LA MIS­MA RE­CE­TA

Pe­se al au­men­to del de­li­to, el FA in­cor­po­ró en su pro­gra­ma de go­bierno va­rias de las ideas de se­gu­ri­dad que ha­bía pro­pues­to cin­co años atrás

El Observador - - PORTADA - PÁG. 3

Pe­se a que la can­ti­dad de­de­li­tos de de­li­tos ha­cre­ci­doen ha cre­ci­do en for­ma sos­te­ni­da, el Fren­te Am­plio apro­bó un pro­gra­ma de go­bierno con pro­pues­tas de se­gu­ri­dad si­mi­la­res a las que pre­sen­tó cin­co años atrás con ma­gros re­sul­ta­dos

En se­gu­ri­dad nos van a pe­gar a muer­te du­ran­te la cam­pa­ña!”. El gri­to sin­ce­ro de un mi­li­tan­te du­ran­te el Con­gre­so del pa­sa­do do­min­go pre­ten­día con­ven­cer al res­to de los fren­team­plis­tas de la “in­con­ve­nien­cia” de in­cluir una fle­xi­bi­li­za­ción penal en el pro­gra­ma de go­bierno.

Mien­tras que la opo­si­ción –a sa­bien­das de que la in­se­gu­ri­dad es el prin­ci­pal te­ma de preo­cu­pa­ción de los uru­gua­yos– cen­tra su dis­cur­so en la “re­cu­pe­ra­ción del con­trol po­lí­ti­co” del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, la me­jo­ra de la efi­cien­cia de la po­li­cía y el ca­bal cum­pli­mien­to de las pe­nas, la coa­li­ción de go­bierno apro­bó es­te do­min­go un pro­gra­ma que le pro­po­ne a la ciu­da­da­nía “un en­fo­que de de­re­chos” pa­ra la ges­tión de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, con me­di­das co­mo la de­ro­ga­ción del re­gis­tro de an­te­ce­den­tes pe­na­les pa­ra los me­no­res que co­me­tan de­li­tos gra­ves, así co­mo la eli­mi­na­ción de la pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra ado­les­cen­tes en con­flic­to con la ley, y la “re­es­truc­tu­ra­ción” del sis­te­ma de pe­nas.

El pro­gra­ma del Fren­te Am­plio se com­pro­me­te a “re­du­cir la vio­len­cia” y “au­men­tar los ni­ve­les de con­vi­ven­cia”. Pa­ra ello, por un la­do, re­to­ma mu­chas de las pro­pues­tas in­clui­das en el pro­gra­ma que en 2014 lle­vó a Ta­ba­ré Vázquez a su se­gun­da pre­si­den­cia, co­mo las in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas, la re­for­ma car­ce­la­ria y el fo­men­to de la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na; por otra par­te, tam­bién su­ma nue­vos ele­men­tos a la ofer­ta pro­gra­má­ti­ca, co­mo la re­gu­la­ción “es­tric­ta” de la te­nen­cia y el uso de ar­mas y la crea­ción de una nue­va uni­dad de­pen­dien­te de Pre­si­den­cia.

Más de lo mis­mo

Tan­to el diag­nós­ti­co co­mo la de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca del FA per­ma­ne­cen ab­so­lu­ta­men­te in­cam­bia­dos des­de que co­men­zó la cam­pa­ña pa­sa­da. En el an­te­rior pro­gra­ma se se­ña­la­ba lo si­guien­te: “El pro­ble­ma no es so­lo el de­li­to, sino tam­bién la cul­tu­ra de in­to­le­ran­cia, cris­pa­ción y vio­len­cia co­ti­dia­na que ha ga­na­do es­pa­cios en la so­cie­dad uru­gua­ya en las úl­ti­mas dé­ca­das. El pi­lar cen­tral es pro­mo­ver y desa­rro­llar la cul­tu­ra ciu­da­da­na en­ten­di­da co­mo el con­jun­to de los com­por­ta­mien­tos, va­lo­res, ac­ti­tu­des y per­cep­cio­nes que com­par­ten los miem­bros de la so­cie­dad y que de­ter­mi­nan las for­mas y la ca­li­dad de la con­vi­ven­cia, in­flu­yen so­bre el res­pe­to del pa­tri­mo­nio co­mún y fa­ci­li­tan o di­fi­cul­tan el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos y de­be­res de los ciu­da­da­nos”.

Cin­co años des­pués, la bi­blia fren­team­plis­ta re­pi­te ese tex­to pa­la­bra por pa­la­bra.

En la úl­ti­ma cam­pa­ña, cuan­do el FA es­ta­ba com­pro­me­ti­do en las en­cues­tas de opi­nión pú­bli­ca, Vázquez apos­tó fuer­te y pro­me­tió ba­jar las ra­pi­ñas en 30% pa­ra el fi­nal de su ad­mi­nis­tra­ción. Has­ta el mo­men­to, la reali­dad le ha gol­pea­do en la ca­ra al go­bierno ele­van­do en 40% la can­ti­dad de ra­pi­ñas, se­gún los da­tos ce­rra­dos a mi­tad de año. Aun­que las au­to­ri­da­des con­fían en que el se­gun­do se­mes­tre per­mi­ti­rá ame­ni­zar las ci­fras, ya nin­guno sue­ña si­quie­ra con ter­mi­nar el pe­río­do con la mis­ma can­ti­dad de ra­pi­ñas que al prin­ci­pio. El desafío del FA, pro­gra­ma en mano, se­rá con­ven­cer a la ciu­da­da­nía de que es­ta vez sus pro­pues­tas po­drán dar en el cla­vo y me­jo­rar los in­di­ca­do­res que más preo­cu­pan a los uru­gua­yos.

C. PAZOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.