La his­to­ria he­cha pe­lo­ta

Los vai­ve­nes del acon­te­cer so­cial, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co del Uru­guay acom­pa­ña­ron las pe­ri­pe­cias que ca­da cua­tro años iden­ti­fi­can a los mun­dia­les de fút­bol

El Observador - - TEMA DEL DÍA - MARTÍN TO­CAR twit­ter.com/@tin­cho­toc

La his­to­ria no de­ja de es­cri­bir­se nun­ca. Ni si­quie­ra du­ran­te los mun­dia­les. Aun­que a ve­ces pa­re­cie­ra que el mun­do se pa­ra­li­za du­ran­te un mes en­te­ro so­lo pa­ra ver ro­dar una pe­lo­ta, las co­sas – qui­zás más inad­ver­ti­das– si­guen pa­san­do.

Es así que en la his­to­ria de las co­pas del mun­do, ade­más de go­les con la mano, ata­ja­das me­mo­ra­bles y pe­na­les en la ho­ra, tam­bién hay po­lí­ti­cos que re­nun­cian a sus ban­cas y nue­vas coa­li­cio­nes elec­to­ra­les. Hay ra­pi­ñas y ase­si­na­tos, hay co­rri­das ban­ca­rias, hay cam­pa­ñas de so­li­da­ri­dad con­tra el frío, y hay pre­sos que se mue­ren cal­ci­na­dos en la cár­cel.

Des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia en 1985, se dispu­taron ocho mun­dia­les (el que se dispu­ta aho­ra en Rusia ya es el no­veno). En tres de ellos (1994,

1998 y 2006) Uru­guay ni si­quie­ra lo­gró un lu­gar en la ci­ta. Los cin­co res­tan­tes tra­je­ron suer­tes dis­pa­res, en la can­cha y en ca­sa.

Por ejem­plo, la eu­fo­ria por la vuel­ta a una co­pa del mun­do en 2002 con­tras­ta con la ago­nía de mi­les de fa­mi­lias sin tra­ba­jo y sin co­mi­da en ple­na cri­sis fi­nan­cie­ra. La fie­bre mun­dia­lis­ta que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos en

1994 con­vi­vió con un Uru­guay me­ti­do de lleno en la cam­pa­ña elec­to­ral, y au­sen­te en el pas­to.

Los úl­ti­mos dos mun­dia­les, ba­jo la di­rec­ción de Ós­car Was­hing­ton Ta­bá­rez, com­par­tie­ron épo­ca con el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y las po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas del Fren­te Am­plio.

Mé­xi­co 86

El Mun­dial de Mé­xi­co 1986 le de­jó más pe­nas que glo­rias a la se­lec­ción uru­gua­ya, que no pu­do con­tra Ar­gen­ti­na en oc­ta­vos de fi­nal y se vol­vió an­tes de lo es­pe­ra­do. El 16 de ju­nio, Pe­dro Pa­blo Pas­cu­lli le dio la vic­to­ria a los al­bi­ce­les­tes, que lue­go se­rían cam­peo­nes del mun­do de la mano de un ge­nial Die­go Ma­ra­do­na. Aun­que los uru­gua­yos tar­da­rían en ol­vi­dar el desa­cer­ta­do pa­se del za­gue­ro Eduar­do Acevedo al de­lan­te­ro ar­gen­tino que con­vir­tió el gol de la vic­to­ria, pron­to se en­fras­ca­rían en uno de los de­ba­tes más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la épo­ca pos­dic­ta­du­ra: la ley pa­ra que ca­du­ca­ran los de­li­tos con­tra los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra. Des­de principios de año, va­rios ofi­cia­les ha­bían si­do lla­ma­dos a de­cla­rar, y eso ali­men­ta­ba los mie­dos a una su­ble­va­ción. El 11 de ju­nio, el pre­si­den­te Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti se reunió con el lí­der na­cio­na­lis­ta Wil­son Fe­rrei­ra Al­du­na­te y am­bos coin­ci­die­ron en que era ne­ce­sa­rio “un gran en­ten­di­mien­to na­cio­nal”. Al otro día, Wil­son re­ci­bió en su ca­sa a Lí­ber Se­reg­ni, lí­der del Fren­te Am­plio, pa­ra con­ver­sar so­bre el te­ma. Los al­tos man­dos mi­li­ta­res le ha­bían he­cho sa­ber al go­bierno que acep­ta­rían una am­nis­tía, lo que im­pli­ca­ba un cam­bio res­pec­to a su pos­tu­ra has­ta la fe­cha. El 29 de agos­to, con los ojos del mun­do ya fue­ra de Mé­xi­co, el Eje­cu­ti­vo pre­sen­tó el pro­yec­to de am­nis­tía pa­ra los de­li­tos co­me­ti­dos por los mi­li­ta­res y po­li­cías du­ran­te la dic­ta­du­ra. El 22 de di­ciem­bre se apro­bó la ley de ca­du­ci­dad, mar­can­do el fi­nal del de­ba­te le­gis­la­ti­vo, pe­ro el prin­ci­pio de una lar­ga his­to­ria que con­ti­núa hoy. Co­mo el gol de Pas­cu­lli.

Ita­lia 90

Uru­guay via­jó a Ita­lia ilu­sio­na­do. La can­ti­dad de fi­gu­ras que te­nía a dis­po­si­ción el téc­ni­co Was­hing­ton Ta­bá­rez (En­zo Fran­ces­co­lli, Ru­ben Sosa, Ru­ben Paz) ha­cía pre­su­mir que la ce­les­te po­dría te­ner un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la Co­pa del Mun­do.

Sin em­bar­go, las as­pi­ra­cio­nes de la se­lec­ción se hi­cie­ron tri­zas con dos go­les del lo­cal Ita­lia en oc­ta­vos de fi­nal. En Uru­guay, mien­tras tan­to, se vi­vían mo­men­tos de gran con­flic­ti­vi­dad so­cial. El go­bierno de Luis Al­ber­to La­ca­lle, que re­cién se aco­mo­da­ba la cin­ta de pre­si­den­te, en­fren­tó des­de el co­mien­zo del pe­río­do la re­sis­ten­cia sin­di­cal, que de­ri­va­ría en el lla­ma­do a un diá­lo­go so­cial, con­vo­ca­do por el Eje­cu­ti­vo en oc­tu­bre de 1990. Asi­mis­mo, du­ran­te la fie­bre mun­dia­lis­ta en Ita­lia, el go­bierno de La­ca­lle ajus­ta­ba los úl­ti­mos de­ta­lles de la po­lé­mi­ca ven­ta del Ban­co Co­mer­cial a los her­ma­nos Car­los y Jo­sé Röhm. El Mun­dial tam­bién opa­có una no­ti­cia que mar­ca­ría un hi­to en la in­clu­sión fi­nan­cie­ra. El 14 de ju­nio, cuan­do las ta­pas de­por­ti­vas mos­tra­ban el pe­nal erra­do por Ru­ben Sosa en el de­but con­tra Es­pa­ña, abrió en Uru­guay el pri­mer ca­je­ro au­to­má­ti­co, de la mar­ca Re­dBanc.

EEUU 94

A di­fe­ren­cia de los dos an­te­rio­res, el Mun­dial de 1994 en Es­ta­dos Uni­dos tu­vo a Uru­guay vién­do­lo de afue­ra des­de el co­mien­zo. Eso no im­pi­dió que los uru­gua­yos si­guie­ran con aten­ción un tor­neo pla­ga­do de mo­men­tos his­tó­ri­cos, co­mo el do­ping po­si­ti­vo a Ma­ra­do­na o el gol en con­tra del co­lom­biano Es­co­bar –quien aca­ba­ría ase­si­na­do días más tar­de–, pe­ro la au­sen­cia de la se­lec­ción na­cio­nal de­jó en ban­de­ja el pro­ta­go­nis­mo a los po­lí­ti­cos de to­dos los par­ti­dos, que ya en­cen­dían los mo­to­res pa­ra ini­ciar una de las con­tien­das elec­to­ra­les más re­ñi­das de la his­to­ria del país. Mien­tras ca­da partido de­ba­tía su pos­tu­ra fren­te a la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que cam­bia­ría la for­ma de elegir a los re­pre­sen­tan­tes de la ciu­da­da­nía, tam­bién se co­ci­na­ban las alian­zas elec­to­ra­les, que ex­ce­dían las in­ter­nas de ca­da co­lec­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.El Partido Na­cio­nal se de­ba­tía en­tre el con­ti­nuis­mo de las po­lí­ti­cas he­rre­ris­tas o la aper­tu­ra de nue­vos ca­mi­nos, y el Partido Co­lo­ra­do, a em­pu­je del ex­pre­si­den­te Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti, bus­ca­ba re­tor­nar al po­der. El Fren­te Am­plio (FA) tam­bién vi­vía días tur­bu­len­tos. En pleno Mun­dial, la coa­li­ción de iz­quier­das reali­zó su Con­gre­so Na­cio­nal, en el que de­fi­nió a Ta­ba­ré Váz­quez co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia, que ya co­men­za­ba a afian­zar su li­de­raz­go. Lí­ber Se­reg­ni, por en­ton­ces aún pre­si­den­te del FA, fue abu­chea­do por los sec­to­res ra­di­ca­les du­ran­te el con­gre­so.

Fran­cia 98

La can­ción de Ricky Mar­tin so­na­ba en las ra­dios, las es­cue­las y los bo­li­ches, y eso era lo más cer­ca que po­día es­tar Uru­guay del tor­neo que se dispu­taba en Fran­cia. Des­de el sis­te­ma po­lí­ti­co, es­pe­cial­men­te en el go­bierno li­de­ra­do por San­gui­net­ti, las mi­ra­das apun­ta­ban a Bra­sil, que mien­tras avan­za­ba ha­cia la fi­nal del tor­neo tam­bién em­pe­za­ba a mos­trar sig­nos de de­te­rio­ro de su eco­no­mía. Más allá de la cri­sis, Bra­sil tam­bién re­ci­bía por pri­me­ra vez un pro­duc­to no­ve­do­so que so­lu­cio­na­ba la im­po­ten­cia mas­cu­li­na. Los uru­gua­yos, qui­zá abu­rri­dos por un Mun­dial que les era ajeno, se acer­ca­ron a la fron­te­ra y ago­ta­ron el stock de Via­gra. En el pa­no­ra­ma elec­to­ral, el En­cuen­tro Pro­gre­sis­ta im­pul­só un re­fe­rén­dum pa­ra de­ro­gar la ley de mar­co re­gu­la­to­rio del sec­tor ener­gé­ti­co, pe­ro no lle­gó a los vo­tos pa­ra lla­mar a con­sul­ta. So­lo un 22% con­cu­rrió a vo­tar (se re­que­ría 25%) el miér­co­les 17 de ju­nio, de­jan­do la ini­cia­ti­va por el ca­mino. En el ám­bi­to par­la­men­ta­rio tam­bién hu­bo no­ve­da­des en los días de la Co­pa del Mun­do. Aun­que en ju­lio de­bía en­trar en vi­gen­cia el nue­vo Có­di­go de Pro­ce­so Pe­nal (CPP) vo­ta­do el año an­te­rior, las ban­ca­das de to­dos los par­ti­dos acor­da­ron apla­zar­lo pa­ra el año si­guien­te. Al fi­nal, ese nue­vo CPP fue apla­za­do tan­tas ve­ces que ja­más fue pues­to en mar­cha y hu­bo que es­pe­rar has­ta 2017 (dos dé­ca­das, o cua­tro mun­dia­les) pa­ra que en­tra­ra en vi­gen­cia una re­for­ma del có­di­go.

Co­rea - Ja­pón 2002

El es­pe­ra­do re­torno de Uru­guay a un mun­dial tras 12 años de au­sen­cia se vio opa­ca­do por el avan­ce de la cri­sis fi­nan­cie­ra, la más se­ve­ra que vi­vió el país en to­da su his­to­ria. Mien­tras se ju­ga­ba el Mun­dial –ese que tu­vo a los uru­gua­yos ma­dru­gan­do en los par­ti­dos con­tra Di­na­mar­ca y Fran­cia, y aguan­tan­do el sue­ño con­tra Se­ne­gal–, el des­em­pleo ro­za­ba el 20%. En el partido inau­gu­ral, el dó­lar va­lía $

16,580. Cuan­do Bra­sil le­van­tó la co­pa, ya es­ta­ba a $ 18,510, y en cues­tión de me­ses pa­sa­ría la ba­rre­ra de los $ 30. Du­ran­te los po­cos días que Uru­guay man­tu­vo la ilu­sión de avan­zar en el tor­neo, mu­chos es­ta­ban más pen­dien­tes de los pun­tos del ín­di­ce ries­go país que de la ta­bla de po­si­cio­nes mun­dia­lis­ta. Uru­guay ce­rró ju­nio con

2 pun­tos en el Mun­dial y 1.358 pun­tos en el ries­go país, el más al­to de su his­to­ria. An­te el cons­tan­te de­te­rio­ro del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, las no­ti­cias que ocu­pa­ban las ta­pas de los dia­rios, des­pla­zan­do las imá­ge­nes de­por­ti­vas, te­nían que ver con el go­bierno y su equi­po eco­nó­mi­co. El 18 de ju­nio, el go­bierno pre­sen­tó un pa­que­te de 50 me­di­das de achi­que del Es­ta­do, que in­cluían la su­pre­sión de mi­nis­te­rios (co­mo el de Tu­ris­mo y De­por­te), la re­duc­ción del nú­me­ro de di­rec­to­res en en­tes pú­bli­cos. Esas re­for­mas no ca­ye­ron bien en los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, que ini­cia­ron in­ten­sas mo­vi­li­za­cio­nes pa­ra de­te­ner la mar­cha del go­bierno. En pleno mun­dial, el go­bierno tam­bién aban­do­nó el sis­te­ma de ban­da de flo­ta­ción del dó­lar, pa­san­do a un sis­te­ma de ti­po de cam­bio li­bre.

Ale­ma­nia 2006

Tras per­der con Aus­tra­lia por pe­na­les en no­viem­bre de 2015, Uru­guay que­dó afue­ra del Mun­dial de Ale­ma­nia, el del ca­be­za­zo de Zi­ne­di­ne Zi­da­ne a Mar­co Mat­te­ra­zi en la fi­nal en­tre Fran­cia e Ita­lia, que ter­mi­nó con la az­zu­rra al­zan­do su cuar­to tí­tu­lo, apli­can­do a ra­ja­ta­bla un mo­de­lo de­fen­si­vo y de con­tra­ata­que. Aun­que los uru­gua­yos que­da­ron sin par­ti­ci­par del Mun­dial, el de 2006 fue el pri­mer tor­neo que el país vi­vió ba­jo un go­bierno de iz­quier­da de la mano de Ta­ba­ré Váz­quez, y el pri­me­ro sin hu­mo de ta­ba­co en los ba­res. Mien­tras la pe­lo­ta ro­da­ba por las can­chas de Ale­ma­nia, el ex­dic­ta­dor Gre­go­rio Ál­va­rez pi­só un juz­ga­do por pri­me­ra vez pa­ra de­cla­rar co­mo tes­ti­go por la des­apa­ri­ción en la dic­ta­du­ra de Was­hing­ton Ba­rrios. Tam­bién fue el turno de Juan Ma­ría Bor­da­berry, quien des­pués de ha­ber si­do ci­ta­do en ju­nio por pri­me­ra vez, fue pro­ce­sa­do por la jue­za Gra­cie­la Gat­ti el 20 de di­ciem­bre de 2006. Se­gu­ra­men­te mu­chos uru­gua­yos ha­yan fes­te­ja­do la ac­tua­ción des­co­mu­nal del ar­que­ro ale­mán Jens Leh­man, quien –pa­pe­li­to me­dian­te– ata­jó dos pe­na­les a Ar­gen­ti­na (con un jo­ven Mes­si en el ban­co), amar­gan­do a los am­bien­ta­lis­tas que continuaba­n cor­tan­do la fron­te­ra con Gua­le­guay­chú y Co­lón. Du­ran­te el Mun­dial, Uru­guay pre­sen­tó una que­ja for­mal an­te el Mer­co­sur por ese mo­ti­vo y en el go­bierno dis­cu­tían qué ha­cer con un po­si­ble Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio (TLC) por fue­ra del blo­que re­gio­nal. Por esos días un gru­po de am­bien­ta­lis­tas pro­tes­ta­ban por la ins­ta­la­ción de la plan­ta de Ce­lu­lo­sa en Fray Ben­tos.

Su­dá­fri­ca 2010

Uru­guay lle­gó a Su­dá­fri­ca por la ven­ta­na y con po­ca ex­pec­ta­ti­va. Sin em­bar­go, el equi­po de Ta­bá­rez (el de For­lán, Suá­rez y Ca­va­ni, en­tre otros) sor­pren­dió a to­dos y lle­gó a semifinale­s tras una in­far­tan­te se­rie con Gha­na. Fue­ron días de fes­te­jos en las ca­lles y al­ga­ra­bía ge­ne­ra­li­za­da, que se con­di­jo con un fu­ror con­su­mis­ta apa­lan­ca­do por el cre­ci­mien­to con­ti­nuo de la eco­no­mía. Un día an­tes de que co­men­za­ra el Mun­dial y el 2010 pa­sa­ra a ser fút­bol pa­ra los uru­gua­yos, el go­bierno de Jo­sé Mu­ji­ca te­nía la es­pe­ran­za de me­ter un gol gra­cias a un pa­se de Ar­gen­ti­na. El go­bierno de ese país de­nun­ció an­te la Jus­ti­cia a 10 di­ri­gen­tes pi­que­te­ros de Gua­le­guay­chú co­mo pre­sión a que le­van­ta­ran el blo­queo del puen­te bi­na­cio­nal, lo que au­men­ta­ba las po­si­bi­li­da­des de po­ner fin al con­flic­to por la plan­ta de ce­lu­lo­sa de Fray Ben­tos. En ple­na ra­cha ga­na­do­ra uru­gua­ya, los pi­que­te­ros sus­pen­die­ron los cor­tes y pu­sie­ron fin a cin­co años de con­flic­to. En me­dio del jol­go­rio por el desem­pe­ño de la se­lec­ción, Ro­cha vi­vió una tra­ge­dia. En la ma­dru­ga­da del 8 de ju­lio se desató un in­cen­dio en la cua­dra 2 de la cár­cel de Ro­cha, don­de dor­mían 20 pre­sos, de los cua­les 12 mu­rie­ron y tan so­lo ocho so­bre­vi­vie­ron. Por en­ton­ces el pre­si­den­te Mu­ji­ca em­pe­za­ba a mar­car su “agen­da so­cial” pa­ra des­pe­na­li­zar el abor­to, le­ga­li­zar la ven­ta de ma­rihua­na y ha­bi­li­tar el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo.

Bra­sil 2014

Es el Mun­dial que es­tá más fresco en la me­mo­ria. La le­sión de Suá­rez a me­nos de un mes de ju­gar el pri­mer partido de la se­rie. La sor­pre­si­va de­rro­ta con Cos­ta Ri­ca –el de­but, has­ta ha­ce muy po­co, era un partido im­po­si­ble–. La re­cu­pe­ra­ción de Suá­rez pa­ra ju­gar con­tra In­gla­te­rra. El mor­bo. El do­ble­te con la ro­di­lla hin­cha­da y las lá­gri­mas de to­dos. La ago­nía de la vic­to­ria con­tra Ita­lia y la ne­ga­ción ab­so­lu­ta de una mor­di­da in­com­pren­si­ble. Co­mo en 1994, el Mun­dial de Bra­sil tam­bién en­con­tró a Uru­guay en el fervor de la cam­pa­ña elec­to­ral. Sin em­bar­go, ha­bía dos di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les res­pec­to a vein­te años atrás. Pri­me­ro, la par­ti­ci­pa­ción de Uru­guay en la co­pa. Se­gun­do, las elec­cio­nes in­ter­nas de ju­nio, que en 1994 no exis­tían. So­lo dos se­ma­nas an­tes de de­bu­tar con­tra Cos­ta Ri­ca, los uru­gua­yos acu­die­ron a las ur­nas pa­ra de­fi­nir los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia. Esa jor­na­da ter­mi­nó de di­bu­jar el ma­pa ha­cia las elec­cio­nes de no­viem­bre. En el Fren­te Am­plio, Ta­ba­ré Váz­quez se con­so­li­dó co­mo can­di­da­to y Raúl Sen­dic em­pe­zó a per­fi­lar­se co­mo su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la. En el Partido Na­cio­nal, Luis La­ca­lle Pou dio la sorpresa y le arre­ba­tó la can­di­da­tu­ra a Jor­ge La­rra­ña­ga, quien ter­mi­na­ría sien­do el can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te por el Partido Na­cio­nal. En no­viem­bre, el Fren­te Am­plio ga­nó en se­gun­da vuel­ta las elec­cio­nes y ob­tu­vo su ter­cer man­da­to con­se­cu­ti­vo con ma­yo­ría par­la­men­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.