La ex­po­si­ción de EEUU a la gue­rra de in­for­ma­ción ru­sa

El fe­nó­meno de fa­ke news si­gue sin com­ba­tir­se de for­ma efi­caz des­de Washington

El Observador Fin de Semana - - Analisis -

Al­gu­nos aho­ra la lla­man una “gue­rra mun­dial de in­for­ma­ción”. No se sa­be aún si Ru­sia in­flu­yó en la elec­ción de Do­nald Trump en 2016. Pe­ro ya no es po­si­ble ne­gar que el Krem­lin es­tá li­bran­do una gue­rra de in­for­ma­ción mul­ti­di­men­sio­nal con­tra las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. El pro­ble­ma no se li­mi­ta a EEUU. Otras de­mo­cra­cias, co­mo el Reino Uni­do, los Paí­ses Ba­jos e Ita­lia, tam­bién han es­ta­do en la mi­ra del pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin. Pe­ro el elec­to­ra­do es­ta­dou­ni­den­se si­gue sien­do el ob­je­ti­vo más con­sis­ten­te, y pre­su­mi­ble­men­te más ma­lea­ble, de los es­fuer­zos pro­pa­gan­dís­ti­cos ru­sos has­ta la fe­cha.

Y la ame­na­za es­tá au­men­tan­do. Dos in­for­mes es­ta se­ma­na, am­bos en­car­ga­dos por el co­mi­té de in­te­li­gen­cia del se­na­do de EEUU, han apor­ta­do más in­for­ma­ción. Los in­for­mes tam­bién de­fi­nen la ne­gli­gen­cia de Washington y Si­li­con Va­lley al no to­mar me­di­das co­rrec­ti­vas.

El ma­yor culpable es Do­nald Trump. A pe­sar de las con­clu­sio­nes uná­ni­mes de las pro­pias agen­cias de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses, Trump con­ti­núa mi­ni­mi­zan­do el pa­pel de las no­ti­cias fal­sas de Ru­sia en las elec­cio­nes de 2016. Su re­nuen­cia a ad­mi­tir que re­ci­bió ayu­da en su vic­to­ria es com­pren­si­ble. Pe­ro es me­nos per­do­na­ble su re­ti­cen­cia a to­mar me­di­das ma­te­ria­les pa­ra evi­tar que es­to se re­pi­ta.

A prin­ci­pios de es­te año, la Ca­sa Blan­ca re­cha­zó un pro­yec­to de ley bi­par­ti­dis­ta pa­ra re­for­zar la se­gu­ri­dad elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se. La ley ha­bría im­pul­sa­do la coo­pe­ra­ción en­tre el go­bierno fe­de­ral y los 50 es­ta­dos es­ta­dou­ni­den­ses, me­jo­ra­do las au­di­to­rías elec­to­ra­les y ayu­da­do a fi­nan­ciar la adop­ción de má­qui­nas de vo­ta­ción elec­tró­ni­ca uni­ver­sa­les res­pal­da­das por pa­pe­le­tas elec­to­ra­les. La in­te­gri­dad del pro­ce­so elec­to­ral es una par­te pri­mor­dial de la se­gu­ri­dad na­cio­nal de cual- quier de­mo­cra­cia. La in­ca­pa­ci­dad de EEUU pa­ra ac­tua­li­zar su sis­te­ma ob­so­le­to es inex­cu­sa­ble. El pró­xi­mo con­gre­so de­be reanu­dar ur­gen­te­men­te sus es­fuer­zos.

La res­pon­sa­bi­li­dad no só­lo re­cae so­bre Trump. Am­bos in­for­mes –el del Pro­yec­to de Pro­pa­gan­da Compu­tacio­nal con se­de en el Reino Uni­do y el de Grap­hi­ka, con se­de en EEUU– son mor­da­ces en su eva­lua­ción so­bre la re­nuen­cia de Si­li­con Va­lley a coope­rar con las in­ves­ti­ga­cio­nes. Com­pa­ñías co­mo Fa­ce­book, Goo­gle y Twit­ter pro­por­cio­na­ron datos in­com­ple­tos y tar­da­ron me­ses en sa­tis­fa­cer las so­li­ci­tu­des. In­clu­so en­ton­ces, los datos que pro­por­cio­na­ron es­ta­ban in­com­ple­tos.

Es­te ha si­do el pa­trón des­de 2016. Tras ha­ber ne­ga­do ini­cial­men­te que ha­bían alo­ja­do cual­quier in­ten­to de no­ti­cias fal­sas, la ver­güen­za hi­zo que Fa­ce­book y otras com­pa­ñías se vie­ran obli­ga­das a to­mar me­di­das co­rrec­ti­vas.

Los in­for­mes mues­tran que Instagram, que es pro­pie­dad de Fa­ce­book, ha desem­pe­ña­do un pa­pel has­ta aho­ra des­co­no­ci­do co­mo vehícu­lo de las gran­jas de tro­les de in­ter­net del Krem­lin. Es di­fí­cil creer que Fa­ce­book no su­pie­ra es­to

Has­ta que Si­li­con Va­lley de­ci­da ser par­te de la so­lu­ción, con­ti­nua­rá alo­jan­do el pro­ble­ma

lll lll lll Lo han he­cho en do­sis ho­meo­pá­ti­cas. Los in­for­mes mues­tran que Instagram, que es pro­pie­dad de Fa­ce­book, ha desem­pe­ña­do un pa­pel has­ta aho­ra des­co­no­ci­do co­mo vehícu­lo de las gran­jas de tro­les de in­ter­net del Krem­lin. Es di­fí­cil creer que Fa­ce­book no su­pie­ra es­to. Sin em­bar­go, ha si­do ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de gru­pos ex­ter­nos pa­ra obli­gar a las com­pa­ñías a ad­mi­tir la ver­dad. Has­ta que Si­li­con Va­lley de­ci­da ser par­te de la so­lu­ción, con­ti­nua­rá alo­jan­do el pro­ble­ma. De lo con­tra­rio, el con­gre­so po­dría ver­se obli­ga­do a pro­mul­gar le­yes que ha­gan que las pla­ta­for­mas sean res­pon­sa­bles del con­te­ni­do que alo­jan.

Pe­ro el culpable más in­tra­ta­ble es quien con­su­me las no­ti­cias. La gue­rra de in­for­ma­ción, don­de sea que se ori­gi­ne, si­gue la má­xi­ma de ata­car la ma­yor for­ta­le­za y la ma­yor de­bi­li­dad del enemi­go. En es­te ca­so, se tra­ta de la aper­tu­ra del mun­do oc­ci­den­tal. Sin du­da al­gu­na, los al­go­rit­mos de Fa­ce­book y Goo­gle jue­gan con la emo­ción del sen­sa­cio­na­lis­mo de los con­su­mi­do­res. Las cam­pa­ñas de no­ti­cias fal­sas más efec­ti­vas del Krem­lin, in­clu­yen­do las orien­ta­das a re­pri­mir la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral de los afro­ame­ri­ca­nos, se han ba­sa­do en la in­dig­na­ción. Las pla­ta­for­mas de re­des so­cia­les lue­go mul­ti­pli­can el fre­ne­sí al ofre­cer­les a los con­su­mi­do­res en­la­ces pa­re­ci­dos.

Es­ta se­ma­na, Trump di­jo que los al­go­rit­mos de los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos es­ta­ban ses­ga­dos en con­tra de los pun­tos de vis­ta con­ser­va­do­res. Hay po­ca evi­den­cia de eso. Tam­po­co hay un ses­go an­ti­li­be­ral in­he­ren­te. Sin em­bar­go, vo­tan­tes de to­das las tendencias mues­tran una pre­fe­ren­cia de­ma­sia­do hu­ma­na por los es­cán­da­los. El pro­ble­ma más di­fí­cil no ra­di­ca en nues­tras es­tre­llas –ni si­quie­ra en la Ca­sa Blan­ca– sino en no­so­tros mis­mos. l

D. LEAL-OLI­VAS - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.