LA­BE­RIN­TO DE LA­TA

El Observador - - OPINIÓN -

El la­pi­da­rio in­for­me del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca (TCP) del Fren­te Am­plio so­bre la ac­tua­ción del se­na­dor de la 711 Leo­nar­do de León no se apar­ta un ápi­ce del sen­tir del fren­team­plis­ta ho­nes­to que quie­re vol­ver a sen­tir or­gu­llo de per­te­ne­cer a la coa­li­ción fun­da­da en 1971.

El dic­ta­men del TCP con­clu­yó que la mano de­re­cha de Raúl Sen­dic co­me­tió múl­ti­ples “ac­tos in­de­bi­dos en per­jui­cio de ALUR” y “del in­te­rés y del pa­tri­mo­nio pú­bli­cos”, en­tre otras con­si­de­ra­cio­nes que re­prue­ban el ac­cio­nar del se­na­dor de la lis­ta 711 mien­tras es­tu­vo al fren­te de la com­pa­ñía del nor­te del país. Tam­bién re­pro­bó su com­por­ta­mien­to a la ho­ra de ne­gar­se a res­pon­der pre­gun­tas del tri­bu­nal.

Lue­go de un pro­nun­cia­mien­to tan con­tun­den­te y la­pi­da­rio la suer­te del se­na­dor De León pen­de de un hi­lo. Re­sul­ta in­sos­te­ni­ble su per­ma­nen­cia en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca y, por el bien del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y del pro­pio Fren­te Am­plio de ca­ra a las pró­xi­mas elec­cio­nes, de­be­ría dar un pa­so al cos­ta­do y ha­cer­se car­go de sus ac­tos re­pro­ba­bles y abu­si­vos con los di­ne­ros pú­bli­cos du­ran­te su ges­tión es­can­da­lo­sa al fren­te de ALUR.

Pe­ro su sec­tor no pa­re­ce pen­sar así. Le­jos de ame­dren­tar­se y asu­mir la reali­dad de una ges­tión pla­ga­da de irre­gu­la­ri­da­des, abu­so de los di­ne­ros pú­bli­cos y ocul­ta­mien­tos, el sec­tor 711 en­su­cia la can­cha y arras­tra al lo­do a su par­ti­do po­lí­ti­co.

Las de­cla­ra­cio­nes del le­gis­la­dor de la 711 Saúl Aris­ti­mu­ño no dan ca­bi­da a do­bles in­ter­pre­ta­cio­nes. En re­fe­ren­cia a los in­sis­ten­tes re­cla­mos de va­rios sec­to­res de su par­ti­do de que el lí­der del sec­tor Raúl Sen­dic no se pre­sen­te a nin­gún car­go elec­ti­vo en las pró­xi­mas elec­cio­nes, sos­tu­vo que el Fren­te Am­plio “co­rre el ries­go de ser la pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca en pros­cri­bir a un can­di­da­to”.

Pe­ro fue más le­jos aun, reali­zó una com­pa­ra­ción te­me­ra­ria con los os­cu­ros tiem­pos de la dic­ta­du­ra mi­li­tar en que hu­bo no so­lo pros­crip­cio­nes, sino pre­sos de con­cien­cia, exi­lia­dos y has­ta po­lí­ti­cos ase­si­na­dos.

“So­lo los mi­li­cos lo hi­cie­ron en la dic­ta­du­ra”, sen­ten­ció en re­fe­ren­cia a la pros­crip­ción que per­ci­be tras el sen­sa­to pe­di­do de sus co­le­gas de iz­quier­da.

“Es­ta­mos en es­ta ba­ta­lla fra­tri­ci­da que al­gu­nos ve­ni­mos ad­vir­tien­do ha­ce mu­cho tiem­po que co­rre­mos el ries­go de una frac­tu­ra. Si se­gui­mos así va­mos rum­bo al pre­ci­pi­cio y es­ta­mos hi­po­te­can­do la chan­ce de ga­nar el cuar­to go­bierno”, agre­gó desafian­te y ame­na­za­dor.

En es­ta úl­ti­ma apre­cia­ción le asis­te la ra­zón a Aris­ti­mu­ño. Es tan gran­de el bo­chorno de las ac­tua­cio­nes pú­bli­cas de Sen­dic y De León que efec­ti­va­men­te es­tán po­nien­do en ries­go se­ria­men­te la cre­di­bi­li­dad de la iz­quier­da a la ho­ra de pre­sen­tar­se an­te la ciu­da­da­nía pa­ra pe­dir un cuar­to go­bierno con­se­cu­ti­vo.

Con la 711 el Fren­te Am­plio no so­lo co­no­ció lo que es me­ter la mano en la la­ta, sino que se me­tió en un la­be­rin­to del que so­lo po­drá sa­lir ex­tir­pan­do de raíz el fo­co in­fec­cio­so que sal­pi­ca pa­ra to­dos la­dos.

La de­ci­sión pre­ci­sa y cer­te­ra del TCP va en ca­mino de esa di­rec­ción y em­pla­za al res­to de los par­ti­dos a quie­nes se le ha­ce ca­da vez más com­pli­ca­do ba­rrer de­ba­jo de la al­fom­bra. Res­ta ver có­mo pro­ce­de el Fren­te Am­plio aho­ra que las car­tas es­tán a la vis­ta y no hay po­si­bi­li­da­des de en­ga­ñar a na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.