La his­to­ria del uru­gua­yo que ayu­da a re­fu­gia­dos en Es­pa­ña

Fran­cis­co Ver­de fun­dó Los Fa­ros jun­to con la ma­dri­le­ña Ka­rin Ca­de­nas

El Observador - - INTERNACIO­NAL - FE­DE­RI­CA CHIARINO twit­ter.com/Fe­deChia­rino

Fran­cis­co Ver­de es­ta­ba en In­gla­te­rra con su pri­mo cuan­do sur­gió la idea de ir diez días de va­ca­cio­nes a Má­la­ga. Era 2017 y la de­ci­sión re­sul­tó ser al­go más que una sim­ple va­ca­ción. Al oc­ta­vo día, Fran­cis­co sin­tió que era allí don­de se te­nía que quedar. Al­go aden­tro su­yo le de­cía que no se vol­vie­ra a In­gla­te­rra. Es­cu­chó su voz in­ter­na y co­mo per­so­na se­gui­do­ra de la fe cris­ti­na re­zó con fuer­za. Im­pul­si­vo, le di­jo a su pri­mo que se que­da­ba. “¿Có­mo? ¿So­lo?”, reac­cio­nó su pri­mo al plan­teo. “Sí, me que­do”, le con­tes­tó Fran­cis­co con de­ci­sión.

En­ton­ces le pi­dió a Dios una se­ñal pa­ra que le mos­tra­ra el mo­ti­vo por el que de­bía que­dar­se en Má­la­ga. Su pri­mo se vol­vió y Fran­cis­co fue en bus­ca de la ca­pi­lla más cer­ca­na don­de con­fe­sar­se.

Allí se en­con­tró con Ka­rin Ca­de­nas, una her­ma­na re­li­gio­sa, oriun­da de Ma­drid, que es­ta­ba al la­do de la ca­sa del sa­cer­do­te, jun­to a tres jó­ve­nes, un pa­les­tino, una ar­ge­li­na y una gi­ta­na, a quie­nes ha­bía res­ca­ta­do de su si­tua­ción de ca­lle. Esa ima­gen –que lla­mó la aten­ción de Fran­cis­co– fue una de las tan­tas con las que se en­con­tró y que lo con­du­je­ron a la crea­ción del pro­yec­to Los Fa­ros.

Ka­rin in­te­gra­ba mi­sio­nes cris­tia­nas con jó­ve­nes des­de ha­cía años y so­ña­ba con un cen­tro pas­to­ral o pe­da­gó­gi­co que re­ci­bie­ra a re­fu­gia­dos. La can­ti­dad de per­so­nas que lle­ga­ban a su país des­de Asia y Áfri­ca en bus­ca de opor­tu­ni­da­des le preo­cu­pa­ba, y sos­pe­cha­ba que era un pro­ble­ma al que no se le es­ta- ba dan­do la aten­ción que me­re­cía.

Sus sos­pe­chas eran cier­tas, ya que, se­gún la Co­mi­sión Es­pa­ño­la de Ayu­da al Re­fu­gia­do (CEAR), en 2017 Es­pa­ña so­lo aten­dió una de ca­da tres so­li­ci­tu­des que re­ci­bió, lo que si­tuó al país por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea (35% fren­te a 45%) en el re­co­no­ci­mien­to del de­re­cho de asi­lo. Los da­tos de CEAR de 2017 in­di­can que, ese año, lle­ga­ron a Es­pa­ña 17.965 hom­bres y 13.155 mu­je­res en ca­li­dad de re­fu­gia­dos.

En 2017, Es­pa­ña experiment­ó un in­cre­men­to del 100% de re­fu­gia­dos con res­pec­to a 2016, con 28 mil nue­vas lle­ga­das, se­gún da­tos re­co­gi­dos por Acnur –la agen­cia de la ONU pa­ra los re­fu­gia­dos–. Los pri­me­ros me­ses de 2018 mos­tra­ron una ten­den­cia si­mi­lar, con un au­men­to del 13% fren­te al año an­te­rior.

El en­cuen­tro con Fran­cis­co fue pa­ra Ka­rin el pun­ta­pié ini­cial pa­ra trans­for­mar su sue­ño en reali­dad, y po­der brin­dar así ayu­da a to­dos los re­fu­gia­dos a los que Es­pa­ña no ofre­cie­ra asi­lo y aten­ción. En él des­cu­brió a un jo­ven que ha­bía es­tu­dia­do Ges­tión de Centros Edu­ca­ti­vos y que, ade­más, se en­tu­sias­mó con su pro­yec­to. Fran­cis­co, por su par­te, en­con­tró en Ka­rin la se­ñal di­vi­na que es­pe­ra­ba; allí es­ta­ba, en­ton­ces, su mi­sión en Má­la­ga.

En oc­tu­bre de 2017 na­ció el pro­yec­to Los Fa­ros, con el ob­je­ti­vo de ser un es­pa­cio don­de los re­fu­gia­dos tu­vie­ran asi­lo, ali­men­tos, diá­lo­go y aten­ción. En po­co tiem­po, Fran­cis­co y Ka­rin se vie­ron ro­dea­dos de 12 jó­ve­nes ma­rro­quíes, con quie­nes se mu­da­ron a Al­me­ría. Al plan­tear Los Fa­ros co­mo un pro­yec­to ecle­siás­ti­co, Ka­rin y Fran­cis­co ne­ce­si- ta­ban el aval de un obis­po, res­pues­ta que no en­con­tra­ron en Má­la­ga. El obis­po de Al­me­ría, en cam­bio, los re­ci­bió y les brin­dó el lu­gar pa­ra dar vi­da a su pro­yec­to en con­jun­to.

Es­tos 12 ma­rro­quíes no lle­ga­ron a Es­pa­ña en có­mo­dos asien­tos de avión, ni en ferrys, ni en nin­gún me­dio tra­di­cio­nal. Al­gu­nos cru­za­ron el mar Me­di­te­rrá­neo en pa­te­ras, unas lan­chas ru­di­men­ta­rias que tar­dan mu­cho tiem­po en na­ve­gar, y en don­de sus pa­sa­je­ros no cuen­tan con pro­tec­ción al­gu­na. Mu­chas pa­te­ras, in­clu­so, nun­ca lle­gan a des­tino. Acnur es­ti­ma que más de 3.100 per­so­nas mu­rie­ron el año pa­sa­do en el in­ten­to de lle­gar a Eu­ro­pa por mar. Otras 489 per­so­nas han muer­to o des­apa­re­ci­do en aguas del Me­di­te­rrá­neo des­de prin­ci­pios de es­te 2018.

Otros jó­ve­nes lle­ga­ron es­con­di- dos en­tre las rue­das de ca­mio­nes que trans­por­tan los bar­cos de car­ga, pa­ra evi­tar ser vis­tos por la po­li­cía y so­me­ter­se a es­tric­tos con­tro­les que les im­pe­di­rían de­jar su país.

Los Fa­ros fa­ci­li­ta, ade­más, el ac­ce­so a la edu­ca­ción. “Acá en Es­pa­ña sin la ESO no sos na­die”, ex­pli­có Fran­cis­co a El Ob­ser­va­dor. La ESO es la Es­cue­la Se­cun­da­ria Obli­ga­to­ria, re­qui­si­to mí­ni­mo del go­bierno es­pa­ñol pa­ra ac­ce­der a ca­si cual­quier ti­po de tra­ba­jo u opor­tu­ni­dad. El go­bierno le otor­ga su­ma im­por­tan­cia a es­ta for­ma­ción que mu­chos jó­ve­nes re­fu­gia­dos no tie­nen cuan­do lle­gan al país.

Daniel, an­tes Nas­se­red­din

Has­ta ha­ce po­co, to­dos lo co­no­cían co­mo Nas­se­red­din. Na­ció en Pa­les­ti­na, en una fa­mi­lia mu­sul­ma­na. Quin­to de seis her­ma­nos, era prac­ti­can­te del Is­lam. Pe­ro le con­tó a Ka­rin y a Fran­cis­co que, des­de sus 14 años, el cris­tia­nis­mo ya ha­bía des­per­ta­do cu­rio­si­dad en él, y te­nía sue­ños en los que apa­re­cía Je­su­cris­to.

Un día Nas­se­red­din de­ci­dió emi­grar y se fue co­mo re­fu­gia­do a Es­pa­ña, don­de tra­ba­jó en ne­gro en huer­tas agrí­co­las. En la ciu­dad de Sigüenza co­no­ció Ac­cem, una ONG que ayu­da a re­fu­gia­dos y mi­gran­tes a con­se­guir sus pa­pe­les pa­ra le­ga­li­zar­se en Es­pa­ña.

Allí co­no­ció a Ka­rin que, en ese en­ton­ces, rea­li­za­ba tra­ba­jos vo­lun­ta­rios con un gru­po de mi­sio­ne­ras. Ella pa­só a ser su con­se­je­ra, y así fue que Nas­se­red­din se in­te­gró a Los Fa­ros. Ha­ce po­co tiem­po, Nas­se­red­din, aho­ra Daniel, se bau­ti­zó con Ka­rin y Fran­cis­co co­mo ma­dri­na y pa­drino. “No pre­ten­de­mos que ellos se ha­gan cris­tia­nos”, di­jo Fran­cis­co. El pro­yec­to pro­mue­ve el diá­lo­go y el res­pe­to mu­tuo en­tre las re­li­gio­nes, cul­tu­ras y paí­ses.

De los 12 re­fu­gia­dos ini­cia­les, hoy en Los Fa­ros que­dan seis. Al­gu­nos lo­gra­ron su in­de­pen­den­cia, otros sim­ple­men­te de­ci­die­ron ir­se. Pe­ro lo que co­men­zó co­mo un pro­yec­to, es­tá muy cer­ca de con­ver­tir­se en aso­cia­ción ci­vil y con­se­guir el aval ofi­cial de la Ha­cien­da de Al­me­ría. •

Fran­cis­co Ver­de y Ka­rin Ca­de­nas jun­to a dos re­fu­gia­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.