Más de 4.000 li­bros di­gi­ta­les gra­tui­tos se abri­rán a to­dos los uru­gua­yos

Bi­blio­te­ca País del Plan Cei­bal per­mi­ti­rá leer des­de ElQui­jo­te has­ta Jue­go­de Tro­nos, pa­san­do por una lar­ga lis­ta de clá­si­cos y nue­vos va­lo­res de la li­te­ra­tu­ra

El Observador - - TENDENCIAS - Ca­ri­na No­va­re­se @ca­ri­na­no­va­re­se

La apli­ca­ción per­mi­te bus­car el ca­tá­lo­go por au­tor, tí­tu­lo o ma­te­ria

Di­cen que en los de­ta­lles es­tá el de­mo­nio. Un li­bro tan lar­go co­mo es­te tie­ne mu­chí­si­mos de­mo­nios, y hay que es­tar aler­ta pa­ra no caer en sus ga­rras. Por suer­te yo co­noz­co mu­chos án­ge­les”.

“Su muer­te va a caer un 9 de fe­bre­ro, pa­ra siem­pre dos días an­tes de mi cum­plea­ños. Ale­jan­dro ten­drá 31 la ma­dru­ga­da de esa fe­cha cu­ya luz ja­más ve­rá y en la que de cua­tro her­ma­nos pa­sa­re­mos a ser tres”.

“En un lu­gar de la Man­cha, de cu­yo nom­bre no quie­ro acor­dar­me, no ha mu­cho tiem­po que vi­vía un hi­dal­go de los de lan­za en astillero, adar­ga an­ti­gua, ro­cín fla­co y gal­go co­rre­dor”.

¿Qué tie­nen en co­mún es­tos tex­tos? To­dos son co­mien­zos de li­bros. Y to­dos po­drán ser leí­dos por cual­quier uru­gua­yo gra­tui­ta­men­te des­de el jue­ves 6 de di­ciem­bre. Ese día se pre­sen­ta Bi­blio­te­ca País, la pla­ta­for­ma del Plan Cei­bal que aho­ra se abre pa­ra que cual­quier per­so­na pue­da ac­ce­der a más de 4.000 li­bros con su cé­du­la de iden­ti­dad. El pri­mer tex­to es el ini­cio de

Can­ción de hie­lo y fue­go I, el clá­si­co de Geor­ge R. R. Mar­tin que dio pie a la sa­ga de Jue­go de Tro­nos, ob­je­to de cul­to des­de las pá­gi­nas de los li­bros y fe­nó­meno de ma­sas des­de que se con­vir­tie­ron en la po­pu­lar se­rie de HBO. El se­gun­do es del uru­gua­yo Da­niel Me­lla; su li­bro El

her­mano ma­yor, pu­bli­ca­do en 2016, ga­nó el Bar­to­lo­mé Hi­dal­go y Me­lla es con­si­de­ra­do uno de los au­to­res esen­cia­les de las le­tras jó­ve­nes na­cio­na­les. Y el úl­ti­mo es de Mi­guel de Cer­van­tes, tan in­mor­tal co­mo el tí­tu­lo del li­bro que le es fa­mi­liar in­clu­so a quien nun­ca lo le­yó: El in­ge­nio­so hi­dal­go Don Qui­jo­te de la Man­cha.

Ca­da uru­gua­yo que de­ci­da usar es­ta pla­ta­for­ma on­li­ne po­drá pe­dir pres­ta­dos has­ta dos li­bros al mis­mo tiem­po pa­ra leer en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les o compu­tado­ras. Con la cé­du­la de iden­ti­dad se ge­ne­ra­rá un usua­rio y, a tra­vés de una app (pa­ra An­droid o iOS) o por la web bi­blio­te­ca.cei­bal.edu.uy, se in­gre­sa­rá al sis­te­ma pa­ra ele­gir en­tre tí­tu­los que van des­de los clá­si­cos uni­ver­sa­les has­ta los que –tal vez– sean clá­si­cos en el fu­tu­ro.

La apli­ca­ción mó­vil per­mi­te bus­car en el ca­tá­lo­go por au­tor, tí­tu­lo, edi­to­rial o ma­te­ria (pa­ra el ca­so de li­bros de tex­to, que for­man par­te de la bi­blio­te­ca Cei­bal des­de su ori­gen, en 2011). El fun­cio­na- mien­to es si­mi­lar al de una bi­blio­te­ca tra­di­cio­nal: es po­si­ble so­li­ci­tar dos li­bros pres­ta­dos que el usua­rio po­drá leer du­ran­te al me­nos 21 días, aun­que mu­chos tí­tu­los per­mi­ten pe­río­dos más lar­gos.

En la pla­ta­for­ma es po­si­ble leer en lí­nea o des­car­gar li­bros pa­ra leer sin co­ne­xión a in­ter­net. Los usua­rios tam­bién po­drán ver vi­deos, es­cu­char au­dios, cam­biar el ti­po y ta­ma­ño de la fuen­te, ajus­tar el bri­llo y el in­ter­li­nea­do, sub­ra­yar el tex­to y to­mar no­tas, en un sis­te­ma que se com­por­ta co­mo un lec­tor de ebooks tal co­mo el po­pu­lar Kind­le.

No es ca­sua­li­dad que es­ta pla­ta­for­ma se pre­sen­te en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal. La in­ter­ac­ción en­tre lo di­gi­tal y lo fí­si­co (ebooks y li­bros en pa­pel) de­jó ha­ce tiem­po de ser un ver­sus pa­ra con­ver­tir­se en un más.

Pa­ra Mi­guel Brech­ner, pre­si­den­te del Plan Cei­bal, se tra­ta de ase­gu­rar el ac­ce­so de los li­bros a los uru­gua­yos, al­go que es “po­co va­lo­ra­do y sue­le dar­se por sen­ta­do, aun­que la reali­dad de­mues­tra que una can­ti­dad de ni­ños de ba­jos in­gre­sos no po­dían ac­ce­der a los tex­tos bá­si­cos que ne­ce­si­ta­ban pa­ra apren­der”.

El Plan Cei­bal co­men­zó a tran­si­tar es­te ca­mino en 2011, cuan­do pu­so a dis­po­si­ción de es­tu­dian­tes y do­cen­tes los pri­me­ros 150 li­bros de tex­to y de li­te­ra­tu­ra. Des­de en­ton­ces se co­men­zó a acor­dar con las edi­to­ria­les el pa­go de de­re­chos de au­tor, en pri­me­ra ins­tan­cia con el ob­je­ti­vo de po­ner a dis­po­si­ción de es­tu­dian­tes y do­cen­tes los li­bros re­co­men­da­dos por Pri­ma­ria y Se­cun­da­ria. Se ini­ció así el pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción, que sue­le ser cos­to­so y tra­ba­jo­so, en con­jun­to con las edi­to­ria­les, ex­pli­có Brech­ner.

“‘¿ Por qué no se lee?’, es una pre­gun­ta re­pe­ti­da y sue­le res­pon- der­se con un ‘por fal­ta de ac­ce­so’. El ac­ce­so a los li­bros es con­di­ción ne­ce­sa­ria pe­ro no su­fi­cien­te”, agre­gó Brech­ner. En un mo­men­to en que la aten­ción es un bien fi­ni­to ti­ro­nea­do por mu­chas se­duc­cio­nes (te­le­vi­sión, vi­deo­jue­gos, in­ter­net, por men­cio­nar al­gu­nas), la lec­tu­ra se ha vis­to afec­ta­da en chi­cos y gran­des. A pe­sar de eso, el uso de la bi­blio­te­ca del Cei­bal ha cre­ci­do año a año en apro­xi­ma­da­men­te 20%.

Con la pla­ta­for­ma en fun­cio­na­mien­to y un cre­cien­te nú­me­ro de li­bros y otros re­cur­sos ya dis­po­ni­bles pa­ra es­tu­dian­tes, do­cen­tes y ju­bi­la­dos, el pró­xi­mo pa­so na­tu­ral –se­gún con­tó Brech­ner– pa­re­cía ser abrir es­ta bi­blio­te­ca a to­dos los uru­gua­yos. “Por un cos­to in­cre- men­tal, im­por­tan­te en va­lor mo­ne­ta­rio pe­ro po­co im­por­tan­te en tér­mi­nos de va­lor pa­ra la so­cie­dad, aho­ra cual­quier uru­gua­yo pue­de pe­dir un li­bro pres­ta­do, co­mo en la bi­blio­te­ca de ba­rrio, pe­ro que se pue­de leer en cual­quier dis­po­si­ti­vo”. Brech­ner di­jo no po­der pre­ci­sar aho­ra cuán­to se­rá el cos­to del pro­yec­to –que for­ma par­te del pre­su­pues­to del Cei­bal– por­que de­pen­de­rá de cuán­tos uru­gua­yos lo usen y có­mo lo ha­gan.

Pa­ra lle­gar a es­te pun­to Plan Cei­bal de­bió ne­go­ciar con edi­to­ria­les na­cio­na­les y ex­tran­je­ras y de­be­rá se­guir ha­cién­do­lo a me­di­da que se pu­bli­quen nue­vos tí­tu­los o que los lec­to­res so­li­ci­ten los de su pre­fe­ren­cia. “Va­mos a ir apren­dien­do a ba­se de los pro­pios usua­rios. Si leen, cuán­to leen, si pi­den pres­ta­do y de­vuel­ven sin leer y otra se­rie de va­ria­bles que nos per­mi­ti­rán que el sis­te­ma se ha­ga ca­da vez más in­te­li­gen­te”, ex­pli­có Brech­ner. Has­ta aho­ra el ca­tá­lo­go fue ele­gi­do por el equi­po del Cei­bal con ba­se en re­co­men­da­cio­nes de ex­per­tos, pe­ro des­de el jue­ves la pro­pia co­mu­ni­dad in­ci­di­rá en las de­ci­sio­nes.

Ade­más de cuen­tos, no­ve­las, his­to­rie­tas, bio­gra­fías y otros gé- ne­ros pa­ra to­das las eda­des, el ca­tá­lo­go tam­bién in­clu­ye au­dio­li­bros, imá­ge­nes y vi­deos. Has­ta aho­ra la pla­ta­for­ma es usa­da por unos 63 mil usua­rios, sin con­tar a los es­tu­dian­tes que ya tie­nen li­bros des­car­ga­dos por de­fec­to en sus ta­ble­tas o compu­tado­ras del Plan Cei­bal. Des­de el jue­ves tres mi­llo­nes y me­dio ten­drán la opor­tu­ni­dad de pro­bar­la.

Así se ve la app de Bi­blio­te­ca País

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.