Rin­cón y Mi­sio­nes

Es­con­der una lla­ve pue­de traer pro­ble­mas

El Observador - - REFERÍ -

El hom­bre sue­le pe­dir­le a una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo que vi­ve cer­ca de su ca­sa que lo arri­me al tér­mino de la jor­na­da la­bo­ral. Aun­que es­te día fue dis­tin­to. Ella te­nía un com­pro­mi­so a seis cua­dras de su ca­sa, pe­ro es­ta­ba lle­gan­do so­bre la ho­ra y des­pués te­nía una ce­na a la que no iba a ir con­du­cien­do por­que sa­bía que in­cluía be­bi­das al­cohó­li­cas. En­ton­ces le pi­dió si po­dían pa­sar por el lu­gar don­de te­nía la reunión y que él si­guie­ra con el au­to pa­ra de­jar­lo en la ca­sa de ella. Co­mo allí no es­ta­ban ni su ma­ri­do ni sus hi­jos, ella le di­jo que de­ja­ra la lla­ve del co­che con el me­di­dor de agua o es­con­di­da en al­gu­na de las ma­ce­tas que tie­ne al fren­te, de­trás de las re­jas y la cer­ca eléc­tri­ca que ase- gu­ran la re­si­den­cia. El hom­bre lle­gó, es­ta­cio­nó y bus­có ocul­tar la lla­ve en una ma­ce­ta, mien­tras el pe­rro de la ca­sa in­ten­ta­ba con­se­guir un po­co de su ca­ri­ño. Se dio cuen­ta de que se veía muy fá­cil­men­te y op­tó por ti­rar­la de­trás de la ma­ce­ta. De cos­ta­do tam­bién se veía. El pro­ble­ma fue que ahí ya no al­can­za­ba a aga­rrar­la. In­ten­tó que no se vie­ra ti­rán­do­le en­ci­ma pie­dri­tas que ador­nan el can­te­ro del fren­te. Cuan­do es­ta­ba fra­ca­san­do en esa ta­rea se per­ca­tó de que nun­ca ha­bía apre­ta­do el bo­tón en el lla­ve­ro pa­ra ce­rrar el au­to. Fue has­ta el co­che a ve­ri­fi­car si no se ha­bía ce­rra­do so­lo y, efec­ti­va­men­te, es­ta­ba abier­to. Do­ble pro­ble­ma. Ter­mi­nó rom­pien­do una ra­ma de un ár­bol y, tra­tan­do que el pe­rro no en­tor­pe­cie­ra por­que que­ría ju­gar con el pa­li­to, lo­gró sa­car la lla­ve, ce­rrar el au­to, ocul­tar la lla­ve en el con­ta­dor de agua y res­pi­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.