“El di­vor­cio ex­prés ge­ne­ra­ría in­cer­ti­dum­bre y no val­dría fue­ra del país”

El nue­vo pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos ex­pli­có los ries­gos que trae el pro­yec­to que tra­ta el Par­la­men­to y que pro­po­ne el di­vor­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo

El Observador Fin de Semana - - Entrevista - GABRIEL PE­REY­RA twit­ter.com/ga­brielh­pe­rey­ra

Si bien su es­tu­dio le ha ga­na­do re­so­nan­tes jui­cios a la Di­rec­ción Ge­ne­ral Im­po­si­ti­va, el nue­vo pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos, Die­go Pes­ca­de­re, con­si­de­ra que el po­der del fis­co es ex­ce­si­vo ante el cons­ti­tu­yen­te. El abo­ga­do es­ti­ma que el lla­ma­do di­vor­cio ex­prés por vía ad­mi­nis­tra­ti­va cho­ca con la ley y la tra­di­ción uru­gua­yas . Ade­más, di­jo que una de sus prio­ri­da­des en es­ta ges­tión es que la co­le­gia­ción de los abo­ga­dos sea obli­ga­to­ria.

El abo­ga­do sue­le ser iden­ti­fi­ca­do co­mo un cuer­vo. ¿Por qué tie­ne ma­la pren­sa la pro­fe­sión?

Exis­te, sin du­das, una ca­ri­ca­tu­ra del abo­ga­do. A mí no me mo­les­ta cuan­do esa visión ca­ri­ca­tu­res­ca pro­vie­ne des­de el hu­mor. Pe­ro, por fue­ra del hu­mor, hay dos di­men­sio­nes en los que se sue­le de­ni­grar la pro­fe­sión. En unos ca­sos, los más do­lo­ro­sos, ese ata­que pro­vie­ne des­de aden­tro. Hay unos pocos ma­los abo­ga­dos, un pu­ña­do, que no son dig­nos de la abo­ga­cía. En ca­si un cuar­to de siglo de ejer­ci­cio de la pro­fe­sión, ca­si no me he cru­za­do con es­ta cla­se de abo­ga­dos. Son la ex­cep­ción. Sin em­bar­go cau­san un da­ño enor­me a to­da la abo­ga­cía. La otra di­men­sión de ata­que es ex­ter­na, pro­vie­ne nor­mal­men­te des­de el po­der o des­de el po­de­ro­so de la re­la­ción ju­rí­di­ca y pue­de sin­te­ti­zar­se en aque­lla fra­se pues­ta por Sha­kes­pea­re en bo­ca de uno de quie­nes cons­pi­ra­ban con­tra Enrique VI, que de­cía: “Lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es ma­tar a to­dos los abo­ga­dos…”. Sha­kes­pea­re, si uno pres­ta aten­ción al ar­gu­men­to de la obra, no bus­ca­ba ata­car a la abo­ga­cía sino po­ner de ma­ni­fies­to su real va­lor: los abo­ga­dos eran quie­nes re­pre­sen­ta­ban la ga­ran­tía de de­fen­sa y res­pe­to de la Car­ta Mag­na. Pa­ra quie­nes en el ám­bi­to pú­bli­co o en el pri­va­do pre­ten­den ha­cer va­ler su fuer­za por so­bre el de­re­cho. Por eso, pa­ra san­cio­nar a los ma­los abo­ga­dos y pa­ra ga­ran­ti­zar en to­da su mag­ni­tud el de­re­cho a la de­fen­sa, es im­pos­ter­ga­ble que se con­sa­gre en Uru­guay la co­le­gia­ción pú­bli­ca de la abo­ga­cía.

¿Có­mo es eso que no es de he­cho una co­le­gia­tu­ra le­gal? ¿Qué im­pli­ca que no lo sea?

Hoy el Co­le­gio de Abo­ga­dos del Uru­guay es de ads­crip­ción vo­lun­ta­ria. So­lo es so­cio el abo­ga­do que de­ci­da ha­cer­lo. En­ton­ces su Tribunal de Ho­nor so­lo pue­de im­po­ner san­cio­nes efec­ti­vas a los abo­ga­dos que se en­cuen­tren afi­lia­dos. Es la coar­ta­da per­fec­ta pa­ra los ma­los abo­ga­dos. Los que de­ci­den no ser so­cios no sien­ten el efec­to de la san­ción por apar­tar­se de los prin­ci­pios deon­tó­lo­gi­cos de la pro­fe­sión. Es­tán le­jos del jui­cio éti­co de sus pa­res. La co­le­gia­ción pú­bli­ca ya tie­ne car­ta de ciu­da­da­nía en Uru­guay pa­ra los mé­di­cos y los ve­te­ri­na­rios y tam­bién se es­tá de­ba­tien­do a ni­vel par­la­men­ta­rio pa­ra los in­ge­nie­ros agró­no­mos. En el ca­so de los abo­ga­dos es inex­pli­ca­ble que aún no sea reali­dad. Ca­da vez que en la pren­sa apa­re­ce una si­tua­ción de fal­tas éti­cas de un abo­ga­do, esa ca­ren­cia se ha­ce evi­den­te.

La gen­te a ve­ces no com­pren­de có­mo un abo­ga­do tie­ne por clien­tes a nar­cos. Cuan­do se da eso, que un abo­ga­do tie­ne a va­rios de los nue­vos nar­cos, ¿alien­ta esa mi­ra­da crí­ti­ca de la gen­te?

To­das las per­so­nas tie­nen de­re­cho a te­ner su de­fen­sa. El de­re­cho so­lo pue­de con­si­de­rar­se apli­ca­do por el Es­ta­do si ha me­dia­do el de­re­cho de de­fen­sa. Si la per­so­na ha po­di­do de­fen­der­se. Y pa­ra ha­cer­lo ne­ce­si­ta de un abo­ga­do. Exis­te un error con­cep­tual: el abo­ga­do no pue­de ser nun­ca con­fun­di­do con su clien­te. Sea en ma­te­ria pe­nal o en cual­quier otra. To­dos co­no­ce­mos a al­gu­na per­so­na que ha co­me­ti­do un de­li­to. A ve­ces un de­li­to de ba­ga­te­la, una tri­via­li­dad, una ma­la de­ci­sión, un che­que cu­yos fon­dos lle­ga­ron tar­de, un pe­ca­do de ju­ven­tud. En esa con­cep­ción, ellos, nues­tros co­no­ci­dos o fa­mi­lia­res sí ten­drían de­re­cho a que los de­fien­da un abo­ga­do. Y los otros no. Lo que el abo­ga­do re­pre­sen­ta es la de­fen­sa, no la con­duc­ta desa­rro­lla­da por el in­frac­tor ni mu­cho me­nos al in­frac­tor mis­mo.

¿Hay un lí­mi­te que us­ted, aun­que no ejer­ce ma­yor­men­te en ma­te­ria pe­nal, se im­pon­dría pa­ra de­fen­der a al­guien?

A dia­rio los abo­ga­dos to­ma­mos de­ci­sio­nes de acep­tar o no una cau­sa sea en ma­te­ria pe­nal o en otras ma­te­rias. Y ca­si in­va­ria­ble­men­te esa de­ci­sión pa­sa por to­mar con­cien­cia de si uno es el le­tra­do más ade­cua­do pa­ra el asun­to. Si se per­ci­be que no se es­tá con­ven­ci­do pa­ra de­fen­der a al­guien en el plano que sea hay que dar un pa­so al cos­ta­do. A ve­ces, por­que uno no sien­te que los ar­gu­men­tos que tie­ne sean fuer­tes y qui­zás otro co­le­ga pue­da de­fen­der­los con más pa­sión o en­cuen­tre otros dis­tin­tos. En otros ca­sos por ba­rre­ras de em­pa­tía con el clien­te. El abo­ga­do no es­tá pa­ra juz­gar al clien­te ni pa­ra acu­sar­lo. Es­tá pa­ra de­fen­der­lo.

Cuan­do el abo­ga­do sa­be que su clien­te es cul­pa­ble, ¿cuál es el ob­je­ti­vo? ¿Lo­grar una pe­na menor?

La fun­ción del abo­ga­do es la de de­fen­der un in­te­rés y ha­cer pre­va­le­cer el de­re­cho que tu­te­la a ese in­te­rés. De­cía Coutu­re que en un pro­ce­so ju­di­cial la ver­dad es co­mo un pu­ña­do de are­na. Siem­pre al­gu­nos gra­nos van a pa­rar a ma­nos de nues­tro ad­ver­sa­rio. La cul­pa­bi­li­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil o la­bo­ral de al­guien nun­ca es quí­mi­ca­men­te pu­ra. So­lo lo es en los ti­tu­la­res de pren­sa. Con­for­me uno lee un ex­pe­dien­te se da cuen­ta que la ver­dad mu­chas ve­ces cam­bia de mano al dar vuel­ta ca­da pá­gi­na. Le reite­ro, la fun­ción de la abo­ga­cía no es la de acu­sar o juz­gar, sino la de de­fen­der y es la úni­ca que po­si­bi­li­ta que el fa­llo del juez no sea so­la­men­te un ac­to de au­to­ri­dad sino la apli­ca­ción del de­re­cho al ca­so con­cre­to.

¿Cuá­les son los pros y los con­tras del nue­vo Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal?

El nue­vo có­di­go es el pri­me­ro que se ali­nea con el mo­de­lo cons­ti­tu­cio­nal, cla­ra­men­te acu­sa­to­rio. “To­do jui­cio cri­mi­nal em­pe­za­rá por acu­sa­ción de par­te o del acu­sa­dor pú­bli­co”, “na­die pue­de ser pe­na­do ni con­fi­na­do sin for­ma de pro­ce­so y sen­ten­cia le­gal”, di­ce la Cons­ti­tu­ción. Sin em­bar­go, el an­ti­guo CPP ig­no­ra­ba olím­pi­ca­men­te mu­chos de los man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les y de las con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, lo que lle­vó a que el país fue­ra con­de­na­do in­clu­so en el Sis­te­ma In­te­ra­me­ri­cano de De­re­chos Humanos. En el es­ta­do de de­re­cho, en la democracia li­be­ral es fun­da­men­tal que to­do ciu­da­dano se pre­su­ma inocen­te has­ta que se de­mues­tre su cul­pa­bi­li­dad. La opi­nión pú­bli­ca mu­chas ve­ces iden­ti­fi­ca al pro­ce­so pe­nal co­mo una ma­qui­na­ria ten­dien­te a pe­nar a “los de­lin­cuen­tes”. Sin em­bar­go, no es un “pro­ce­so pa­ra los de­lin­cuen­tes”, sino que el pro­ce­so pe­nal es el que de­be dis­cer­nir quién es o no el “de­lin­cuen­te”. De­be ser un sis­te­ma de ga­ran­tías pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos, los que son de­lin­cuen­tes y los que no lo son pues pre­ci­sa­men­te tal ca­li­fi­ca­ción so­lo pue­de ser le­gí­ti­ma al fi­nal del pro­ce­so. Y que el juez sea im­par­cial y no el que ha­ya in­ves­ti­ga­do, se ha­ya con­ven­ci­do de mi apa­ren­te cul­pa­bi­li­dad y lue­go juz­gue si soy o no inocen­te. Na­die pue­de ser juez y par­te. El que de­be in­ves­ti­gar, pro­bar y acu­sar es el fis­cal. El que de­be de­fen­der es el abo­ga­do de­fen­sor. Y el juez en for­ma im­par­cial de­be re­sol­ver. Se tien­de a pen­sar que el pro­ce­so pe­nal es un ins­tru­men­to más de re­pre­sión. Si así fue­ra el pro­ce­so pe­nal no se­ría ne­ce­sa­rio. Bas­ta­ría que la Po­li­cía de­tu­vie­ra a quie­nes con­si­de­re cul­pa­bles y los lle­va­ra di­rec­to a la cár­cel sin pi­sar el juz­ga­do. Si es­ta­mos dis­pues­tos a acep­tar eso, de­be­mos acep­tar for­zo­sa­men­te que qui­zás ma­ña­na nos ven­gan a bus­car y nos lle­ven pre­sos a to­dos. Por las ra­zo­nes que sea. ¿Si tie­ne co­sas a me­jo­rar? Cla­ro que sí. Más que na­da en su im­ple­men­ta­ción, por­que hay cue­llos de bo­te­lla, erro­res por cam­bio de ro­les, que se­gu­ra­men­te se­gui­rán co­me­tien­do fis­ca­les, jue­ces y abo­ga­dos de­fen­so­res. Pe­ro es co­mo cam­biar el sen­ti­do de la cir­cu­la­ción en el trán­si­to, si pa­sa­mos de un día a otro a con­du­cir por la iz­quier­da co­mo en Gran Bre­ta­ña di­fí­cil­men­te no ha­ya ac­ci­den­tes. Den­tro de

unos años la nor­ma­li­dad ha­rá ver el avan­ce que su­po­ne adop­tar un mo­de­lo acu­sa­to­rio. Pú­bli­co, abier­to, sin secretismo.

¿Exis­te al­gu­na ini­cia­ti­va pa­ra mo­di­fi­car el Có­di­go Ci­vil?

No co­noz­co nin­gu­na ini­cia­ti­va que as­pi­re a cam­biar el Có­di­go Ci­vil en for­ma in­te­gral co­mo ocu­rrió en Ar­gen­ti­na en 2014. Sin em­bar­go, des­de 1868 en que co­men­zó a re­gir se han ve­ni­do mo­di­fi­can­do mu­chos de sus ar­tícu­los. Si bien es una nor­ma que cum­plió 150 años en 1994 se san­cio­nó una ley que ac­tua­li­zó mu­chas de sus dis­po­si­cio­nes. La ta­rea de mo­di­fi­car un Có­di­go Ci­vil es siem­pre ti­tá­ni­ca. Pa­ra lle­gar al texto de aque­lla ley, se for­mó en su mo­men­to una co­mi­sión con de­le­ga­dos del Po­der Eje­cu­ti­vo, la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia, la Aso­cia­ción de Es­cri­ba­nos del Uru­guay, la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca y el Co­le­gio de Abo­ga­dos del Uru­guay. In­te­gra­ron esa co­mi­sión ju­ris­tas de la ta­lla de Jorge Ga­ma­rra, Raúl Alon­so de Mar­co, Ma­nuel Mer­cant, Eduardo Vaz Fe­rrei­ra, Carlos de Co­res, San­tia­go Car­ne­lli, Eu­ge­nio Ca­fa­ro, Te­re­sa Gnaz­zo, Ar­tu­ro Cau­mont, et­cé­te­ra. En mu­chos as­pec­tos el Có­di­go Ci­vil en­cie­rra una visión de la so­cie­dad de sí mis­ma. De sus cos­tum­bres, de sus pa­rá­me­tros acep­ta­bles e inacep­ta­bles. Por en­de, si al­guien tie­ne una ini­cia­ti­va de ese ti­po de­be­ría for­mar­se una co­mi­sión co­mo la de aquel mo­men­to, ya que mo­di­fi­can­do el Có­di­go Ci­vil se ter­mi­na tras­to­can­do trans­ver­sal­men­te to­do el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co.

¿Al­go así es lo que el Co­le­gio ha ma­ni­fes­ta­do res­pec­to al de­no­mi­na­do “di­vor­cio ex­prés” que se es­tá de­ba­tien­do en el Par­la­men­to?

Ese es un buen ejem­plo de lo que le ve­nía di­cien­do. La ini­cia­ti­va pro­po­ne con­sa­grar un di­vor­cio por mu­tuo con­sen­ti­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, no ju­di­cial. Se bus­ca que el di­vor­cio, si es por mu­tuo con­sen- ti­mien­to, se tra­mi­te ante el Re­gis­tro Ci­vil y no ante los juz­ga­dos de Fa­mi­lia co­mo has­ta el mo­men­to. Se per­si­gue la fi­na­li­dad de que el pro­ce­so se ace­le­re y se des­con­ges­tio­nen los juz­ga­dos. A pri­me­ra vis­ta pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­dos al­gu­nos ries­gos de adop­tar una de­ci­sión de ese ti­po. El co­le­gio ha ad­ver­ti­do que un me­ca­nis­mo co­mo el que se pro­po­ne, en que el di­vor­cio es re­suel­to a tra­vés de un ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, siem­pre re­vo­ca­ble, ge­ne­ra­ría una in­cer­ti­dum­bre que no se com­pa­de­ce con la es­ta­bi­li­dad que re­quie­re el es­ta­do ci­vil de las per­so­nas. Las re­la­cio­nes per­so­na­les y pa­tri­mo­nia­les que se ge­ne­ran du­ran­te el ma­tri­mo­nio son de una com­ple­ji­dad tal que al me­nos en nues­tro sis­te­ma re­quie­ren ser re­suel­tas por una sen­ten­cia que pa­se en au­to­ri­dad de co­sa juz­ga­da. Hay de­ce­nas de le­yes que pa­ra atri­buir efec­tos al di­vor­cio re­quie­ren la exis­ten­cia de “sen­ten­cia pa­sa­da en au­to­ri­dad de co­sa juz­ga­da”. De he­cho, un di­vor­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo ca­si no ten­dría efi­ca­cia fue­ra del país, so­lo un pu­ña­do de paí­ses le re­co­no­cen efi­ca­cia, y nin­guno de los de la re­gión o los que tie­nen tra­ta­do con la Re­pú­bli­ca. En un país co­mo Uru­guay cu­ya his­to­ria es­tá sig­na­da por las co­rrien­tes mi­gra­to­rias, es­te me­ca­nis­mo no pa­re­ce apro­pia­do. Ac­tual­men­te un di­vor­cio ju­di­cial por mu­tuo con­sen­ti­mien­to lle­va en­tre seis y ocho me­ses. Si se en­tien­de ne­ce­sa­rio dis­mi­nuir esos tiem­pos pue­den ar­ti­cu­lar­se me­ca­nis­mos pa­ra dis­mi­nuir la ca­den­cia exis­ten­te en­tre las dis­tin­tas au­dien­cias del pro­ce­so pe­ro que se ter­mi­ne en una sen­ten­cia ju­di­cial. Del mis­mo mo­do, el des­con­ges­tio­na­mien­to de los juz­ga­dos es to­tal­men­te re­la­ti­vo ya que en el in­te­rior del país la fun- ción de re­gis­tro de es­ta­do ci­vil es desa­rro­lla­da por los jue­ces de Paz. Lo que el pro­yec­to de ley le sa­ca a los juz­ga­dos le­tra­dos del in­te­rior se lo atri­bu­ye a los juz­ga­dos de Paz. No pa­re­ce ra­zo­na­ble que los jue­ces di­vor­cien por ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo. La cá­te­dra de De­re­cho de Fa­mi­lia, na­da me­nos, se opo­ne a una so­lu­ción que su­pon­ga eli­mi­nar la ju­ris­dic­cio­na­li­dad del di­vor­cio. En­ten­de­mos que se­ría va­lio­so con­tar con la opi­nión de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia y con las cá­te­dras de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo y De­re­cho In­ter­na­cio­nal Pri­va­do.

¿ En qué si­tua­ción que­da­ron los abo­ga­dos tras las idas y vuel­tas acer­ca de quié­nes son los que es­tán obli­ga­dos a de­nun­ciar a sus clien­tes por sos­pe­cha de la­va­do de di­ne­ro?

Los abo­ga­dos, ac­tuan­do en la ór­bi­ta de ac­tua­ción in­he­ren­te a la pro­fe­sión, es­to es pres­tan­do cual­quier cla­se de ase­so­ra­mien­to o de­fen­dien­do a sus clien­tes han que­da­do fue­ra del de­ber de de­nun­ciar ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas. Pa­re­ce evi­den­te que cuan­do el abo­ga­do ase­so­ra o pa­tro­ci­na a una per­so­na, no pue­de te­ner si­mul­tá­nea­men­te el de­ber de de­nun­ciar­la. La nue­va nor­ma­ti­va in­clu­ye sí el de­ber de re­por­tar ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas, el de re­gis­trar­se y desa­rro­llar cier­tas ta­reas de de­bi­da di­li­gen­cia pa­ra aque­llos abo­ga­dos que ha­cen ne­go­cios en nom­bre y re­pre­sen­ta­ción de sus clien­tes, co­mo cuan­do les ad­mi­nis­tran cuen­tas ban­ca­rias, so­cie­da­des, bie­nes in­mue­bles, les pro­por­cio­nan un do­mi­ci­lio co­mer­cial, et­cé­te­ra.

Co­mo abo­ga­do tri­bu­ta­ris­ta, ¿con­si­de­ra que la DGI tie­ne po­de­res ex­ce­si­vos y que el con­tri­bu­yen­te es­tá en de­sigual­dad de con­di­cio­nes?

Sí, cla­ra­men­te las pre­rro­ga­ti­vas de la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria son exor­bi­tan­tes. Ha­ce po­co más de un mes se desa­rro­lla­ron en Mon­te­vi­deo las Jor­na­das Ibe­roa­me­ri­ca­nas de De­re­cho Tri­bu­ta­rio, en las que se apro­bó la Car­ta de De­re­chos del Con­tri­bu­yen­te. Bas­ta leer­la pa­ra con­fir­mar los po­de­res ex­ce­si­vos que tie­ne el fis­co en Uru­guay. Des­de que ten­go me­mo­ria no hay ley de Ren­di­ción de Cuen­tas o de Pre­su­pues­to que, un año sí y otro tam­bién, no le atri­bu­ya una nue­va pre­rro­ga­ti­va sin es­ta­ble­cer co­mo con­tra­par­ti­da una ga­ran­tía pa­ra el con­tri­bu­yen­te. En­tien­do que el sis­te­ma tri­bu­ta­rio es­tá en­tran­do en una eta­pa en la que so­lo se pue­de pres­ti­giar, no si re­cau­da ca­da año un po­co más, sino si lo ha­ce equi­li­bran­do los pla­tos de la ba­lan­za y sien­do cui­da­do­so de no vio­lar los de­re­chos de los con­tri­bu­yen­tes. Ya no se tra­ta de co­brar los im­pues­tos, “por la ra­zón o por la fuer­za”, co­mo re­za el es­cu­do chi­leno.

“Las pre­rro­ga­ti­vas de la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria son exor­bi­tan­tes... No hay ley de Ren­di­ción de Cuen­tas o Pre­su­pues­to que, un año sí y otro tam­bién, no le atri­bu­ya una nue­va pre­rro­ga­ti­va”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.