NEL­SON FERNÁNDEZ

Turf elec­to­ral: can­di­da­to, enemigo y sor­pre­sa

El Observador Fin de Semana - - Portada - NEL­SON FERNÁNDEZ Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Cuál es el fa­vo­ri­to? ¿Y cuál es el ad­ver­sa­rio al­ter­na­ti­vo más com­pli­ca­do? ¿Y quién es el que pue­de sor­pren­der con una arre­me­ti­da ines­pe­ra­da?

Las tres pre­gun­tas se re­pi­ten con in­sis­ten­cia a es­ta al­tu­ra del año, ca­da vís­pe­ra de 6 de enero, y ca­da cin­co años al en­trar en el pe­río­do elec­to­ral.

En la jer­ga del turf, las res­pues­tas a esas tres pre­gun­tas se sim­bo­li­zan con una ex­pre­sión cor­ta que fi­gu­ra en el pro­gra­ma de ca­da ca­rre­ra, en es­pe­cial de la ga­la del Pre­mio Ramírez: “el can­di­da­to”, “el enemigo” y “la sor­pre­sa”.

Los quin­chos de ve­rano de años elec­to­ra­les son idea­les pa­ra el in­ter­cam­bio de ar­gu­men­tos pa­ra fun­da­men­tar por­que el fa­vo­ri­to es uno y no otro.

Lo cier­to es que los es­pe­cia­lis­tas en turf que dan los re­sul­ta­dos a esas tres cues­tio­nes, lo ha­cen lue­go de con­si­de­rar una se­rie de va­ria­bles y de ir a ver “los apron­tes” de los pin­gos en la pis­ta, de cro­no­me­trar tiem­pos, de ver có­mo lle­ga el joc­key, de có­mo ha tra­ba­ja­do el “cui­da­dor”, y de com­pa­rar for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des. No se tra­ta so­la­men­te de ver los an­te­ce­den­tes en ca­rre­ras an­te­rio­res, aun­que eso tam­bién cuen­ta, sino de “cru­zar” da­tos del ca­ba­llo, el pro­fe­sio­nal que lo con­du­ce y del stud que es­tá en los pre­pa­ra­ti­vos.

En ese sen­ti­do, ¿có­mo res­pon­der a la in­te­rro­gan­te so­bre la de­fi­ni­ción elec­to­ral? Al­go así co­mo con­ver­tir las fi­gu­ras del “stud”, el “pin­go” y el joc­key a par­ti­do po­lí­ti­co, can­di­da­to pre­si­den­cial y equi­po de cam­pa­ña.

Y al­go más: la gen­te, los que es­tán en “el pal­co” (la eli­te), la tri­bu­na es­pe­cie Fo­lle Illa (la cla­se me­dia), y la “po­pu­lar”, el es­pa­cio pa­ra los que com­prar el tic­ket más ba­ra­to pe­ro jue­gan igual en la ven­ta­ni­lla de apues­tas.

Los es­pe­cia­lis­tas ha­cen su aná­li­sis, pe­ro la con­di­ción de “fa­vo­ri­to” la da la apues­ta de la ma­yo­ría, lo que “la gen­te” cree que pa­sa­rá.

La pri­me­ra ad­ver­ten­cia es que fal­ta mu­cho pa­ra las in­ter­nas (30 de ju­nio), las pre­si­den­cia­les y le­gis­la­ti­vas (27 de oc­tu­bre) y el ba­lo­ta­je (30 de no­viem­bre).

La se­gun­da ad­ver­ten­cia es que fal­ta ver “los apron­tes”, o sea có­mo ha­cen cam­pa­ña.

De las tres di­men­sio­nes de de­fi­ni­ción de vo­to, te­ne­mos da­tos pa­ra eva­luar las dos pri­me­ras, la de iden­ti­dad par­ti­da­ria (lar­go pla­zo), la de con­di­cio­nes de co­yun­tu­ra (me­diano pla­zo) pe­ro no con­ta­mos con lo que de­ja la de cam­pa­ña pro­pia­men­te di­cha (cor­to pla­zo).

¿Qué se pue­de con­si­de­rar en­ton­ces?

Pa­ra las elec­cio­nes pri­ma­rias, el 2018 ce­rró con “fa­vo­ri­tos” ins­ta­la­dos, pe­ro con du­das so­bre el al­can­ce de la chance de un “enemigo” in­terno.

En el Par­ti­do Na­cio­nal, La­ca­lle Pou con­so­li­dó su es­truc­tu­ra y am­plió ba­ses con la in­cor­po­ra­ción de di­ri­gen­tes de otras co­rrien­tes. Con tres alas bien iden­ti­fi­ca­das, su pro­pio Aire Fres­co, el tradicional He­rre­ris­mo y el wil­so­nis­mo de la 40, tie­ne ma­yo­ría cla­ra. Eso es por­que la otra co­rrien­te blan­ca se par­tió en tres par­tes y aun­que ni el gru­po de in­ten­den­tes re­bel­des, ni el de la se­na­do­ra Alon­so lo­gran re­per­cu­sión en to­do el país, La­rra­ña­ga que­da frá­gil en va­rias áreas te­rri­to­ria­les.

Pe­ro él lo­gró éxi­to con el ple­bis­ci­to so­bre se­gu­ri­dad que tie­ne am­plio apo­yo (más allá de las fir­mas re­co­gi­das) y es un “enemigo” que mues­tra su con­di­ción de cau­di­llo.

Pa­ra el ró­tu­lo de “sor­pre­sa”, hoy no hay nom­bre en los blan­cos.

En el Frente Am­plio, Da­niel Martínez es el “fa­vo­ri­to” de to­do el pe­río­do, al que to­dos vi­sua­li­zan co­mo “el can­di­da­to” del ofi­cia­lis­mo, por tra­yec­to­ria y po­pu­la­ri­dad (el úni­co de to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co con más sim­pa­tía que an­ti­pa­tía).

De­bi­do a que la otra co­rrien­te in­ter­na fren­tis­ta, el eje co­mu­nis­ta-tu­pa­ma­ro, se di­vi­dió a la ho­ra de ele­gir pos­tu­lan­te, Martínez re­fuer­za su fa­vo­ri­tis­mo, por­que ade­más

En el Par­ti­do Co­lo­ra­do hay un “fa­vo­ri­to” pa­ra la opi­nión po­pu­lar que es el dos ve­ces pre­si­den­te, San­gui­net­ti.

Tal­vi tie­ne buen efec­to en la cam­pa­ña pe­ro en la úl­ti­ma en­cues­ta de Equi­pos su po­pu­la­ri­dad dio: 9% de sim­pa­tía, 26% an­ti­pa­tía, 6% neu­tro, 55% no lo co­no­ce y 4% no sa­be qué de­cir.

Amo­rín Batlle tie­ne es­truc­tu­ra de la 15, San­gui­net­ti del Fo­ro, y Adrián Pe­ña y Tal­vi una red im­por­tan­te en to­do el país.

Las tres co­rrien­tes co­lo­ra­das di­cen con­tar con la me­jor red, pe­ro eso se ve­rá el 30 de ju­nio.

San­gui­net­ti se ha con­ver­ti­do en “la sor­pre­sa” de la cam­pa­ña, no pa­ra ga­nar la Pre­si­den­cia, sino pa­ra cum­plir su do­ble ob­je­ti­vo: di­na­mi­zar al par­ti­do pri­me­ro, y ar­ti­cu­lar una alian­za de go­bierno con los blan­cos (y otros) des­pués.

Con po­cas mo­vi­das, des­po­ja­do del tra­je de do­ble pre­si­den­te y res­ca­tan­do raí­ces de po­lí­ti­co po­pu­lar, San­gui­net­ti se eri­ge en la gran fi­gu­ra del par­ti­do, sin ha­ber di­cho pú­bli­ca­men­te si se­rá o no pre­can­di­da­to.

En el Par­ti­do Co­lo­ra­do hay un fa­vo­ri­to pa­ra la opi­nión po­pu­lar que es el dos ve­ces pre­si­den­te San­gui­net­ti

lll

que la chance es­tá del la­do de la opo­si­ción.

Con va­rian­tes se­gún la en­cues­ta­do­ra, el re­sul­ta­do es de mi­ta­des, unos creen que el Frente si­gue de lar­go y otros creen que se vie­nen los blan­cos (y asociados).

Pe­ro el cam­bio vis­to en los úl­ti­mos días de 2018 y los pri­me­ros de 2019 es­tá en “el Pal­co ofi­cial”. Por pri­me­ra vez, al­tos di­ri­gen­tes del ofi­cia­lis­mo re­co­no­cen que es­tán pa­ra per­der, o que co­rren ries­go de per­der, lo que po­si­ble­men­te sea un sen­ti­mien­to que mu­te lue­go en el bu­lli­cio de una cam­pa­ña. Pe­ro eso pe­ga en el áni­mo, en la ca­pa caí­da, en mas­ti­car bronca.

Ni he­mos vis­to los apron­tes de las in­ter­nas, mu­cho me­nos de las na­cio­na­les, pe­ro en el Pal­co co­men­zó a mo­di­fi­car la idea de can­di­da­to, enemigo y sor­pre­sa. l

L. CA­RRE­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.