Or­te­ga usó a pa­ra­mi­li­ta­res pa­ra re­pri­mir a ciu­da­da­nos en Ni­ca­ra­gua

NI­CA­RA­GUA. Las fuer­zas gu­ber­na­men­ta­les ata­ca­ron la com­ba­ti­va Ma­sa­ya ar­ma­das con fu­si­les de asal­to

El Observador - - PORTADA -

Ma­sa­ya, ubi­ca­da a 30 ki­ló­me­tros al su­r­es­te de Ma­na­gua, su­frió el jue­ves una nue­va ofen­si­va por par­te de po­li­cías y pa­ra­mi­li­ta­res, en otro in­ten­to de re­to­mar el con­trol de la lo­ca­li­dad que se de­cla­ró en re­bel­día an­te el go­bierno de Da­niel Or­te­ga, in­for­mó una ONG.

El se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción Ni­ca­ra­güen­se Pro De­re­chos Hu­ma­nos ( ANPD), Álvaro Lei­va, de­nun­ció que hay un uso de la fuer­za “de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da” y que es­tán sien­do em­plea­dos fu­si­les AK 47 y Dra­go­nov, que son ar­mas de com­ba­te que so­lo el ejér­ci­to pue­de uti­li­zar.

Cris­tian Fajardo, di­ri­gen­te del Mo­vi­mien­to es­tu­dian­til 19 de Abril (an­ti­go­bierno de Or­te­ga) di­jo a AFP que se es­cu­cha­ron de­to­na­cio­nes de ar­mas de fue­go en el nor­te de la ciu­dad por don­de avan­za­ban “unos 500 hom­bres en­ca­pu­cha­dos y fuer­te­men­te ar­ma­dos”.

La po­bla­ción se man­tu­vo en­ce­rra­da en sus ca­sas mien­tras es­tos hom­bres re­co­rrie­ron las ca­lles dis­pa­ran­do y des­ar­man­do las ba­rri­ca­das, se­gún vi­deos que pu­die­ron ver­se en la te­le­vi­sión.

Es­com­bros del ho­tel Ma­sa­ya y de al­gu­nas ca­sas que­ma­das eran le­van­ta­dos en la ma­dru­ga­da del jue­ves por ha­bi­tan­tes. “En­tra­ron a mi ne­go­cio, re­ga­ron com­bus­ti­ble den­tro, a mi tío lo sa­ca­ron a gol­pes y le par­tie­ron la ca­be­za con cu­la­tas de AK47. Le per­do­na­ron la vi­da y lo sa­ca­ron des­cal­zo en­san­gren­ta­do”, na­rró Fajardo, due­ño del ho­tel.

Ca­si to­dos los ne­go­cios en Ma­sa­ya es­tán ce­rra­dos por el te­mor a nue­vos ata­ques, pe­ro hay unos po­cos que se arries­gan por­que di­cen que si no tra­ba­jan no co­men.

La ciu­dad de 100 mil ha­bi­tan­tes se ha vis­to sa­cu­di­da por las pro­tes­tas que lle­van dos me­ses en el país, con un sal­do de más de 180 muer­tos.

“Mi­sión de paz” de los obis­pos

El car­de­nal Leo­pol­do Bre­nes, acom­pa­ña­do por el cle­ro de la Dió­ce­sis de Ma­na­gua, a la que tam­bién per­te­ne­ce Ma­sa­ya, ca­mi­nó con una ima­gen de Je­sús por las an­gos­tas ca­lles de la ciu­dad que se de­cla­ró en re­bel­día an­te el go­bierno de Or­te­ga.

Cien­tos de ma­nos ayu­da­ron a le­van­tar ba­rri­ca­das de las ca­lles pa­ra dar pa­so a los re­li­gio­sos cuan­do se di­ri­gían al ba­rrio in­dí­ge­na de Mo­nim­bó, fo­co de la re­sis­ten­cia en la ciu­dad.

Los re­li­gio­sos in­gre­sa­ron a la pla­za de Mo­nim­bó en­tre gri­tos de “que­re­mos la paz” y “bas­ta de vio­len­cia”, acom­pa­ña­dos del re­pi­que de cam­pa­nas y cán­ti­cos re­li­gio­sos.

El obis­po au­xi­liar de Ma­na­gua, Sil­vio Báez, en un emo­ti­vo men­sa­je lla­mó a no to­mar la jus­ti­cia por mano pro­pia, a “no imi­tar las mis­mas ac­ti­tu­des y ac­tos cri­mi­na­les (...) No que­re­mos más cri­mi­na­les en Ni­ca­ra­gua”.

Las ciu­da­des ni­ca­ra­güen­ses es­pe­ran la reanu­da­ción de un diá­lo­go me­dia­do por la Igle­sia ca­tó­li­ca en bus­ca de una sa­li­da a la cri­sis que aque­ja a su país. La po­si­bi­li­dad de un re­gre­so a la me­sa de diá­lo­go sur­gió des­pués de que los obis­pos con­fir­ma­ron que el go­bierno cum­plió el com­pro­mi­so de in­vi­tar a or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos a ve­ri­fi­car los hechos de vio­len­cia en las pro­tes­tas.

La in­vi­ta­ción in­clu­ye a la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, el Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos y la Unión Eu­ro­pea, pre­ci­só Báez.

La Igle­sia ha lla­ma­do al pre­si­den­te a per­mi­tir elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­ti­ci­pa­das en mar­zo de 2019 pa­ra ali­viar la ten­sión, pe­ro el go­bierno no se ha re­fe­ri­do di­rec­ta­men­te a esa de­man­da en el diá­lo­go que se ha in­te­rrum­pi­do ya en dos oca­sio­nes.

“Fue­ra Or­te­ga”

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el go­bierno co­men­za­ron el 18 de abril en re­cha­zo a una re­for­ma al sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial, pe­ro se am­plia­ron pa­ra de­man­dar jus­ti­cia por las muer­tes y la sa­li­da del po­der de Or­te­ga.

Ex­gue­rri­lle­ro de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta que os­ten­tó la pre­si­den­cia de 1979 a 1990, Or­te­ga vol­vió al po­der en 2007 y es acu­sa­do de ne­po­tis­mo, de con­tro­lar los di­ver­sos po­de­res del Es­ta­do y de ins­tau­rar, con su es­po­sa y vi­ce­pre­si­den­ta Ro­sa­rio Mu­ri­llo, un go­bierno au­to­crá­ti­co y co­rrup­to.

“El pue­blo no se rin­de”, “Fue­ra Or­te­ga”, “No a la dic­ta­du­ra or­te­guis­ta”, se lee en pa­re­des de Ma­sa­ya, una de las ciu­da­des más com­ba­ti­vas en la in­su­rrec­ción po­pu­lar.

En la me­sa de diá­lo­go, la Alian­za Cí­vi­ca por la Jus­ti­cia y la De­mo­cra­cia, que reúne a gru­pos de la so­cie­dad ci­vil, pi­de la se­pa­ra­ción de los po­de­res del Es­ta­do, ac­tual­men­te con­tro­la­dos por Or­te­ga, so­bre to­do el Con­se­jo Su­pre­mo Elec­to­ral.

“La pre­sen­cia de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les nos da­rá se­gu­ri­dad pa­ra fis­ca­li­zar. Ne­ce­si­ta­mos un ter­ce­ro por­que na­die con­fía en las ins­ti­tu­cio­nes. Hay un sis­te­ma mon­ta­do en tan­tos años de co­rrup­ción”, di­jo el lí­der es­tu­dian­til Lest­her Ale­mán, miem­bro de la Alian­za. •

AFP - M. CERRINOS

Los po­bla­do­res re­sis­ten a las fuer­zas gu­ber­na­men­ta­les con ba­rri­ca­das y ar­mas ca­se­ras.

AFP - I. OCON

Obis­pos mar­cha­ron por ca­lles de Ma­sa­ya en apo­yo a la po­bla­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.