UNA DE­CI­SIÓN ACER­TA­DA

El Observador - - OPINIÓN -

La de­ci­sión del go­bierno uru­gua­yo de re­cha­zar el pe­di­do de asi­lo del ex­pre­si­den­te de Pe­rú Alan Gar­cía re­con­ci­lia a nues­tra can­ci­lle­ría con sus me­jo­res tra­di­cio­nes un po­co ol­vi­da­das.

No so­lo no le sal­va el pe­lle­jo a un ex­pre­si­den­te pa­ra que en­fren­te car­gos en la Jus­ti­cia de su pro­pio país, sino que res­pe­ta y po­ne a sal­vo el ins­tru­men­to del asi­lo, cla­ve pa­ra evi­tar per­se­cu­cio­nes y has­ta muer­te de per­se­gui­dos po­lí­ti­cos.

Al ex­pli­car la ne­ga­ti­va el pre­si­den­te de Uru­guay, Ta­ba­ré Váz­quez, des­ta­có que “en Pe­rú fun­cio­nan au­tó­no­ma­men­te y li­bre­men­te los tres po­de­res del Es­ta­do y en par­ti­cu­lar el Ju­di­cial que es quien lle­va ade­lan­te las in­ves­ti­ga­cio­nes de even­tua­les de­li­tos eco­nó­mi­cos del ex­pre­si­den­te de Pe­rú. Por es­tas con­si­de­ra­cio­nes es­tric­ta­men­te ju­rí­di­cas y le­ga­les el go­bierno uru­gua­yo, el pre­si­den­te y el can­ci­ller no con­ce­de­mos el asi­lo po­lí­ti­co al ex­pre­si­den­te Alan Gar­cía”.

“Las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les con­tra el ex­pre­si­den­te Alan Gar­cía no cons­ti­tu­yen per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, tra­tán­do­se de impu­tacio­nes vin­cu­la­das ma­yo­ri­ta­ria­men­te a he­chos eco­nó­mi­cos y ad­mi­nis­tra­ti­vos desa­rro­lla­dos du­ran­te sus dos ges­tio­nes co­mo pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca de Pe­rú”, ha agre­ga­do el can­ci­ller uru­gua­yo, Ro­dol­fo Nin No­voa. De acuer­do a la de­ci­sión uru­gua­ya Gar­cía de­bía aban­do­nar la em­ba­ja­da de Uru­guay en Li­ma, don­de se re­fu­gió la no­che del pa­sa­do 17 de no­viem­bre, día en el que un juez emi­tió la or­den que le im­pi­de aban­do­nar su país en los pró­xi­mos 18 me­ses pa­ra que se pro­ce­se una in­ves­ti­ga­ción por co­lu­sión, lavado de di­ne­ro y trá­fi­co de in­fluen­cias, de­li­tos li­ga­dos a con­ce­sio­nes a la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht, em­pre­sa con cau­sas abier­tas por co­rrup­ción en va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

La de­ci­sión fue adop­ta­da lue­go de leer un in­for­me de más de “mil pá­gi­nas” so­bre el ca­so y de ha­ber con­sul­ta­do ex­per­tos en la ma­te­ria. Mien­tras Gar­cía per­ma­ne­cía en la em­ba­ja­da uru­gua­ya en Li­ma, de­le­ga­cio­nes pe­rua­nas a fa­vor y en con­tra del pe­di­do de asi­lo vi­si­ta­ron en Mon­te­vi­deo al go­bierno y a la opo­si­ción pa­ra ejer­cer pre­sión.

La se­rie­dad y el aplo­mo con que el go­bierno uru­gua­yo ma­ne­jó la si­tua­ción, su­ma­do a un im­por­tan­te apo­yo por par­te de la opo­si­ción que apro­bó la de­ci­sión de Váz­quez, per­mi­tie­ron vi­sua­li­zar un es­ce­na­rio que po­cas ve­ces se dio du­ran­te la ges­tión del Fren­te Am­plio en el Po­der Eje­cu­ti­vo.

Re­sul­ta im­por­tan­te de­te­ner­se en la im­por­tan­cia de ser cohe­ren­te en la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y ac­tuar ba­jo pre­mi­sas de sen­ti­do co­mún y de­fen­sa de los in­tere­ses na­cio­na­les y no en las afi­ni­da­des ideo­ló­gi­cas o po­lí­ti­cas. Sien­do un país pe­que­ño y de po­ca po­bla­ción en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal re­sul­ta vi­tal te­ner una po­lí­ti­ca ex­te­rior ape­ga­da al de­re­cho in­ter­na­cio­nal, as­tu­ta y rá­pi­da.

Es­tos días se co­no­ció la no­ti­cia de que el re­cien­te­men­te elec­to pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, ini­cia una gi­ra por la ve­cin­dad y que ex­pre­sa­men­te omi­te pa­sar por Mon­te­vi­deo. Una omi­sión que es con­se­cuen­cia pre­ci­sa­men­te de los erro­res co­me­ti­dos en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior es­tos años por el go­bierno del Fren­te Am­plio y en es­pe­cial pre­vios y pos­te­rio­res a la elec­ción de Bol­so­na­ro.

La cohe­ren­cia que se vio en el ac­cio­nar an­te el te­ma de Alan Gar­cía dis­ta tam­bién de ser la que se apli­ca con Ve­ne­zue­la y la re­la­ción con el dic­ta­dor Ni­co­lás Ma­du­ro. Una man­cha que el go­bierno del Fren­te Am­plio de­be­rá lle­var en los li­bros de his­to­ria y en su con­cien­cia. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.