Di­vor­cio ex­prés

El Observador - - OPINIÓN -

Has­ta ha­ce muy po­co tiem­po, en tér­mi­nos his­tó­ri­cos, el ma­tri­mo­nio fue con­si­de­ra­do en ca­si to­das las cul­tu­ras co­mo un víncu­lo sa­gra­do, con­traí­do por me­dio de un ri­to re­li­gio­so. El ma­tri­mo­nio, signo e ins­tru­men­to de la alian­za de Dios con los hom­bres, ocu­pa un lu­gar im­por­tan­tí­si­mo en la Bi­blia: es­ta co­mien­za con la bo­da en­tre Adán y Eva (Gé­ne­sis 1-2) y ter­mi­na con la bo­da en­tre el Cor­de­ro de Dios –Je­su­cris­to– y la nue­va Je­ru­sa­lén –la Igle­sia ce­les­tial– (Apo­ca­lip­sis 21-22).

En la Igle­sia ca­tó­li­ca, el ma­tri­mo­nio es tan va­lo­ra­do que es uno de los sie­te sa­cra­men­tos. Dos ci­tas del Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co (CDC) nos per­mi­ti­rán atis­bar la ri­que­za del ma­tri­mo­nio sa­cra­men­tal.

“La alian­za ma­tri­mo­nial, por la que el va­rón y la mu­jer cons­ti­tu­yen en­tre sí un con­sor­cio de to­da la vi­da, or­de­na­do por su mis­ma ín­do­le na­tu­ral al bien de los cón­yu­ges y a la ge­ne­ra­ción y edu­ca­ción de la pro­le, fue ele­va­da por Cris­to Se­ñor a la dig­ni­dad de sa­cra­men­to en­tre bau­ti­za­dos.” (CDC, ca­non 1055 § 1). “§

1. El ma­tri­mo­nio lo pro­du­ce el con­sen­ti­mien­to de las par­tes le­gí­ti­ma­men­te ma­ni­fes­ta­do en­tre per­so­nas ju­rí­di­ca­men­te há­bi­les, con­sen­ti­mien­to que nin­gún po­der hu­mano pue­de su­plir. § 2. El con­sen­ti­mien­to ma­tri­mo­nial es el ac­to de la vo­lun­tad, por el cual el va­rón y la mu­jer se en­tre­gan y acep­tan mu­tua­men­te en alian­za irre­vo­ca­ble pa­ra cons­ti­tuir el ma­tri­mo­nio.” (CDC, c. 1057).

El pa­pa San Pa­blo VI sub­ra­yó cua­tro no­tas y exi­gen­cias ca­rac­te­rís­ti­cas del amor con­yu­gal: 1) es un amor ple­na­men­te hu­mano, sen­si­ble y es­pi­ri­tual al mis­mo tiem­po; 2) es un amor to­tal, una for­ma sin­gu­lar de amis­tad per­so­nal, con la cual los es­po­sos com­par­ten ge­ne­ro­sa­men­te to­do, sin re­ser­vas in­de­bi­das o cálcu­los egoís­tas; 3) es un amor fiel y ex­clu­si­vo has­ta la muer­te;

4) es un amor fe­cun­do, que no se ago­ta en la co­mu­nión en­tre los es­po­sos, sino que es­tá des­ti­na­do a pro­lon­gar­se sus­ci­tan­do nue­vas vi­das (cf. Pa­blo VI, en­cí­cli­ca Hu­ma­nae Vi­tae, n. 9).

La se­cu­la­ri­za­ción del Oc­ci­den­te otro­ra cris­tiano tra­jo con­si­go en pri­me­rí­si­mo plano la crea­ción de un “ma­tri­mo­nio ci­vil” des­li­ga­do de to­da re­li­gión. Aun­que al prin­ci­pio el ma­tri­mo­nio ci­vil con­ser­vó mu­chos ras­gos del ma­tri­mo­nio cris­tiano, el avan­ce del se­cu­la­ris­mo fue des­di­bu­jan­do los tra­zos mag­ní­fi­cos de la no­ción cris­tia­na del ma­tri­mo­nio en la fi­gu­ra del ma­tri­mo­nio ci­vil.

Re­pa­se­mos rá­pi­da­men­te al­gu­nos hi­tos de la pro­gre­si­va des­fi­gu­ra­ción del ma­tri­mo­nio ci­vil en Uru­guay.

• 1907: la ley 3.245 creó el di­vor­cio y es­ta­ble­ció cin­co cau­sa­les de di­vor­cio, in­clu­yen­do el mu­tuo con­sen­ti­mien­to de los cón­yu­ges.

• 1913: la ley 4.802 es­ta­ble­ció el di­vor­cio por la so­la vo­lun­tad de la mu­jer.

• 2007: la ley 18.246 (de Unión Con­cu­bi­na­ria) es­ta­ble­ció que la obli­ga­ción de fi­de­li­dad mu­tua ce­sa si los cón­yu­ges no vi­ven de con­suno, y otor­gó de­re­chos análo­gos a los del ma­tri­mo­nio a de­ter­mi­na­das unio­nes con­cu­bi­na­rias.

• 2013: la ley 19.075 (de Ma­tri­mo­nio Igua­li­ta­rio) per­mi­tió el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo y es­ta­ble­ció el di­vor­cio por la so­la vo­lun­tad de cual­quie­ra de am­bos cón­yu­ges en to­dos los ma­tri­mo­nios, he­te­ro­se­xua­les u ho­mo­se­xua­les.

Las pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias de es­tas y otras le­yes se­me­jan­tes se cum­plie­ron pun­tual­men­te en el Uru­guay: me­nos ma­tri­mo­nios y más di­vor­cios. En un pe­río­do de 41 años (1974

2015) la can­ti­dad de ma­tri­mo­nios ce­le­bra­dos por año des­cen­dió 62,5% (de 25.310 a 9.501). A la vez cre­cie­ron mu­cho los con­cu­bi­na­tos. En al­gu­nos ám­bi­tos de nues­tro país el ma­tri­mo­nio ca­si ha des­apa­re­ci­do, lo que ha con­tri­bui­do de­ci­si­va­men­te a la ines­ta­bi­li­dad fa­mi­liar. Se­gún el Cen­so de 2011, el 80% de los jó­ve­nes en al­gún ti­po de unión vi­vían en con­cu­bi­na­to. El por­cen­ta­je de ni­ños na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio as­cen­dió del

17,7% de 1950 al 55,3% de 2001. Ca­sual­men­te, el año 2001, en el que esa ta­sa su­peró por pri­me­ra vez el 50%, es el úl­ti­mo año de la se­rie es­ta­dís­ti­ca pro­vis­ta por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE). Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con los di­vor­cios: la se­rie es­ta­dís­ti­ca del INE se in­te­rrum­pe en 2004, el año en que por pri­me­ra vez el nú­me­ro de di­vor­cios su­peró al nú­me­ro de ma­tri­mo­nios.

Un pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do en 2015 por el dipu­tado Ale­jo Um­pié­rrez (del Par­ti­do Na­cio­nal) ame­na­za con­ver­tir­se en otro cla­vo en el ataúd del ma­tri­mo­nio ci­vil.

Di­cho pro­yec­to de ley crea­ría el “di­vor­cio con­ven­cio­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo”, más co­no­ci­do co­mo “di­vor­cio ex­prés”. En vez de re­que­rir­se, co­mo hoy, un pro­ce­so ju­di­cial en un Juz­ga­do de Fa­mi­lia, el di­vor­cio, en mu­chos ca­sos, se po­dría ob­te­ner en unos 60 días me­dian­te un me­ro trá­mi­te ad­mi­nis­tra­ti­vo en el Re­gis­tro Ci­vil. Im­pre­sio­na sa­ber que es­ta gro­se­ra tri­via­li­za­ción del di­vor­cio cuen­ta con el vis­to bueno del ofi­cia­lis­mo y de la opo­si­ción (cf.

El Ob­ser­va­dor, 12/11/2018). Los le­gis­la­do­res es­tán obli­ga­dos a cum­plir el man­da­to del Ar­tícu­lo 40 de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca: “La fa­mi­lia es la ba­se de nues­tra so­cie­dad.

El Es­ta­do ve­la­rá por su es­ta­bi­li­dad mo­ral y ma­te­rial, pa­ra la me­jor for­ma­ción de los hi­jos den­tro de la so­cie­dad.” Creo que, si pa­ra ve­lar por la es­ta­bi­li­dad mo­ral y ma­te­rial de la fa­mi­lia no se les ocu­rre na­da me­jor que el “di­vor­cio ex­prés”, nues­tros le­gis­la­do­res su­fren de un gra­ve dé­fi­cit de sen­ti­do co­mún; dé­fi­cit que, si Dios quie­re, po­drá ser sub­sa­na­do por la ciu­da­da­nía en las pró­xi­mas elec­cio­nes na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.