El ce­lu­lar es el má­xi­mo enemi­go de tu aten­ción

Los te­lé­fo­nos han asu­mi­do tan­tas ta­reas en nues­tras vi­das que ocu­pan por­cio­nes de­ma­sia­do gran­des de nues­tra aten­ción

El Observador - - TENDENCIAS - Tim He­rre­ra 2018 New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Mien­tras te­cleo es­to, mi iP­ho­ne es­tá es­con­di­do den­tro del ca­jón de mi es­cri­to­rio ba­jo lla­ve. Ahí ha es­ta­do to­do el día, com­ple­ta­men­te fue­ra de mi vis­ta. Es­toy un po­co an­sio­so so­bre las no­ti­fi­ca­cio­nes que tal vez me es­toy per­dien­do, pe­ro so­lo un po­co; es ma­ne­ja­ble y no me dis­trae.

Sí, es un po­co ex­tre­mo po­ner tu ce­lu­lar en un ca­jón ba­jo lla­ve. Sin em­bar­go apren­dí que es la úni­ca ma­ne­ra en la que pue­do en­fo­car­me real­men­te y ser tan pro­duc­ti­vo co­mo quie­ro ser­lo. De­sa­for­tu­na­da­men­te, tu ca­so es el mis­mo, in­clu­so si no te has da­do cuen­ta o no quie­res creer­lo. (Tris­te­men­te, que es­té en mo­do avión no ayu­da­rá; ha­bla­re­mos más al res­pec­to des­pués).

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2017 en The Jour­nal of the As­so­cia­tion of Con­su­mer Re­search des­cu­brió que la so­la pre­sen­cia de tu te­lé­fono (in­clu­so si es­tá apa­ga­do y a pe­sar de que es­tés ac­ti­va y exi­to­sa­men­te ig­no­rán­do­lo) “re­du­ce la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va dis­po­ni­ble”, lo que los au­to­res del es­tu­dio lla­man “dre­na­je ce­re­bral”.

Lo que es to­da­vía peor: en­tre más de­pen­das de tu mó­vil, más su­fri­rán tus ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas cuan­do lo ten­gas cer­ca.

“Si es­tá en el am­bien­te, es ca­si co­mo si nos lla­ma­ra”, di­jo Adrian Ward, pro­fe­sor asis­ten­te en el de­par­ta­men­to de mer­ca­do­tec­nia en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin. “So­mos atraí­dos au­to­má­ti­ca­men­te a él”.

Aña­dió: “Así que aho­ra el pro­ble­ma no es a qué pres­tar­le aten­ción, sino re­sis­tir esa atrac­ción au­to­má­ti­ca. Real­men­te tie­nes que de­di­car al­go de tus re­cur­sos cog­ni­ti­vos a re­sis­tir­te”, di­jo.

De­bi­do a que los te­lé­fo­nos han asu­mi­do tan­tas ta­reas en nues­tras vi­das co­ti­dia­nas –agen­dar, com­prar, fun­cio­nar co­mo des­per­ta­dor, ad­mi­nis­trar lis­tas, ca­si to­das las co­mu­ni­ca­cio­nes, et­cé­te­ra–, ocu­pan por­cio­nes de­ma­sia­do gran­des del to­tal de nues­tra ca­pa­ci­dad de aten­ción, di­jo Ward.

“La adop­ción real­men­te ha su­pe­ra­do a la com­pren­sión”, di­jo. Los dis­po­si­ti­vos eran “es­tas co­sas bri­llan­tes y ge­nia­les con las que que­ría­mos ju­gar y an­tes de que nos dié­ra­mos cuen­ta se in­fil­tra­ron en ca­da cen­tí­me­tro cua­dra­do de nues­tras vi­das”.

Si to­do es­to te pa­re­ce fa­mi­liar, tal vez re­cuer­des un pu­ña­do de es­tu­dios del año pa­sa­do – des­ta­ca­dos en es­te ar­tícu­lo muy po­pu­lar– que exa­mi­na có­mo las compu­tado­ras por­tá­ti­les afec­tan el de­sem­pe­ño de es­tu­dian­tes en las cla­ses. Ines­pe­ra­da­men­te, los es­tu­dios en­con­tra­ron, ca­si uni­ver­sal­men­te, que el de­sem­pe­ño, así co­mo la re­ten­ción y la ab­sor­ción de in­for­ma­ción se ven afec­ta­dos cuan­do los es­tu­dian­tes tie­nen una compu­tado­ra por­tá­til cer­ca du­ran­te las cla­ses.

Sin em­bar­go, es más sor­pren­den­te aun que un es­tu­dio des­cu­brió que los es­tu­dian­tes que ni si­quie­ra te­nían una compu­tado­ra por­tá­til eran afec­ta­dos de ma­ne­ra ne­ga­ti­va sim­ple­men­te al es­tar en la pre­sen­cia de la lap­top de otra per­so­na.

Ex­pli­ca­do de otra ma­ne­ra: En­tre más de­pen­das de tu mó­vil, más su­fri­rán tus ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas en el mo­men­to en que un dis­po­si­ti­vo in­gre­sa a tu pro­xi­mi­dad, in­clu­so si no te per­te­ne­ce, tu de­sem­pe­ño cog­ni­ti­vo co­mien­za a te­ner un de­cli­ve.

Sí, la vi­da no es jus­ta. ¿Qué se su­po­ne que po­de­mos ha­cer los es­cla­vos de la tec­no­lo­gía res­pec­to a es­to? ¿ Lan­zar nues­tros ce­lu­la­res, compu­tado­ras por­tá­ti­les y ta­ble­tas por la ven­ta­na? ¡Se­gu­ro! Esa es una gran op­ción y de co­ra­zón te apo­yo en es­ta idea.

No obs­tan­te, si pre­fie­res no lan­zar a la ba­su­ra tec­no­lo­gía con un va­lor de al­gu­nos mi­les de dó­la­res, exis­ten al­gu­nas co­sas un po­co me­nos ex­tre­mas que pue­des ha­cer pa­ra mi­ni­mi­zar el dre­na­je ce­re­bral cau­sa­da por tus dis­po­si­ti­vos.

El pri­mer pa­so ha­cia la re­cu­pe­ra­ción, acon­se­ja Ward, es sim­ple­men­te dar­te cuen­ta de cuán­tos de tus pen­sa­mien­tos cons­cien­tes son ocu­pa­dos por tu te­lé­fono, ya sea que di­rec­ta­men­te lo es­tás usan­do o so­lo se­pas que es­tá en tu pro­xi­mi­dad. Sa­ber es la mi­tad de la ba­ta­lla.

Sin em­bar­go, de ma­ne­ra prác­ti­ca, qui­tar­lo de mi vis­ta ( ¿ se acuer­dan de mi ca­jón ba­jo lla­ve?) es pro­ba­ble­men­te la téc­ni­ca más efec­ti­va y ra­zo­na­ble. La me­jor so­lu­ción es de­jar­lo en otra ha­bi­ta­ción, pe­ro to­dos sa­be­mos que no ha­rás eso.

Si lo­gras es­con­der­lo de tu vis­ta, com­pro­mé­te­te y no eches vis­ta­zos. Exis­ten mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes que mues­tran que las dis­trac­cio­nes in­ter­mi­ten­tes, co­mo los so­ni­dos de una no­ti­fi­ca­ción de tu mó­vil, pue­de te­ner enor­mes efec­tos en de­tri­men­to de tu pro­duc­ti­vi­dad. Un es­tu­dio des­cu­brió que pue­de to­mar has­ta me­dia ho­ra pa­ra con­ti­nuar una ta­rea des­pués de ser in­te­rrum­pi­do.

Cuan­do se tra­ta de jun­tas – de las cua­les no soy fa­ná­ti­co– las compu­tado­ras per­so­na­les y los ce­lu­la­res son ma­ne­ras se­gu­ras de ha­cer­las aún me­nos efec­ti­vas. Hay es­tu­dios que han de­mos­tra­do que las per­so­nas que usan una lap­top du­ran­te ac­ti­vi­da­des co­mo cla­ses y reunio­nes pue­den es­tar tan dis­traí­dos que es ca­si co­mo si no es­tu­vie­ran pre­sen­tes. Al­gu­nas com­pa­ñías han prohi­bi­do las lap­tops du­ran­te las reunio­nes.

Si pue­des, de­ja tu compu­tado­ra (¿y tal vez tu ce­lu­lar?) en tu es­cri­to­rio. No so­lo ha­rá que real­men­te pon­gas aten­ción, sino que tie­ne el in­cen­ti­vo adi­cio­nal de au­men­tar la pro­ba­bi­li­dad de que Al­gu­nas com­pa­ñías han prohi­bi­do las lap­tops du­ran­te las reunio­nes real­men­te ob­ten­gas al­go de al­gu­na reunión: un es­tu­dio de 2014 des­cu­brió que to­mar apun­tes en una compu­tado­ra por­tá­til, en vez de es­cri­bir­las a mano, im­pi­de “el apren­di­za­je por­que su uso re­sul­ta en un pro­ce­sa­mien­to más su­per­fi­cial”, ade­más “la ten­den­cia de quie­nes to­man no­tas en la lap­top de trans­cri­bir las cla­ses pa­la­bra por pa­la­bra en vez de pro­ce­sar la in­for­ma­ción y re­plan­tear­la en sus pro­pias pa­la­bras es en de­tri­men­to de su apren­di­za­je”.

Aun así, no es fá­cil aban­do­nar los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos al­re­de­dor de los cua­les he­mos cons­trui­do nues­tra vi­da. Si in­ten­tas de­jar tu te­lé­fono en el ca­jón y fra­ca­sas, no te preo­cu­pes: so­lo si­gue in­ten­tán­do­lo. In­clu­so los más con­ven­ci­dos te­ne­mos pro­ble­mas con ello.

“Es una lu­cha”, di­jo Ward. “Mi pro­me­ti­da tie­ne que qui­tar­me el te­lé­fono de las ma­nos más se­gui­do de lo que me gus­ta­ría”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.