El pe­que­ño país mo­de­lo no lo es tan­to

Unos ti­pos in­sul­tan a un mi­nis­tro y de­ve­lan, otra vez, un sub­mun­do des­agra­da­ble

El Observador Fin de Semana - - Portada - MI­GUEL ARRE­GUI

En los días pre­vios a Na­vi­dad, un par de hom­bres in­sul­tó des­de un au­to­mó­vil al mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri, y a su fa­mi­lia, quie­nes ca­mi­na­ban fue­ra de un cen­tro co­mer­cial. El in­ci­den­te fue fil­ma­do y es­ta se­ma­na se dis­tri­bu­yó am­plia­men­te por las re­des.

La gran ma­yo­ría se in­dig­nó por la ba­je­za, aun­que una mi­no­ría fes­te­jó. So­bran cre­ti­nos e in­tran­si­gen­tes en Uru­guay, des­de la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca a las can­chas de fút­bol; y la at­mós­fe­ra preelec­to­ral se es­tá po­nien­do tó­xi­ca. Las re­des so­cia­les y los co­men­ta­rios al pie de los ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos en la web re­ve­lan un sub­mun­do har­to des­agra­da­ble.

Los in­sul­tos o ata­ques fí­si­cos a go­ber­nan­tes o fi­gu­ras pú­bli­cas son bas­tan­te co­mu­nes, y más aun en tur­ba o a es­con­di­das, así sea tras un per­fil fal­so en Fa­ce­book.

El 3 de ju­nio de 2002, en me­dio de una pro­fun­da de­pre­sión eco­nó­mi­ca na­cio­nal, el pre­si­den­te Jor­ge Batlle re­ci­bió in­sul­tos y sa­li­va­zos de un gru­po de sin­di­ca­lis­tas del Cas­mu y el Hos­pi­tal Ita­liano, en­ton­ces en quie­bra, a la sa­li­da de un li­ceo de la Unión.

En se­tiem­bre de 2005 el ex­pre­si­den­te y en­ton­ces se­na­dor Julio Ma­ría San­gui­net­ti fue agre­di­do en la ca­lle a gol­pes de pu­ño por un jo­ven que lue­go hu­yó.

El mis­mo Da­ni­lo As­to­ri con­tó a es­te cro­nis­ta en mar­zo de 2012 que se me­tía en un gim­na­sio cua­tro ve­ces por se­ma- na, pa­ra ha­cer apa­ra­tos y co­rrer en una cin­ta, pues ya no po­día sa­lir a tro­tar por las ca­lles. De­ma­sia­das per­so­nas pedían fa­vo­res, o in­sul­ta­ban. Tam­bién ha­bía de­ja­do de ir a las tri­bu­nas del Es­ta­dio Cen­te­na­rio o del Par­que Cen­tral, a ver a Na­cio­nal, aun­que lo si­gue haciendo des­de un pal­co pri­va­do.

Mu­chos otros go­ber­nan­tes, in­clui­dos ex­pre­si­den­tes co­mo Luis Al­ber­to La­ca­lle y Jo­sé Mu­ji­ca, han re­ci­bi­do in­sul­tos en for­ma di­rec­ta. Pe­ro ca­si to­dos ellos, va­le­ro­sa­men­te, si­guen re­co­rrien­do las ca­lles, don­de, en ge­ne­ral, son tra­ta­dos con res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Ca­si to­dos los uru­gua­yos, o al me­nos los mon­te­vi­dea­nos que fre­cuen­tan lu­ga­res cen­tra­les, pue­den dar fe de ello. Es fá­cil en­con­trar a La­ca­lle, San­gui­net­ti o Mu­ji­ca en cual­quier si­tio, co­mo sus pa­dres o abue­los po­dían cru­zar­se con Luis Batlle Be­rres o Luis Al­ber­to de He­rre­ra.

Las agre­sio­nes de to­do ti­po a go­ber­nan­tes son mo­ne­da co­rrien­te en el mun­do. De he­cho, ca­si to­dos se mo­vi­li­zan con guar­dia de corps. A los uru­gua­yos, ha­bi­tan­tes de un país pe­que­ño y re­la­ti­va­men­te ama­ble, les gus­ta creer que no es así, pe­ro los he­chos lo desmienten. Pe­se a la re­la­ti­va to­le­ran­cia ac­tual, el país tie­ne una lar­ga tra­di­ción de sec­ta­ris­mo y vio­len­cia po­lí­ti­ca, con gra­ves re­caí­das re­cien­tes, co­mo la ocu­rri­da en las dé­ca­das de 1960 y de 1970.

El in­sul­to fá­cil, al es­ti­lo por­te­ño e ita­liano, es un vie­jo vi­cio mon­te­vi­deano, co­mo de­bie­ron apren­der, cons­ter­na­dos, los in­mi­gran­tes del in­te­rior del país.

Lo au­tén­ti­ca­men­te no­ve­do­so es que aho­ra esos ata­ques pue­den gra­bar­se y di­fun­dir­se rá­pi­da­men­te, de­bi­do a los te­lé­fo­nos con cá­ma­ras y las re­des so­cia­les.

Pe­ro, a pe­sar de to­do, los ex­pre­si­den­tes de Uru­guay aún pue­den re­unir­se pa­ra un ac­to, o com­par­tir una me­sa, pa­ra or­gu­llo de sus ciu­da­da­nos. Ocu­rrió por ejem­plo en 2009, cuan­do la inauguración del nue­vo ae­ro­puer­to de Carrasco o de la ter­mi­nal de con­te­ne­do­res del puer­to de Mon­te­vi­deo; o en 2016 cuan­do Ta­ba­ré Váz­quez los con­vo­có pa­ra dis­cu­tir una po­lí­ti­ca de Es­ta­do en ca­so de ha­llaz­go de gran­des can­ti­da­des de pe­tró­leo. No to­dos ellos se quie­ren, pe­ro los ren­co­res no los pa­ra­li­zan.

La po­si­bi­li­dad de re­unir a los ex­pre­si­den­tes, co­mo los vie­jos sa­bios de la tri­bu, es muy ra­ra en Amé­ri­ca La­ti­na. Pue­de ocu­rrir en Uru­guay y tal vez en Chi­le (en Es­ta­dos Uni­dos los ex­pre­si­den­tes for­man la cor­te más al­ta y res­pe­ta­da). Es inima­gi­na­ble que su­ce­da en Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la, Ecua­dor o Pe­rú, paí­ses par­ti­dos en ban­dos in­con­ci­lia­bles. ¿ Al­guien ima­gi­na a Ma­cri con Cris­ti­na, o a Lu­la con Bol­so­na­ro?

Que los go­ber­nan­tes uru­gua­yos pue­dan re­co­rrer li­bre­men­te el país y las ciu­da­des, in­clu­so uti­li­zan­do trans­por­te pú­bli­co, es un va­lor a pre­ser­var a to­da cos­ta. Los in­sul­tos en ge­ne­ral, y ha­cia ellos en par­ti­cu­lar, de­ben ser per­se­gui­dos por la Jus­ti­cia, pues son de­li­tos; pe­ro, so­bre to­do, de­be­rían re­ci­bir la más com­ple­ta con­de­na so­cial, que es, al fin, la más efi­caz ba­rre­ra de con­ten­ción. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.