El obis­po que tra­ba­jó en las ba­rria­das por­te­ñas

Es uru­gua­yo pe­ro vi­vió la ma­yor par­te de su vi­da en Ar­gen­ti­na, se for­mó co­mo sa­cer­do­te en me­dio de la dic­ta­du­ra y se desa­rro­lló en la pe­ri­fe­ria por­te­ña

El Observador Fin de Semana - - Perfil - AGUS­TÍN HE­RRE­RO

La dé­ca­da de los se­ten­ta lle­ga­ba a su fin y da­ba pa­so a los ochen­ta en Ar­gen­ti­na. El mie­do que la dic­ta­du­ra ge­ne­ra­ba le qui­ta­ba el sue­ño a mu­chos. Fer­nan­do Gil, mien­tras, es­tu­dia­ba so­bre la paz, la es­pe­ran­za y el amor, por­que que­ría ser cu­ra. El nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos au­men­ta­ba y en­tre ellos se en­con­tra­ban com­pa­ñe­ros y ami­gos su­yos que ha­bían op­ta­do por em­ban­de­rar­se con el pe­ro­nis­mo ra­di­cal y por la lu­cha por las ar­mas. Él, en cam­bio, ha­bía de­ci­di­do que sus ar­mas fue­ran es­pi­ri­tua­les.

“De­ci­dí bus­car en me­dio de la con­fu­sión un ca­mino re­li­gio­so, un sen­de­ro tras­cen­den­te. Por gra­cia de Dios to­mé esa de­ci­sión”, di­ce aho­ra, a tres me­ses de ha­ber si­do nom­bra­do por el pa­pa Francisco co­mo el nue­vo obis­po de Sal­to.

La Fa­cul­tad de Teo­lo­gía, don­de Gil es­tu­dió seis años pa­ra con­ver­tir­se en sa­cer­do­te, es­ta­ba ame­na­za­da y de no­che tran­ca­ban las puer­tas por­que te­nían mie­do a un po­si­ble alla­na­mien­to de mi­li­ta­res. “No te­nía­mos na­da pa­ra es­con­der, pe­ro en dic­ta­du­ra cual­quie­ra era sos­pe­cho­so”, re­cuer­da.

Años des­pués, la opre­sión de la dic­ta­du­ra se apa­gó y el amor se ex­pan­dió en las ba­rria­das hu­mil­des del gran Bue­nos Ai­res. Quien hoy es obis­po vi­vía en una ca­pi­lla pe­que­ña y re­co­rría en bi­ci­cle­ta el en­torno de la dió­ce­sis de Mer­lo-Moreno con­su­mi­dos por la dro­ga y la vio­len­cia, y les ha­bla­ba del Evan­ge­lio y la bue­na nueva de Jesús.

“Yo ayu­da­ba a un cu­ra. Los cu­ras ha­bían de­ja­do las igle­sias cén­tri­cas y acom­pa­ña­ban en las ba­rria­das. Nues­tro tra­ba­jo se da en el día a día, es­tás ahí, vas acom­pa­ñan­do lo que va sur­gien­do”, cuen­ta. Al mis­mo tiem­po te­nía ac­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca, era do­cen- te de Teo­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na.

La re­la­ción de Gil con la aca­de­mia na­ció cuan­do co­men­zó a es­tu­diar in­ge­nie­ría a los 18 años – ca­rre­ra que con­ti­núo has­ta los 23– pe­ro lue­go to­mó un rum­bo más me­ta­fí­si­co al es­tu­diar Fi­lo­so­fía y Teo­lo­gía. Cur­só un doc­to­ra­do en Roma, vol­vió a Ar­gen­ti­na pa­ra ser do­cen­te de Teo­lo­gía y fi­nal­men­te se con­vir­tió en vi­ce­de­cano de esa fa­cul­tad en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na.

Fue des­de ese úl­ti­mo rol que co­no­ció al pa­pa Francisco cuan­do es­te era el ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res y gran can­ci­ller de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. “Co­mo vi­ce­de­cano fui a ver­lo una o dos ve­ces pa­ra pre­sen­tar­le al­gún in­for­me o con­tar­le los pro­ble­mas que ha­bía en la fa­cul­tad”, di­ce.

Ase­gu­ra que tie­ne “muy po­ca re­la­ción con el san­to pa­dre” a pe­sar del “mi­to” que se pro­pa­gó de que eran ami­gos. “Pa­ra ex­pli­car por qué es­tan­do en Ar­gen­ti­na me man­da­ron a ser obis­po en Sal­to, la gen­te di­ce: ‘ah, es ami­go del pa­pa Francisco’”, ex­pli­ca. “El pa­pa so­lo sa­bía quién era yo, que era uru­gua­yo y co­no­cía mu­cho a mi tío”, agre­ga haciendo re­fe­ren­cia a Daniel Gil, exo­bis­po de Sal­to.

El fla­man­te obis­po na­ció en Mon­te­vi­deo ha­ce 65 años. Su in­fan­cia fue muy nó­ma­de por­que su pa­dre tra­ba­ja­ba en una com­pa­ñía mul­ti­na­cio­nal que le obli­ga­ba a cam­biar de des­tino con­ti­nua­men­te. “Ca­da dos o tres años íba­mos a un país dis­tin­to”, re­cuer­da.

A los 16 años lle­gó a Ar­gen­ti­na pa­ra no vol­ver a Uru­guay en 49 años, sin con­tar los ve­ra­nos que siem­pre pa­sa­ba jun­to a tíos y pri­mos que ha­bían que­da­do vi­vien­do al orien­te del río Uru­guay. La re­la­ción siem­pre se man­tu­vo.

Nom­bra­mien­to co­mo obis­po

Gil es­ta­ba dic­tan­do un cur­so en Co­lom­bia y te­nía su ce­lu­lar apa­ga­do mien­tras lo lla­ma­ban des­de la nun­cia­tu­ra –el pues­to di­plo­má­ti­co de Roma– en Ar­gen­ti­na. Re­cién una se­ma­na des­pués, de vuel­ta a su país, se per­ca­tó de to­das las lla­ma­das per­di­das que te­nía. Al co­mu­ni­car­se fi­nal­men­te con el nun­cio le die­ron la no­ti­cia.

“El san­to pa­dre lo ha nom­bra­do co­mo obis­po de Sal­to, ¿acep­ta?”, le pre­gun­ta­ron. “¿Qué? Mi­ren que allá fue obis­po mi tío, van a de­cir que es aco­mo­do”, res­pon­dió Gil.

La res­pues­ta fue con­tun­den­te: “No se preo­cu­pe, el san­to pa­dre sa­be lo que ha­ce”.

Aho­ra, me­ses des­pués, ad­mi­te que es­tá fe­liz con el cam­bio: “No me cos­tó na­da vol­ver a las raí­ces”.

Ya pa­sa­ron tres me­ses des­de que Gil es obis­po y los ha de­di­ca­do a re­co­rrer las pa­rro­quias de la dió­ce­sis que abar­ca los de­par­ta­men­tos de Ar­ti­gas, Sal­to, Pay­san­dú y Río Ne­gro. “Me que­da­ba tres o cua­tro días en ca­da pa­rro­quia con el cu­ra y sa­lía­mos a re­co­rrer pa­ra co­no­cer la reali­dad re­li­gio­sa, so­cial y edu­ca­ti­va de las pa­rro­quias”, cuen­ta.

La dió­ce­sis –que es la que po­see más de­par­ta­men­tos a su car­go– tie­ne una su­per­fi­cie de 49 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos, con una po­bla­ción ca­tó­li­ca apro­xi­ma­da de unos 292 mil ha­bi­tan­tes.

Por aho­ra, las im­pre­sio­nes del obis­po son po­si­ti­vas: “Voy per­ci­bien­do que hay mu­chas co­mu­ni­da­des vi­vas”, di­ce. Sin em­bar­go, le preo­cu­pa la mi­gra­ción de jó­ve­nes que se van a es­tu­diar a Mon­te­vi­deo y no vuel­ven. “El jo­ven no tie­ne pers­pec­ti­vas den­tro de Sal­to, Ar­ti­gas, Pay­san­dú. El jo­ven den­tro de una so­cie­dad es lo que re­nue­va, lo que da vi­da. Ten­drían que sur­gir más opor­tu­ni­da­des pa­ra los jó­ve­nes acá”, opi­na.

En es­te corto lap­so ya le ha to­ca­do re­vi­vir al­gu­nas si­tua­cio­nes que su­po en­fren­tar en Ar­gen­ti­na, co­mo el im­pac­to de la dic­ta­du­ra y la con­se­cuen­cia de las dro­gas en los con­tex­tos más crí­ti­cos.

“Ha­ce po­co vino a vi­si­tar­me un ex­cu­ra de ori­gen fran­cés que fue obre­ro en la zo­na de Be­lla Unión y fue tor­tu­ra­do por los mi­li­ta­res”, cuen­ta. El hom­bre via­jó a Sal­to por­que con­si­guió la di­rec­ción del co­ro­nel re­ti­ra­do que lo ha­bía tor­tu­ra­do ha­ce más de 30 años. To­có el tim­bre pa­ra re­con­ci­liar­se. Lue­go fue has­ta el obis­pa­do pa­ra sa­lu­dar a Gil y orar jun­tos. Re­za­ron un pa­dre­nues­tro. “A par­tir de aho­ra pue­do re­zar me­jor el pa­dre­nues­tro. Aho­ra pue­do re­pe­tir co­mo nun­ca la fra­se que di­ce: ‘así co­mo no­so­tros per­do­na­mos a los que nos ofen­den’”, cuen­ta que le di­jo. Era una he­ri­da que has­ta ese mo­men­to no ha­bía po­di­do ce­rrar.

“De­ci­dí bus­car en me­dio de la con­fu­sión un ca­mino re­li­gio­so, un sen­de­ro tras­cen­den­te”

Las si­tua­cio­nes de vio­len­cia, ro­bos, pan­di­llas y dro­gas mar­ca­ron su tra­ba­jo en Ar­gen­ti­na. Co­men­ta que en Uru­guay ocu­rren si­tua­cio­nes si­mi­la­res. “Un chi­qui­lín de 13, 14 años, ter­mi­na el co­le­gio y se que­da en la pla­za y lo pri­me­ro que va a ha­cer es fu­mar­se un po­rro, des­pués le ofre­cen co­caí­na y co­mien­za un ca­mino sin re­torno”, di­ce. Pe­ro ase­gu­ra que des­de la re­li­gión se pue­den en­con­trar so­lu­cio­nes: “Si es­tán con­te­ni­dos eso no pa­sa, se pue­de pre­ve­nir”.

He­ri­ber­to Bo­deant, el ac­tual obis­po de Me­lo y exo­bis­po au­xi­liar de Sal­to de la épo­ca en que el obis­po era Daniel Gil, se­ña­la que Fer­nan­do Gil siem­pre “man­tu­vo una am­pli­tud en su vo­ca­ción” por­que con­ju­ga­ba “su ser­vi­cio en la pa­rro­quia mar­gi­nal” con “cla­ses en la fa­cul­tad de Teo­lo­gía”. “Es una per­so­na muy cri­te­rio­sa, muy pon­de­ra­da, con un sen­ti­do de la mi­sión de la igle­sia que va más allá de lo in­terno sino con una re­la­ción con el en­torno, in­clu­si­va, de bus­ca de diá­lo­go y acer­ca­mien­to”, opi­na. l

Twit­ter.com/ahe­rre­ro­mu­rad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.