El ves­ti­do azul y ne­gro, que no era blan­co y do­ra­do

El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca sien­te que va bien, lo que cho­ca con una opi­nión pú­bli­ca que en­vía men­sa­je de dis­con­for­mi­dad

El Observador Fin de Semana - - Portada - NELSON FERNÁNDEZ

El pre­si­den­te sien­te que su go­bierno va bien. La gen­te sien­te que va mal. An­te una pla­tea de mu­chos em­pre­sa­rios, je­rar­cas de go­bierno y pren­sa, Ta­ba­ré Váz­quez ex­pu­so con de­ta­lle el cum­pli­mien­to de com­pro­mi­sos asu­mi­dos en 2014, y con­clu­yó que el go­bierno ha si­do efec­ti­vo, y que se des­ta­ca por en­ci­ma de otros de la re­gión.

El pre­si­den­te sien­te que los uru­gua­yos se de­ben sen­tir or­gu­llo­sos de la mar­cha del país.

La opi­nión pú­bli­ca va por otro cir­cui­to: sien­te irri­ta­ción.

El pre­si­den­te en­tien­de que se han su­ma­do lo­gros.

La gen­te per­ci­be que se han acu­mu­la­do pro­ble­mas, y que las au­to­ri­da­des no tie­nen reacción pa­ra ha­llar so­lu­cio­nes.

El pre­si­den­te se afe­rra a su idea de no in­no­var y man­te­ner el equi­po.

Los uru­gua­yos per­die­ron con­fian­za en fi­gu­ras claves de la ad­mi­nis­tra­ción y re­cla­man cam­bios.

Las au­to­ri­da­des mues­tran con sa­tis­fac­ción cua­dros com­pa­ra­ti­vos de PIB en­tre Uru­guay los paí­ses ve­ci­nos, des­ta­can las ta­sas de cre­ci­mien­to acu­mu­la­das du­ran­te más de una dé­ca­da y me­dia.

Los tra­ba­ja­do­res, los co­mer­cian­tes, los pro­duc­to­res, ven otra co­sa, ni 2 de ca­da 10 uru­gua­yos pien­san que la eco­no­mía va bien.

Y po­cos, muy po­cos (18%), creen que va a me­jo­rar en el año pró­xi­mo.

El con­tras­te se vio es­ta se­ma­na en to­da su di­men­sión. El je­fe de Es­ta­do hi­zo su ba­lan­ce anual y a la vez se co­no­cían el úl­ti­mo son­deo so­bre eva­lua­ción po­pu­lar de la ges­tión pre­si­den­cial.

Se pa­re­ce a aquel enig­ma de usua­rios de in­ter­net, que dis­cre­pa­ban so­bre el co­lor de un ves­ti­do: to­dos mi­ra­ban la mis­ma pren­da, pe­ro unos lo veían “azul y ne­gro”, y otros “blan­co y do­ra­do”.

Aquel epi­so­dio de 2015, co­no­ci­do co­mo # theD­ress fue ex­pli­ca­do por un ins­ti­tu­to of­tal­mo­ló­gi­co de Es­pa­ña que di­jo que la di­fe­ren­cia es­ta­ba en có­mo el “ce­re­bro in­ter­pre­ta con­tex­tual­men­te la in­for­ma­ción”, por­que “fil­tra in­tui­ti­va­men­te el fon­do y la luz pa­ra ver el ver­da­de­ro co­lor del ves­ti­do”, pe­ro que la to­na­li­dad azu­li­na de la ima­gen y los co­lo­res que hay al­re­de­dor del ves­ti­do, lle­van al ce­re­bro a “una con­fu­sión”.

Y así, el mis­mo ves­ti­do era vis­to por unos y otros, de co­lo­res di­fe­ren­tes.

Pe­ro el ves­ti­do era de una for­ma; al­guien es­ta­ba con­fun­di­do.

En ADM, Váz­quez des­ple­gó un tra­ba­jo pre­pa­ra­do, pen­sa­do, con mu­chos da­tos y con in­for­ma­ción de con­tex­to; se to­mó tiem­po pa­ra di­se­ñar la pre­sen­ta­ción de cie­rre de año; no fue con un men­sa­je po­lí­ti­co de ora­to­ria la­va­da pa­ra cum­plir un pro­to­co­lo. Bien tra­ba­ja­do.

Pe­ro no con­ven­ce. Por­que hay un ma­les­tar ins­ta- la­do des­de la pri­ma­ve­ra de 2015, que sal­vo al­te­ra­cio­nes co­yun­tu­ra­les, ha si­do fir­me: preo­cu­pa­ción al­ta por la de­lin­cuen­cia, in­se­gu­ri­dad la­bo­ral y pe­si­mis­mo eco­nó­mi­co, y au­sen­cia de pers­pec­ti­vas es­pe­ran­za­do­ras.

Aun­que el check-list del pre­si­den­te ten­ga mar­ca­do co­mo “he­cho” la ma­yo­ría de las me­tas, a la gen­te le pe­sa más lo otro, lo que fal­ta, lo que se per­ci­be co­mo que an­da mal.

Pa­ra sa­ber qué pien­sa “la gen­te” es­tán los es­tu­dios de opi­nión pú­bli­ca, que po­drán ser re­la­ti­vos pe­ro que re­fle­jan un es­ta­do de áni­mo que se co­rres­pon­de con lo que en re­ser­va co­men­tan in­clu­so le­gis­la­do­res fren­team­plis­tas.

Mu­chos di­ri­gen­tes del ofi­cia­lis­mo re­co­no­cen en pri­va­do que no se han co­rre­gi­do pro­ble­mas de go­bierno, y al­guno se ani­ma a de­cir­lo pú­bli­ca­men­te, sea a un me­dio de pren­sa o en un co­mi­té fren­team­plis­ta y lue­go re­co­gi­do por me­dios.

“Fal­ta de re­cam­bio ge­ne­ra­cio- nal” en el go­bierno, di­jo es­ta se­ma­na el Pro­se­cre­ta­rio de la IMM, Ch­ris­tian Di Can­dia.

“A mí me gus­ta­ría te­ner un pre­si­den­te que ha­bla­ra con la gen­te, que se lo vie­ra, que di­ri­gie­ra el go­bierno, que el go­bierno fue­ra to­do ha­cia el mis­mo la­do”, ha­bía di­cho uno de los prin­ci­pa­les je­rar­cas de la OPP, Fer­nan­do Isa­be­lla en oc­tu­bre.

Unos por­que lo quie­ren de­cir, otros por­que se pien­san que no hay mi­cró­fo­nos cer­ca, y otros por im­pul­so del des­pe­cho, co­mo Sen­dic, que lue­go de ser in­ha­bi­li­ta­do co­mo can­di­da­to por sus ca­ma­ra­das, sa­lió con crí­ti­cas in­ter­nas que sen­tía pe­ro no ex­pre­sa­ba.

Ape­nas ejem­plos, pe­ro que ilus­tran so­bre lo que sien­ten mu­chos.

¿Y quién tie­ne ra­zón? Por­que de la mis­ma for­ma que el ves­ti­do era de un co­lor y no del otro, no son vá­li­das las vi­sio­nes tan con­tra­pues­tas; al­gu­nos es­tán equi­vo­ca­dos.

En eco­no­mía, el PIB cre­ce des­de fi­nes de 2003 pe­ro el rit­mo cam­bió en 2014, y el em­pleo ha ve­ni­do en ba­ja. En los úl­ti­mos me­ses in­clu­so, el in­gre­so fa­mi­liar ha per­di­do po­der de com­pra.

No es que ha­ya cri­sis, ni que se va­ya a una cri­sis. Es que hay sec­to­res que ba­jan su ac­ti­vi­dad, otros que pier­den ren­ta­bi­li­dad, y tra­ba­ja­do­res que no en­cuen­tran em­pleo o si lo en­cuen­tran es de ba­ja ca­li­dad.

Las ra­pi­ñas, ro­bos y ase­si­na­tos han ido en au­men­to, y es cier­to que la apli­ca­ción del nue­vo pro­ce­so pe­nal tu­vo su in­ci­den­cia, pe­ro eso al­can­za pa­ra jus­ti­fi­car el pro­ble­ma, no pa­ra ne­gar­lo.

Y el otro fac­tor es “la fal­ta de reacción”. No se tra­ta de que el go­bierno “no ha­ce na­da”; sí que ha­ce. Pe­ro al re­sis­tir­se a cam­bios, al desechar la opor­tu­ni­dad de sa­car un mi­nis­tro y pro­bar con otro, de mos­trar que pue­de ajus­tar su plan a una reali­dad cam­bian­te y anun­ciar me­di­das nue­vas, al fal­tar eso, es com­pren­si­ble que la gen­te lo de­co­di­fi­que co­mo “inac­ción”.

Pa­ra el 2019 hay un shock de obra pú­bli­ca que de­be­rá co­men­zar, y eso ge­ne­ra de­man­da de mano de obra di­rec­ta y mo­vi­mien­tos in­di­rec­tos, co­mer­cia­les y de ser­vi­cios. Aun­que al anun­ciar obras o inau­gu­rar otras, ya se ha vis­to di­fi­cul­tad de las au­to­ri­da­des en có­mo se co­mu­ni­ca eso.

Ahí tie­ne un pro­ble­ma adi­cio­nal. La ape­la­ción a las “ca­de­nas” de ra­dio y TV son el me­jor ejem­plo de una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción desac­tua­li­za­da, ale­ja­da del sen­ti­do co­mún.

Váz­quez sen­ti­rá que las crí­ti­cas son in­jus­tas, que el sal­do fuer­te­men­te ne­ga­ti­vo de eva­lua­ción po­pu­lar es de in­gra­ti­tud. Pe­ro la gen­te tie­ne ele­men­tos pa­ra el des­con­ten­to.

Aquel ves­ti­do del de­ba­te ci­ber­né­ti­co no era “blan­co y do­ra­do”; era “azul y ne­gro”.

Las co­sas son así, aun­que se vean de otro co­lor, son del que co­lor que son. l

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.