Ni bo­nan­za ni cri­sis: el Uru­guay de los es­pe­jis­mos

La si­tua­ción ac­tual de la eco­no­mía es de es­tan­ca­mien­to y los ana­lis­tas se es­fuer­zan por evi­tar la po­la­ri­za­ción del diag­nós­ti­co

El Observador Fin de Semana - - Actualidad económica - FEDERICOF CO­ME­SA­ÑA Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

LEa pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes alien­ta el es­pe­jis­mo. Y por tra­tar­se de un cuar­to año de go­bierno, 2018 fue el año de las tres reali­da­des. Pa­ra al­gu­nos un año de pros­pe­ri­dad, un oa­sis en el me­dio del caos re­gio­nal. Pa­ra otros, un año de cri­sis. Y en el me­dio, los ana­lis­tas se em­pe­ñan en de­mos­trar que los ma­ti­ces exis­ten y que el es­tan­ca­mien­to no es ni cri­sis ni bo­nan­za, que tie­ne un cos­to a ni­vel so­cial, pe­ro no se com­pa­ra con epi­so­dios co­mo el de 2002.

El año 2018 se ca­rac­te­ri­zó por un cre­ci­mien­to me­dio­cre con al­gu­nos mí­ni­mos preo­cu­pan­tes: el ni­vel más ba­jo de in­ver­sión en 13 años y el me­nor ni­vel de em­pleo en una dé­ca­da.

La me­dia­na de ana­lis­tas que con­tes­ta­ron a prin­ci­pios de di­ciem­bre la En­cues­ta de Ex­pec­ta­ti­vas Eco­nó­mi­cas de El Ob­ser­va­dor, es­ti­ma­ban que es­te año la eco­no­mía uru­gua­ya cre­ció 1,6%. Es un cre­ci­mien­to mo­de­ra­do te­nien­do en cuen­ta el pro­me­dio de 4,1% de los úl­ti­mos 10 años e in­clu­so el de 2,7% de los úl­ti­mos 20, cri­sis me­dian­te.

No so­lo es un cre­ci­mien­to me­dio­cre por su mag­ni­tud, tam­bién lo es por su com­po­si­ción. Los sec­to­res que más cre­cen no son in­ten­si­vos en per­so­nal. Co­mo di­na­mi­za­do­res es­tá la re­fi­ne­ría de AN­CAP –pa­ra­da el año pa­sa­do y en mar­cha en 2018– y el sec­tor de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Del otro la­do, con una caí­da de la ac­ti­vi­dad y una re­duc­ción de pues­tos de tra­ba­jos, la in­dus­tria sin re­fi­ne­ría, la cons­truc­ción y el co­mer­cio. Cre­ce el agro y es una bue­na no­ti­cia, pe­ro los nú­me­ros mues­tran que el em­pleo agrí­co­la si­gue en caí­da, en bue­na me­di­da de­bi­do a la ex­pan­sión de los pro­ce­sos de au­to­ma­ti­za­ción en el me­dio ru­ral.

En el pro­me­dio de 2018 a oc­tu­bre – úl­ti­mos datos has­ta el mo­men­to–, se lle­van per­di­dos res­pec­to al año pa­sa­do 10.800 pues­tos de tra­ba­jo. Si se com­pa­ra el tri­mes­tre mó­vil a oc­tu­bre con el mis­mo pe­río­do de 2014, se lle­van acu­mu­la­dos 55.900 em­pleos des­trui­dos.

En el pro­me­dio de 2018 a oc­tu­bre se lle­van per­di­dos res­pec­to al año pa­sa­do 10.800 pues­tos de tra­ba­jo

La caí­da de los ni­ve­les de em­pleo e in­ver­sión que se han ob­ser­va­do res­pon­den a un de­te­rio­ro del país pa­ra atraer ca­pi­ta­les

lll lll

Con un mer­ca­do la­bo­ral que tie­ne un des­em­pleo de 8,8% en el úl­ti­mo tri­mes­tre mó­vil, no se pue­de ha­blar de una cri­sis. Pe­ro es una ta­sa que vie­ne en au­men­to. Y en igual pe­río­do del año pa­sa­do era de 7,7%. En un año, son 20.500 los nue­vos de­socu­pa­dos, que re­cla­man opor­tu­ni­da­des que an­tes te­nían y aho­ra no. Ha­blar­les de pros­pe­ri­dad, de bo­nan­za y de la con­ti­nua­ción de un pe­río­do de 16 años con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to, es ne­gar una reali­dad pa­ra ellos pal­pa­ble, que se sien­te y se pa­de­ce.

La caí­da de los ni­ve­les de em­pleo e in­ver­sión obe­de­cen a un de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes de Uru­guay pa­ra atraer ca­pi­ta­les, pe­ro so­bre to­do, pa­ra en­tu­sias­mar a quie­nes es­tán en con­di­cio­nes de ha­cer­lo a arries­gar­se, a apos­tar por nue­vos proyectos.

Por de­ba­jo del ra­dar de las au­to­ri­da­des, hay un pe­si­mis­mo en los círcu­los em­pre­sa­ria­les que ha cre­ci­do y se ma­ni­fies­ta en los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos. Un país que tie­ne es­ca­sas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to, con cos­tos de ope­ra­ción cre­cien­tes –a ni­vel tri­bu­ta­rio, la­bo­ral y ta­ri­fa­rio– con ame­na­zas cre­cien­tes des­de la re­gión, y con un dis­cur­so a ni­vel de go­bierno con­fron­ta­ti­vo y ne­ga­cio­nis­ta, no ge­ne­ra los in­cen­ti­vos pa­ra la ac­ción.

Le­jos se es­tá de una cri­sis, en­ten­di­da co­mo una caí­da brus­ca de la ac­ti­vi­dad en un pe­río­do corto de tiem­po, con una pér­di­da ma­si­va de pues­tos de tra­ba­jo y un de­te­rio­ro del po­der de com­pra de la po­bla­ción. Pe­ro el pa­no­ra­ma es de le­ta­nía. De un es­tan­ca­mien­to que de a po­co si­gue des­tru­yen­do em­pleos y opor­tu­ni­da­des. De sa­la­rios que suben, pe­ro so­lo pa­ra dispu­tar­le a la in­fla­ción la ca­pa­ci­dad de com­pra que se lle­va día a día.

Es un Uru­guay es­tan­ca­do. En una si­tua­ción me­jor que la que tu­vo en bue­na par­te de su his­to­ria –al me­nos, de su his­to­ria com­pa­ra­ble–. Pe­ro al fin y al ca­bo, es­tan­ca­do. Por de­ba­jo de los es­tán­da­res de vi­da del mun­do desa­rro­lla­do, que es lo mí­ni­mo a lo que la po­bla­ción as­pi­ra. Por­que lue­go de ha­ber vi­vi­do una lar­ga eta­pa de cre­ci­mien­to, lle­gó a con­ven­cer­se de que era po­si­ble.

El pro­ble­ma de las tres reali­da­des – o me­jor di­cho, la reali­dad y sus dos es­pe­jis­mos– es que ge­ne­ra mi­ra­das po­la­ri­za­das y no con­tri­bu­ye a en­fo­car la ac­ción.

Con­fun­dir la si­tua­ción ac­tual con bo­nan­za lle­va a la inac­ción po­lí­ti­ca que hoy atra­vie­sa el país, im­pi­de asu­mir un rol ac­ti­vo en la re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za, tan ne­ce­sa­ria pa­ra re­ver­tir el círcu­lo vi­cio­so que lle­va a los em­pre­sa­rios a des­car­tar proyectos. Por el con­tra­rio, re­fuer­za el pe­si­mis­mo por­que im­pi­de ver en la po­lí­ti­ca una vía pa­ra el cam­bio.

Por otro la­do, con­fun­dir la si­tua­ción ac­tual con una cri­sis con­du­ce al reac­cio­nis­mo vis­ce­ral, a ali­men­tar y has­ta exa­ge­rar el pe­si­mis­mo y a no asu­mir los ver­da­de­ros desafíos que tie­ne por de­lan­te el país. A ra­di­ca­li­zar la de­man­da de cam­bios y pre­sio­nar al sis­te­ma po­lí­ti­co ha­cia so­lu­cio­nes que po­co tie­nen que ver con la pro­ble­má­ti­ca ac­tual.

Es di­fí­cil, a me­nos de un año de las elec­cio­nes, evi­tar los es­pe­jis­mos. Es di­fí­cil, por­que ca­da ima­gen dis­tor­sio­na­da de la reali­dad eco­nó­mi­ca es ser­vil a los in­tere­ses de unos u otros ac­to­res en la con­tien­da. Pe­ro se ha­ce ne­ce­sa­rio se­pa­rar la reali­dad de los es­pe­jis­mos y en­ten­der los fe­nó­me­nos eco­nó­mi­cos in­de­pen­dien­te­men­te de quién sal­ga be­ne­fi­cia­do y a quién per­ju­di­que el diag­nós­ti­co. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.