El desafío de es­ca­lar de ni­vel TRAS SU­BIR MUCHOS ES­CA­LO­NES DE OR­GA­NI­ZA­CIÓN DES­DE 2006, LOS PRO­CE­SOS DE SUB 20 ASU­MEN AHO­RA EL DESAFÍO DE RE­VA­LI­DAR UN TÍ­TU­LO

El Observador - Referi - - SELECCIÓN SUB 20 URUGUAY VIAJA A CHILE, DONDE EL V - LUIS EDUAR­DO INZAURRALDE @Lui­sin­za DÍA RI­VAL

El Su­da­me­ri­cano sub 20 que el vier­nes se ini­cia­rá pa­ra Uru­guay es­ta­ble­ce­rá pa­ra sus se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les un nue­vo es­ce­na­rio, que per­mi­ti­rá des­cu­brir si fi­nal­men­te la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fútbol (AUF) es­tá en con­di­cio­nes de as­cen­der al pe­núl­ti­mo ni­vel en ca­li­dad de or­ga­ni­za­ción o si aún de­be­rá se­guir tra­ba­jan­do en bus­ca de al­can­zar­lo.

El úl­ti­mo ni­vel en cual­quier pro­yec­to de­por­ti­vo co­rres­pon­de a la es­ta­bi­li­dad y per­ma­nen­cia en el tiem­po de éxi­tos y ob­je­ti­vos cum­pli­dos. Es­te es el más di­fí­cil de lo­grar, en una or­ga­ni­za­ción tan vo­lá­til co­mo la AUF, por­que so­lo los años y la con­fir­ma­ción de su­pera­ción a tra­vés de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes per­mi­ti­rá brin­dar ese se­llo de ca­li­dad.

Des­de que Ós­car Washington Ta­bá­rez lle­gó en 2006 a la AUF y es­ta­ble­ció un nue­vo mar­co pa­ra las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les, Uru­guay in­gre­só en un nue­vo mun­do de es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to. Es­te nue­vo en­torno le per­mi­tió su­bir un ni­vel. La AUF aban­do­nó la in­for­ma­li­dad, al me­nos en ese ru­bro.

Los pro­ce­sos de pre­pa­ra­ción de las se­lec­cio­nes de­ja­ron de ser un tra­ba­jo de dos o tres me­ses pre­vios a la com­pe­ten­cia en una can­cha de fútbol cin­co o en cam­pos de los clu­bes que ge­ne­ro­sa­men­te ce­dían sus es­pa­cios, con en­tre­na­do­res de­sig­na­dos cir­cuns­tan­cial­men­te pa­ra un torneo, sin más cri­te­rio que el gus­to o amis­tad de los di­ri­gen­tes de turno, y se trans­for­ma­ron en un re­co­rri­do que tie­ne con­ti­nui­dad en el tiem­po.

Fa­bián Coi­to lle­gó en 2007 a la se­lec­ción. En es­tos 12 años pa­só por las tres ca­te­go­rías de ju­ve­ni­les (sub 15, sub 17, sub 20), en un tra­ba­jo inin­te­rrum­pi­do con ci­clos de pre­pa­ra­ción que se ex­tien­den du­ran­te ca­si dos años (de Mun­dial a Mun­dial). En el ca­so de la sub 20 que via­ja es­te lu­nes a Chile, co­men­zó a pre­pa­rar­se pa­ra es­te Su­da­me­ri­cano (que con­ti­nua­rá has­ta el Mun­dial si cla­si­fi­ca) en agos­to de 2017, ha­ce 17 me­ses. En el torneo de Po­lo­nia, en ju­nio, ha­brá cum­pli­do 22 me­ses de tra­ba­jo.

Ese pri­mer pa­so que dio la AUF en se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les le brin­dó un pro­ce­so que re­dun­dó en tra­ba­jo a lar­go pla­zo. Mul­ti­pli­ca­ron la can­ti­dad de par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les de pre­pa­ra­ción pa­ra ca­da torneo. Es­ta se­lec­ción sub 20 ju­gó 44 par­ti­dos lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les en­tre 2017 y 2019. Has­ta 2007 lle­ga­ban con cua­tro o cin­co par­ti­dos. Los ju­ga­do­res en­tre­na­ron to­das las se­ma­nas del año de lu­nes a miér­co­les en el Com­ple­jo de la AUF, en don­de dis­po­nen de in­fra­es­truc­tu­ra calificada y el en­torno apro­pia­do pa­ra re­afir­mar su cre­ci­mien­to. Al­mor­za­ron tres ve­ces a la se­ma­na en el com­ple­jo. En­tre­na­ron en las mis­mas ins­ta­la­cio­nes que Suá­rez y Cavani. Se cam­bia­ron en el mis­mo ves­tua­rio. Vie­ron a sus ído­los, com­par­tie­ron con ellos y es­cu­cha­ron sus his­to­rias. Ta­bá­rez asis­tió a los en­tre­na­mien­tos de sub 15 a sub 20. Los ju­ve­ni­les sin­tie­ron el com­pro­mi­so (y obli­ga­ción, con la pre­sen­cia del en­tre­na­dor de la ma­yor al cos­ta­do de la can­cha) de imi­tar a los más gran­des. Fi­nal­men­te, el le­ga­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes fue go­tean­do pa­ra blin­dar­los en ese di­fí­cil re­co­rri­do, lleno de in­tere­ses eco­nó­mi­cos de fa­mi­lia­res y em­pre­sa­rios, has­ta lle­gar a ser fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les. Coi­to, en sub 20, o Ale­jan­dro Ga­ray y Die­go De­mar­co en sub 17 y sub 15, tra­ba­ja­ron con to­dos los ju­ga­do­res que qui­sie­ron eva­luar en ca­da ci­clo de dos años y lle­ga­ron al fi­nal de ca­da pro­ce­so con un equi­po de 20 a 23 ju­ga­do­res que con­for­ma­ron la se­lec­ción de ca­da ca­te­go­ría. Los equi­pos tu­vie­ron una mis­ma iden­ti­dad. Aban­do­na­ron el pe­lo­ta­zo, que sue­le ser tan co­mún en las can­chas uru­gua­yas, pa­ra avan­zar con un es­ti­lo de pro­gre­sión en el cam­po en ba­se a fútbol a dos to­ques y per­ma­nen­te ge­ne- ra­ción de es­pa­cio de vo­lan­tes y de­lan­te­ros pa­ra lle­gar a la can­cha ri­val.

Las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les en­con­tra­ron un res­pal­do que no exis­tía. Sal­vo en el pe­río­do de Víc­tor Púa en­tre 1993 y 2001, cuan­do el en­tre­na­dor con­du­jo con éxi­to en la for­ma­ción de ju­ga­do­res de fútbol. An­tes de 1990, la or­ga­ni­za­ción en la AUF era muy pre­ca­ria y los pro­ce­sos exi­to­sos que­da­ban ata­dos a las bue­nas de­ci­sio­nes y con­ti­nui­dad de los téc­ni­cos de turno, co­mo el ca­so de Raúl Ben­tan­cor y Esteban Ges­to a fi­nes de los años 1970.

Con Ta­bá­rez y el pro­gra­ma Gol al Fu­tu­ro, que des­de 2009 le cam­bia­ron la for­ma de pre­pa­rar­se a los fut­bo­lis­tas, por es­tos días se for­man per­so­nas que se­rán ca­pa­ces de triun­far den­tro o fue­ra de una can­cha.

En ese mis­mo pro­ce­so de al­can­zar el ima­gi­na­rio AAA en sus se­lec­cio­nes de fútbol co­mo si se tra­ta­ra de la ca­li­fi­ca­ción de gra­do in­ver­sor del país, el Su­da­me­ri­cano de Chile plan­tea pa­ra Uru­guay el desafío de apren­der a con­vi­vir en un nue­vo es­ce­na­rio: con los tí­tu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.