QUEREMOS ME­NOS ES­TA­DO

El Observador - - OPINIÓN -

En­ho­ra­bue­na! Pri­mó el sen­ti­do co­mún y se pu­so freno a un pro­yec­to de ley so­bre tra­ba­jo vo­lun­ta­rio que la­men­ta­ble­men­te mar­ca una vi­sión equi­vo­ca­da so­bre la in­ci­den­cia del Es­ta­do y sus con­tro­les ca­da vez ma­yo­res en la vi­da de las per­so­nas li­bres.

Se­gún in­di­can las cró­ni­cas par­la­men­ta­rias, lue­go de idas y vuel­tas y un du­ro de­ba­te par­la­men­ta­rio es­te año no se apro­ba­rá un pro­yec­to de ley que bus­ca po­ner­le im­pues­tos al tra­ba­jo vo­lun­ta­rio de mi­les de uru­gua­yos que otor­gan par­te de su tiem­po y co­no­ci­mien­tos a co­la­bo­rar en di­fe­ren­tes cau­sas.

El pro­yec­to de ley que ha­bía ingresado a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en 2016, dis­cu­ti­do am­plia­men­te en el Se­na­do du­ran­te 2017, fi­nal­men­te se­rá re­cha­za­do en 2018, aun­que el Fren­te Am­plio pien­sa se­guir in­sis­tien­do con él en 2019.

Pa­re­ce ser que para mu­chos in­te­gran­tes del go­bierno na­die pue­de dis­po­ner li­bre­men­te del ejer­ci­cio de ayu­dar sin pa­sar por un re­gis­tro para ser con­tro­la­do y gra­va­do.

El ac­tual pro­yec­to de ley es­pe­ci­fi­ca que to­da la ac­ti­vi­dad de vo­lun­ta­ria­do per­ma­nen­te de­be ser da­da de al­ta an­te el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, don­de se de­cla­re for­mal­men­te quie­nes son los in­di­vi­duos in­vo­lu­cra­dos. En ca­so de que se omi­ta ese pa­so, el Es­ta­do pre­su­mi­rá que la re­la­ción laboral exis­te de for­ma en­cu­bier­ta y se san­cio­na­rá con una re­for­ma laboral so­bre la en­ti­dad res­pon­sa­ble. La Ins­pec­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo y la Se­gu­ri­dad So­cial ten­drá la po­tes­tad de efec­tuar el con­tra­lor del cum­pli­mien­to de las dis­po­si­cio­nes que con­tem­pla la ley y, en ca­so de de­tec­tar in­frac­cio­nes, ten­drá la com­pe­ten­cia para san­cio­nar.

La in­ci­den­cia per­ma­nen­te e in­si­dio­sa del Es­ta­do con sus im­pues­tos y re­gu­la­cio­nes en la vi­da pri­va­da es uno de los problemas que tie­ne el país. An­tes de se­guir con es­te pro­yec­to de ley ba­sa­do pre­ci­sa­men­te en re­gu­lar la ac­ti­vi­dad del vo­lun­ta­rio se po­dría gas­tar tiem­po y re­cur­sos de los par­la­men­ta­rios en otro te­ma: los em­plea­dos pú­bli­cos que no tra­ba­jan en el Es­ta­do.

Una au­tén­ti­ca y sa­na­do­ra in­ves­ti­ga­ción arro­ja­rá que son cien­tos de mi­les los em­plea­dos pú­bli­cos que en­gro­san las pla­ni­llas del Es­ta­do (in­ten­den­cias, par­la­men­to, en­tes au­tó­no­mos, mi­nis­te­rios, or­ga­nis­mos de con­tra­lor, mu­seos, et­cé­te­ra) y que no tra­ba­jan. In­di­vi­duos ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos y pro­te­gi­dos sin­di­cal­men­te que tie­nen el car­go, pe­ro no cum­plen sus fun­cio­nes. Ni que ha­blar de la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar ideas o me­jo­ras en los ser­vi­cios o para los lu­ga­res don­de tra­ba­jan. No son to­dos, pe­ro son mu­chos que se re­cues­tan en los que sí tra­ba­jan y en las mi­ra­das para otro la­do de sus je­fes que no quie­ren problemas ni ejer­cen la au­to­ri­dad para sus­pen­der­los o ha­cer­los tra­ba­jar.

En el afán por se­guir en­tro­me­tién­do­se en la vi­da pri­va­da y la libertad de las per­so­nas y su tiem­po li­bre, en­cu­bier­to ba­jo man­tos sos­pe­chas de abu­sos even­tua­les o tra­ba­jos en­cu­bier­tos, el pro­yec­to de ley iba por el vo­lun­ta­ria­do.

Si el Es­ta­do uru­gua­yo no fue­se un lu­gar don­de fun­cio­na­rios lo­gran tran­si­tar sus vi­das la­bo­ra­les apor­tan­do lo mí­ni­mo o na­da, exi­gien­do sus de­re­chos, pe­ro omi­tien­do res­pon­sa­bi­li­da­des, po­dría ser has­ta de re­ci­bo co­men­zar a ha­blar de es­tos te­mas.

An­tes de ese sin­ce­ra­mien­to, ir por el vo­lun­ta­ria­do sue­na has­ta una bro­ma de mal gus­to: en gran me­di­da hay vo­lun­ta­rios en co­me­do­res, cen­tros de in­fan­cia, es­cue­las, vi­vien­das, clu­bes, et­cé­te­ra, por­que el Es­ta­do no es­tá. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.