Ol­vi­da­dos de la ley

Las víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia que vi­ven en el in­te­rior no ac­ce­den a te­ner un abo­ga­do que los re­pre­sen­te en los jui­cios en los que el có­di­go les da par­ti­ci­pa­ción

El Observador Fin de Semana - - Tema - JOAQUÍN SILVA twit­ter.com/Joa­co­sil­va23

Un hom­bre, pa­dre de dos hi­jas chicas, fue ase­si­na­do mien­tras cui­da una ca­sa co­mo se­reno en Ciu­dad de la Cos­ta (Ca­ne­lo­nes). Los ase­si­nos lo ma­ta­ron por­que el hom­bre se re­sis­tió al asal­to. Los ho­mi­ci­das fue­ron cap­tu­ra­dos, pe­ro la Fis­ca­lía hi­zo un acuer­do con ellos: a cam­bio de que asu­mie­ran la cul­pa­bi­li­dad, no les im­pu­tó el de­li­to de ra­pi­ña y so­lo fue­ron acu­sa­dos por el ho­mi­ci­dio, por lo que fue­ron a la cár­cel me­nos tiem­po.

Lo que hi­zo la Fis­ca­lía fue re­cu­rrir a una fi­gu­ra ju­rí­di­ca que se lla­ma pro­ce­so abre­via­do, y que es­tá pre­vis­ta en el nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal (CPP) por el que am­bas par­tes sa­len ga­nan­do: la Fis­ca­lía re­suel­ve la cau­sa en una so­la au­dien­cia –aho­rran­do tiem­po y re­cur­sos– y los de­lin­cuen­tes ad­mi­ten el de­li­to y ob­tie­nen así pe­nas más ba­jas.

Pe­ro la re­so­lu­ción de ese ca­so, ocu­rri­do me­ses atrás, per­ju­di­có a la es­po­sa y las hi­jas de la víc­ti­ma que no tu­vie­ron ni si­quie­ra opor­tu­ni­dad de opo­ner­se. Ade­más, por ex­cluir al de­li­to de ra­pi­ña en la acu­sa­ción, que­da­ron sin de­re­cho de re­cla­mar ante el BPS una pen­sión co­mo víc­ti­mas de de­li­tos vio­len­tos.

Ese pro­ble­ma de­be­ría ha­ber si­do aler­ta­do por un abo­ga­do que re­pre­sen­ta­ra a la fa­mi­lia en el jui­cio y se ne­ga­ra a ese acuer­do, tal co­mo pre­vé el nue­vo CPP que le dio par­ti­ci­pa­ción a la víc­ti­ma en el pro­ce­so.

La fa­mi­lia, de ba­jos re­cur­sos, no pu­do pa­gar­se un abo­ga­do que los ase­so­ra­ra. Y co­mo sus in­gre­sos son su­pe­rio­res al mí­ni­mo fi­ja­do por la ley pa­ra que el Es­ta­do pro­por­cio­ne un de­fen­sor pú­bli­co tam­bién se le ne­gó ese ser­vi­cio. Que­da­ba un úl­ti­mo re­cur­so: el con­sul­to­rio ju­rí­di­co gra­tui­to de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca ( Udelar), pe­ro que, por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos, no atien­de ca­sos fue­ra de Mon­te­vi­deo.

La fa­mi­lia que­dó en­ton­ces sin de­fen­sa por­que era po­bre y del in­te­rior, y es­te ca­so so­lo es uno en una can­ti­dad que se sa­be im­por­tan­te pe­ro que no se co­no­ce, por­que es­ca­pa a los re­gis­tros.

Sin de­re­chos

Cuan­do la viu­da y su sue­gra lle­ga­ron al con­sul­to­rio de Juan Raúl Wi­lli­man, do­cen­te en­car­ga­do de las cau­sas pe­na­les del con­sul­to­rio de la Udelar, crea­do ha­ce ca­si tres años por un con­ve­nio en­tre la Aso­cia­ción de Fa­mi­lia­res y Víc­ti­mas de la De­lin­cuen­cia (Asfavide) y el Mi­nis­te­rio del In­te­rior –quien lo fi­nan­cia- le ex­pli­có que no po­dían ayu­dar­la.

Sin em­bar­go, le di­jo pa­ra no des­alen­tar­la, even­tual­men­te sí po­drían ase­so­rar­la en la ca­pi­tal pa­ra re­cla­mar al BPS las seis Ba­ses de Pres­ta­cio­nes y Con­tri­bu­cio­nes que otor­ga la ley -un total

“En el in­te­rior to­da­vía no exis­ti­mos”

Gra­cie­la Ba­rre­ra

PRE­SI­DEN­TA Y FUN­DA­DO­RA DE ASFAVIDE

de $ 23.088- a las que ten­drían de­re­cho una vez que la Jus­ti­cia con­de­na­ra a los ase­si­nos.

Pe­ro la ley 19.039 es ex­plí­ci­ta cuan­do de­fi­ne quié­nes pue­den re­ci­bir el be­ne­fi­cio: son los fa­mi­lia­res de per­so­nas que fue­ron ase­si­na­das “en oca­sión de de­li­tos de ra­pi­ña, co­pa­mien­to o se­cues­tro”, por lo que es­te ca­so que­da­ba por fue­ra.

“En la de­ci­sión, el in­te­rés de la víc­ti­ma es­ta­ba en juego, por­que des­car­tar la ra­pi­ña fue des­car­tar que ac­ce­die­ran a la pen­sión”, la­men­tó Wi­lli­man en diá­lo­go con El Ob­ser­va­dor. “Pe­ro ade­más, es su de­re­cho el po­der par­ti­ci­par en el pro­ce­so”, agre­gó.

Pe­ro no es so­lo un de­re­cho: la víc­ti­ma es un com­po­nen­te cen­tral del nue­vo pro­ce­so pe­nal acu­sa­to­rio que ri­ge des­de no­viem­bre de 2017, cuan­do se sus­ti­tu­yó un sis­te­ma in­qui­si­ti­vo vio­la­to­rio de los de­re­chos humanos, se­gún se ha en­car­ga­do de in­sis­tir a lo lar­go de los úl­ti­mos años el fis­cal de Cor­te, Jorge Díaz.

A co­mien­zos de 2016, al de­fen­der la re­for­ma que se ha­ría reali­dad un año y me­dio des­pués, Díaz ase­gu­ra­ba que el sis­te­ma que ha­bía en­ton­ces no res­pe­ta­ba a la víc­ti­ma, ni se le re­co­no­cía nin­gún de­re­cho; “se la usa co­mo ob­je­to de prue­ba”, de­cía en­ton­ces.

La nue­va ley, en cam­bio, la trans­for­mó en un su­je­to ac­ti­vo en los jui­cios. Pue­de so­li­ci­tar el ar­chi­vo de la cau­sa,y tie­ne la po­si­bi­li­dad de ma­ni­fes­tar­se en con­tra de los acuer­dos en­tre el de­lin­cuen­te y la Fis­ca­lía, ya no en ra­zón de be­ne­fi­cios ul­te­rio­res, sino sim­ple­men­te por exi­gir Jus­ti­cia: “Es­te ho­mi­ci­dio de­bía ha­ber si­do es­pe­cial­men­te agra­va­do, pe­ro la Fis­ca­lía lo de­jó en ho­mi­ci­dio sim­ple”, sub­ra­yó Wi­lli­man.

“No veo una res­pues­ta de la De­fen­so­ría a las víc­ti­mas del in­te­rior” Juan Raúl Wi­lli­man ABO­GA­DO, CON­SUL­TO­RIO DE UDELAR

FO­TOS: L. CA­RRE­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.