nir de otro país y ter­mi­nar sien­do im­por­tan­te”, di­ce sen­ta­do en su sa­lón de cla­ses jun­to a su maes­tra.

Re­cuer­da que ese día es­ta­ba la ma­dre en la es­cue­la y com­par­tió la ale­gría. En­se­gui­da le dio el ce­lu­lar pa­ra lla­mar al pa­dre –que vi­ve en Es­pa­ña– pa­ra con­tar­le la no­ti­cia. “Él me di­jo que tam­bién fue aban­de­ra­do de la de Ar­ti­gas cuan­do era ni­ño”, cuen­ta.

El día es­pe­cial

Es mar­tes y el re­loj mar­ca las 9 de la ma­ña­na.

El gim­na­sio de la es­cue­la no 20 es­tá re­ple­to. To­dos se po­nen de pie y en­tran los aban­de­ra­dos. Las es­tro­fas del Himno Na­cio­nal se es­cu­chan con fuer­za al re­so­nar en las pa­re­des del re­cin­to ce­rra­do. Va­le­ria ha­ce la fi­la en­tre las ni­ñas de 5o año.

Al mis­mo tiem­po, Lau­ra es­pe­ra que la nom­bren por los par­lan­tes en la es­cue­la no 53 y ocho ho­ras des­pués Lu­ca en­tra en es­ce­na con los bra­zos ha­cia atrás y a pa­so fir­me con sus za­pa­tos ma­rro­nes, cuan­do lo lla­man pa­ra re­ci­bir la ban­de­ra de Ar­ti­gas.

En los tres ca­sos, los aban­de­ra­dos del Pa­be­llón Na­cio­nal – el en­tran­te y el sa­lien­te– re­pi­ten el dis­cur­so es­ta­ble­ci­do que se me­mo­ri­za­ron.

“Es­ta an­tor­cha de de­mo­cra­cia, de jus­ti­cia y de glo­ria”, di­ce una fra­se en re­fe­ren­cia a la ban­de­ra bi­co­lor. “Re­co­jo la ban­de­ra com­pe­ne­tra­do de lo que ella re­pre­sen­ta en gran ho­nor”, di­ce otra.

La gen­te aplau­de, ellos son­ríen, mi­ran a sus pa­dres, sus­pi­ran. Va­le­ria se po­si­cio­na fren­te al Pa­be­llón Na­cio­nal. Lo mi­ra y se lle­na de or­gu­llo.

In­ten­to fa­lli­do

Tan­to Lau­ra co­mo Va­le­ria y Lu­ca son es­col­tas o aban­de­ra­dos por­que el Re­gla­men­to de Aban­de­ra­dos de Pri­ma­ria, que da­ta de 1989, no fue mo­di­fi­ca­do co­mo pre­ten­dió la ins­pec­ción de Pri­ma­ria a me­dia­dos de es­te año.

La nue­va pro­pues­ta –que cau­só mu­cha po­lé­mi­ca en su mo­men­to– bus­ca­ba que los es­co­la­res pu­die­ran ele­gir a quié­nes les gus­ta­ría ver co­mo aban­de­ra­dos, sin im­por­tar qué ca­li­fi­ca­cio­nes tie­nen.

Pe­ro, a la vez, pre­veía que la vo­ta­ción se rea­li­za­ra “con el lis­ta­do de to­dos los alum­nos/as ins­crip­tos en sex­to año con ciu­da­da­nía na­tu­ral o le­gal”.

Por lo tan­to, aque­llos alum­nos que no son ciu­da­da­nos na­tu­ra­les o le­ga­les (ex­tran­je­ros con en­tre tres y cin­co años de re­si­den­cia en el país) que­da­rían in­ha­bi­li­ta­dos pa­ra in­te­grar el cua­dro de ho­nor.

D. BATTISTE

DIE­GO BATTISTE

Lau­ra es­col­ta la ban­de­ra de Ar­ti­gas en la es­cue­la N°53.

M.CASTIÑEIRAS

Lu­ca na­ció en Es­pa­ña y aho­ra por­ta la ban­de­ra de Ar­ti­gas.

M. CASTIÑEIRAS

Va­le­ria es ve­ne­zo­la­na y es­col­ta el Pa­be­llón Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.