La di­fí­cil ta­rea de mi­li­tar en un sec­tor ba­jo fue­go: la lis­ta 711

Los “soldados de fie­rro” de Sen­dic opinan que hay enemi­gos en el FA

El Observador - - PORTADA - Twit­ter.com/@Tin­cho­toc

MAR­TÍN TO­CAR

Si hay ac­ti­vi­dad con Raúl ya sa­bés que hay que lle­var pa­ra­guas”, bro­meó un mi­li­tan­te de la lis­ta 711 que aguar­da­ba ba­jo la llu­via to­rren­cial del úl­ti­mo día de ma­yo la lle­ga­da del ex­vi­ce­pre­si­den­te Sen­dic al co­mi­té de ba­se de San­ta Ro­sa, en el de­par­ta­men­to de Ca­ne­lo­nes.

Allí, ba­jo un te­cho de cha­pa que aguan­ta­ba co­mo po­día el agua que caía del cie­lo, lo es­pe­ra­ba una vein­te­na de mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes de la agru­pa­ción pa­ra in­ter­cam­biar so­bre po­lí­ti­ca, pe­ro tam­bién pa­ra es­tar de­trás de su líder an­te las cá­ma­ras de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que lle­ga­ron has­ta el pe­que­ño pue­blo ca­na­rio pa­ra te­ner las pri­me­ras pa­la­bras de Sen­dic lue­go de que la Jus­ti­cia dic­ta­ra su pro­ce­sa­mien­to sin pri­sión por los de­li­tos de pe­cu­la­do y abu­so de fun­cio­nes.

Co­mo la llu­via sue­le acom­pa­ñar a la 711–su se­de en el cen­tro de Mon­te­vi­deo se inau­gu­ró ba­jo un di­lu­vio en pleno no­viem­bre, y su úl­ti­mo ple­na­rio de­par­ta­men­tal cor­tó una se­quía de tres me­ses en mar­zo–, sus mi­li­tan­tes más com­pro­me­ti­dos es­tán acos­tum­bra­das a ca­pear los cha­pa­rro­nes.

El “enemi­go” afue­ra

Aun­que la mi­li­tan­cia ac­ti­va de la 711 ron­da las 300 per­so­nas, so­lo unas de­ce­nas acom­pa­ñan a Sen­dic a ca­da unas de sus gi­ras, co­mo la del pa­sa­do 31 de ma­yo en San­ta Ro­sa.

Se des­cri­ben co­mo “soldados de fie­rro” y for­man par­te de una agru­pa­ción que en 2014 to­mó a to­dos por sor­pre­sa y se ga­nó –a fuer­za de vo­tos– un lu­gar pre­pon­de­ran­te en el Fren­te Am­plio, pe­ro que rá­pi­da­men­te co­men­zó a hun­dir­se en la opi­nión pú­bli­ca a raíz de los cues­tio- na­mien­tos a la ges­tión de Sen­dic en ANCAP y el pos­te­rior pro­ce­sa­mien­to, y si­guió co­se­chan­do gol­pes gra­cias a otras de sus fi­gu­ras, el se­na­dor Leo­nar­do De León, o el exal­cal­de del Mu­ni­ci­pio C, Ro­dri­go Ar­ca­mo­ne.

“So­mos los spa­rring”, co­men­ta Se­bas­tián Oli­va, que di­ce ha­ber­se uni­do a la agru­pa­ción “en el peor mo­men­to”, a fi­nes de 2016. Cuan­do Sen­dic ya no era más licenciado a los ojos de la ciu­da­da­nía –y lue­go de ha­ber­lo ad­mi­ti­do en con­ver­sa­ción con El Ob­ser­va­dor– pe­ro to­da­vía no era cues­tio­na­do por sus gas­tos con la tar­je­ta cor­po­ra­ti­va de ANCAP, Oli­va se acer­có a la agru­pa­ción in­tere­sa­do por las “pro­pues­tas” que el sec­tor pre­sen­ta­ba “en be­ne­fi­cio de los sec­to­res po­pu­la­res y tra­ba­ja­do­res”. “No me su­mé en la cres­ta de la ola”, cuen­ta con or­gu­llo.

“La cres­ta de la ola” es un tér­mino que se re­pi­te al con­ver­sar con in­te­gran­tes de la 711. Al­gu­nos lo uti­li­zan pa­ra cues­tio­nar a los que se fue­ron cuan­do la co­sa se pu­so bra­va, pe­ro otros ape­lan a esas pa­la­bras pa­ra destacar las se­cue­las que de­jó en la mi­li­tan­cia los dar­dos que re­ci­bió la agru­pa­ción.

Es el ca­so de Ale­jan­dra Ba­rre­to, que em­pe­zó a mi­li­tar en 2014, an­tes de las in­ter­nas, y si­gue cre­yen­do en el “pro­yec­to” de la 711 co­mo des­de el pri­mer día. “Re­cuer­do que es­cu­ché a Raúl ha­blan­do de la im­por­tan­cia de dar va­lor agre­ga­do a las mer­ca­de­rías de aguas arri­ba, así co­mo la idea del desa­rro­llo y las in­ver­sio­nes que se ha­bían he­cho en ANCAP¨, y me fui acer­can­do”, con­tó a El Ob­ser­va­dor. Ba­rre­to ha­bía tra­ba­ja­do va­rios años en Pa­ra­guay en el sec­tor de lo­gís­ti­ca y trans­por­te. Aho­ra ase­so­ra a la 711 en esa área, tra­ba­ja en el des­pa­cho del dipu­tado Fe­li­pe Car­ba­llo, e in­te­gra la pre­si­den­cia de la de­par­ta­men­tal fren­team­plis­ta.

Ba­rre­to con­si­de­ra que las di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa el sec­tor a raíz de los es­cán­da­los y cues­tio­na­mien­tos que sal­pi­ca­ron a sus di­ri­gen­tes, ge­ne­ra­ron “una unión más ge­nui­na den­tro de la mi­li­tan­cia”.

“Cuan­do te­nés al enemi­go afue­ra, es más fá­cil jun­tar­se”, sos­tu­vo la mi­li­tan­te. El “enemi­go” no es so­lo “la de­re­cha”, sino tam­bién “al­gu­nos di­ri­gen­tes del Fren­te Am­plio”, de quie­nes Ba­rre­to no lo­gra en­ten­der “su ac­ti­tud” pa­ra con la 711.

Oli­va, en tan­to, cree que lo que “hi­cie­ron” con Sen­dic “fue una car­ni­ce­ría”, de la que par­ti­ci­pa­ron im­por­tan­tes fi­gu­ras del Fren­te Am­plio. “Es­toy con­ven­ci­do de que le hi­cie­ron la ca­ma. No le per­do­na­ron que ha­ya vo­ta­do tan bien en 2014, ro­bán­do­le a otros sec­to­res, ni sus in­ver­sio­nes en ANCAP”, apun­tó el mi­li­tan­te, que cree que –pe­se a que “le pegan de to­dos la­dos”– Sen­dic “tie­ne to­das las con­di­cio­nes pa­ra cre­cer”. “Mi­li­tar en la 711 es una ba­ta­lla to­dos los días, y lle­ga un mo­men­to en que ya te gus­ta y te ter­mi­nás en­vi­cian­do con la pe­lea”, co­men­tó el mi­li­tan­te, que de­fi­nió su par­ti­ci­pa­ción en el sec­tor de Sen­dic co­mo “un ac­to de bron­ca, de re­bel­día, y de es­pe­ran­za”.

Jo­sé Luis Pe­rei­ra, in­te­gran­te del sec­tor des­de ha­ce ca­si dos años, tam­bién con­si­de­ra que “hay un com­po­nen­te de re­bel­día” en la mi­li­tan­cia de la 711, que –se­gún di­jo– “se ha co­mi­do de las ver­des”. “Hay gen­te que se ti­ró del bar­co, pe­ro otros se han man­te­ni­do en ba­se a una con­vic­ción”, agre­gó.

Ade­más de par­ti­ci­par de en­cuen­tros y reunio­nes con sus com­pa­ñe­ros de sec­tor, Pe­rei­ra tam­bién mi­li­ta en la te­le­vi­sión, co­mo in­te­gran­te de la tri­bu­na del pro­gra­ma Es­ta bo­ca es mía. El pa­sa­do 7 de ju­nio, una se­ma­na des­pués de ha­ber es­cu­cha­do ca­ra a ca­ra a Sen­dic en San­ta Ro­sa, Pe­rei­ra di­jo en la TV abier­ta que “el trasfondo” de la cau­sa con­tra el ex­vi­ce­pre­si­den­te fue que “se in­ten­tó de­rro­tar po­lí­ti­ca­men­te” a un “prin­ci­pal ac­tor de la po­lí­ti­ca uru­gua­ya”.

Pe­se a que las en­cues­tas le dan al ex­vi­ce­pre­si­den­te ni­ve­les de an­ti­pa­tía su­pe­rio­res al 80%, sus mi­li­tan­tes con­fían en que pue­de dar una nue­va “sor­pre­sa” en las pró­xi­mas elec­cio­nes. “Tie­ne to­das las con­di­cio­nes pa­ra cre­cer y lo veo con fuer­za, se­ña­la Oli­va, y agre­ga: “Por al­go ya quie­ren in­ha­bi­li­tar su can­di­da­tu­ra”. •

D. BATTISTE

Sen­dic eli­gió el co­mi­té de ba­se de San­ta Ro­sa pa­ra mos­trar­se tras el pro­ce­sa­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.